Contaminantes del Cannabis y Cómo Saber Si el Cannabis Está Adulterado

Las políticas de drogas prohibitivas tienen muchas consecuencias negativas, incluida la contaminación. Por suerte, a medida que avanza la legalización del cannabis, es menos probable encontrarse con cannabis contaminado. Ocasionalmente sigue apareciendo cannabis contaminado y adulterado, así que lo mejor es saber qué hay en tus cogollos y cómo estar seguro.

Los contaminantes más frecuentes del cannabis son los industriales, que son prácticamente imposibles de detectar sin un análisis de laboratorio por parte de terceros. Sin embargo, estos contaminantes son un efecto secundario de la legalización del cannabis (por cultivar en operaciones a gran escala). Por otro lado, de vez en cuando el mercado ilegal de drogas produce cannabis «adulterado», que está contaminado con sustancias utilizadas para que el cogollo parezca más fuerte y tenga un aspecto mejor, pero puede tener impactos negativos en la salud.

La única forma de evitar el cannabis contaminado es saber qué tipos de contaminantes se usan, y cómo identificarlos visualmente y con una inspección táctil.

Diferentes tipos de contaminantes del cannabis

Hay formas diferentes de detectar un contaminante dependiendo de cuál se use. Los contaminantes más habituales son Brix, arena, azúcar y laca del pelo. Todos se usan para hacer que un cannabis de menor calidad tenga mejor aspecto del que realmente tiene al hacerlo parecer más pesado o «pegajoso» al tacto.

Aparte de estos, también hay contaminantes industriales como pesticidas y metales pesados. Es muy difícil para el consumidor medio identificar estos contaminantes, por lo que muchas empresas proporcionan análisis realizados por terceros a sus productos. La mayoría de los contaminantes, ya sean industriales o de otro tipo, disminuyen la calidad de la experiencia general del cannabis e incluso pueden presentar riesgos para la salud de quienes los consumen.

1. Arena como contaminante del cannabis

Cuando se cultiva en exterior, no siempre pueden evitarse los restos de arena y tierra, sobre todo cuando la planta se vuelve pegajosa durante la floración. A veces pueden quedar pequeños restos de material en el medio de transporte, como las bolsas de plástico. Sin embargo, el cannabis a menudo se contamina de forma intencionada con arena o arena de cuarzo. Así hacen que parezca que los cogollos tiene más tricomas y que pesan más.

La inhalación de cuarzo (polvo de sílice cristalino) o arena representa un riesgo de desarrollar silicosis, una forma de neumoconiosis, que es una enfermedad pulmonar grave que causa inflamación en los lóbulos superiores de los pulmones. Sin embargo, la aparición de silicosis generalmente se produce solo después de inhalar grandes cantidades y durante un período prolongado de tiempo.

2. Azúcar como contaminante del cannabis

El cannabis que sabe más dulce de lo normal podría estar infusionado con azúcar. Las pruebas de glucosa estándar, disponibles en las farmacias en pequeñas tiras de papel, pueden detectarlo de inmediato. El azúcar se utiliza con frecuencia como » agente expansor» del cannabis, para hacer que la planta pese más en seco y que los que trafican con ello puedan obtener beneficios.

El azúcar se disuelve en agua hirviendo que, cuando se ha enfriado, se pulveriza sobre las plantas. El agua se evapora dejando una capa pegajosa. Si se ha utilizado azúcar blanco, los cogollos pueden tener un aspecto muy pálido. También se emplea azúcar moreno porque su color se parece más al de los tricomas maduros.

El azúcar a veces se usa para mejorar la experiencia de fumar de tabaco y con frecuencia se añade al tabaco durante el proceso de fabricación. Por lo tanto, se ha estudiado el efecto de la inhalación de azúcar en el contexto del tabaquismo. Fumar azúcares aumenta los niveles de formaldehído, acetaldehído, acetona, acroleína y 2-furfural en el humo del tabaco y contribuye de forma significativa a los efectos adversos de fumar tabaco.

Aunque esto no se ha confirmado en el contexto del cannabis, puede suponerse que la inhalación de contaminantes del azúcar puede tener muchos efectos no deseados en la salud de los consumidores.

3. Fertilizantes de Brix usados para “expandir” el cannabis

El verdadero significado de «Brix» es una unidad de medida para medir el peso de ciertos azúcares y carbohidratos en las plantas. Todas las plantas requieren un cierto grado de azúcar y carbohidratos para crecer y sobrevivir, y esto incluye al cannabis. Ciertos fertilizantes químicos se fabrican con el propósito de aumentar el Brix y, por lo tanto, de fomentar un mayor crecimiento.

Los fertilizantes de Brix suelen usarse como forma de aumentar el peso del cannabis. Supuestamente, los cogollos se sumergen en este fertilizante después de la cosecha y luego se cuelgan para secarlos. Esto hace que los cogollos pesen más y así los vendedores tienen un mayor margen de beneficio.

Es muy difícil identificar el Brix como contaminante, ya que es prácticamente invisible. Sin embargo, los cogollos se queman muy mal y los consumidores pueden notar un sabor químico en los cogollos que están adulterados con fertilizantes de tipo Brix.  

4. Laca del pelo como contaminante del cannabis

A menudo se usa laca para el pelo como una forma de preservar el cannabis de hace tiempo y seco. Esto se ejemplificaba a la perfección antes de la renovación del Sensi Seed Bank, donde los clientes podían ver largas colas que se conservaban perfectamente con laca del pelo.

La laca del pelo también se usa en ocasiones para mejorar el valor estético del cannabis. Los cogollos parecen más brillantes, pegajosos y en general más fuertes.

Como es natural, no se recomienda inhalar laca del pelo. Para empezar, es inflamable, y en segundo lugar, contiene productos químicos agresivos que no deben consumirse por vía oral y mucho menos inhalados. Suele ser más fácil detectar la laca para el pelo en comparación con otros contaminantes, ya que tiene una fuerte fragancia con aroma a químicos. Además, los cogollos rociados con laca del pelo tienden a volverse duros y compactos.

5. Contaminantes industriales: fertilizantes y pesticidas

Los fertilizantes, pesticidas y fungicidas suelen utilizarse durante el proceso de cultivo para proteger contra ciertas plagas y la pudrición del tallo. Aunque se utilizan para mejorar el crecimiento, a menudo afectan negativamente al consumidor del producto final y al medio ambiente natural. Es prácticamente imposible sin pruebas de laboratorio realizadas por terceros identificar la presencia de fertilizantes y pesticidas. Son invisibles a simple vista y a veces ni siquiera afectan al sabor del cannabis.

Las piretrinas (insecticidas para la protección de plantas y la fumigación de cultivos) potencialmente conducen a la neurotoxicidad (daño del sistema nervioso). Además, pueden producir síntomas graves relacionados con el asma, aunque todavía no se ha confirmado la conexión entre las piretrinas y el asma.

Los contaminantes industriales son un subproducto de la industria legal del cannabis. Con el fin de maximizar el rendimiento de la planta, disuadir a las plagas y aumentar la rentabilidad, se utilizan fertilizantes y pesticidas químicos. Estos contaminantes no son característicos del mercado negro del cannabis, aunque algunos cultivadores clandestinos usan dichos contaminantes.

Los contaminantes industriales se pueden eliminar hasta cierto punto utilizando una técnica llamada «flushing» o lavado de raíces. Esto significa que durante la última etapa de vida de las plantas, no reciben fertilizantes ni nutrientes, sino simplemente agua, lo que permite que la planta se limpie de los nutrientes o productos químicos que quedan en las flores. Sin embargo, así no se eliminan todos los contaminantes ni tampoco es el método más efectivo.

6. Astillas de plomo y polvo de plomo

El plomo, como metal pesado, es sumamente peligroso para la salud y, por lo tanto, puede ser la sustancia más peligrosa que se añade al cannabis. Las astillas de plomo, que son extremadamente difíciles de detectar a simple vista por su color oscuro, solo pueden identificarse bajo el microscopio (como un microscopio de bolsillo pequeño).

El envenenamiento con plomo puede dañar el sistema nervioso central y periférico. Afecta al cerebro, hígado, riñones y huesos, y es especialmente peligroso para los fetos no nacidos. Aparte de algunas excepciones, los compuestos del plomo son clasificados como peligrosos para la reproducción.

En 2007, la ciudad alemana de Leipzig informó de 597 casos de usuarios que fumaron cannabis contaminado con plomo. Unos 163 consumidores sufrieron intoxicación por plomo que requirió tratamiento y 73 usuarios presentaron concentraciones de plomo que hubo que controlar. De 160, 113 consumidores necesitaron tratamiento médico y 35 fueron hospitalizados. El plomo se almacena en los dientes y los huesos, por lo que puede tardarse mucho tiempo en eliminarlo con éxito del cuerpo (a veces hasta 37 años). En este video, se puede ver a George Wurth de DHV (Deutscher Hanf Verband = Alianza Alemana del Cáñamo) haciendo unas declaraciones sobre la contaminación con plomo del cannabis (disponible solo en alemán).

7. Hongos como contaminante del cannabis

El cannabis plagado de hongos que huele a humedad y a moho es relativamente fácil de identificar. Según el grado de moho, el cannabis puede presentar puntos blancos y peludos. El cannabis se pone mohoso generalmente durante el ciclo de crecimiento o como resultado de que los cogollos de cannabis se guardan y se curan mal.

Las esporas de moho pueden ser una amenaza, sobre todo para los consumidores que ya sufren alergias o asma, o que tengan un sistema inmunológico débil. Además, las personas sin problemas de salud anteriores pueden experimentar síntomas como problemas respiratorios, irritación de la membrana mucosa y dolores de cabeza.

8. Cristal y astillas de cristal en el cannabis

Por lo general, a simple vista no se pueden detectar en el cannabis las pequeñas astillas de cristal, en su mayoría de origen industrial, pero pueden verse con un microscopio (de bolsillo).

Las altas temperaturas (mediante la combustión) hacen que las partículas de cristal estallen, por lo que pueden formarse fragmentos afilados. Una vez que llegan al sistema respiratorio, pueden causar daños por cortes en cuestión de minutos. Cicatrizar el tejido dañado puede derivar en la enfermedad pulmonar de la silicosis, pero solo si se consume cannabis contaminado con cristal continuamente.

9. Polvos de talco para cambiar el aspecto del cannabis

El talco es un mineral blanco mate de tacto grasiento, al que por lo tanto a menudo se llama esteatita. El cannabis cubierto de polvos de talco parece más resinoso y pesado, pero también le aclara el color mucho. Además, se pierde el olor típico del cannabis.

Los polvos de talco afectan al sistema respiratorio y a los bronquios de manera negativa. La inhalación excesiva de polvos de talco puede causar enfermedades respiratorias como la talcosis pulmonar.

¿Cómo sé si mi cannabis está adulterado?

Ahora que conoces algunos de los contaminantes que se pueden encontrar en el cannabis con cierta frecuencia, estás mejor preparado para identificar el cannabis que se ha adulterado. Tienes cinco sentidos y si puedes usarlos todos para inspeccionar un pedacito de cannabis, deberías.

1. Inspección visual

Antes de consumir una nueva remesa de cannabis, asegúrate de inspeccionar de cerca los cogollos, con una lupa si hace falta. Estate atento a las sustancias cristalinas y blanquecinas (que NO son tricomas, la diferencia con algunos contaminantes de mayor calidad puede ser insignificante, así que ¡ten cuidado!), así como a los tallos que parecen estar recubiertos de una sustancia extraña. A menudo, los tallos son un claro indicativo de la presencia de contaminantes, ya que las partículas finas suelen quedar ocultas en la superficie irregular de los propios cogollos.

La inspección visual debería ayudarte a identificar el azúcar o las astillas de cristal en los cogollos, así como cualquier tipo de moho u hongo que pueda esconderse en los cogollos o en los tallos.

2. Inspección táctil

Frota un trozo de cogollo o tallo entre los dedos para comprobar la presencia de aerosoles. Puede que notes una textura seca, como la tiza, así como los granos individuales de arenilla, vidrio o azúcar. Además de utilizar los dedos, también puedes tocar el cogollo con la punta de la lengua y luego pasar la lengua por los labios o el paladar para determinar si hay sustancias granulosas. Ten cuidado de no tragarte ningún contaminante, porque pueden ser perjudiciales.

3. Sabor y olor

El sabor y el olor del cannabis pueden decir mucho sobre qué contaminantes, si los hay, están presentes en los cogollos. Sin embargo, no siempre tienes que esperar hasta fumarlo para detectarlos. Puedes oler el cogollo para detectar algo que huela como a perfume, igual que huele la laca. También puedes poner la lengua en el cogollo. Si sabe más dulce de lo normal, puede estar recubierto de azúcar.

Otros métodos de detección

  • Si ya has empezado a fumarte un porro, puedes evaluar la calidad del propio humo. Si el humo es especialmente molesto y químico, puede indicar la presencia de contaminantes. Además de contaminantes pulverizados, también puede indicar la presencia de moho o de excesivos nutrientes que no se han eliminado con el lavado de raíces.
  • De cualquier manera, si el cogollo tiene un sabor especialmente malo, es muy posible que contenga productos químicos nocivos para la salud. El cannabis cuyas raíces se han lavado adecuadamente y que se ha cultivado profesionalmente debe tener un sabor limpio, jugoso, así que siempre presta atención al sabor.
  • Otra forma muy importante de detectar impurezas es comprobar la ceniza. Algunos contaminantes comunes, en particular el polvo de gravilla utilizado en la construcción, hacen que la ceniza de los porros de cannabis se vuelva dura y compacta, de modo que cuando se tira la ceniza del porro, se queda en su sitio. Dicha ceniza también puede ser de color muy oscuro, aunque no siempre es así.

Consejos generales para detectar el cannabis adulterado

El conocimiento y la educación, ambos objetivos de Sensi Seeds, son fundamentales para la protección del consumidor en todo lo relacionado con el cannabis. A continuación, incluimos unos cuantos consejos generales que pueden ayudarte a reconocer el cannabis contaminado o adulterado y, con suerte, a evitar su consumo. Hay que tener precaución cuando:

  • sospechosamente los cogollos pesan mucho
  • el cannabis se quema como una bengala o Shisha de carbón después de encenderlo
  • cuando se enciende la punta del porro, suelta chispas
  • desprende un olor a químico, como de plástico, mientras se está quemando
  • los residuos de ceniza son duros y negros, y se vuelven grasosos y aceitosos al aplicarles un poco de presión
  • los cogollos son especialmente blancos y parecen estar cubiertos de una sustancia cristalina o brillante
  • los cogollos se desmenuzan demasiado, están muy huecos y pueden deshacerse fácilmente
  • los cogollos no se secan cuando se dejan expuestos al aire
  • pueden encontrarse residuos en el envoltorio: material granulado, cristales y arenilla o sustancias en polvo

Cada vez que se compra cannabis, hay que examinarlo para ver si hay contaminantes. Saber que sigue circulando por el mercado cannabis contaminado, y que hay formas de identificarlo, ayuda a los consumidores a pecar de precavidos al adquirir cannabis.

Ayuda e información

Debido al comercio de drogas ilegales, los afectados por cannabis contaminado no pueden simplemente devolver su cannabis, o quejarse o responsabilizar al vendedor. Por eso resulta fundamental que los consumidores estén informados.

Por esta razón la DHV tiene un “detector de expansores”, una base de datos de contaminantes conocidos y una plataforma digital  en la que las víctimas pueden contar sus experiencias.

El Cannabis College Amsterdam, un centro de información sin ánimo de lucro situado en el centro de Ámsterdam, ofrece asesoramiento sobre todo lo relacionado con el tema del cannabis. También proporciona información y formación a los visitantes sobre los expansores de cannabis y sus peligros para la salud.

Varias iniciativas de control de drogas en Alemania, Austria, Suiza y los Países Bajos ofrecen la opción de hacer un análisis de drogas a ciertas sustancias, como la cocaína, MDMA y ketamina. Sin embargo, no se analizan otras sustancias como los hongos mágicos, el cannabis y los productos de las smart shops.

Enfoque para resolver el problema de la contaminación

La legalización del cannabis es un enfoque para resolver el problema de la contaminación. Teóricamente, en un sistema bien regulado, las plantas podrían cultivarse legalmente bajo supervisión. Los consumidores podrían conseguir información y recibir formación. La producción, la distribución y el consumo se adaptarían a la legislación.

A través de la despenalización y la regulación de la industria en su conjunto, el legislador tendría más control sobre la calidad del cannabis.

Por último, el cultivo legal general de la planta para uso personal, tanto si es por motivos medicinales como recreativos, sería una acción significativa para evitar los peligros de los expansores del cannabis. Después de todo, estas son las cualidades de un sistema de cannabis legal debidamente diseñado.

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones referentes al consumo del cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que revise las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

5 comentarios en “Contaminantes del Cannabis y Cómo Saber Si el Cannabis Está Adulterado”

    1. Diana - Sensi Seeds

      Hola amigo,
      Nosotros no podemos contestar a ese tipo de preguntas. Si tienes más dudas o bien quieres conocer las experiencias de otras personas, también puedes plantearlas a otros usuarios de cannabis en nuestro foro:

      http://forum.sensiseeds.com/

      Gracias y suerte!

  1. Hola, Estoy muy preocupado por haber consumido Cannabis adulterado con brix. Hay algo Que se pueda hacer para contrarrestarlo?? De los 5 gr Que compré, ME fumé 1,5gr y El resto vá a La basura. Creen ustedes Que por ESA Dosis He podido perjudicar gravemente mi salud?? Les agradecería toda La información posible acerca de La inhalación de ese humo. Y saber si Hay Alguna forma de «limpiar» Mis pulmones de esa porquería. Gracias de antemano

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba