by Silent Jay on 18/03/2016 | Opinión

Los Administradores de la DEA de los Estados Unidos: ¿es el odio total por el cannabis un requisito?

DEA La Administración para el Control de Drogas, Drug Enforcement Administration (DEA), es la agencia federal que hace cumplir las políticas de drogas en nombre del gobierno en los territorios de los EE.UU., así como en suelo extranjero. Descubre más sobre sus últimos administradores, que comparten una aversión profunda por el cannabis, en este artículo.


DEA_Administrators_Is_hatred_for_cannabis_a_requirement

La Administración para el Control de Drogas, Drug Enforcement Administration (DEA), es la agencia federal que hace cumplir las políticas de drogas en nombre del gobierno en los territorios de los EE.UU., así como en suelo extranjero. Se considera ampliamente dentro de los EE.UU. una de las agencias federales más «populares» y alabadas, sobre todo por la labor que realiza en relación con las drogas clasificadas en la Lista I – en la que se incluye el cannabis.

Dejando aparte a los Agentes Especiales, la figura más prominente y pública de la agencia es el Administrador del Control de Drogas, responsable de todos los departamentos y estrategias. Este representante lo designa el Presidente de los Estados Unidos, y lo ratifica el Senado. De julio de 2003 hasta 2016, la DEA ha tenido tres administradores diferentes, que han contribuido a la imagen pública de la entidad en su conjunto.

Karen Tandy (Administradora de la DEA de 2003 a 2007)

Karen Tandy se desenfrena

Karen Tandy, originaria de Texas, fue la primera mujer en ocupar el puesto de Administradora de la DEA, y estuvo en el cargo de julio de 2003 hasta noviembre de 2007. Durante ese tiempo, su «número dos» era Michele Leonhart, quien se convertiría en administradora de la DEA tras la marcha de Tandy.
Karen Tandy había ocupado previamente otros puestos para el gobierno, incluido el de Representante Adjunta del Fiscal General encargada de la elaboración de políticas y estrategias relacionadas con las drogas. También trabajó en colaboración con diversas entidades gubernamentales relacionadas con las drogas, incluida la DEA.

Tras la noticia de su nombramiento como Administradora de la DEA, los medios de comunicación centraron su atención sobre numerosos aspectos de sus cargos anteriores dentro del gobierno. En concreto, sobre varios percances relacionados con la retención de información crucial, el chantaje a acusados, además de detenciones e incautaciones de propiedades injustificadas. Las causas penales durante los que se produjeron estos ejemplos estaban en relación directa con su trabajo dentro de la DEA como fiscal, y luego como Representante Adjunta del Fiscal General.
Además, dicha labor estaba muy relacionada con el cannabis, e incluía, pero no se limitaba, el desmantelamiento del sistema del dispensarios de cannabis medicinal de los EE.UU. y de las actividades de las empresas que venden accesorios para fumar por correo postal.
Algo que vale la pena mencionar en especial es que los estados de los Estados Unidos en los que Karen Tandy operaba habían aprobado con éxito leyes que autorizaban los dispensarios de cannabis medicinal.

DEA_Administrators_Is_hatred_for_cannabis_a_requirement_03

Regulación de los productos alimenticios a base de cáñamo

Según los informes de la DEA, a partir de finales de los años 90, presumiblemente se recibió un importante número de consultas en referencia a los «productos de cáñamo derivados del cannabis» (sic), en su departamento «Envía una sugerencia»: muchas empresas que habían llevado a cabo controles de drogas a sus empleados descubrieron que algunos presentaban niveles de THC positivos, y dichos empleados justificaron sus resultados con el uso de productos de cáñamo legales. Siempre según los informes, también se recibieron varias consultas de las aduanas de los Estados Unidos con respecto a la importación de tales productos.
A raíz de estos incidentes, en 2001, y de nuevo en 2003, la agencia se hizo cargo de la tarea de definir las directrices para todos los productos a base de cáñamo y derivados del cáñamo. Estas normas, basadas en el sencillo lenguaje utilizado por la Ley de Sustancias Controladas de 1970, consideraba cada producto que contiene semillas de cáñamo ilegal, lo que obligó a las empresas de la industria alimentaria a defenderse. Sus esfuerzos resultaron en que estas directrices se consideraron inaceptables, pero de todas formas los tribunales federales las siguen aplicando.

Este conjunto de normas, que todavía se cita hoy en día y a veces se aplica, ha dado lugar a muchas situaciones absurdas, como a que los yogures que contienen semillas de cáñamo (es decir, productos que no son psicoactivos) estén prohibidos en las comidas de los pilotos de la Fuerza Aérea.

Incautaciones, arrestos y cierres

Entre otros asuntos relacionados con el cannabis abordados durante el mandato de Karen Tandy, la DEA realizó pesquisas que condujeron al cierre de Clubes de Cannabis de California en 2007, a pesar de que el estado se lleva beneficiando de un programa de cannabis medicinal desde 1996.
De hecho, aunque la Ley de Uso Compasivo había sido aprobada legalmente por los votantes del estado, la represión muy bien documentada del sistema de cannabis medicinal de California fue auspiciada por el gobierno federal, por la DEA y por otras agencias federales, además de por el propio poder ejecutivo. Este último incluye al presidente Clinton, y al presidente Bush después de él; los dos hicieron campaña no sólo para cerrar dispensarios y clubes, sino también para despojar a los profesionales médicos que aceptan el cannabis de sus permisos para prescribir medicamentos.

Arresto del activista canadiense Marc Emery

Marc Emery es un activista del cannabis, empresario, político y querido amigo de Sensi Seeds. Durante un par de décadas, su empresa, con sede en Vancouver, «Marc Emery Direct Marijuana Seeds» enviaba semillas de cannabis a toda América del Norte, incluidos los cultivadores estadounidenses. Las autoridades de los Estados Unidos llevaron a cabo varios intentos de detenerle, que culminaron en su extradición el 29 de julio de 2005. Siguieron años de procedimientos judiciales, y Marc Emery fue declarado culpable y condenado a 5 años de prisión en 2010.

Después del arresto de Marc de 2005, Karen Tandy dio a conocer un breve comunicado en nombre de la DEA, en el que claramente admitía el carácter político de la operación, y después de un juego de palabras elemental (¡los esfuerzos a favor de legalización se han esfumado!), concluía de la siguiente manera:

«Se tiene constancia de que cientos de miles de dólares de las ganancias ilícitas de Emery se han [canalizado] a los grupos activos a favor de la legalización de la marihuana en los Estados Unidos y Canadá. Los grupos de presión por la legalización de las drogas cuentan ahora con menos fondos».
Karen Tandy, ex Administradora de la DEA

En general, y como demuestra lo anterior, la documentación publicada por la DEA en lo que respecta al cannabis durante el mandato de Karen Tandy es, si no francamente hilarante, por lo menos inexplicablemente tendenciosa, con puñetazos semánticos repetidos dirigidos al «llamado cáñamo» (cáñamo), o «productos de cáñamo derivados del cannabis» (productos de cáñamo). Naturalmente, hay que suponerse que todo esto tiene que ver con que el cannabis sigue estando clasificado como una sustancia de la Lista I. Sin embargo, sigue siendo de algún modo razonable llamar a un gato, gato, en lugar de tigre de dientes afilados (que puede curar ciertas formas de cáncer). Y, por supuesto, la abundancia de información errónea sigue siendo a día de hoy bastante extravagante. Compruébalo por ti mismo aquí.

Karen Tandy renunció a su cargo de Administradora de la DEA con el fin de unirse a la empresa Motorola, como vicepresidenta de Relaciones Públicas.

DEA_Administrators_Is_hatred_for_cannabis_a_requirement_01
Marc Emery

Michele Leonhart (Administradora Interina de la DEA de 2007 a 2010, Administradora de la DEA de 2010 a 2015)

Un puesto en conflicto constante

Michele Leonhart, a pesar de ostentar el cargo de Administradora de la DEA durante sólo 8 años, ha dedicado un total de 35 años de servicio a la agencia. Antes de ser nombrada tras la renuncia de Karen Tandy, fue la segunda al mando de la DEA, un papel adecuado para una agente de policía de carrera con varias décadas de experiencia como agente especial.
Michele Leonhart fue nombrada durante el mandato del presidente George W. Bush Jr. En 2010, volvió a ser elegida para el cargo por el presidente Obama, para decepción de muchos activistas cannábicos. A partir de ese momento, expresó abiertamente su desaprobación en relación con las políticas de Obama en materia de drogas, llegando a prometer a varios interlocutores – incluida la Asociación Nacional de Sheriffs – luchar contra de ellas.
Mientras el Presidente Obama daba instrucciones al gobierno federal de no oponerse a la mecánica detrás de la legalización del cannabis recreativo en Colorado y Washington, ella adoptaba públicamente la postura opuesta en muchas ocasiones. Incluso expresó su disgusto absoluto con referencia a su afirmación, respaldada científicamente, de que el cannabis es menos peligroso que el alcohol.

En 2010, el mismo año que Michele Leonhart fue nombrada oficialmente Administradora de la DEA, rechazó una resolución de 2007, que había autorizado a los laboratorios privados producir su propio cannabis para fines de investigación. Según Leonhart, las cantidades de cannabis que el gobierno asignaba a la investigación, y solamente controladas por el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA), eran suficientes para satisfacer cualquier necesidad de la investigación médica sobre los cannabinoides.
De forma paralela, en una entrevista de prensa, la portavoz del NIDA Shirley Simson declaró que simplemente no había presupuesto para estudios científicos relacionados con el cannabis. Es decir, a menos que estos estudios estuvieran diseñados para demostrar las «consecuencias negativas» del cannabis.
A día de hoy, aunque se ha sabido que se están realizando investigaciones centradas en el cannabis en material vegetal real dentro de los EE.UU., el NIDA, junto con la DEA, todavía tienen el monopolio del cultivo de cannabis para la investigación médica. Además, deben aprobar cada estudio científico que implique el uso de la planta de cannabis, en un procedimiento de 3 pasos actualizado en junio de 2015.

El arte del obstruccionismo

Lo que parece haber marcado a la opinión pública durante la última década, no sólo en los EE.UU., sino en todo el mundo, es el desconcertante frente de Relaciones Públicas montado por la DEA. Teniendo en cuenta la evidencia abrumadora de audio y vídeo disponible, se puede afirmar que la estrategia de la DEA con los medios durante el mandato de Michele Leonhart era inestable, en el mejor de los casos. A través de la Administradora y de sus numerosas interacciones con el Congreso, así como con otras entidades gubernamentales, se puede conseguir una visión clara de la carrera de obstáculos política mantenida por la DEA.

Cambiando de tema, aunque desde 2007 a 2015 los ciudadanos de Estados Unidos son cada vez más conscientes con respecto al cannabis, la DEA ha llevado a cabo redadas por unos simples gramos de marihuana, con consecuencias mortales, ya sean de bajas relacionadas con la operación, o por las duras condenas que se traducen en décadas de cárcel.
Algunas de las operaciones de mayor alcance de la DEA dirigidas a los cárteles han dado lugar a miles de víctimas humanas – incluidos varios miles de niños – como ha ocurrido en México. En 2011, la población de Estados Unidos recibía la noticia con sorpresa, mientras que lo único que hizo Michele Leonhart fue restarle importancia, torpemente, al considerarlos daños colaterales necesarios cuando le preguntaron los medios.

«Puede parecer contradictorio, pero el desafortunado nivel de violencia es una señal de éxito en la lucha contra las drogas.»
Michele Leonhart, ex Administradora de la DEA

Y mientras que las bajas humanas parecen registrarse como detalles de fondo, Michele Leonhart, por el contrario, se ha manifestado públicamente sobre sus frustraciones personales con el gobierno de los Estados Unidos. Entre otras cosas, denominó a una bandera hecha de cáñamo que ondeaba sobre el Capitolio el 4 de julio de 2013 «el punto más bajo de sus 33 años en la DEA».

Michele Leonhart renunció a su puesto como Administradora de la DEA en 2015, a raíz de un escándalo del que tenía pleno conocimiento, en el que estaban implicados agentes de la DEA que participaban en «fiestas sexuales» en Columbia, además de aceptar sobornos de los cárteles.

Chuck Rosenberg (Administrador de la DEA de 2015 hasta hoy)

Chuck Rosenberg asumió el cargo en la DEA durante la primavera de 2015, tras la renuncia forzada de Michele Leonhart el 14 de mayo. Un antiguo Jefe de Personal de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), que ha sido funcionario del Departamento de Justicia durante mucho tiempo, y dos veces fiscal federal de los EEUU.

En lo que respecta a las acciones de la DEA, la agencia ha mantenido el mismo comportamiento que bajo el mandato de los diferentes administradores, consiguiendo regularmente titulares por sus métodos extraños.
En lo que se refiere al cannabis, si hay algo que puede superar a todo lo demás, sería una cita del propio Chuck Rosenberg, durante un discurso a los miembros de la prensa del que informaba la CBS en noviembre de 2015:

«Lo que realmente me molesta es la idea de que la marihuana también es medicinal – porque no lo es. Podemos tener un debate intelectualmente honesto acerca de si debemos legalizar algo que es malo y peligroso, pero no lo llamaría medicina – eso es un chiste.»
Chuck Rosenberg, Administrador de la DEA

¿Resultan sorprendentes las decisiones tomadas por el gobierno de los Estados Unidos en lo que respecta a las principales operaciones de Control de Drogas? Probablemente no, sobre todo si tenemos en cuenta la historia de la agencia, que se ha ganado durante décadas toda una reputación pintoresca por sus métodos y propaganda implacables. Sin embargo, la afirmación de Chuck Rosenberg parece definir un nuevo mínimo, especialmente en estos días y en esta época, cuando la mayoría de estados de EE.UU. autorizan el cannabis medicinal.

¿Qué opinas del nuevo Administrador de la DEA del presidente Obama? ¿Cómo va a influir Chuck Rosenberg en la política del país en materia de drogas, y sobre el cannabis? ¿Podría convertirse su mandato en el último símbolo prohibicionista, y de corta duración, antes de una reforma largamente esperada?

Cuéntanos qué opinas en las secciones de comentarios. Y no te olvides de visitar la petición de Change.org para pedir la dimisión de Chuck Rosenberg.

 

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More