Los 10 Datos Más Interesantes sobre las Semillas de Cannabis Feminizadas

Algunos cultivadores subestiman las semillas de cannabis feminizadas, mientras que para otros, ¡sobre todo para los principiantes!, siguen representando una fuente de confusión. Aquí tienes 10 datos de interés sobre las semillas de cannabis feminizadas que puedes compartir con tus amigos.

Cualquiera que haya consumido cannabis alguna vez le debe ese placer al aspecto femenino de la planta. La razón es que las plantas hembra de cannabis contienen mayores concentraciones del cannabinoides más deseado, el THC. Por este motivo, los cultivadores separan las plantas de cannabis masculinas y femeninas para proteger a las hembras de la polinización. Las semillas feminizadas eliminan la necesidad de este tipo de «separación», ya que básicamente se garantiza que las plantas son femeninas. 

  1. La creación de versiones feminizadas de las semillas de una planta no se inició con el cannabis, sino que era una técnica que se había utilizado en la agricultura durante muchos años antes de adaptarse con éxito para el cannabis en la década de 1980.  
  2. Existen varios métodos diferentes para crear semillas de cannabis feminizadas, pero todos se basan en estresar a una planta hembra hasta que se convierta en hermafrodita y produzca polen, que luego se utiliza para fecundar a otra planta hembra. 
  3. Cuando se lanzaron por primera vez las semillas de cannabis feminizadas, a algunos cultivadores les preocupaba que las plantas producidas fueran hermafroditas inestables. Estos temores resultaron infundados en su mayoría, y a medida que las técnicas de feminización siguen mejorando, este problema ocurre en raras ocasiones a día de hoy. 
  4. Las semillas de cannabis feminizadas producen plantas feminizadas, no femeninas, según las definiciones científicas adecuadas. No obstante a veces se les sigue llamando «semillas femeninas». Como todas las plantas que producen deben crecer y florecer como hembras, es fácil ver cómo se usan los dos nombres indistintamente. 
  5. Cuando las semillas de cannabis feminizadas se pusieron por primera vez a la venta, eran más caras, en ocasiones mucho más caras, que las semillas de cannabis regulares. Afortunadamente, hoy en día hay muchas variedades diferentes de semillas de cannabis feminizadas de buena calidad y muy asequibles disponibles, que proporcionan a los cultivadores una amplia gama de precios. 
  6. Las semillas de cannabis feminizadas crecen bajo las mismas condiciones que las semillas de cannabis regulares, y no requieren nutrientes, técnicas, ni equipos extra o especiales. 
  7. Las condiciones de almacenamiento necesarias para las semillas de cannabis feminizadas son exactamente las mismas que las de las semillas regulares. Hay que guardarlas en un lugar seco y oscuro, a una temperatura de entre 5 y 7 grados centígrados. Generalmente, la puerta de un frigorífico es un sitio perfecto. 
  8. Las semillas de cannabis feminizadas ofrecen ventajas a casi todos los cultivadores, pero sobre todo a las personas que cultivan su propio cannabis medicinal ya que pueden disponer de menos tiempo y energía para comprobar la plantas y eliminar los machos cuando empiezan a aparecer, como hay que hacer con las semillas de cannabis regulares. 
  9. Existe una idea errónea sobre las semillas de cannabis feminizadas, concretamente que están genéticamente manipuladas. La manipulación genética describe los procesos de cría selectiva que también podrían producirse de forma natural: Skunk #1 y el resto de los híbridos de cannabis podrían llamarse correctamente «genéticamente modificados». Por otro lado, la ingeniería o manipulación genética se produce cuando el ADN de una especie se funde directamente con el ADN de otra: tomates con genes de peces, por ejemplo. Por suerte, esto todavía no se ha producido con el cannabis; las semillas de cannabis feminizadas, aunque suponen un avance fantástico en la cría, no son el resultado de la manipulación genética. 
  10. Sensi Seeds tiene una selección cada vez mayor de semillas feminizadas, en respuesta a las muchas peticiones de nuestros fans de versiones feminizadas de nuestras variedades más populares y galardonadas. Para encontrar algunas de las semillas feminizadas más asequibles y de gran calidad disponibles en internet, también puedes explorar la selección de White Label.  

¿Sigues sintiendo curiosidad por las semillas de cannabis feminizadas después de leer esta lista de los 10 datos más interesantes? Genial, ¡es justo lo que esperábamos que pasara! Queda mucho más que aprender sobre las semillas feminizadas y sobre cómo se utilizan para minimizar la intersexualidad. Así que si te pica la curiosidad, sigue leyendo para tener más información detallada.  

Semillas feminizadas – Cría para minimizar la intersexualidad 

Cuando compras una semilla de cannabis regular, hay una probabilidad de 50/50 de que la planta crezca siendo femenina. Sin embargo, bajo ciertas condiciones de estrés, incluso una planta hembra puede madurar y desarrollar tendencias intersexuales. 

De hecho, esto constituye el principio básico de cómo se desarrollaron las semillas feminizadas. Pero mitigar estas tendencias intersexuales también es el objetivo del desarrollo de semillas feminizadas estables. Sensi Seeds lleva años perfeccionando el proceso de cría o mejora vegetal feminizada, todo para que los cultivadores domésticos puedan minimizar la posibilidad de intersexualidad en sus plantas.  

A diferencia de los organismos más complejos, el cannabis no es rigurosamente de un sexo u otro. Es una especie muy inusual ya que es una planta anual que también es dioica (que produce flores masculinas y femeninas separadas en diferentes plantas). Sin embargo, cada planta de cannabis tiene la capacidad de producir flores del sexo opuesto bajo ciertas condiciones. Es un mecanismo de supervivencia para la especie, que permite que el cannabis prospere y se reproduzca a la vez que es anual y dioico. 

Algunas plantas se vuelven intersexuales con bastante facilidad, en respuesta al estrés en el entorno de cultivo, como las fluctuaciones de temperatura, la irregularidad del ciclo de luz, el daño físico, etc. Es una respuesta de supervivencia. La planta detecta que las condiciones de crecimiento no son favorables, lo que significa que sus posibilidades de reproducción son menores. Las malas condiciones implican que es menos probable que una planta sobreviva toda la temporada, y también que haya menos posibilidades de que una planta del sexo opuesto esté lo bastante cerca como para que se produzca la polinización cruzada.  

En estas condiciones, a algunas plantas hembra le saldrán flores estaminadas (macho) con el fin de producir su propio polen. Luego, podrían fertilizar sus propias flores pistiladas (hembra) y producir semillas que se podrán volver a cultivar la siguiente temporada. Las plantas macho a veces le salen flores pistiladas, pero esto es menos común. 

Métodos antiguos y nuevos para la cría de semillas feminizadas 

Cuando las semillas feminizadas se desarrollaron por primera vez, los criadores utilizaron dos plantas femeninas para cultivar semillas feminizadas. Se determinó que una tenía tendencias hermafroditas (proclive a producir flores masculinas cuando se estresaba), mientras que la otra no presentaba esta tendencia. La irregularidad del ciclo de la luz y la poda se usaron para forzar a las plantas con tendencia intersexual a producir flores masculinas. El polen de esta planta se utilizó para polinizar a la otra planta femenina.  

Este método presentaba una desventaja costosa. Dado que el «donante de polen» era una planta con fuertes tendencias intersexuales, había una probabilidad muy alta de que esta tendencia pasara a la semilla posterior. 

Cuando Sensi Seeds y White Label decidieron ofrecer semillas feminizadas, el proceso ya era infinitamente mejor. Usando diferentes técnicas, se forzaba a las plantas femeninas con una tendencia menor a volverse intersexuales a producir flores masculinas. Esto significaba que su descendencia no tendía más que una planta de cannabis hembra normal a volverse intersexual.  

Para esta técnica, no había necesidad de una planta femenina que mostrara una fuerte tendencia intersexual, a diferencia de los métodos de desarrollo anteriores. Por lo tanto, la posibilidad de que una planta cultivada a partir de una semilla feminizada presente rasgos intersexuales se redujo drásticamente. Así es como se producen las semillas feminizadas que ofrecen Sensi Seeds y White Label.  

En resumidas cuentas, la intersexualidad es una parte fundamental del genoma del cannabis. Cada planta individual simplemente tiene una mayor o menor tendencia a volverse hermafrodita en respuesta a diferentes condiciones. Por desgracia, no hay manera de predecir la predisposición de una planta al hermafroditismo. Dicho esto, las semillas feminizadas no son más propensas a ser hermafroditas que cualquier otra semilla, gracias a las nuevas técnicas y tecnologías. 

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Author and Expert

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba