11 mejores variedades índica

La marihuana se divide en tres grandes categorías: índica, sativa e híbridos. Tradicionalmente, los híbridos con predominio índica se asocian con un subidón corporal y una sensación de colocón. Las sativas se identifican con un subidón más cerebral. Sin embargo, hay índicas que no dan sueño, y sativas que no favorecen la creatividad.

Como existen miles de genéticas de cannabis de primera calidad, hemos querido ayudarte reduciendo las mejores índicas a una lista breve y accesible. ¡Así pues, sigue leyendo mientras enumeramos las 11 mejores variedades índicas!

1. Hindu Kush

No se puede hablar de índicas sin empezar por las clásicas, sobre todo porque son las únicas variedades que realmente son índicas o sativas puras. Actualmente, todo lo que se vende son híbridos de distinto tipo. Sin embargo, la Hindu Kush es la índica más pura que existe.

La Hindu Kush es una variedad índica pura procedente de la cordillera del Hindu Kush, entre Pakistán y Afganistán. Se importó a los Estados Unidos a finales de los años 60 y principios de los 70, pero en los 80 llegó a Ámsterdam, donde aumentó su producción de la mano de los auténticos criadores de la OG, los cuales engendraron las variedades más influyentes de todos los tiempos.  

La Hindu Kush es famosa por sus cogollos gruesos, pegajosos y resinosos, cubiertos de tricomas, lo que la convierte en la favorita de los productores de hachís. Además, la gente adora la Hindu Kush por su olor amaderado, terroso y húmedo, acompañado de un sabor ligeramente dulce y a pino. Todo ello gracias a una combinación de cariofileno, limoneno, pineno y mirceno.

Se trata de una variedad especial para los consumidores, ya que produce un subidón calmante que ayuda a mucha gente a relajarse del estrés cotidiano. La Hindu Kush es una variedad de bajo mantenimiento y tiene una corta etapa de floración, entre 45 y 50 días. También presenta un rendimiento potencial realmente excepcional. Las plantas no crecen demasiado, lo que significa que puedes cultivarlas en interiores y exteriores (el exterior es lo mejor para una planta natural como ésta).

2. Afghani #1

Justo en los primeros puestos, con la Hindu Kush en la lista de índicas clásicas, encontramos a la Afghani #1. Procedente de las montañas de Afganistán, la genética de la Afghani ha servido para crear muchos de nuestros híbridos favoritos con predominio índica. Literalmente, tus Cakes y Cookies favoritas no podrían existir sin el legado de la Afghani.

La Afghani #1 es una índica autóctona de origen natural, conocida por ese sabor dulce y terroso que solemos llamar «hachís». Es muy apreciada por sus efectos altamente potentes y su bella apariencia. Los cogollos compactos de la Afghani suelen ser de color verde oscuro con acentos morados, debido al clima en el que se ha estabilizado. Gracias a la densidad de tricomas de estos cogollos, la Afghani #1 es otro de los tesoros de los productores de hachís. El perfil de terpenos de la Afghani presenta mirceno, limoneno y pineno en abundancia.

Para los cultivadores, la Afghani #1 se desarrolla mejor en exteriores si se desea alcanzar su potencial natural. Presenta una corta etapa de floración y un gran rendimiento.

3. Granddaddy Purple

La Grandaddy Purple es una índica legendaria y una de las variedades más importantes que han existido en la historia. Es una de las responsables del fenómeno obsesivo por el color púrpura que impera actualmente en el mundo del cannabis (junto con la Purple Haze y Purple Kushes).

La Granddaddy Purple, comúnmente llamada Granddaddy Purp o simplemente GDP, es un cruce de Big Bud y Purple Urkle. Fue criada y creada inicialmente por Ken Estes a principios de los años 2000 a partir de genéticas que adquirió a través de algunos cultivadores autóctonos del norte de California.

Esta variedad es conocida por sus flores de color púrpura oscuro y su profundo aroma picante a hachís, con un trasfondo a uvas. Por su sabor dulce y sus efectos intensamente relajantes, la Granddaddy Purp es una de las variedades índicas artífices de la idea de que todas las índicas con flores moradas deben saber a uva y producir un potente subidón corporal. En el perfil de terpenos de la Granddaddy Purp abundan el mirceno, el pineno y el cariofileno.

La Granddaddy Purple es una planta excelente también para los cultivadores. Tiene una estructura corta y fornida, florece en unas ocho semanas, y te proporciona un rendimiento excepcional. En interiores, puedes obtener unos 540 g/m2, y en exteriores, unos 480 g/m2 por planta. 

4. Banana Frosting

La Banana Frosting es una recién llegada. Sensi Seeds la ha creado a partir de genéticas índicas históricas, como la Skunk Kush, Hindu Kush, Diesel y Silver Haze.  

Esta variedad puede convertirse en la próxima favorita de muchos cultivadores. La Banana Frosting, con un 70% de predominio índica, se caracteriza por su corta etapa de floración (de 50 a 65 días), unos rendimientos extremos y unos cogollos superresinosos. Pero es algo previsible, al fin y al cabo procede de variedades índicas autóctonas. Las colas de la Banana Frosting son grandes y compactas, con una forma piramidal.

Es muy probable que la Banana Frosting brinde a sus consumidores una mezcla de sensaciones estimulantes y relajadas. Es una variedad potente que no te dejará somnoliento ni apalancado. Su aroma y sabor son dulces, cítricos y ligeramente gaseosos. El sabor a plátano tiende a ser bastante discreto en comparación con el resto.

5. Zkittlez

Zkittlez es una variedad índica moderna cultivada entre 2015 y 2016 por Terp Hogz y 3rd Gen Family. Actualmente experimenta un enorme resurgimiento dentro de la cultura cannábica de la Costa Oeste. Las genéticas de Zkittlez han creado variedades mundialmente famosas como Runtz y Watermelon Zkittlez.

Zkittlez es un cruce de Grape Ape y Grapefruit. Posee un sabor muy afrutado, parecido al de un caramelo (similar al de una conocida marca de dulces), y un potente subidón cerebral que los usuarios aprecian a la hora de llevar a cabo actividades creativas. Para los consumidores, la experiencia puede clasificarse como intensa y feliz. Los terpenos de Zkittlez incluyen cariofileno, linalol y humuleno.

Para las personas que quieran cultivar Zkittlez, se puede hacer en interiores o exteriores. Lo que tú quieras. En interiores, la etapa de floración puede durar de siete a ocho semanas, mientras que en exteriores puede tardar nueve semanas. La Zkittlez suele tener un rendimiento bastante mediocre y ser algo difícil de controlar, algo que deben tener en cuenta los cultivadores principiantes. Si eres principiante, quizá quieras empezar con algo más asequible, como nuestra Hindu Kush.

6. Big Bud

La Big Bud es otra índica de la vieja escuela que Sensi Seeds ha traído al mundo. Es un cruce de Afghani, Skunk y Northern Lights que apareció a principios de los años 80. Como su nombre indica, la Big Bud es una excelente productora de flores gruesas y bulbosas. Los cogollos de la Big Bud son compactos y macizos, con tricomas resinosos por todas partes.  

Ganadora de la High Times Cannabis Cup de 1989 en la categoría de Mejor Índica, ofrece un subidón duradero y soñoliento tras su consumo. El perfil de terpenos de la Big Bud presenta una abundancia de pineno, mirceno y ocimeno, y produce sabores dulces y skunk.

Los cultivadores consideran que la Big Bud es una elección fantástica. Presenta una altura intermedia, por lo que se adapta bien a cultivos de interior, y un período de floración corto, que te permitirá entrar y salir de los distintos ciclos de cosecha con relativa rapidez. Puedes prever un rendimiento de unos 500 a 600 gramos por metro cuadrado si la cultivas en interior. En exterior, se pueden conseguir rendimientos mayores, de unos 800 a 1.200 gramos por planta.

7. Super Skunk 

La Super Skunk se desarrolló como un híbrido de Skunk #1, así que ya sabes que te esperan aromas penetrantes y efectos intensos. Fue criada por David Watson, también conocido como Sam el Skunkman, y el equipo de Sacred Seeds. Llevó la variedad a Sensi Seeds, y el resto es historia.

La Super Skunk es un cruce con predominio índica entre Skunk #1 y Afghani, lo que genera una versión «súper» de la Skunk original. Huele y sabe a queso fuerte, con un ligero matiz cítrico como cabría esperar. El cariofileno, el humuleno y el limoneno realzan estos aromas y sabores. En cuanto a los efectos, la gente utiliza la Super Skunk para aliviar el estrés y el dolor.

8. Northern Lights

Pocas variedades de marihuana índica superan a la Northern Lights. A día de hoy, es una de las variedades más famosas y demandadas del mundo. El fenotipo de la Northern Lights #5 (NL #5) se ha utilizado para crear muchos otros híbridos famosos, como la Shiva Skunk y la Super Silver Haze.

La Northern Lights #5 es una índica clásica con orígenes no confirmados (algunas historias dicen que se creó en Seattle, Washington, en la década de 1979). Aunque no sabemos quién la desarrolló originalmente, sí sabemos que el famoso criador de marihuana Neville Schoenmaker la difundió y perfeccionó a principios de los años 80 y la vendió a través de Sensi Seeds.   

Se cree que la Northern Lights procede de genéticas afganas y tailandesas. Es famosa por su aroma sumamente intenso, que invade rápidamente la habitación con tonos fuertes y picantes. El sabor puede ser dulce, picante y a hachís, como el de muchas variedades autóctonas índicas. Los principales terpenos de la Northern Lights son el mirceno, el cariofileno y el pineno.

Esta variedad es muy apreciada por el público debido a unos efectos potentes a nivel corporal. Se trata de una variedad impactante, que no debe ser tomada a la ligera por quienes son nuevos en el mundo de la marihuana. No es algo que se consuma para luego realizar actividades productivas. No, la Northern Lights es para cuando quieres sentirte totalmente abrumado por un subidón de marihuana.

9. Hash Plant

La Hash Plant, a veces denominada Hashplant en una sola palabra, es otra famosa índica con (ninguna novedad, ¿verdad?) genéticas Afghani. Se creó explícitamente cruzando una Hash Plant original con una Northern Lights para estabilizar su expresión y genéticas. Según la historia, la Hash Plant se desarrolló inicialmente en el noroeste del Pacífico, pero se llevó a los Países Bajos en la década de los 80 y Sensi Seeds la modernizó.

Se trata de una índica clásica en su estructura. Crece tupida con colas compactas. Sus flores muestran una mezcla de matices verdes y púrpuras y una gruesa capa de tricomas resinosos. Es una magnífica planta para hacer hachís. Imagínatelo.

Cabe esperar que la Hash Plant desprenda sabores picantes y terrosos, es decir, ese sabor a hachís mencionado en la sección de Afghani. Los efectos son relajantes y estimulantes a nivel corporal, pero son fuertes, por lo que los consumidores principiantes deberían reservar esta variedad para una sesión nocturna. El perfil de terpenos está dominado por el mirceno, el cariofileno y el limoneno.

10. Black Domina

La Black Domina es una de las variedades de las que Sensi Seeds se siente más orgulloso. Es un cruce entre Northern Lights, Ortega, Hash Plant y Afghani para rendir un homenaje a las genéticas índicas puras de la mejor manera posible.

La Black Domina es conocida por su aroma herbal, picante y a pimienta, que recuerda al fuerte cariofileno de su perfil de terpenos. También contiene mucho mirceno y pineno.

Esta variedad produce efectos relajantes y sedantes. Los cultivadores dicen que su periodo de floración es corto, y que genera cogollos muy resinosos. En este punto se puede observar que las variedades con genéticas índicas puras salen todas recubiertas de tricomas.

11. Shiva Skunk

Completando la lista de las 11 mejores índicas encontramos la Shiva Skunk. Se creó cruzando la Skunk #1 y la Northern Lights #5 (el fenotipo NL más famoso). La Shiva Skunk presenta una compleja mezcla de sabores. En cualquier olfato o calada se distinguen los sabores dulces y terrosos del linaje Northern Lights, pero también los cítricos y el aroma picante de su lado Skunk. El perfil de terpenos de la Shiva Skunk presenta una abundancia de mirceno, cariofileno y pineno.

A los consumidores les entusiasma la experiencia que ofrece la Shiva Skunk por su sedación altamente potente y duradera. Considera esta variedad como el complemento perfecto para irse a dormir. Si eres cultivador, te encantará esta variedad por sus grandes rendimientos y su experiencia imperecedera. Dile a alguien que tienes Shiva Skunk en tu jardín, y se interesará inmediatamente. Ya casi no vemos Skunks en las estanterías de los dispensarios. Sé tú quien la devuelva a la vida.

Existen muchas variedades índicas, pero sólo hemos seleccionado nuestras favoritas. Por supuesto, somos conscientes de que se trata de una preferencia personal. Si crees que hemos omitido alguna de tus preferidas, o hay alguna índica clásica que crees que debería estar incluida, ¡háznoslo saber en los comentarios de abajo!

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

Ir arriba