by Tasha Kerry on 28/11/2018 | Legal & Política

El Caos del CBD en España

CBD España Después de que la policía haya retirado los productos de cannabidiol (CBD) de las tiendas de Valencia y de que se hayan limitado los expositores de productos de CBD en Spannabis Barcelona 2019 a las empresas que venden cremas, ¿se encuentra el mercado del CBD de España sumido en el caos? ¿O estos cambios indican la llegada de una regulación muy necesaria?


¿Es legal el CBD en España?

El mercado del cannabis de España está formado por una mezcla variada de empresas españolas y extranjeras que venden de todo, desde semillas, fertilizantes y lámparas de cultivo hasta cervezas con cáñamo infusionado, además de tinturas, aceites y cremas de CBD. Todas estas empresas, bancos de semillas, cultivadores, fabricantes, tiendas de cultivo (growshops), distribuidores y vendedores de internet operan en un mercado gris que les permite vender sus productos siempre y cuando sigan algunas reglas.

¿Es legal el CBD en España?

No pueden vender ningún producto de cannabis con un contenido de tetrahidrocannabinol (THC) superior al 0,2% según lo prohibido por la legislación internacional, y las semillas para todos los productos de cáñamo, ya sean de cáñamo industrial o comercial, deben proceder del Catálogo Europeo de Semillas de Cáñamo Autorizadas. Existen otras leyes, de las que algunas se aplican a la presentación y venta de productos de cannabis, en particular, al aceite de CBD para consumo humano como suplemento alimenticio, pero hasta ahora se habían pasado por alto.

En agosto de 2018, empezaron a circular noticias en Twitter sobre redadas en tiendas y sobre la incautación de productos de CBD. Después, un artículo publicado en un blog que circulaba por internet, informaba al sector de que las autoridades responsables de la seguridad alimentaria de España, AECOSAN, habían actualizado su legislación para prohibir la venta y distribución de los productos que contienen CBD que se venden como suplementos alimenticios. Según la legislación española, los suplementos alimenticios deben proceder de alimentos “normales”, ser una “fuente concentrada de nutrientes” y solo pueden incluir “vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos”.

Solo se ratifica el uso de vitaminas y minerales a nivel de la UE, y depende de los estados miembros determinar cómo quieren manejar el CBD. Algunos optan por clasificarlo como un nuevo producto alimenticio, lo que significa que no era de uso común antes del 15 de mayo de 1997, según lo autorizado en el Reglamento de Nuevos Alimentos (UE) 2015/2283. Algunos estados miembros como la República Checa, Italia, Alemania, Bélgica y los Países Bajos permiten la venta de cannabis como suplemento alimenticio, pero España no. En España, el CBD ahora se puede vender “solo para uso externo” como crema cosmética o pomada.

¿Rumores, Comunicados y Redadas?

De acuerdo con la publicación del blog, AECOSAN recibió instrucciones por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para notificar a las partes interesadas de la industria las nuevas directivas. Pero en una comunicación por correo electrónico realizada como parte de la investigación para este artículo, la EFSA niega haber enviado ningún comunicado en relación con el CBD en España. La oficina de la UE de Barcelona también confirmaba que no ha actualizado su postura en relación al CBD, pero dice que está incluido en los actuales debates sobre medicamentos huérfanos, en cuya lista se incluye el cannabidiol como antiepiléptico. Independientemente de donde proceda la directriz, la política del CBD ha cambiado.

¿Es legal el CBD en España?

Las empresas españolas deben cumplir con el cambio legislativo, o se enfrentan a multas y/o la incautación del producto. Entre las empresas que, según se informa, se vieron afectadas por la actualización de la política se incluyen Gea Seeds, Grow Barato y HortiTec, que recibieron una carta de AECOSAN y luego fueron objeto de una redada policial. Como las empresas de CBD de toda Europa venden productos en España, ya sea a través de los growshops o de internet, también se han visto afectadas, y se verán obligadas a retirar o volver a etiquetar los productos para el mercado español.

La confusión se ve agravada por el hecho de que otra compañía de CBD, GW Pharmaceuticals, la empresa de biotecnología británica y productora de marihuana, ha conseguido la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) a principios de este año, y ha convencido a la DEA para que reclasifique el CBD pasando de ser una sustancia de la Lista I (la categoría más restrictiva) a una sustancia de la Lista V (la categoría menos restrictiva). Como resultado, el producto más reciente de GW, EPIDIOLEX®, entró a formar parte de la farmacopea española en verano.

En un comunicado de prensa publicado en su página web, la FDA deja claro que se han comprometido a apoyar el CBD donde se haya demostrado que es una terapia “médica importante” y que “siguen apoyando la investigación científica rigurosa sobre los posibles usos médicos de los productos derivados del cannabis”. Pero el anuncio viene con una advertencia: “La comercialización de productos no aprobados, con dosis y formulaciones inciertas puede impedir que los pacientes accedan a terapias adecuadas y reconocidas para tratar enfermedades graves e incluso mortales”.

Hay que Regular el CBD

En la publicación del blog mencionado, también se menciona un estudio realizado por el Observatorio de Cannabis Medicinal de España sobre una selección de aceites de CBD disponibles en España, en el que se descubrió que la mayoría de ellos contenían poco CBD o contaminantes. Lamentablemente, el informe no está terminado y sigue sin publicarse; una lástima, porque los consumidores tienen derecho a saber exactamente qué están comprando. Por esa razón, los pasos hacia la regulación deben ser acertados, por no decir perspicaces.

Tras las noticias sobre que Coca-Cola está interesada en desarrollar una bebida de CBD, Rolling Stone publicó un artículo que estimaba que el mercado de CBD de EE.UU. en la asombrosa cantidad de $ 22 mil millones para el año 2022. Según el Hemp & CBD Industry Factbook de 2018, las ventas de CBD en los diferentes estados podrían superar los mil millones de dólares de aquí al año 2020. Los alimentos y las bebidas tendrán un papel clave en el mercado, ya que según informaba Deloitte en junio, 6 de cada 10 consumidores probablemente optarán por productos comestibles de cannabis en el futuro. Teniendo en cuenta que la industria de alimentos y bebidas de Europa es el sector industrial que más empleo crea en el mercado único, con una facturación anual de € 1,1 billones, pero que necesita inversión para financiar la investigación y el desarrollo, el CBD podría ser la guinda de su pastel de euros.

Además, las amenazas al mercado del CBD no se limitan a España. Un reportaje reciente de MJBizDaily confirmaba que los días de las tiendas que solo venden CBD podrían estar llegando a su fin en los EE.UU. Hasta el momento, tres estados, Ohio, Michigan y California, han prohibido la venta de productos de cannabis derivados del cáñamo. En un comunicado, el Departamento de Salud Pública de California escribía: “Hasta que la FDA establezca que el aceite de CBD y los productos de CBD derivados del cáñamo se pueden usar como alimento o que California determine que son seguros para el consumo humano y animal, los productos de CBD no son un alimento, ingrediente alimentario, aditivo alimentario ni un suplemento dietético autorizado”.

La conclusión es que la regulación del CBD es necesaria para guiar a la industria y proteger a los consumidores, ya que actualmente ambos corren riesgos. Mientras tanto, el mercado sigue expandiéndose con la cadena de cosméticos española Sephora que recientemente anunciaba que ha lanzado una crema de cannabis. En resumen, la carrera es para controlar la seguridad, la fabricación y la distribución del CBD, porque lo único de lo que no cabe duda es de que los consumidores lo quieren.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More