12 Aspectos a Tener en Cuenta en una Operación de Cultivo Legal

Cultivo Legal En 2015, Uruguay va a montar instalaciones de cultivo controladas por el gobierno. En Colorado, Washington, Alaska y Oregón, las instalaciones de cultivo profesional van en aumento. Y en los Países Bajos, varios municipios quieren poner en marcha sus propias plantaciones de cannabis. Pero, ¿cómo se monta una buena instalación de cultivo profesional? Si alguien sabe cómo hacerlo, ese es James Burton.2

James Burton fue la primera persona en establecer un centro de cultivo legal y profesional de cannabis medicinal en los Países Bajos. A principios de los años noventa, su centro, Stichting (lit.»Caridad») Institute of Medical Marijuana (SIMM), vendía cannabis medicinal al gobierno holandés, a la organización independiente de investigación TNO, a varias universidades, hospitales y empresas farmacéuticas.

James Burton ha fijado el estándar para programas similares en todo el mundo. Pero en 2005, el gobierno holandés le retiró la licencia después de que Burton realizase unas declaraciones criticándolo públicamente. Mientras que SIMM podía proporcionar cannabis medicinal por sólo 53 céntimos el gramo con el fin de ponerlo a disposición de la mayor cantidad de gente posible, el gobierno hacía subir el precio hasta niveles absurdos.

En 2015, Uruguay va a montar instalaciones de cultivo controladas por el gobierno. En Colorado, Washington, Alaska y Oregón, las instalaciones de cultivo profesional van en aumento. Y en los Países Bajos, varios municipios quieren poner en marcha sus propias plantaciones de cannabis para frustrar el crimen organizado y establecer controles de calidad para los suministros de cannabis.

Pero, ¿cómo se monta una buena instalación de cultivo profesional que vaya a producir sólo lo mejor de lo mejor del cannabis (medicinal)? Si alguien sabe cómo hacerlo, ese es James Burton, quien comparte sus secretos en el blog de Sensi Seeds.

Parte 1 de una serie de 3 partes

1. SEGURIDAD

Creo que la seguridad es uno de los aspectos más importantes en una plantación de cannabis. Me refiero a la seguridad exterior del edificio, así como a la de dentro del edificio. Por desgracia, me he dado cuenta de que los empleados pueden robar tanto como cualquier intruso de fuera. Debe haber gente en el edificio las 24 horas, 7 días a la semana, por motivos de seguridad, ya que el tiempo de respuesta de la seguridad privada y de la policía es demasiado largo. Esta seguridad durante las 24 horas del día puede conseguirse teniendo empleados podando la marihuana durante toda la noche.

Debería haber cámaras visibles, e invisibles, en todo el edificio y en las zonas exteriores de los alrededores. Instalar cables sensores alrededor del edificio te advierte de los intrusos externos o de los empleados que se llevan marihuana a sus coches. También hace falta un sistema de seguridad de alta tecnología que alerte a la policía, a tu equipo de seguridad y a ti mismo, de forma automática.

Hay que notificar a la policía y poner en su conocimiento la operación de cultivo. Las personas elegidas para controlar tus cámaras de seguridad deben poder hacerlo de forma remota a través de una página web. Además, poner los pastores alemanes a patrullar el perímetro exterior desanima a los intrusos externos.

Asimismo, debe obligarse a los empleados a utilizar una habitación separada para cambiarse de ropa, y la cafetería para los descansos. No debe introducirse ningún paquete, cazadora, comida, bebida, o teléfonos móviles en las áreas de cultivo o procesado.

Perros guardianes

Debería haber un libro de registro de visitantes para que todo el mundo y todas las entregas que llegan a las instalaciones se registren al entrar y al salir.

Por último, debes darte cuenta de que dado que tu operación de cultivo es de conocimiento público, corres el riesgo de sufrir todo tipo de robos. Esto significa que no sólo los delincuentes profesionales pueden intentar un robo, sino que también pueden intentarlo aficionados o grupos de chavales.

2. PERSONAL Y FORMACIÓN

La selección de personal es muy importante. El personal escasamente cualificado puede causar grandes pérdidas a través de la atención incorrecta a la planta, malas prácticas de cosecha y poda, la falta de controles de calidad, daños ambientales y daños a las plantas. Se pueden destruir cosechas enteras debido a los errores de los empleados. Los podadores sin formación pueden desperdiciar kilos de marihuana.

Resulta fundamental tener un buen gerente de la planta, ya que realiza una función muy importante. Se aseguran de que se sigan los reglamentos y los SOP (Procedimientos Operativos Estándar). Comprueban que los residuos se reducen al mínimo. El gerente de la planta deberá garantizar la correcta formación, supervisión y documentación del personal.

Todos los procedimientos primarios y secundarios del procesado deben ajustarse, completamente, a las directrices nacionales sobre higiene de los alimentos, y el personal encargado de la manipulación de la marihuana debe ser obligado a tener un alto grado de higiene personal. El personal tiene que haber recibido una formación adecuada con respecto a sus responsabilidades de higiene.

Debe garantizarse el bienestar de todo el personal encargado del cultivo y del procesado. Se debe prestar especial atención a la ventilación del aire en las zonas donde se realiza la manicura.

El personal debe protegerse del contacto con las plantas llevando ropa de protección adecuada, guantes, redecillas para el cabello, y protectores de calzado.

Las personas que sufren enfermedades infecciosas conocidas, que se pueden contagiar a través de los alimentos, o que son transmisores de estas enfermedades (como la diarrea) deben ser suspendidos de entrar o trabajar en las zonas en las que se está en contacto con la marihuana, según los reglamentos.

Las personas que tienen heridas abiertas, inflamaciones e infecciones de la piel deben ser suspendidas de entrar o trabajar en las áreas donde se realiza el procesado de la planta, o deben usar ropa/guantes de protección adecuados hasta su recuperación completa.

El personal debe recibir una formación botánica adecuada antes de realizar tareas que requieran estos conocimientos. Los podadores deben estar bien formados, y ser supervisados, para asegurar un mínimo de pérdidas de material vegetal y evitar la contaminación del material vegetal.

Los cosechadores deben tener un conocimiento suficiente de la planta que tienen que procesar. Esto incluye la identificación, características, ser capaces de conocer todos los tipos de cannabis que se procesan, además de conocer las regulaciones y controles de la empresa.

Se recomienda proporcionar formación a todo el personal que se ocupa de la marihuana y a todos los que participan en su producción con respecto a las técnicas de cultivo, incluido el uso adecuado de los equipos y los procedimientos normalizados de trabajo, utilizando vídeos reales de las tareas.

El personal puede practicar con videos cortos para familiarizarse con los procedimientos normalizados de trabajo, BPA (Buenas Prácticas Agrícolas) y BPM (Buenas Prácticas de Manufactura).

3. EDIFICIO E INSTALACIONES

La ubicación y la calidad del aire deben tenerse en cuenta cuando se elige el edificio correcto. La calidad del aire puede verse comprometida por estar demasiado cerca de una carretera o un canal de transporte. Puedes sufrir contaminación del aire debido a la fumigación de tus vecinos agricultores. Hay que medir la calidad del aire.

También, debes tener en cuenta los malos olores. Con miles de plantas, es difícil de eliminar. Resulta muy caro comprar un equipo de filtración y purificación del aire, consume una gran cantidad de electricidad, y exige un alto mantenimiento.

También he descubierto que es imposible mantener un lugar en secreto cuando se tienen más de 20 empleados que vienen a trabajar. Además, tienes una gran cantidad de entregas que van y vienen, así como trabajadores independientes.

Los edificios utilizados para el cultivo y procesado de la marihuana cosechada deben estar limpios, además de bien ventilados y nunca deben utilizarse para guardar ganado.

Los edificios deben proporcionar una protección adecuada para el cultivo y para la marihuana cosechada contra los pájaros, insectos, roedores y animales domésticos. En todas las áreas de almacenamiento y procesado, las medidas adecuadas de control de plagas, tales como cebos y máquinas de matar insectos eléctricas, deben ser manejadas y mantenidas por el personal o trabajadores independientes profesionalmente cualificados.

Se recomienda que la marihuana empaquetada sea almacenada en una caja fuerte.

Los edificios donde se realiza el procesado de la planta deben tener instalaciones para cambiarse de ropa, además de aseos, incluidas las instalaciones de lavado donde lavarse las manos, de acuerdo con las regulaciones nacionales. También debe contarse con un sistema de alerta de aseo, por el que cada empleado lleva una insignia de aseo, para asegurarse de que se han lavado las manos después de usar la zona de aseo. No te puedes imaginar cuántas veces he escuchado el sistema de alerta zumbando porque alguien no se había lavado las manos ¡tras tomarse un descanso para ir al baño!

El edificio debe ser revisado periódicamente por el departamento de bomberos y las compañías de seguros. Debe cumplir con todos los requisitos en materia de seguridad, y las regulaciones eléctricas y de protección contra incendios.

James Burton

El edificio debe disponer de un equipo de climatización que mida todos los registros y controle los ciclos de luz, ventilación y humedad relativa, el riego y las persianas. Un sistema de calefacción por suelo radiante informatizado mantiene la temperatura del suelo entre 19 y 24 grados centígrados.

También hace falta contar con un sistema de ventilación que pueda crear una corriente de aire fuerte, con el fin de desalentar a los insectos voladores y ayudar a que se forme un sistema de raíces fuertes.

4. EQUIPO

El equipo utilizado en el cultivo y procesado de la planta debe estar limpio, recibir un mantenimiento periódico, y ser engrasado para asegurar unas buenas condiciones de funcionamiento, y debe ser montado, en su caso, de una manera fácilmente accesible. Por otra parte, la maquinaria utilizada para la aplicación de fertilizantes debe calibrarse con regularidad.

La piezas de la máquina que están en contacto directo con la marihuana cosechada deben limpiarse después de su uso, para asegurarse de que el residuo restante no da lugar a contaminación cruzada posteriormente.

Los empleados deben poder formarse con videos sobre los SOP, sobre el equipo y sobre cómo comprobar su calibración.

El gerente del invernadero debe comprobar, regularmente, la calibración de las balanzas y comprobar las medidas de fertilizantes y agua para verificar la exactitud. Además, tiene que asegurarse de que todo el equipo se limpia adecuadamente y se almacena correctamente.

Hasta aquí la parte 1 de esta serie. El mes que viene publicaré la parte 2 con cuatro ideas más sobre cómo montar y dirigir una instalación de cultivo de cannabis profesional y legal. ¡Sigue atento!

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
l