by Micha on 06/06/2018 | Legal & Política

¿Suiza va a legalizar? Una clara mayoría busca su lobby

Suiza Los activistas suizos del cannabis quieren utilizar el impulso del cannabis legal que contiene CBD para lograr la legalización de la variante prohibida de la planta que contiene THC. Así que la nueva iniciativa del cannabis está en marcha, 10 años después del último referéndum sobre el cannabis. No obstante, cojea y necesita apoyo desesperadamente.


En la web de la campaña, se puede ver que, en los últimos nueve meses, 20.800 personas han accedido a firmar y han donado alrededor de CHF 101.000 para resucitar la iniciativa del cannabis.

Aunque el texto ya lo refrendó la primavera pasada la Cancillería Federal Suiza, para que la iniciativa se apruebe, se necesitan 100.000 firmas.

Los organizadores ahora han pospuesto el inicio planificado de la recogida de firmas que debía comenzar a partir de abril, con el fin de crear una base más amplia para la iniciativa. Antes del referéndum, la tarea ahora es conseguir que se unan no solo las empresas más grandes del sector, sino también las asociaciones y organizaciones de las áreas de adicción e investigación en salud, trabajadores de drogas de bajo nivel (trabajo de calle), control de drogas y los partidos de centro-derecha que simpatizan con la causa del cannabis.

Hace apenas un año, avanzábamos por una senda solitaria con nuestra iniciativa. Pero, en los últimos meses, muchas figuras públicas han llamado a nuestra puerta, queriendo implicarse», dijo a los medios de comunicación suizos Nino Forrer, portavoz de la asociación: «Legalize It!». «En particular, queremos atraer a los políticos de la clase media y centroderecha», dice Forrer.

Con el fin de que la iniciativa sea más conocida, y al hacerlo, recaudar los necesarios recursos financieros y de otro tipo para movilizar las campañas de recogida de firmas, la asociación «Legalize It!», con sede en Zúrich, junto con la tienda «Marry-Jane», situada en Langstrasse 80 en Zúrich, empezaron en enero a vender cogollos de CBD, y los beneficios se destinaron a la iniciativa del cannabis.

Cuando compras “Legalize It!-Greenhouse” o “Legalize It!-Outdoor”, todo el importe de la compra se destina a la iniciativa.

Lo que está en juego es un cambio relativamente sencillo en la redacción de la ley, que utiliza sólo unas pocas palabras para crear las bases de un mercado regulado de cannabis:

La Constitución federal del 18 de abril de 1999 se modificará de la siguiente manera:

Art. 105a (nuevo) Cannabis:

  1. El consumo de sustancias activas y preparados derivados del cannabis, así como su preparación para el consumo personal no constituye un delito. Cultivar plantas que permiten la producción de sustancias activas y compuestos de este tipo para el consumo personal también se despenaliza.
  2. La Confederación dictará normas que se ocupen de las cosechas comerciales y la preparación, y también de la venta de sustancias activas y compuestos del cannabis.
  3. Está prohibido el suministro de sustancias activas y compuestos de cannabis a menores, excepto bajo supervisión médica.

Art. 131 parra.1 apartado f

  1. La Confederación puede cobrar impuestos especiales al consumidor por:
  2. f. las sustancias activas y compuestos del cannabis, que no se utilizan para tratamientos medicinales.

 

Fotografía de Nino Forrer, portavoz del movimiento suizo "Legalize It!". Está de pie en una habitación pequeña en frente de un sillón y una silla, con pósteres políticos en la pared. Sonríe mientras sujeta tres bolsas muy grandes llenas de flores de cannabis.

Nino Forrer, portavoz de prensa de «Legalize It!», espera que los ingresos de las ventas proporcionen los recursos financieros necesarios para poner en marcha la campaña: «La prohibición del cannabis es errónea desde un punto de vista social, injusta desde una perspectiva legal, y sencillamente tonta desde una perspectiva económica», le ha dicho Forrer al periódico Limmattaler Zeitung.

No tan clara

Sigue habiendo un problema: incluso si fuera posible conseguir el apoyo de la mayoría de la población suiza, el problema sigue siendo que también se necesita una mayoría de los Cantones. En Suiza, una iniciativa de referendo tiene éxito solo si, además de conseguir el apoyo de una mayoría de la población, más de la mitad de los cantones votan también a tu favor.

Así que el voto en los cantones tradicionalmente conservadores y pequeños del centro y oeste de Suiza será muy influyente, y podría hacer que la iniciativa fracasara, incluso si se consigue una mayoría de los votos de la población.

Según encuestas recientes, la mayoría (66%) de los suizos están a favor de la creación de un mercado regulado de cannabis, pero el número de Cantones anti-cannabis sigue siendo mayor que el de Cantones más urbanos y liberales.

Si la iniciativa llegara a fracasar, es poco probable que hubiera otra en un futuro próximo, y las posibilidades de regular el mercado de cannabis serían peores de lo que son sin una iniciativa perdida.

Proyectos piloto con buenas posibilidades

Los proyectos piloto, que se llevan debatiendo desde hace mucho tiempo, tienen buenas oportunidades; el cannabis podría venderse a adultos de acuerdo con límites geográficos y temporales. Aunque la Oficina Federal de Salud (BAG) rechazó la propuesta de la capital federal en noviembre de 2017, parece que no ha sido la última palabra sobre el tema.

El Comité de Salud del Consejo Nacional (SGK) decidió por 13 votos, a 6 a finales de enero de 2018, crear una base legal para la investigación científica sobre el uso de cannabis, y se pronunció a favor de una iniciativa parlamentaria. Esta iniciativa crearía un marco legal para los proyectos piloto solicitados en Berna y otras ciudades para obtener finalmente luz verde por parte del Ministerio de Sanidad.

Estos proyectos piloto, en cuya aplicación hay gente que lleva trabajando en Suiza desde hace muchos años en múltiples niveles, peligrarían si una iniciativa del cannabis llegase a fracasar. Si así fuera, significaría no sólo que es probable que nada cambie en un futuro próximo, sino también que los votantes habrán confirmado dos veces en 10 años que no quieren cambiar nada.

Un voto en esta dirección acabaría con las posibilidades de liberalización gradual a nivel político y podría hacer más daño que bien del que la iniciativa de otro modo habría hecho.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More