Venta de primavera - 30% de descuento en todas las semillas & productos CBD
Comprar ahora

by Micha on 09/01/2019 | Legal & Política

¿La prohibición del cannabis viola los derechos fundamentales?

Alemania Un residente de Berlín ha demandado a la República Federal de Alemania al considerar que la prohibición del cannabis restringe su derecho a la libertad. Presuntamente viola los derechos fundamentales y por lo tanto es inconstitucional. En base a la impugnación de la jurisdicción del tribunal administrativo, la autoridad competente ha desestimado la demanda.


El 28 de noviembre de 2018, el Tribunal Administrativo de Berlín rechazaba una demanda que cuestiona la constitucionalidad de la prohibición del cannabis. Un abogado jubilado de Berlín, el demandante, quería abrir un coffeeshop y le parecía que la prohibición del cannabis restringía sus derechos a la libertad. Thomas Herzog y su asesor legal, el abogado Volker Gerloff, creen que la prohibición del cannabis viola los derechos fundamentales y es inconstitucional. La República Federal de Alemania, la parte demandada, ha estado representada por los abogados del Ministerio Federal de Sanidad.

“La prohibición del cannabis es irracional desde cualquier punto de vista”, explica Gerloff, antes del juicio al periódico Berliner Zeitung. “En el fondo, siempre existe el derecho a la libertad general de actuación, que es el máximo derecho fundamental en un estado constitucional democrático”.

¿Tiene la constitución más peso que los tratados internacionales?

El argumento que suele citarse de que, debido a la Convención Única de la ONU, un país no puede legalizar la sustancia estupefaciente cannabis solamente, significa que los dos abogados se enfrentan a una argumentación que debería pesar más que las obligaciones multilaterales: la Constitución alemana.

Gerloff y Herzog justifican la demanda en base a la alegación de que la República Federal de Alemania no puede contraer ninguna obligación vinculante en virtud del derecho internacional en caso de que fuera en detrimento de los derechos protegidos por el derecho constitucional. Si un tribunal encontrara alguna vulneración de los derechos fundamentales como resultado de la vigente prohibición del cannabis, el gobierno federal tendría que proporcionar una solución inmediata y efectiva a estas vulneraciones. En tal caso, el cumplimiento de las convenciones internacionales, como la Convención Única de la ONU sobre Estupefacientes de 1961, sería secundario.

¿La prohibición del cannabis viola derechos fundamentales?

Los abogados del Tribunal Federal han valorado la desestimación de la demanda como una confirmación de su postura. El Tribunal Constitucional Federal es supuestamente responsable de estas cuestiones legales fundamentales, como la prohibición del cannabis. Si el tribunal administrativo admitiera la demanda, el gobierno federal no podría anular la prohibición del cannabis con un simple decreto sin el consentimiento del Parlamento Federal y del Consejo Federal.

El tribunal justificaba la desestimación impugnando la jurisdicción del Tribunal Administrativo. El juez decano Groscurth justificaba su decisión diciendo que solo una ley aprobada por el Parlamento Federal podría decidir que se legalizase el cannabis.

Por otro lado, Herzog y Gerloff siguen considerando la prohibición como una violación del principio de igualdad. El tabaco y el alcohol son sustancias supuestamente mucho más peligrosas, pero legales.

Es hora de un segundo intento en Karlsruhe

Quizás no sea tan malo que la demanda se haya rechazado en el nivel más bajo. Imagínate a Pegida (Europeos Patrióticos contra la Islamización de Occidente) llevando la ley de asilo ante un tribunal administrativo en primera instancia y ganando el caso. El Ministerio del Interior tendría que ajustar la ley de asilo de inmediato sin el consentimiento del Parlamento.

El único factor prometedor que puede salir de esto sería que el caso se presentara ante el tribunal constitucional de Karlsruhe. Por un lado, se tardaría más tiempo y requeriría sus propios activos financieros, pero, por otro lado, fue hace 24 años cuando el juez de Karlsruhe emitió una sentencia sobre la prohibición del cannabis, y por aquel entonces ya decidió que no se debe procesar a nadie por la posesión de pequeñas cantidades.

Sería conveniente que el magistrado del tribunal constitucional comprobase la forma en que se está implementando esta antigua sentencia. En 1994, el juez sin duda no habría imaginado que las regulaciones para pequeñas cantidades seguirían cambiando ampliamente 24 años después de esa primera sentencia y, dependiendo del estado federal, no suelen valer más que el papel en el que están escritas. Incluso hoy en día, se sigue procesando a los consumidores de Baviera y Baden-Württemberg con medidas represivas y prohibiciones de conducir por estar en posesión de unos pocos gramos, mientras que, en Bremen o Berlín, se suele hacer la vista gorda.

¿La prohibición del cannabis viola derechos fundamentales?

Dada la situación actual, sería posible a todos los efectos, que Karlsruhe no bloquease las nuevas tendencias hacia la liberalización. Sin embargo, el aspirante a gerente de un coffeeshop en Berlín tendría que esperar un poco más. Tan pronto como la oficina de comercio o la policía quieran frustrar sus planes, el abogado retirado tendrá que emprender acciones legales contra la prohibición de abrir un coffeeshop, porque entonces eso le afectaría concretamente. Después de las dos derrotas esperadas en las instancias más bajas, se abriría el camino hacia el Tribunal Administrativo Federal de Leipzig. Únicamente si el tribunal administrativo más alto fallase en contra de los coffeeshops, los jueces del tribunal constitucional de Karlsruhe serían los responsables. Solo entonces podrán declarar la prohibición inconstitucional y solicitar que el poder legislativo legalice el cannabis en un plazo de tiempo concreto. No hay duda de que esta vía retrasaría las cosas durante años.

Otra opción mucho más rápida sería apoyar la demanda a través de los miembros del Parlamento Federal, que pueden apelar al tribunal constitucional, directamente y sin rodeos, si creen que una ley limita los derechos fundamentales.

El parlamento podría ser más rápido

Por supuesto, sería más sencillo si ya existieran de antemano nuevas mayorías en Berlín. Dadas las últimas elecciones en el Parlamento Federal, no es muy plausible, ya que desde el giro de 180 grados que dio el SPD este verano, ya existe una mayoría matemática en el Parlamento Federal que está a favor de un mercado regulado de cannabis. Sin embargo, el SPD, como socio menor de la coalición de la CDU, todavía no está en posición de ejercer presión. El cannabis no aparece en el acuerdo de coalición, que determina detalladamente las pautas establecidas por la política del gobierno durante los próximos años. En Alemania, es una tradición política no poner en peligro este acuerdo al plantear temas controvertidos durante el mandato.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More