Beneficios del Cannabis Orgánico: Guía Práctica para Cultivar el Tuyo

Muchos cultivadores a pequeña escala con la intención de consumir su propia cosecha ya cultivan cannabis orgánico. Igual pasa con la mayoría de los cultivadores de cannabis medicinal de EE. UU., cuidadores y dispensarios. Pero los cultivadores comerciales no suelen cultivar orgánico para el mercado recreativo por una serie de ideas equivocadas y anticuadas.

El cannabis orgánico se ha convertido en un gran producto básico en el mercado del cannabis a medida que los consumidores son cada vez más conscientes de las prácticas de cultivo inseguras de la industria. Para aquellos que cultivan cannabis en casa, la opción de cultivar cannabis orgánico es bastante fácil.

Al mismo tiempo que la industria del cannabis medicinal ha crecido en los últimos años, ha aumentado también la demanda de cannabis seguro y de alta calidad. Como resultado, muchos piden ahora a sus proveedores cannabis orgánico y se preocupan cada vez más por la posible presencia de sustancias químicas peligrosas en el cannabis ‘regular’ y no orgánico.

El cultivo de cannabis orgánico tiene beneficios obvios: hay menos posibilidades de contaminación (por ejemplo, pesticidas), es más saludable, y en general hay un menor coste ambiental. Pero también hay una desventaja clara de comprar cannabis orgánico: suele ser más caro que el regular. ¡Y comprar cogollos ya es bastante caro!

En este artículo, hemos incluido una guía de instrucciones para cultivar tu propio cannabis orgánico y ayudar a mitigar el daño a tu bolsillo. Además, cultivar tu propio cannabis de forma orgánica pone las cosas en perspectiva sobre por qué a veces es más caro elegir orgánico.

¿Qué es el cannabis orgánico?

Existe mucha confusión sobre lo que significa cultivar cannabis de manera orgánica. Muchos todavía creen que cualquier cannabis cultivado en el suelo es orgánico, pero gran parte de ese cannabis se cultiva con fertilizantes químicos y pesticidas. Para que el cultivo sea realmente orgánico, todos los nutrientes y pesticidas utilizados deben ser de origen natural. De hecho, los puristas argumentan que no se puede utilizar ningún pesticida ni nutriente en absoluto.

En cuanto a los nutrientes, entre los productos «naturales» que ayudarán en el crecimiento y en la floración de las plantas de cannabis están el guano de murciélago y de pájaro, el humus de lombriz, el estiércol, la harina de sangre y huesos, y el compost. Los pesticidas naturales incluyen productos de origen vegetal como el piretro, la capsaicina y el tabaco. Sin embargo, a pesar de que estas sustancias son de origen orgánico, aún existen dudas sobre sus efectos en la salud humana.

Los 5 principales beneficios del cannabis orgánico

  1. Mejor producción

Una de las principales preocupaciones de los cultivadores comerciales es la posibilidad de conseguir una producción limitada cuando se cultiva orgánicamente. Sin embargo, no es necesariamente así y, de hecho, si todas las condiciones son óptimas, es posible que se puedan lograr producciones mayores que si se usan los métodos convencionales.

Si el microentorno no es óptimo, la producción final puede ser inferior en comparación con los cultivos no orgánicos. Eso es lo que ocurría en el pasado. Sin embargo, los fertilizantes orgánicos, los medios de cultivo y los aditivos disponibles en el mercado han mejorado muchísimo en los últimos años, junto con un mejor conocimiento de la forma de utilizarlos.

Una nueva e importante innovación en el cultivo ecológico es el desarrollo del «súper sustrato». Se trata de un medio de cultivo que se ha modificado, ligera y cuidadosamente, con el fin de que contenga exactamente lo que el cannabis necesita para crecer en abundancia, sin la necesidad de fertilizantes. Con este método, puedes lograr resultados increíbles proporcionándoles a las plantas nada más que agua.

Aunque se venden mezclas ya preparadas, el «súper sustrato» puede hacerse fácilmente en casa. Normalmente, el súper sustrato contiene sustrato orgánico para plantar en macetas mezclado con humus de lombriz, harina de sangre, harina de hueso, guano y otros aditivos. Elaborar el tuyo propio significa que puedes desarrollar la mezcla precisa para tu variedad preferida.

  1. Mayor potencia

Proporcionar a las plantas de cannabis exactamente lo que necesitan hasta el último microbio en el sustrato es una parte fundamental del cultivo ecológico actual. Al igual que cualquier planta, el cannabis tiene requisitos específicos y muy complejos para crecer de manera óptima, y combinar esos requisitos con la mayor precisión posible permite que tus plantas puedan desarrollar su potencial por completo.

Los sistemas de nutrientes convencionales son relativamente fáciles de elaborar, ya que solo contienen los nutrientes básicos necesarios para que el cannabis sobreviva y crezca. Hay seis macronutrientes esenciales (nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, azufre y magnesio) y seis micronutrientes esenciales (manganeso, boro, cobre, zinc, molibdeno y hierro). La mayoría de las mezclas de nutrientes para el cannabis contienen estos nutrientes.

Por el contrario, los sistemas de nutrientes orgánicos suelen contener otros restos de elementos que pueden proporcionar beneficios extras al cannabis, incluso si no se clasifican tradicionalmente como esenciales.

El níquel, sodio, cobalto y el cloro son todos ejemplos de nutrientes que han demostrado ser beneficiosos para las plantas superiores, como el cannabis, pero suelen olvidarse de ellos en los alimentos comerciales. Los cultivadores orgánicos de todo el mundo informan de que el cannabis cultivado orgánicamente es superior en efecto y en potencia debido a la composición compleja de las mezclas de nutrientes utilizadas.

  1. Mejor sabor y aroma

El cannabis cultivado orgánicamente es considerado superior en sabor y aroma al cannabis de cultivo convencional, por razones similares a las descritas anteriormente. A medida que el microentorno se optimiza para que se produzca un crecimiento saludable y vigoroso, las plantas pueden producir cantidades óptimas de flavonoides, terpenoides, y de los propios cannabinoides.

Los terpenos y los terpenoides son los compuestos aromáticos que confieren al cannabis y a muchas otras plantas su fragancia. Decenas de estos compuestos están presentes en el cannabis, y son responsables de dar a cada variedad su aroma cítrico, dulce, picante o a pino. Cuanto más abundantes sean estos terpenos y terpenoides, más aromático y mayor sabor tendrá el producto final.

Los flavonoides son otro metabolito secundario de muchas plantas, incluido el cannabis. A menudo traen consigo una amplia gama de efectos antioxidantes que contribuyen a la longevidad y la salud en general.

El cannabis cultivado orgánicamente no contiene los pesticidas ni los insecticidas sintéticos de los métodos convencionales de cultivo comercial. También es importante pensar en cómo estos aditivos artificiales afectan al sabor y al aroma general de un cogollo.

  1. Un microbioma abundante

Otro aspecto del cultivo de cannabis orgánico que puede ayudarnos a conseguir mejores rendimientos, y un sabor y potencia mejores, es un microbioma abundante en el sustrato («microbioma» se refiere a la comunidad de microbios presentes en un entorno determinado).

Las mezclas de sustrato orgánicas son ecosistemas vivos complejos por derecho propio, que contienen una gran cantidad de bacterias, hongos y otros organismos microscópicos, como gusanos nematodos. El ambiente estéril encontrado dentro de muchos medios de cultivo no orgánicos no soporta este nivel de complejidad.

Se ha realizado una cantidad importante de trabajos de investigación sobre el cannabis y otros cultivos importantes que han demostrado que un sustrato con un microbioma abundante tiene múltiples beneficios. Permite la fijación de nitrógeno y la retención de agua, estimula el crecimiento y ayuda a prevenir las enfermedades de las raíces. Hacer tu propio súper sustrato y dejarlo reposar durante unos treinta días antes de usarlo permite que una gran cantidad de hongos y otros microorganismos beneficiosos se establezcan y pueblen el sustrato.

El té de compost orgánico es otra excelente manera de crear un cultivo de bacterias beneficiosas y necesarias para un microbioma sano. El té de compost implica macerar el compost durante dos o tres días en agua y remover constantemente para proporcionar oxígeno (permitir que las condiciones dentro del contenedor donde se infusiona la mezcla sean anaeróbicas hace que se desarrollen bacterias no saludables en lugar de las de tipos beneficiosos).

  1. Menor impacto medioambiental

Por supuesto, la forma más respetuosa con el medioambiente a la hora de cultivar cannabis es cultivar en exterior con luz solar natural, ya que el principal impacto medioambiental negativo del cultivo de cannabis es el consumo de electricidad cuando el cultivo se realiza en interior. Además de eso, ha habido informes de pesticidas prohibidos que se han vertido en los suministros de agua en California.

Por desgracia, no se permite a todo el mundo ni todo el mundo es capaz de cultivar su cannabis en exterior (no digamos en interior). El cultivo orgánico minimiza el impacto ambiental sobre el agua en las zonas del mundo donde el cannabis se cultiva con fines comerciales.

El cultivo ecológico de exterior es el claro ganador de las credenciales ecológicas. Si no es una opción viable en tu caso, se puede minimizar el impacto ambiental general en interior. Usar nutrientes y fertilizantes orgánicos reduce automáticamente el impacto medioambiental, ya que la producción de nutrientes y fertilizantes orgánicos normalmente requiere menos procesamiento que los convencionales. Los nutrientes y fertilizantes convencionales proceden en su mayoría de combustibles fósiles y su producción requiere un uso considerable de energía.

Además, las técnicas de control de plagas orgánicas suelen tener mucho menos impacto en el medio ambiente; por ejemplo, las mariquitas se pueden utilizar para controlar los ácaros de la araña, con lo que no sería necesario utilizar las combinaciones químicas tóxicas que se usan en el cultivo convencional.

Guía práctica para cultivar cannabis orgánico

Los fundamentos del cultivo de cannabis orgánico varían dependiendo de si se cultiva en interior o exterior. Aunque muchos sostienen que el verdadero cannabis orgánico debe cultivarse en exterior, también se puede crear un ambiente orgánico en interior. El medio de cultivo (sustrato, fibra de coco, etc.) puede ser el mismo en las operaciones de cultivo tanto en interior como en exterior, pero los cultivadores de interior también deberán tener en cuenta los espectros y ciclos de luz.   

  1. Preparar el medio

Para cultivar cannabis orgánico, es imprescindible cultivar en sustrato. Mientras que los sistemas de cultivo hidropónicos producen cannabis fantástico, el agua simplemente no puede albergar los nutrientes orgánicos y los microorganismos presentes en el suelo. Los nutrientes y fertilizantes orgánicos a menudo causan problemas a los cultivadores de interior. Además, no existe consenso sobre si los sistemas de cultivo hidropónico se pueden certificar como orgánicos.

Una vez que hayas obtenido las semillas de cannabis, el sustrato es el punto de partida para cualquier operación de cultivo de cannabis. Por lo tanto, para cultivar cannabis orgánico, el suelo o sustrato también tiene que ser orgánico. Si cultivas en exterior en una parcela de tierra, debes asegurarse de que no se hayan utilizado fertilizantes químicos ni pesticidas en esa tierra durante bastante tiempo. Estos productos químicos tienden a permanecer en el suelo durante años, incluso después de que se haya dejado de cultivar.

En última instancia, es más fácil cultivar cannabis orgánico en macetas, ya que básicamente puedes hacer tu propio sustrato. Sin embargo, elaborarlo requiere unas seis meses de preparación. Este método implica mezclar productos alimenticios compostados con otro material nutricional (como restos de plantas leñosas, hojas secas, café molido, estiércol de ganado, etc.). Una vez mezclada, hay que dejar la mezcla en algún lugar entre dos y seis meses, hasta que comience a vaporizarse y liberar gases.

  1. Elaborar fertilizante apto para cannabis orgánico

La alternativa a hacer tu propio sustrato es comprar una mezcla de sustrato básico para macetas y añadirle nutrición orgánica. Este es esencialmente el proceso de fabricación de los fertilizantes. Sin embargo, la mayoría de los fertilizantes comerciales no son orgánicos, aunque los fertilizantes orgánicos pueden conseguirse en tiendas especializadas. Se puede elaborar en casa usando la siguiente receta:

  1. Extiende una capa de mezcla de sustrato básico para macetas sobre una lona grande, con fibra de coco y micorrizas (se pueden comprar en la tienda de jardinería).
  2. Añade 0,75 kg de fosfato de roca, 30 ml de sales de Epsom, 60 ml de Azomita, 120 ml de Dolomita y 1 cucharada de ácido húmico. Extiéndelos alrededor sobre la capa de sustrato.
  3. Añade otra capa de la mezcla del sustrato básico.
  4. Extiende 1 kg de guano de murciélago y luego cubre con otra capa de mezcla de sustrato básico.
  5. Extiende 1 kg de harina de sangre en una capa gruesa en la parte superior. Haz lo mismo con la harina de huesos.
  6. Usando una pala, mezcla todo junto. Traládalo a los cubos de basura con 10 litros de agua y déjelo que se cocine al sol. Al sol, las bacterias y los hongos correctos comenzarán a crecer para soportar el mini ecosistema requerido para cultivar cannabis.   

Ahora tienes sustrato que ya está fertilizado. Puede añadir más nutrientes a medida que tu cultivo avanza, pero es mejor hacerlo utilizando nutrientes orgánicos. Sin embargo, esto debería proporcionar al sustrato suficientes nutrientes para todo el cultivo. Cada vez que se trasplante a otra maceta, puede usar sustrato nuevo de tu remesa de mezcla orgánica para macetas.

  1. El mejor pesticida es no usar ningún pesticida

Con el grado correcto de cuidado y atención a los detalles, debería ser posible mantener un cultivo sin recurrir al uso de pesticidas en absoluto. Mantener las plantas ordenadas y bien cuidadas, y el cuarto de cultivo o entorno limpio y ordenado, y garantizar las condiciones óptimas para que las plantas crezcan sanas nos ayudará a tener un jardín orgánico libre de plagas.

Sin embargo, hay ocasiones en las que hasta el jardinero más meticuloso puede llegar a sentirse abrumado por los ácaros o la mosca blanca, y en estos casos, es importante conocer los efectos y las posibles consecuencias de los diferentes pesticidas disponibles, de modo que se utilice el más apropiado.

¿Qué es el piretro?

Piretro es el nombre dado a cualquiera de las varias especies del género de los crisantemos, así como a la preparación insecticida que se puede extraer a partir de dos especies, C. cinerariifolium y C. coccineum. El piretro resulta tóxico de inmediato para diferentes plagas comunes del cannabis que incluyen a los ácaros y al pulgón, y no resulta tóxico para los mamíferos.

Los principios activos del piretro, las piretrinas, se encuentran en los aquenios (las cubiertas de las semillas) de la flor, que se trituran para producir una sustancia conocida como oleorresina, una mezcla natural de aceite y resina. Esta oleorresina se procesa posteriormente para producir una emulsión, suspensión o polvo que se utilizará directamente en las plantas afectadas por plagas.

Las piretrinas son terpenoides volátiles altamente tóxicos (para las plagas del cannabis). A nivel químico, son ésteres estrechamente relacionados (por lo general son el producto final de la reacción entre los ácidos grasos y los alcoholes) con núcleos de ciclopropano: su neurotoxicidad se deriva de su inestabilidad, que es también en gran parte la razón por la que se degradan tan rápidamente al exponerlos al aire y al agua.

  1. Asociación de cultivos como forma de control de plagas

Incluso el uso de pesticidas orgánicos puede dañar el entorno natural inmediato alrededor del área de cultivo. La mayoría de los pesticidas orgánicos se usan en cantidades mucho mayores de lo que normalmente aparecerían en la naturaleza. De esta manera, su uso puede afectar de forma negativa a la vida silvestre autóctona de la zona, como murciélagos, pájaros y abejas. Es una consideración importante con respecto al uso de pesticidas orgánicos, especialmente en una zona rica en vida silvestre autóctona.

El uso correcto de las plantas compañeras puede eliminar por completo la necesidad de pesticidas. La asociación de cultivos es una técnica de permacultura que utiliza plantas que pueden disuadir a las plagas en su nombre. Esto disminuye la posibilidad de dañar el medio ambiente circundante al tratar de proteger las plantas de cannabis. También elimina la necesidad de cualquier «aditivo» para combatir las plagas.

Muchas de las plantas compañeras utilizadas con el cannabis también son excelentes hierbas culinarias o medicinales que tener en el jardín. ¡Así que no se desperdician al final del cultivo!

  1. Albahaca: este alimento básico aromático ahuyenta a los pulgones, los escarabajos de los espárragos, los mosquitos, los lombrices del tomate y la mosca blanca. Mantén un par de plantas en macetas alrededor de las macetas de cannabis para protegerlas, y al final de la cosecha, ¡prepara un poco de pesto de albahaca!
  2. Eneldo: esta es otra hierba aromática que puedes cultivar en macetas o en tu jardín de cannabis. Concretamente, el eneldo ahuyenta a los ácaros. Además de eso, las mariposas y las orugas preferirán el eneldo a tus plantas de cannabis, por lo que no te las encontrarás comiéndose tu cannabis.
  3. Milenrama: esta hierba medicinal es elogiada por su capacidad para tratar problemas del tracto respiratorio. Al mismo tiempo, ahuyenta todo tipo de plagas de tu jardín. También atrae algunos de los insectos beneficiosos, como las mariquitas.
  4. Cilantro: esta es otra hierba básica que puedes usar en la cocina una vez que haya terminado su crecimiento. El fuerte aroma del cilantro ahuyenta a los temidos ácaros, pulgones y escarabajos de la patata.

Hay una lista interminable de plantas compañeras que se pueden usar por diferentes razones. Mientras que algunas plantas atraen insectos beneficiosos, otras ahuyentan a las plagas. Algunas (como las ortigas y la milenrama) incluso se pueden plantar en el mismo suelo que las plantas de cannabis, para aumentar sus niveles de terpenos y otros compuestos aromáticos. Por ejemplo, plantar caléndulas en el mismo suelo también puede estimular el crecimiento de las plantas que las rodean.

Los fundamentos del cannabis orgánico

En última instancia, cultivar cannabis orgánico significa evitar cualquier cosa fabricada en un laboratorio. Incluso cuando los pesticidas o fertilizantes tienen orígenes naturales, suelen estar muy concentrados y, por lo tanto, no representan con precisión lo que normalmente aparecería en la naturaleza. Estos productos pueden ser beneficiosos para el cannabis, pero pueden tener un impacto negativo en el medio ambiente circundante.

La esencia del cultivo de cannabis orgánico es hacer todos tus productos en casa. Elaborar una solución con semillas de cilantro trituradas en casa es una solución orgánica para un pesticida en aerosol. Hacer té de compost es otra forma de nutrir a las plantas.

Cultivar de forma orgánica con resultados óptimos es un arte. Es raro encontrar estudios agrícolas que no impliquen el uso de algún tipo de material sintético. Como mínimo, muchas técnicas agrícolas usan materiales naturales, pero de una manera no natural, como usar piretrina en concentraciones extremadamente altas.

Se necesita mucha práctica y sin duda prestar mucha atención a los detalles para cultivar cannabis orgánico, porque el cultivo comercial de cannabis en el mundo occidental depende en gran medida de los pesticidas inorgánicos. En cualquier caso, los beneficios del cultivo de cannabis orgánico son infinitos, y se pueden aplicar los mismos principios a cualquier otro tipo de cultivo orgánico.

¿Se nos ha olvidado algo? ¡Por favor, cuéntanoslo en los comentarios!

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

9 comentarios en “Beneficios del Cannabis Orgánico: Guía Práctica para Cultivar el Tuyo”

  1. Gonzalo Macuada

    Te felicito por el gran aporte que has realizado al publicar esta noticia. En este momento trabajo con insecticidas naturales como proyecto de mi memoria, con arboles nativos…saludos desde Chile

    1. VICTOR CORNEJO

      Estimado Gonzalo,
      Ahora estoy trabajando con jardines organicos en Monterrey Mexico,
      Me gustaria comentar contigo algunas cosas sobre arboles organicos

      saludos

  2. Gracias por el aporte, una consulta, los insecticidas orgánicos a base de ajo, aji y tabaco son seguros para las abejas?

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola amigo,

      Si quieres plantear alguna pregunta sobre cultivo, ¡no dudes en visitar nuestro Foro! Es el sitio perfecto para compartir experiencias relacionadas con el cultivo con otros aficionados al cannabis. Seguro que puedes resolver cualquier duda que tengas. Aquí tienes el link:

      http://forum.sensiseeds.com/

      ¡Saludos!

      1. Tengo un cultivo de vid y he estado fumigando con aceite de neem cada tres días desde hace 6 meses. ¿Esto puede ser tóxico para las personas al consumir uvas del mismo cultivo fumigado con este aceite?

      2. Miranda - Sensi Seeds

        Hola Ricardo,

        Por razones legales, desde el blog de Sensi Seeds, sentimos no poder proporcionar información relativa al cultivo, aunque tu pregunta se refiera a una vid de uvas. Pero puedes plantear tu duda a otros aficionados al cannabis y a los expertos de nuestro foro. El foro de Sensi Seeds es el sitio perfecto para compartir experiencias relacionadas con el cultivo o cualquier otro aspecto relacionado con nuestra querida planta. Seguro que allí puedes encontrar cultivadores muy expertos en el uso de aceite de neem que puedan ayudarte. Aquí tienes el link: http://forum.sensiseeds.com/

        ¡Saludos y Suerte!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba