by Miranda on 11/05/2016 | Legal & Política

Bernie Sanders y el Fin de la Prohibición de la Marihuana

Sanders Desde que se inventó la Guerra contra las Drogas y la Prohibición de la Marihuana, es la primera vez que un candidato a la presidencia de los EEUU manifiesta públicamente su intención de acabar con ambas. Bernie Sanders, candidato demócrata a la Casa Blanca, podría revolucionar la industria del cannabis del país, y por extensión, la del resto del mundo.


La carrera presidencial se abrió con el pistoletazo de salida hace unos meses, y toda la comunidad del cannabis, tanto del país como la mundial, sigue muy de cerca el desarrollo de los acontecimientos y del posible futuro de la legalización del cannabis. No hay duda de que lo que ocurre en los Estados Unidos tiene una enorme influencia sobre la política mundial en materia de drogas, y en caso de que el mismo país que se la inventó acabase con la Guerra contra las Drogas, la mayor parte del resto de los países, sin duda, seguirían sus pasos. Eso es precisamente lo que espera conseguir Bernie Sanders, acabar con la criminalización de los consumidores de drogas en general, y de cannabis en particular, que se produce a nivel mundial.

¿Quién es Bernie Sanders?

Este senador independiente de 73 años lleva representando al estado de Vermont varias décadas y es desde hace tiempo algo más que un político que no ha dudado en enfrentarse a Washington y que ahora se ha puesto de moda. Puede ser el culpable de que Hillary Clinton pierda de nuevo las primarias demócratas, y si se convierte en el próximo ocupante de la Casa Blanca, su intención es acabar con la Guerra contra las Drogas y poner fin a la Prohibición de la Marihuana.

Bernie Sanders es un político atípico dentro del partido demócrata americano. Como independiente, no está afiliado a ningún partido, pero es que además se describe a sí mismo como “socialista”, algo poco habitual en el país de las barras y las estrellas, donde la palabra “socialismo” ha puesto y sigue poniendo los pelos de punta a muchos.

Sin embargo, su mensaje ha calado hondo y sus promesas electorales se han ganado, entre otros, a los votantes más jóvenes que apuestan por un candidato que exige el acceso gratuito a la universidad, en un país en el que la mayor parte de los universitarios tienen que pagar durante años la deuda adquirida por el coste de sus estudios superiores. De ahí sale el ejercito de pequeños donantes que financian su campaña.

Bernie Sanders, candidato demócrata en las primarias a la presidencia de los EEUU (CC. Phil Roeder) - Sensi Seeds
Bernie Sanders, candidato demócrata en las primarias a la presidencia de los EEUU (CC. Phil Roeder) – Sensi Seeds

Otro de los colectivos que no duda en mostrar su apoyo al viejo Sanders es el formado por las celebridades de Hollywood, artistas y otras personalidades importantes del mundo de la cultura. Son muchos los músicos, actores y actrices, como George Clooney, Sean Penn, Kevin Spacey o Susan Sarandon, los que apoyan abiertamente la campaña Feelthebern!, al encontrar en sus propuestas esa conciencia social de la que carecen los republicanos y muchos otros candidatos del propio partido Demócrata.

Aunque al principio parecía que Bernie que no tenía muchas opciones frente a la sólida candidatura de Hillary Clinton, a día de hoy arrasa por donde pasa. Cuenta con un equipo de campaña que ha demostrado un gran dominio de las redes sociales, y llena estadios con capacidad para 15.000 personas sin pestañear. Parece que la victoria de Clinton ya no está tan asegurada.

¿Cuáles son sus Propuestas Electorales?

La agenda en la que se basa su campaña se centra en las mismas ideas que lleva defendiendo desde los años 70 de forma activa. Sanders maneja términos y conceptos que nos resultan más familiares en Europa, poco frecuentes en la política americana y en la mentalidad de los ciudadanos, como son la educación superior gratuita y la sanidad pública universal. Su intención es crear puestos de trabajo, aumentar los salarios, vacaciones y bajas de maternidad pagadas para los trabajadores, y proteger el medio ambiente luchando contra el cambio climático.

Además pretende acometer una reforma del sistema de inmigración y del sistema judicial para reforzar los derechos civiles, ejercer un mayor control sobre Wall Street, poner fin a las contribuciones de las grandes empresas a las campañas políticas y así reducir la influencia del dinero en la política, acabar con las rebajas fiscales para las rentas más altas, promover una política exterior más sensata, y acabar con la fallida Guerra contra las Drogas, empezando por la legalización completa de la marihuana.

Bernie Sanders tiene la oportunidad de hacer historia en el año 2016, y no sólo por ganar la elección presidencial. Quiere dar los pasos necesarios para poner fin a la prohibición de la marihuana, y su plan va más allá de la simple legalización de la planta, al abrirse el campo de la investigación médica y poder crear una verdadera industria de la marihuana en los Estados Unidos.

A lo largo de su campaña, Sanders no ha dejado de instar al gobierno federal a retirar la marihuana de la lista de drogas ilegales, algo que se ha comprometido a hacer él mismo. Aunque no es el único candidato que pide que se relajen las leyes relativas al cannabis, Sanders ha apostado por la postura más clara y concisa al respecto.

Sanders quiere acabar con la Prohibición de la Marihuana

El senador por Vermont siempre se ha mostrado crítico con la Guerra contra las Drogas y opina que la prohibición actual del uso de drogas en Estados Unidos ha sido una política fallida que no ha mitigado los problemas derivados del consumo en el país, sino que los ha acrecentado en muchos casos, aumentando el desempleo, encarcelando a delincuentes no violentos y persiguiendo injustamente a los afroamericanos. Sanders considera que hay que acabar con la cifra de arrestos por posesión o consumo de marihuana, delito que en USA alcanza la cifra de 60.000 detenidos al año:

“Aunque aproximadamente la misma proporción de blancos y negros consumen marihuana, es casi cuatro veces más probable que un negro sea detenido por posesión de marihuana que una persona blanca.” (…) “Las vidas de muchos estadounidenses se han destruido al tener antecedentes delictivos como resultado del consumo de marihuana. Eso está mal; tiene que cambiar”.

En su lugar, propone tratamiento para la drogadicción redirigiendo los recursos hacia el tratamiento farmacológico de la adición, en vez de hacia penas de prisión, por lo que habría que realizar un reforma profunda del sistema de justicia penal en lo referente a ofensas no violentas relacionadas con las diferentes sustancias.

Bernie Sanders en un encuentro con estudiantes en la Universidad del Estado de Iowa (CC. Alex Hanson) - Sensi Seeds
Bernie Sanders en un encuentro con estudiantes en la Universidad del Estado de Iowa (CC. Alex Hanson) – Sensi Seeds

Durante un encuentro con estudiantes de la Universidad de Virginia, afirmó que si es elegido presidente va a retirar la marihuana de la Lista 1 de Sustancias Controladas reguladas por la DEA, algo que a día de hoy le parece absurdo, dando libertad a los estados para que la regularicen, del mismo modo que ocurre ya con el alcohol y el tabaco. Así permitiría a las empresas y negocios reconocidos de los estados donde se ha legalizado la marihuana utilizar el sistema bancario sin miedo a la persecución federal.

«Si Colorado desea legalizar la marihuana, es su decisión. Si Alabama no quiere legalizar la marihuana, es su decisión. Pero si un estado desea avanzar (en esta materia), debería poder hacerlo sin los impedimentos del gobierno federal, que actualmente impide que los establecimientos que venden marihuana usen los bancos dado que esto es una violación de la ley federal», explicaba Sanders en unas declaraciones a la CNN.

Sanders reconoce que la marihuana tiene propiedades medicinales y que debería legalizarse para uso médico. No olvidemos que la Agencia de Control de Drogas (DEA) define las drogas de la Lista 1 como las más peligrosas entre todas las sustancias ilegales, con ningún uso médico aceptado y un alto potencial de abuso. No obstante, Bernie Sanders también apoya la descriminalización de la marihuana recreativa, y ha manifestado que, a nivel federal, quiere evaluar cómo está funcionando en estados como Colorado antes de emitir una postura comprometida con la legalización en vez de sólo despenalización.

Ha quedado patente que nada de esto son simples promesas electorales ya que finalmente, en noviembre de 2015, Bernie Sanders presentó un proyecto de ley ante el Senado que pretende poner fin a la prohibición federal de la marihuana.

El Proyecto de Ley que por fin despenalizaría la Marihuana

El precandidato presidencial demócrata presentó el pasado mes de noviembre de 2015 un proyecto de ley ante el Senado de los Estados Unidos,  S. 2237: Ending Federal Marijuana Prohibition Act of 2015 que pretende limitar la aplicación de las leyes federales a la distribución y el consumo de marihuana, y eliminar las penas por posesión y cultivo, permitiendo a los estados decidir al respecto y fijar leyes propias para su uso recreativo, sin toparse con los impedimentos legales del gobierno federal.

El proyecto retira todas las referencias a la marihuana contenidas en la Ley de Sustancias Controladas, pero se prohíbe y se mantienen las penas por enviarla o transportarla en cualquier forma o por cualquier medio, desde estados o distritos sujetos a la jurisdicción de los Estados Unidos donde es ilegal hasta otros territorios donde no lo es.

Según lo establecido por el Proyecto de Ley, el que a sabiendas destine dicha marihuana a ser recibida, poseída, vendida o utilizada de cualquier modo, ya sea en el envase original o de otra manera, será multado bajo el Título 18, del Código de Estados Unidos, o encarcelado durante un máximo de 1 año, o ambas cosas.

Los consumidores de cannabis estadounidenses apoyan a Sanders (CC. Mark Dixon) - Sensi Seeds
Los consumidores de cannabis estadounidenses apoyan a Sanders (CC. Mark Dixon) – Sensi Seeds

De momento, parece que el Proyecto de Ley no prospera

Cuando el candidato demócrata presentó el Proyecto de Ley para acabar con la prohibición federal de la marihuana en noviembre de 2015, los defensores de la reforma de la marihuana Indudablemente se emocionaron.

Sin embargo, el entusiasmo ha disminuido en los últimos meses. Las posibilidades de que dicho proyecto se apruebe parecen ser cada vez menores ya que ninguno de los colegas senadores de Sanders han firmado todavía para ratificar su apoyo al proyecto de ley.

No son buenas noticias, porque al no contar con suficiente respaldo, el proyecto sigue en la primera fase de introducción. El siguiente paso sería llevarla al comité de poder judicial para que de ahí diera el deseado paso hasta el pleno del Senado. Pero resulta que el Comité Judicial está lleno de prohibicionistas del cannabis desde hace mucho tiempo.

Por desgracia, la propuesta inteligente del senador Bernie Sanders para desclasificar la marihuana, es decir, sacarla completamente de la Lista de Sustancias Controladas – no para reclasificarla y colocarla en otro grupo sustancias – de momento no prospera. Pero ese es el paso más importante que da Sanders, con respecto a otras iniciativas o propuestas de otros candidatos.

La página web Govtrack.com estima la probabilidad de que el Proyecto de ley de Sanders se apruebe y sea firmado por el presidente en tan sólo un 1%.

Conclusión

Resulta evidente que los políticos en general, y en este caso concreto, los candidatos a la presidencia de EEUU han perdido el miedo al cannabis, y aunque a un ritmo demasiado lento, a mi parecer, están rectificando de algún modo, por lo que muchos estados y candidatos han presentado o puesto en marcha iniciativas que se centran en legalizar o regular la marihuana para uso adulto a nivel medicinal o recreativo.

Pero ninguno va tan lejos como Sanders, o bien porque no quieren o porque no se atreven. Para él lo importante es desclasificar, y no reclasificar; es lo que produciría el verdadero cambio hacia la legalización total de la planta. Es por ello que una victoria Bernie Sanders podría hacer más por la legalización de la marihuana que cualquiera de las medidas adoptadas hasta el momento.

Bernie atrae a las masas llenando estadios con capacidad para 15.000 personas (CC. Benjamin Kerensa) - Sensi Seeds
Bernie atrae a las masas llenando estadios con capacidad para 15.000 personas (CC. Benjamin Kerensa) – Sensi Seeds

En estos momentos, la mejor baza para poner fin a la Guerra contra las Drogas y a la Prohibición de la Marihuana, primero en Estados Unidos y después en el resto del mundo, es Bernie Sanders. Pero todavía le quedan otro par de obstáculos que superar, antes de que pueda avanzar más hacia la legalización de la marihuana. Sanders tiene que ganar primero la nominación demócrata, y después derrotar al candidato republicano en la urnas. La decisión está en manos de los votantes estadounidenses.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More