Anatomía de la planta de cannabis: De las raíces a los pistilos

Aunque la mayoría de las plantas de cannabis se cultivan por sus cogollos o flores, hay más elementos que conforman una planta de marihuana. ¿Qué partes y funciones posee, cuál es la anatomía que la hace única?

En la naturaleza, las plantas de cannabis son de floración anual. Esto significa que completan su ciclo vital (desde la germinación hasta la producción de semillas) en un año.

Sin embargo, en interiores, las plantas de marihuana pueden sobrevivir más de un año si se cultivan en condiciones controladas. Si las mantienes sanas y en constante etapa vegetativa, pueden alcanzar fácilmente varios años de vida. Las «plantas madre«, de las que tomas esquejes o clones, suelen vivir más de un año.

Normalmente, la marihuana es una planta dioica, lo que significa que puede ser macho o hembra. Sin embargo, a veces aparecen plantas monoicas, a menudo llamadas hermafroditas, porque tienen partes masculinas y femeninas. Con las genéticas modernas, y cada vez más con las semillas feminizadas, este fenómeno se debe a un estrés inducido o a una genética inestable.

A menudo, las personas que no son cultivadores de cannabis sólo les resultan familiares dos partes de la planta de marihuana: los cogollos (o flores) y las emblemáticas hojas. Pero el cannabis, como el resto de las plantas, consta de muchos más elementos botánicos.

Aquí están, de abajo a arriba, las partes básicas de la planta de cannabis y sus funciones:

Semillas

Las semillas de marihuana constituyen el principio y el final del ciclo vital de la planta. Naturalmente, las plantas de cannabis comienzan a partir de la semilla y terminan su ciclo vital cuando han producido semillas completamente maduras. Las plantas de marihuana cultivadas a partir de semillas crecen más rápido, son más fuertes, producen un mayor rendimiento y tienen mejor calidad que las cultivadas a partir de esquejes o cultivos de tejidos.

Las semillas de marihuana se forman en las flores femeninas. Tras una polinización y una fecundación positiva, la planta forma un cigoto, que es una sola célula. Mediante la división y la reproducción celular, acaba formando un embrión multicelular. Tras la polinización, las semillas tardan entre 30 y 45 días en madurar completamente.

El embrión está formado por una raíz embrionaria, también llamada radícula, un brote embrionario y dos cotiledones. La raíz embrionaria forma primero la raíz principal, llamada raíz pivotante, de la que se ramifica y forma el cepellón.

El brote embrionario, también llamado punta del brote, forma el tallo de la planta de cannabis. Y los pequeños cotiledones son los que hacen la fotosíntesis y proporcionan los nutrientes para que la plántula crezca.

Semillas regulares y feminizadas

De forma natural, la planta macho polinizará a la hembra, y esta producirá semillas, las cuales producen plantas masculinas o femeninas, aproximadamente al 50%, y se denominan semillas regulares.

Pero las semillas de marihuana también pueden ser feminizadas, dando lugar sólo a plantas hembras. Para producir este tipo de semillas feminizadas, los cultivadores ni siquiera necesitan la planta macho. Por medio del estrés, normalmente interrumpiendo el ciclo de luz durante la etapa de floración o aplicando soluciones como plata coloidal o tiosulfato de plata, se puede provocar la producción de sacos de polen en las plantas hembra.

Como estos sacos de polen se desarrollan en plantas hembras, sólo portan genes femeninos. Si este polen se transfiere a otra planta hembra, las semillas resultantes casi siempre producirán plantas hembras.

El uso más común de las semillas feminizadas es con variedades autoflorecientes. Si tienes curiosidad por saber más, puedes hacerlo en este enlace.

Raíces

Aunque las partes que están por encima del suelo se llevan la mayor parte de la atención y la admiración, las raíces son la parte más importante de la planta de cannabis. No sólo proporcionan anclaje y estabilidad, sino que también nutren a toda la planta.

El sistema radicular comienza a desarrollarse a partir de la raíz embrionaria. Una vez que el cordón radicular principal o raíz pivotante ha crecido, las raíces posteriores se ramifican y forman un sistema radicular, a veces llamado cepellón.

Las dos funciones más importantes de las raíces son suministrar agua, nutrientes y oxígeno a la planta y transportar el azúcar almacenado en las hojas a la rizosfera. Una vez trasladado al suelo, las bacterias y otros organismos beneficiosos, como los hongos y las lombrices, convertirán este azúcar en alimento aprovechable para la planta.

Lo mismo ocurre con los nutrientes que quedan atrapados en la materia orgánica. Primero hay que descomponerlos para que las raíces puedan absorberlos y transportarlos en dirección ascendente.

La parte superior del sistema radicular a veces se denomina corona radicular. La corona de la raíz es la parte del sistema radicular en la que el tejido empieza a cambiar de raíz a tallo. Estas raíces son más duras, grandes y fuertes debido a los cambios en el sistema vascular y al contacto con el aire y el oxígeno.

Tallo

El tallo principal conecta las raíces y otras partes de la planta, y alberga los componentes principales de la misma, formando el sistema vascular, que está compuesto por el xilema y el floema.

El xilema se encarga de transportar el agua, los minerales y los nutrientes desde las raíces hasta las hojas, las ramas y los cogollos.

El floema transporta azúcares, proteínas y otros compuestos orgánicos producidos durante la fotosíntesis a las raíces y otras partes de la planta.

La función del tallo es proporcionar a la planta estructura y estabilidad. A medida que crece, se vuelve más grueso y alargado.

Nudos y entrenudos

Los nudos son las ramas o tallos de las hojas que se extienden desde el tallo y otras ramas. Los entrenudos o distancias internodales son simplemente las distancias entre los distintos nodos.

El espacio entre los nudos depende sobre todo de la genética. Las plantas con predominio índica suelen presentar nudos más estrechos, mientras que las plantas con predominio sativa se caracterizan por unos entrenudos más amplios.

Los entrenudos también pueden manipularse reduciendo o aumentando la iluminación en el interior. Cuanto más cerca esté la fuente de luz de la planta, más estrechos serán los entrenudos.

Estípula

Las estípulas aparecen en los nudos, normalmente en parejas, pero también pueden crecer solas. Tienen el aspecto de pequeñas y finas hojas o puñales, y a menudo pueden confundirse con pistilos y signos de prefloración.

Se desconoce la función exacta de las estípulas en la marihuana, aunque algunos botánicos creen que sirven para proteger las hojas jóvenes recién formadas. En otras plantas, las estípulas suelen convertirse en espinas.

Ramas

Junto con el tallo, las ramas forman la estructura de toda la planta. Se cubren de hojas y, más tarde, de flores, y forman un denso dosel. Dependiendo de las genéticas y del entrenamiento, la planta de cannabis presenta una ramificación más o menos tardía. Por eso algunas son más anchas y tupidas, y otras tienen una forma similar a la de un árbol de Navidad.

Las ramas y los tallos están formados principalmente por celulosa vegetal y calcio. Las ramas también contienen xilema, que transporta alimentos y nutrientes desde las raíces a través del tallo principal hasta las hojas y las flores.

Hojas

Las emblemáticas hojas dentadas de la marihuana representan la parte más conocida de esta planta. Su función principal es hacer la fotosíntesis y almacenar azúcar o alimento. Piensa en ellas como paneles solares orgánicos que suministran energía a toda la planta.

Las hojas de la planta de marihuana son palmeadas o digitadas, lo que significa que están divididas en lóbulos en forma de dedos que se extienden desde la base de la hoja. Los bordes suelen ser dentados, y las hojas suelen crecer en pares opuestos alternos.

La forma de las hojas puede variar, ya sea por motivos genéticos, como ocurre en las variantes Freakshow o Duckfoot, o por mutaciones, como la variegación.

Diferencias entre sativas e índicas

Aunque la clasificación sativa/índica está cada vez más desfasada, sobre todo en lo que respecta a los efectos de la marihuana, sigue siendo razonablemente válida en cuanto a la morfología.

Las hojas de las sativas son más finas, más claras, y suelen constar de más hojas o dedos, mientras que las de las índicas son más gruesas, más oscuras, más gruesas, y suelen tener menos hojas. Esto es simplemente una expresión genética de las condiciones en las que se crearon. Las genéticas sativas son originarias de las zonas más cercanas al ecuador, en regiones con temperaturas más altas, mayor humedad y mucha luz solar.

Las genéticas índicas proceden de zonas montañosas más rigurosas, con vientos más fuertes y climas más duros. Para compensar la menor luz solar, las hojas evolucionaron hacia una morfología más gruesa y voluminosa, con una superficie mucho mayor.

Aunque todas las hojas de cannabis cumplen la misma función, existen algunas diferencias sutiles en su aspecto:

Hojas de cotiledón

Los cotiledones son las primeras partes de la planta de marihuana que aparecen en la superficie. Como ya contienen clorofila, sintetizan el CO2, el agua y la luz solar para convertirlos en azúcares y nutrientes que la joven plántula necesita para crecer.

Los cotiledones suelen presentarse en parejas, pero no es raro encontrar una tercera hoja adicional. A diferencia de las demás hojas, no están dentadas. Cuando han crecido un poco, aparecen un par de hojas verdaderas en el centro.

En cuanto la planta ha utilizado todos los nutrientes almacenados en los cotiledones, estos cambian de color y se caen.

Hojas de abanico

Aunque el primer par de hojas verdaderas sólo cuenta con un lóbulo o lámina, estas presentan los márgenes dentados característicos y una terminación puntiaguda. Con cada nuevo nudo que crece, el número de foliolos o láminas de las hojas aumenta hasta alcanzar su máximo.

Las hojas de abanico suelen ser la parte más grande de la planta de cannabis. No contienen muchos cannabinoides o terpenos y no están cubiertas de tricomas como las hojas de azúcar. Pero las hojas de abanico son una parte esencial de todas las plantas de marihuana.

Su función principal es almacenar agua, captar la luz solar y producir alimentos mediante la fotosíntesis. También son un buen indicador del estado de salud de la planta. Cualquier deficiencia de nutrientes, sequía o exceso de riego, infestación de plagas o signos de enfermedad o estrés aparecerán primero en las hojas.

Una decoloración, marchitamiento o daños mecánicos en las hojas indican que algo va mal. Vigila de cerca las hojas para asegurarte de que tu planta goza de buena salud.

Los estomas están situados en el envés de las hojas. Su función es asegurar el intercambio de vapor de agua, oxígeno y dióxido de carbono entre el entorno y la planta.

Hojas de azúcar

Las llamadas «hojas de azúcar» son aquellas que brotan de las flores de marihuana. El nombre hace referencia a su aspecto, ya que poseen glándulas de tricomas más prominentes que las de otras hojas. También presentan una mayor concentración de cannabinoides y terpenos.

Aunque cumplen la misma función que el resto, su aspecto es ligeramente diferente. Son más finas, tienen menos hojas y su forma se asemeja más a la de una lanza.

Estructuras presexuales

La marihuana es una especie dioica, lo que significa que existen plantas masculinas y femeninas. Con las genéticas modernas, sobre todo debido al estrés o a la inestabilidad genética, las plantas de cannabis también pueden ser hermafroditas. Esto significa que forman órganos reproductores femeninos y masculinos en la misma planta.

A medida que la planta de cannabis madura y se acerca a la etapa de floración, aparecen las estructuras presexuales o «preflores». Las preflores son sólo el comienzo de los órganos sexuales femeninos o masculinos. Tanto las estructuras femeninas como las masculinas aparecen en los nudos o donde las ramas se unen al tallo principal.

Las plantas hembras poseen pequeñas estructuras en forma de pera con pelos blancos que salen de las brácteas. Las plantas masculinas cuentan con estructuras más rellenas y convexas de las que no salen pelos.

Estambres – los órganos reproductores masculinos

Las plantas macho de marihuana no tienen flores. En su lugar, cuentan con sacos de polen con forma de pequeñas bolas o huevos, normalmente de unos 5 milímetros de tamaño, que contienen granos de polen. El estambre está formado por los sacos de polen (o «anteras») y el filamento que sujeta las anteras a la planta.

A medida que la planta masculina madura, las anteras se abren y liberan el polen al aire y al entorno. Cuando el polen se posa en los pistilos de una planta hembra, esta empieza a producir semillas y a reproducirse.

Flores

Las flores o «cogollos» son las partes de la planta que contienen más cannabinoides y son la razón por la que la mayoría de la gente cultiva plantas de marihuana. Su función principal es recoger el polen y producir semillas. Los cultivadores ordinarios prefieren que esto no ocurra. La polinización desplazaría la energía de las plantas hacia la producción de semillas y arruinaría la calidad de las flores.

Aunque los cogollos parecen estructuras compactas, están formados por grupos de muchas partes más pequeñas:

Brácteas

Las brácteas son pequeñas estructuras en forma de lágrima que en realidad son hojas modificadas que, junto con las bracteolas, encierran y protegen la vaina de la semilla. Se encuentran en la base de la flor y aparecen justo antes de la etapa de floración.

Su tamaño, forma y color pueden variar de un cultivo a otro. Sin embargo, suelen medir entre 2 y 6 milímetros de ancho, y su color puede variar de verde a morado, magenta, rojo o azul.

Una vez que la planta hembra ha sido polinizada, las brácteas se convierten en un primitivo ovario o incubadora de semillas. Protegen las semillas a medida que crecen y maduran, y finalmente se desprenden.

Las brácteas presentan la mayor densidad de glándulas de resina de todas las partes de la flor de la marihuana. Aportan la mayor parte del peso y del contenido de cannabinoides y terpenos de los cogollos.

Cáliz

Muchos cultivadores y autores denominan cálices a las brácteas, pero esto es incorrecto. Las flores femeninas del cannabis tienen células de cáliz, pero no tienen un cáliz definido. Las células del cáliz forman parte del perianto, una capa transparente de tejido delicado que cubre parcialmente el óvulo.

Pistilos y estigmas

Los pistilos y los estigmas son los órganos reproductores femeninos de la planta de cannabis. Los pistilos son estructuras ovaladas con un solo óvulo encerrado por bracteolas y brácteas, y dos estructuras parecidas a pelos que crecen en la punta llamadas estigmas.

Los estigmas sirven para atrapar el polen. Al principio son rectos y blancos. A medida que la planta y sus flores maduran, empiezan a curvarse y a cambiar de color, que suele pasar de blanco a amarillo y luego a marrón.

Muchos cultivadores se refieren a los estigmas (también incorrectamente) como el pistilo. Sin embargo, el pistilo es todo el órgano reproductor, incluidos los dos estigmas.

Cola

La cola es el cogollo principal de la planta, la flor superior del tallo principal. Al igual que la flor se compone de muchas partes más pequeñas, la cola es un conjunto de varias formaciones florales reunidas. La cola es la flor más grande y pesada de la planta.

Cogollos de «palomitas»

Se denominan cogollos de palomitas a las flores más pequeñas que suelen encontrarse en la parte inferior de la planta o en la parte baja de la rama. Como estas partes no reciben tanta luz como las superiores, tienden a producir menos resina y son menos potentes.

Tricomas

Los tricomas son pequeñas glándulas de resina con forma de seta que parecen diminutos cristales y cubren los cogollos y las hojas de azúcar. Aunque la mayoría de los tricomas se encuentran en los cogollos, los tallos, las ramas y las hojas también tienen tricomas.

Tanto las plantas de cannabis macho como las hembras poseen tricomas. Producen todos los fitoquímicos del cannabis, como cannabinoides, terpenos y flavonoides.

Los tricomas pueden variar en forma y tamaño, y hay diferentes tipos:

  • Tricomas capitados de 100 µm. 
  • Tricomas cistolíticos de 50 µm.
  • Tricomas sésiles capitados de 20 µm.
  • Tricomas bulbosos de 10 µm.

Todas las partes de la planta de marihuana tienen su función y uso. Desde la germinación, pasando por la etapa vegetativa y la floración, todas ellas cumplen su cometido para acabar produciendo la mejor cosecha. Esperamos que ahora conozcas mejor la anatomía de la planta de cannabis, sus diferentes partes y sus funciones.

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

7 comentarios en “Anatomía de la planta de cannabis: De las raíces a los pistilos”

    1. Scarlet Palmer - Sensi Seeds

      Hola Philipe ,

      Suenan como las flores masculinas. Claro, puedes usarlos en té, aunque contienen solo una pequeña cantidad de THC.

      Con los mejores deseos,

      Scarlet

  1. Soy principiante en cutivo de canabis. Vuestro artículo es sumamente interesante y educativo… Gracias por ello.

  2. Les digo una cosa muchachos, me quedé sorprendido al leer sus artículos, me quedé tan maravillado con todo lo que hay detrás de esta tan polémica planta; es asombroso todo lo que ustedes hacen, lástima que no toda la gente lo mire así tal y como es, y no la reputación que tiene en varias partes del mundo. No me queda mas que decirles felicidades los admiro y sigan adelante descubriendo más bondades de esta maravillosa planta.

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Andrez,

      ¡¡Muchas gracias por tus palabras!! Sin duda, seguiremos adelante con nuestra tarea: devolver la planta de cannabis al lugar que le corresponde en la sociedad.
      Esperamos que sigas visitando el blog de Sensi Seeds para estar al día de todo lo relacionado con el cannabis: https://sensiseeds.com/es/blog/

      ¡Saludos!

      1. Amigos es la primera vez que cultivo cannabis. Tengo 2 plantas pero soy muy ignorante.
        Cuál es el mejor momento para cosechar?
        En qué lugar encuentro las semillas?

      2. Mark - Sensi Seeds

        Buenas tarde Ana,

        ¡Gracias por tu pregunta!

        Afortunadamente, tenemos un artículo sobre Cómo Cosechar las Plantas de Cannabis aqui mismo.

        Con respecto a las semillas, la mayoría de los cultivadores de cannabis cultivan la planta para producir sensimilla, refiriéndose a la femenina flor sin semillas que no ha sido polinizada por el macho.

        Cuando se distribuye el poland, todo el cultivo corre riesgo de polinización. Las flores femeninas que han sido fertilizadas con poland detendrán su desarrollo para producir semillas, lo que limitará la producción de flores. Las semillas se encontrarán and cultivos que hayan sido polinizados.

        Este artículo sobre El Ciclo de Vida del Cannabis: De la Semilla a la Cosecha tambien podria ser de utilidad para ti.

        Espero que esto responda a tus preguntas.

        Con los mejores deseos,

        Mark

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba