by Seshata on 07/11/2018 | Cultivo

¿Es posible la hidroponía orgánica? ¡Sí, claro!

hidroponía orgánica Durante décadas, la sabiduría popular del cultivo ha dictado que los nutrientes orgánicos no podían usarse con éxito en los sistemas hidropónicos. En realidad, ¡no es así! En este artículo, vamos a hablar de las diferentes formas en que se puede hacer, así como también de la polémica que el movimiento está generando actualmente.


¿Por Qué la Hidroponía Orgánica es un Tema Polémico?

El National Organic Standards Board, un comité asesor del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, aprobó por votación en 2017 la concesión de la certificación orgánica a algunos cultivos hidropónicos y acuapónicos. Es un paso histórico que en general parece positivo, pero que, sin embargo, ha indignado a los agricultores orgánicos tradicionales que creen que la agricultura orgánica depende principalmente de un suelo sano y vivo como base.

Aunque este argumento puede tener alguna base, la aparición de la hidroponía orgánica parece representar una amenaza menor para los agricultores orgánicos tradicionales que para la agricultura hidropónica convencional. De hecho, los informes sugieren que a un número creciente de agricultores convencionales les gustaría (y están empezando a) incorporar técnicas orgánicas en sus explotaciones.

Es posible la hidroponía orgánica

El hecho de que, de momento, no lo hayan hecho más agricultores se debe posiblemente a la falta de fondos, a la inexperiencia, y a la falta de confianza en la rentabilidad comparativa y en la fiabilidad de los productos orgánicos. No es muy probable que se deba a una preferencia inherente e inquebrantable por los fertilizantes químicos y pesticidas. A medida que aumenta la popularidad de las técnicas orgánicas (y caen los precios de los equipos), se seguirán derribando estas barreras.

Por lo tanto, un sistema que puede combinar la velocidad, la cantidad y la consistencia de la producción hidropónica con la calidad y las ventajas ambientales potenciales de la producción orgánica, básicamente debería resultarle conveniente a muchos. Actualmente, es difícil cuantificar si los sistemas hidropónicos orgánicos cumplen con esas exigencias ya que los cultivadores de cannabis que los usan son relativamente pocos; sin embargo, entre los defensores, los resultados parecen ser muy alentadores.

Los Compuestos Orgánicos Pueden Obstruir los Sistemas Hidráulicos

La sabiduría popular del cultivo no carece de fundamento. Muchos nutrientes orgánicos no son completamente solubles y obstruyen los sistemas con sedimentos residuales. Además, los regímenes de cultivo orgánico implican el uso de grandes cantidades de microbios beneficiosos, además de gran cantidad de azúcares (a menudo en forma de melaza espesa y pegajosa).

Tras una semana o dos de poner todas estas sustancias indisolubles y pegajosas en tu sistema, podrías terminar con colonias bacterianas que se desarrollan y alimentan de las capas gruesas de los nutrientes orgánicos. ¡Podrían terminar obstruyendo los tanques, las bombas y los goteros de riego, del mismo modo que el colesterol malo obstruye las arterias!

Estos problemas no se limitan a los sistemas estrictamente hidropónicos. Cuando se utiliza el suelo y mezclas sin sustrato con sistemas de riego por goteo u otras formas de riego automático, también sueles estar limitado a usar solo nutrientes orgánicos que no obstruyan tu sistema (o a lidiar con la pesadilla de intentar mantenerlos limpios).

Las condiciones anaeróbicas pueden surgir rápidamente

En los tanques de recirculación, la acumulación de nutrientes y bacterias puede reducir rápidamente los niveles de oxígeno, como hacen las floraciones de algas cuando se filtra en el agua demasiada escorrentía o residuos agrícolas. En esta situación, los microbios beneficiosos no pueden sobrevivir, y los microbios patógenos y anaeróbicos empiezan a predominar. Por supuesto, las raíces también necesitan oxígeno, y si se les priva de él, el crecimiento de las plantas se interrumpirá rápidamente.

Este problema no se limita a los sistemas orgánicos: los sistemas hidropónicos convencionales también pueden obstruirse con raíces, algas, bacterias y todo tipo de residuos orgánicos. Pero, por supuesto, no va en contra de los principios de la hidroponía popular de usar productos químicos para deshacerse de toda la materia orgánica. Está de más decir que es imposible hacerlo con la hidroponía orgánica, ya que todo el concepto depende de mantener una colonia saludable de microbios, y la mayoría de los productos químicos de limpieza los matarán a todos.

Como veremos, la oxigenación adecuada es un aspecto fundamental para mantener un sistema hidropónico orgánico saludable, incluso más que en las formas convencionales de hidroponía.

Disponibilidad de los Nutrientes Orgánicos en los Sistemas Hidropónicos

Otra dificultad importante cuando se usan nutrientes orgánicos en un sistema hidropónico (sobre todo en un sistema sin sustrato) es asegurarse de que la planta disponga de suficientes nutrientes.

Los sistemas hidropónicos permiten que las plantas absorban agua y nutrientes a niveles significativamente mayores en comparación con el sustrato. Esto acelera el crecimiento y el rendimiento, y acorta el tiempo total de cosecha. Pero también requiere que los nutrientes estén constantemente disponibles en concentraciones óptimas. En la hidroponía convencional, esto se consigue mediante el uso de sales minerales que la planta puede utilizar de inmediato.

En cambio, la agricultura orgánica depende de la presencia de vida microbiana para descomponer las moléculas orgánicas complejas en formas más simples. Este proceso puede tardar algún tiempo, por lo que incluso si tus nutrientes no obstruyen el tanque y todas las demás variables son buenas, los nutrientes que tu planta necesita para apoyar ese desarrollo acelerado pueden no estar disponibles en cantidades suficientes.

Es posible la hidroponía orgánica

Esto probablemente conducirá a carencias y a un retraso del crecimiento, ya que la planta absorbe unos nutrientes y otros no. Este problema no se limita solo a la hidroponía, incluso en el cultivo orgánico directamente en el suelo, proporcionar suficiente nitrógeno y otros nutrientes concretos suele ocasionar problemas. En la práctica, esto ha llevado en ocasiones a los horticultores a complementar sus cultivos orgánicos con nutrientes inorgánicos.

Por lo tanto, cualquiera que quiera poner en marcha con éxito un sistema hidropónico totalmente orgánico debe asegurarse de que sustente a una población microbiana rica, para que las reacciones biológicas necesarias para alimentar a las plantas puedan producirse a una velocidad lo bastante rápida. ¡Aquí, como explicaremos ahora, es donde entra en juego el uso de un biofiltro!

La Importancia del Biofiltro

El corazón que late en el centro de la hidroponía orgánica es el biofiltro. En general, un biofiltro es un sistema que coge las moléculas orgánicas grandes y complejas, y las descompone en moléculas más simples, con la ayuda del oxígeno y de catalizadores biológicos (¡como los microbios!).

Todos los sistemas hidropónicos orgánicos dependen de la existencia de un biofiltro o filtro biológico, a base de catalizadores microbianos para descomponer los nutrientes complejos y proporcionárselos a las plantas. En resumen, el biofiltro hace el trabajo que normalmente hace el suelo.

En los sistemas que se basan en el uso de un sustrato, las bases de sustrato pueden actuar como filtros biológicos. Lo mismo sucede con muchos sistemas acuapónicos: simplemente depende de proporcionar suficiente superficie, oxígeno y nutrientes para que se desarrolle una vida microbiana próspera.

Principales Tipos de Sistemas Hidropónicos Orgánicos

Hoy en día, se usan varias formas de sistemas hidropónicos orgánicos. Podría decirse que la forma más conocida de hidroponía orgánica es la acuaponía, que describiremos en la sección siguiente. Luego, muy parecidos a los sistemas acuapónicos, tenemos los llamados en inglés “vermiponics“, que utilizan gusanos en lugar de peces para descomponer los nutrientes complejos. Por lo general, el “té de lombriz” soluble se prepara al sumergir el humus de lombriz en agua oxigenada durante varias horas.

Otra rama bastante fascinante de la hidroponía orgánica se conoce con el divertido nombre de “peeponics” en inglés (que podría traducirse por “pisponía” en español). Como su nombre indica, este sistema se basa en los nutrientes disueltos en la orina humana (¡en el pis!) para suministrar alimentos a las plantas. Como la orina contiene abundante nitrógeno, fósforo, potasio y azufre, junto con una gran variedad de minerales, proporciona una excelente nutrición a las plantas.

Los sistemas “pispónicos” tienen un concepto bastante cercano a los biopónicos, otro de los principales tipos de hidroponía orgánica de los que hablaremos más detalladamente en breve. Ambos dependen de nutrientes completamente disueltos, y no requieren un intermediario como peces o gusanos para descomponer las moléculas complejas.

¿Qué Es Exactamente la Acuaponía?

La acuaponía es un método que ha existido desde hace décadas, y cuenta con un cuerpo sólido de investigación detrás (aunque, como de costumbre, no mucha específica sobre el cannabis). Por lo general, se clasifica en su propia categoría por separado de la hidroponía, pero es esencialmente una forma de hidroponía orgánica.

La acuaponía utiliza únicamente nutrientes orgánicos y los proporciona a través de un sistema de recirculación de tanques y bombas. Los nutrientes en sí mismos se obtienen del excremento de los peces que viven en los tanques inferiores. Si se usa un biofiltro, las moléculas complejas y la actividad microbiana se mantienen alejadas de la zona de la raíz. Sin embargo, algunos sistemas no utilizan biofiltro, sino que dependen de las bases de sustrato para albergar a la población de microbios.

Cuando un sistema acuapónico está bien montado e instalado, y es saludable, puede proporcionar suficientes nutrientes de gran calidad para cultivar con éxito cannabis de primera calidad. No obstante, montar un sistema acuapónico capaz de mantener al cannabis en floración puede llevar algún tiempo, ya que las poblaciones de peces y bacterias tardan un tiempo en establecerse por completo.

Hidroponía Orgánica Sin Sustratos (“sistemas biopónicos”)

Es posible la hidroponía orgánica

En los sistemas hidropónicos orgánicos sin sustrato, no hay bases de sustrato que mantengan la formación de una colonia microbiana sana. En su lugar, se debe usar un biofiltro diseñado específicamente para realizar esa tarea.

Los sistemas hidropónicos orgánicos sin sustrato de este tipo suelen conocerse como “biopónicos”. Parece ser que el término lo acuñó William Texier de General Hydroponics, uno de los productores más grandes e influyentes de sistemas hidropónicos y nutrientes convencionales.

La bioponía es posiblemente una de las formas más “puras” de hidroponía orgánica. Es una escuela de pensamiento completa que se ha desarrollado con la única intención de hacer posible la hidroponía orgánica sin sustratos.

El enfoque, que Texier ha desarrollado desde que se puso en marcha por primera vez en 2005, se basa en nutrientes completamente solubles y en un biofiltro especialmente diseñado para garantizar que las moléculas complejas se procesen de manera rápida y efectiva.

El biofiltro se convierte en una cámara rica en oxígeno y vida microbiana. Asimila el agua y los nutrientes complejos, y los microbios, seguros en su santuario rico en oxígeno y sin perturbaciones, pueden procesar rápidamente las moléculas complejas dentro de él en formas más simples. Después, el agua y los nutrientes procesados se introducen en las plantas, donde se pueden absorber a niveles óptimos.

Lo que esto significa es que los nutrientes indisolubles y la actividad microbiana se mantienen alejados de las raíces, en una zona completamente separada. Esto proporciona la ventaja de ser más fácil de mantener la zona de la raíz en buenas condiciones higiénicas, al mismo tiempo que se tiene un control más estricto sobre las condiciones dentro del biofiltro.

La bioponía se puede utilizar con todas las formas convencionales de sistemas hidropónicos sin sustrato: el cultivo en aguas profundas (DWC, en inglés), la aeroponía y la técnica de película nutriente (NFT en inglés). También se puede utilizar con sistemas que normalmente utilizan un medio inerte, como la inundación y el drenaje.

Curiosamente, la bioponía también puede usarse para criar peces en los tanques inferiores. Los peces pueden prosperar en un ambiente rico en nutrientes y pueden ayudar a procesar algunos de esos nutrientes, como un escalón extra en el camino para que estén completamente disponibles para las plantas. Sin embargo, esto no cuenta como una forma de acuaponía, ya que la bioponía no depende solo de los desechos de los peces para la nutrición de las plantas.

Si utilizas una instalación biopónica, cuéntanos qué tal te funciona en los comentarios, y si tienes comentarios o sugerencias sobre este artículo, ¡siempre nos gusta escucharlos!

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More