Una nueva generación de variedades de cannabis
¡Enséñame las nuevas variedades!

by Miranda on 10/12/2018 | Medicinal

La Investigación Científica del Cannabis Medicinal Aumenta A Pasos Agigantados

Investigación Científica Aunque el cannabis sigue siendo una sustancia prohibida a nivel mundial, se están produciendo cambios y adoptando políticas alternativas locales. Gracias a esta nueva era de legalización del cannabis, la investigación científica del cannabis medicinal aumenta a pasos agigantados y sigue aportando evidencias científicas que demuestran sus beneficios terapéuticos.


Cannabis Prohibido a Pesar de los Avances Legislativos y Científicos

Aunque el cannabis sigue siendo una sustancia prohibida a nivel mundial, a lo largo de las últimas décadas, se ha consolidado la tendencia hacia la regulación de su uso para fines médicos y terapéuticos de diferentes formas en distintos países del mundo. Para que los avances conseguidos se afiancen queda mucho por hacer, pero está claro que se están produciendo cambios en el debate global sobre las políticas de drogas y en especial en lo que respecta al cannabis.

El tiempo ha demostrado que la “guerra contra las drogas”, que se puso en marcha cuando Nixon era presidente de los Estado Unidos, ha sido un gran fracaso cuyos perjuicios han superado a sus supuestos beneficios: además de costar una fortuna, ha destruido un sinfín de vidas y ha atestado las cárceles. Como consecuencia, se ha ido generando un modelo nuevo de salud pública en materia de drogas, y se han desarrollado y adoptado políticas alternativas a nivel local en diferentes países para despenalizar y legalizar el cannabis especialmente, a pesar de que dichas políticas incumplen el marco normativo internacional.

La Prohibición No Detiene a la Ciencia

Investigación Científica de Cannabis Aumenta A Pasos Agigantados

Paralelamente, la investigación sobre el cannabis medicinal no ha dejado de aumentar en las últimas dos décadas y de aportar evidencia científica que demuestra sus beneficios a nivel medicinal, además de poner de manifiesto que el régimen internacional de fiscalización del cannabis no se ajusta a dicha evidencia.

No podemos pasar por alto el hecho de que no existe ninguna legislación internacional relativa a las drogas que prohíba el uso científico o médico del cannabis o de ninguna otra sustancia; es decir, el cannabis medicinal como tal no está prohibido por las convenciones de control de drogas de la ONU. Sin embargo, sí está incluido, desde 1961, en las Listas I y IV de Sustancias Controladas, que son las reservadas a las sustancias estupefacientes más perjudiciales y peligrosas, y que presentan un escaso valor medicinal o ninguno.

Como resultado, la investigación médica y científica se ha visto muy condicionada y limitada durante muchas décadas. Por ese motivo, una gran parte de la comunidad médica ha manifestado en repetidas ocasiones a lo largo de todo este tiempo sus objeciones a la prohibición del cannabis. Pero las cosas han cambiado y siguen haciéndolo.

Si en 2019, tras la finalización de la primera evaluación oficial de la OMS del valor terapéutico de la planta de cannabis en más de 80 años, este organismo mundial recomienda por fin a la ONU la reclasificación del cannabis fuera de estas listas, se podrá producir el gran cambio a nivel legislativo, la tan ansiada legalización del cannabis, y se pondrá fin a los límites con los que todavía se siguen encontrando los investigadores.

Aumento Exponencial de la Investigación del Cannabis: Tendencias

De momento, y gracias a esta nueva era de legalización del cannabis, cada año se publican miles de estudios e investigaciones sobre el cannabis y los cannabinoides realizados por una comunidad científica, comprometida con la demostración o refutación de los datos, que ha aprovechado el espacio abierto por el movimiento de reforma de las políticas relativas al cannabis para intentar dar respuestas, sobre todo a quienes más las necesitan, que son los pacientes.

El gran aumento del número de publicaciones científicas sobre el cannabis en los últimos años es tan espectacular que ha sido objeto de análisis y estudio por parte de un equipo de investigadores de Israel, uno de los países que ha liderado la investigación del cannabis medicinal desde la década de los años 60 del siglo XX. El estudio en cuestión, que se ha publicado el 8 de octubre de este año 2018 en la revista Population Health Management, se titula: Trends in Publications on Medical Cannabis from the Year 2000 (Tendencias en las Publicaciones sobre Cannabis Medicinal desde el año 2000).

Los investigadores se han servido de bases de datos de investigación en internet como PubMed y Web of Science con el fin de recopilar todos los estudios relacionados con el cannabis que se han llevado a cabo a nivel global, desde el año 2000 hasta la publicación de dicho estudio, y de analizar las tendencias que siguen las publicaciones científicas que se centran en el cannabis. A día de hoy, disponemos de una enorme cantidad y variada calidad de evidencia científica, y este estudio representa una herramienta fundamental para optimizar su búsqueda.

Parece que la investigación científica del cannabis y de los cannabinoides da pasos de gigante, e incluso aventaja por mucho el crecimiento de la investigación científica en general. Según desvela el estudio, en los últimos 18 años, el número total de publicaciones científicas en PubMed se ha multiplicado por 2,5. En comparación, el número de publicaciones sobre cannabis en general en el mismo sitio web, se ha multiplicado casi por 4,5, pasando de 620 a 2.388; mientras que la cantidad total de publicaciones sobre cannabis medicinal aumentó en casi 9 veces en el mismo período, pasando de 82 a 742 publicaciones.

En palabras de los propios investigadores: «Los resultados del presente estudio demuestran un aumento continuo en el número de publicaciones relacionadas con el cannabis en general y con el cannabis medicinal en particular». (…) «El aumento de las publicaciones médicas sobre cannabis medicinal que empezó en 2013 es impresionante y alentador».

Clasificación de las Publicaciones por Campos de la Medicina

Para facilitar el análisis de las publicaciones recopiladas y para «ayudar a los investigadores y a los responsables políticos a dirigirse a los campos en los que los datos son escasos o no están disponibles«, los estudios e investigaciones se dividieron por grupos, en función del campo (o campos) de la medicina en el que se les pudiera englobar. De este modo, clasificaron las publicaciones en tres grupos principales: psiquiatría, tratamiento del cáncer, y neurología.

Mientras que el mayor número de investigaciones se han producido en el ámbito de la psiquiatría, las publicaciones en los campos de la neurología y del tratamiento del cáncer aumentaron de forma significativa entre los años 2011 y 2013. Asimismo, a partir de 2013, ha habido un incremento del número de publicaciones que se han centrado en la infancia y en la tercera edad.

Investigación Científica de Cannabis Aumenta A Pasos Agigantados

Las publicaciones englobadas en el campo de la psiquiatría se han centrado fundamentalmente en estudiar los efectos del cannabis y de sus dos compuestos activos más importantes, el CBD y el THC, en el tratamiento de enfermedades y trastornos psiquiátricos, como la psicosis, la esquizofrenia, el trastorno de estrés postraumático o para ayudar a tratar la dependencia a sustancias muy adictivas como el crack, la cocaína y los opiáceos.

En segundo lugar, encontramos las publicaciones en las que se ha estudiado el uso de cannabis, cannabinoides o de derivados de la planta para ayudar a tratar y aliviar los síntomas que sufren los pacientes de cáncer, como por ejemplo el dolor, las náuseas y los vómitos que producen la quimioterapia, la pérdida del apetito y por lo tanto de peso, la depresión y la ansiedad.

En lo que respecta al campo de la neurología, en este grupo, encontramos publicaciones sobre los efectos del cannabis y de los cannabinoides en el tratamiento de enfermedades y trastornos como la epilepsia, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, y el síndrome de Tourette, entre otros.

Según resumen los investigadores en su estudio: “Las indicaciones específicas con el mayor número de publicaciones fueron el VIH/SIDA (261), el dolor crónico (179), la esclerosis múltiple (118), las náuseas y los vómitos (102), y la epilepsia (88)”.

Estados Unidos y Canadá a la Cabeza de la Investigación del Cannabis

Curiosamente, el país en el que se llevan a cabo y se publican más del 50% de las publicaciones de investigación sobre cannabis medicinal son los Estados Unidos. Y eso ocurre a pesar de que el cannabis sigue siendo una sustancia prohibida a nivel federal, mientras que, paradójicamente, más de la mitad de sus estados (concretamente, 29 estados) lo han legalizado para uso médico y tienen programas de cannabis medicinal en marcha; además de los 9 estados donde también se ha legalizado su uso recreativo (California, Colorado, Maine, Massachusetts, Nevada, Washington, Oregón y Washington DC).

Parece que Norteamérica se encuentra a la cabeza de la investigación del cannabis, ya que el segundo país que produce más publicaciones de investigación, después de EE.UU., es Canadá, donde se acaba de legalizar el consumo de cannabis medicinal y recreativo, con el 7,5 por ciento de los estudios revisados. Según los autores del estudio, “más del 66% de las publicaciones eran estudios originales”.

Como mencionábamos antes, durante muchos años, la investigación médica del cannabis se ha visto muy restringida y acotada debido a las políticas prohibicionistas aprobadas en los años 70. Como indican los autores del estudio, está claro que el aumento que se ha producido en los últimos casi 20 años corresponde con los esfuerzos de legalización de la planta a nivel estatal, y a nivel internacional.

«La ausencia de un aumento en las publicaciones sobre cannabis hasta los últimos años parecería estar relacionada con la Convención Única de las Naciones Unidas que prohibió el uso de cannabis con fines recreativos, y que tuvo un amplio apoyo de la mayoría de los países desarrollados» (…) “Cabe destacar que el crecimiento significativo en el número de publicaciones sobre cannabis medicinal desde 2013 es paralelo a la legislación que permitió el uso de cannabis recreativo en los estados de Washington y Colorado en 2012, en Alaska y Oregón en 2014, y posteriormente en muchos otros países del mundo

Un Aumento Alentador

Los investigadores de este estudio sobre las tendencias en las publicaciones de investigación del cannabis creen que el aumento que se ha producido sobre todo desde 2013 es, sin duda, alentador. En su opinión, este incremento «debería proporcionar datos, apoyo y confianza, y debería abrir nuevos horizontes para el tratamiento de los pacientes«, y desde luego esperan que el número de publicaciones en esta área siga aumentando en los próximos años.

Como demuestra el estudio presentado en este artículo, es muy necesario poder estudiar los efectos del cannabis y compartir los conocimientos sobre sus beneficios para nuestra salud. Resulta evidente que la prohibición no ha sido un obstáculo para la ciencia, porque los datos han ido avalando los potenciales beneficios del uso de cannabis medicinal en el tratamiento de un amplísimo rango de enfermedades y trastornos.

Una vez que la situación legal del cannabis cambie a nivel internacional, tanto la investigación científica como la práctica clínica dejarán de encontrarse con trabas, que solo perjudican a los que más ayuda necesitan: los pacientes.

Y por fin volveremos a poder incluir la planta de cannabis libremente y sin restricciones en la farmacopea actual, como lo estuvo durante siglos.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More