El Mejor Suelo para un Jardín de Cannabis de Exterior

Preparar correctamente el suelo de un jardín de cannabis en exterior puede suponer un gran cambio en la calidad y el tamaño de la cosecha final. El cannabis tiene requisitos específicos en lo que respecta a la calidad y la textura del suelo. Aquí te presentamos una guía breve para asegurarte de que todas las variables se optimizan.

Elegir el mejor suelo o la mejor tierra para el cannabis significa controlar la acidez, la textura y los patógenos o plagas inherentes al suelo. Hacer tu propia tierra o comprar tierra estéril te da un control total sobre la acidez, el contenido nutricional y la textura del suelo. Al mismo tiempo, plantar directamente en el suelo expone a las plantas de cannabis a todo el organismo vivo que es el suelo, y esto es muy difícil de recrear en una maceta.

En cualquier caso, el medio de cultivo es fundamental para el crecimiento en sí, así como para la cosecha final. Tener un suelo o tierra bien preparados puede ayudar a un cultivador a mitigar los problemas durante todo el cultivo. En teoría, si el suelo está bien nutrido, la planta debe crecer con poca intervención. Una planta sana necesariamente comienza con una gran tierra, y sin la tierra óptima para el cultivo de cannabis, nunca podrás conseguir una cosecha excelente.

Textura y composición de la tierra de un suelo de exterior

La mejor textura del suelo para el cannabis es ligera y limosa que drene bien, pero también que conserve un grado de humedad. Los suelos limosos son una mezcla de arena, limo y arcilla en una relación aproximada de 40:40:20:

  1. La arena es un constituyente principal de muchos suelos, y se caracteriza por las partículas granulares de rocas y minerales que miden 0,05 mm a 2 mm de diámetro.
  2. El limo es más fino que la arena, y se compone de partículas que miden 0,002 mm/0,05 mm.
  3. La arcilla es aún más fina, y sus partículas miden menos de 0,002 mm de diámetro.

Uno de los métodos utilizados para determinar la composición del suelo consiste en remover un poco de tierra del suelo en una jarra llena de agua y permitir que las partículas se asienten. Aquí se puede encontrar una explicación más detallada.

Cuanto más pequeño es el tamaño medio de las partículas de un suelo, es más difícil que el agua pase a través. Puedes pensar en ello como una máquina de café. Si pones café en la cafetera demasiado apretado, es casi imposible que el agua se filtre. Por el mismo principio, los suelos arenosos drenan el agua muy rápido, mientras que los suelos con alto contenido de arcilla se inundan fácilmente.

Si utilizas la tierra natural local, puedes añadir y mezclar arena, limo o arcilla para mejorar la capacidad de drenaje o retención del suelo a medida que sea necesario. El drenaje y la estabilidad del suelo también se pueden mejorar añadiendo grava, lo que en términos técnicos consiste en partículas de roca y minerales que miden 2 m-75 mm de diámetro. Las piedras más grandes se pueden quitar de donde sea posible para evitar que obstruyan las raíces de las plantas.

Si el suelo es de mala calidad, puedes plantearte comprar sustrato comercial de buena calidad y mezclarlo en el suelo existente. También puedes añadir estiércol, mantillo, harina de sangre, harina de huesos, o una serie de otros aditivos de suelo diseñados para mejorar la nutrición. Puedes incluso cultivar tus plantas en su totalidad en sustrato comercial y meterlo en bolsas o en macetas para no exponerlas al suelo local.

Regular el pH del suelo para cultivar en exterior

El rango de pH para el cannabis se encuentra entre 5,5-6,5, lo que hace que sea ligeramente ácido. Si los suelos son más ácidos o alcalinos, se pueden producir una serie de deficiencias o toxicidades. Los suelos que son demasiado ácidos o alcalinos, pueden perturbar la capacidad de la planta para absorber los nutrientes. Si los nutrientes no se absorben en proporciones y cantidades óptimas, tus plantas no alcanzarán la máxima calidad ni el máximo rendimiento, y tu cosecha final se verá perjudicada.

El pH del suelo se puede ajustar con un regulador de pH. Suele ser una solución que se puede comprar en cualquier tienda de jardinería. El ingrediente más utilizado para bajar el pH (hacerlo más ácido) es el azufre. El azufre reacciona con unas bacterias especializadas que se encuentran habitualmente en el suelo para crear ácido sulfúrico, por lo tanto, acidifica el suelo.

Para aumentar el pH, generalmente se añade cal agrícola al suelo. Sin embargo, no es necesario que los cultivadores de cannabis compren azufre o cal. Estos generalmente están disponibles en solución en las tiendas de jardinería.  Aquí se puede encontrar una guía completa para ajustar el pH.

Recuerda que antes de añadir un regulador de pH a tu suelo, primero debes saber cuál es el pH de tu suelo. Este se mide con un medidor de pH del suelo. También se puede comprar en una tienda de jardinería. Solo tienes que añadir un regulador de pH a tu suelo una vez que sepas el estado actual de acidez.

Esterilizar tu suelo de exterior

La esterilización del suelo mediante su exposición a vapor puede eliminar muchas bacterias, hongos e insectos perjudiciales, al mismo tiempo que permite que varias bacterias beneficiosas sigan con vida. Si compras sustrato comercial de buena calidad destinado al cultivo de cannabis, por lo general no es necesario esterilizarlo. No obstante, si se utiliza tierra local natural, resulta muy beneficioso esterilizarla si es posible. También aporta la ventaja añadida de acabar con las semillas de malas hierbas no deseadas presentes en el suelo.

Esterilizar es un proceso difícil y lento que suele pasarse por alto. Si no es factible llevar a cabo este paso, hay otras maneras de controlar las plagas. Puedes introducir microbios e insectos beneficiosos al suelo,  además de compuestos orgánicos de origen vegetal que repelen o acaban con las plagas sin dañar la planta.

Existen varias técnicas para esterilizar la tierra en exterior. La solarización es uno de estos métodos y consiste en labrar la tierra a fondo de forma que se descomponga en trozos finos, que luego se riegan y cubren con un plástico transparente y fino.

La capa de plástico amplifica el calor y la luz del sol, y permite que la tierra alcance temperaturas lo bastante altas como para destruir la mayoría de los microorganismos indeseables. El suelo debe alcanzar temperaturas de 46° C (114° F) durante cuatro a seis semanas para que este método sea completamente eficaz. Se debe volver a labrar y revisar con regularidad para asegurarse de que las temperaturas son suficientes y consistentes.

Si la solarización del suelo no se puede llevar a cabo debido a las limitaciones de tiempo, se puede esterilizar la tierra mediante el uso de vapor. Las operaciones agrícolas a gran escala utilizan equipos caros y especializados, pero se pueden utilizar fuentes de vapor domésticas y baratas como una olla a presión para esterilizar la tierra.

También se han diseñado métodos para las operaciones de cultivo a pequeña escala. Por ejemplo, el método de la Parrilla Hoddesdon es una técnica que consiste en poner capas de marga labrada sobre una parrilla de acero, situada encima de una bandeja poco profunda con agua hirviendo constantemente para que el vapor pueda subir y pasar a través del sustrato. Cuando las temperaturas alcanzan 82-88° C (180-190° F), la esterilización se ha completado.

Cultivar en exterior: ¿Macetas, bolsas o agujeros en el suelo?

Cuando se cultiva en exterior, hay varias opciones disponibles: cultivar tus plantas en macetas o en jardineras, meterlas en bolsas de cultivo que puede ser el saco de plástico en el que venía el sustrato que compraste en la tienda, o pueden ser bolsas especialmente diseñadas que suelen estar hechas de arpillera o plástico transpirable. También puedes cavar hoyos en el suelo y plantar directamente en el suelo. La tierra de exterior se puede optimizar con el uso de los métodos descritos anteriormente, o utilizándolos sin modificaciones si las pruebas demuestran que la tierra es óptima de forma natural para el cultivo de cannabis.

Si cultivas en macetas o bolsas, tienes la ventaja de que puedes usar sustrato comprado en la tienda, que no solo está optimizado para el cultivo de cannabis, sino que además ha sido previamente esterilizado para garantizar que no haya microbios dañinos presentes. La desventaja es que tus plantas dispondrán de un espacio limitado debido al tamaño del contenedor o recipiente. Además, con las macetas, puede hacer falta realizar trasplantes regulares y regar con regularidad (porque no pueden recibir el agua de las aguas subterráneas, a diferencia de las plantas en bolsas permeables o con agujeros en el suelo).

Por otro lado, cavar agujeros en la tierra y plantar las plantas jóvenes directamente en el suelo les permite crecer sin restricciones y que las raíces tengan acceso a la cantidad máxima posible de agua subterránea. Por lo tanto, van a alcanzar tamaños mucho mayores y necesitan menos cuidados y vigilancia, pero puede haber un mayor riesgo de exposición a patógenos del suelo e incluso a contaminación, como la procedente de la escorrentía agrícola.

Elegir el mejor suelo para el cannabis no suele ser tan complicado como lo hacen los cultivadores. Esto es sobre todo cierto en el caso de aquellos que acaban de empezar a cultivar cannabis y no están especialmente preocupados por producir cantidades concretas de cannabinoides específicos. El cannabis crece en casi todas partes, y se sabe que crece en suelos húmedos junto a los cauces de los ríos y en las laderas rocosas. El mejor punto de partida es un suelo bien nutrido con la textura y el pH correctos, después de lo que se pueden hacer muchos ajustes a lo largo del cultivo utilizando nutrientes y un regulador de pH.

Observa tus plantas durante todo el crecimiento y ajusta el suelo según sea necesario. ¡Cultivar cannabis es un proceso de aprendizaje que requiere tiempo y paciencia, y lo mejor se aprende con la práctica!

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

4 comentarios en “El Mejor Suelo para un Jardín de Cannabis de Exterior”

    1. Diana - Sensi Seeds

      Hola amigo,
      Nuestra colega Seshata es una gran experta en cannabis. Por supuesto, para escribir sus artículos se documenta profundamente sobre cualquier tema. Si quieres hacerle alguna pregunta puedes escribirle un mensaje pidiéndole la información que necesitas.
      También puedes encontrarla en Facebook:
      https://www.facebook.com/seshatasensi/?pnref=lhc
      Saludos

      1. Maestra sofia

        Tengo unas Matas en interior están en la 6ta semana de floración; el ph es 5.8 pero al drenar por la maceta el ph es de 6.7 que debo hacer.
        Utilizo moster bloom pero tengo dudas de como utilizarlo; si lo utilizo una vez por semana o cada vez que doy comida a las plantas.

      2. Miranda - Sensi Seeds

        Hola Sofía,

        Te sugerimos que visites el foro de Sensi Seeds, allí podrás encontrar a un montón de cultivadores que seguro que pueden ayudarte con la cuestión específica que planteas. Si tu pregunta no se ha contestado todavía, no dudes en planteársela a alguno de los expertos del foro:

        http://forum.sensiseeds.com/

        ¡Saludos y Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba