Cannabis y creatividad: Imaginación, arte y expresión creativa

Los consumidores de cannabis a lo largo de milenios de historia han explorado la relación entre el cannabis y la creatividad. Ha sido el tema de muchos escritos y la inspiración detrás de muchas canciones. La conexión entre el cannabis y la expresión creativa ha despertado incluso el interés de los investigadores académicos.

Tal vez no haya otra manera de entender con precisión el grado en que el cannabis afecta a la creatividad que no sea consumirlo y observarlo. Esto se debe a que la creatividad se describe y explica a menudo en términos de experiencia subjetiva, e incluso los medios científicos para «medir» la creatividad son endebles. La ciencia no describe adecuadamente los mecanismos de este fenómeno.

Incluso los escritores científicos a menudo se prestan a la filosofía académica como un medio para explicar las formas en que el cannabis afecta a la creatividad y si se trata o no de una actividad moralmente sana. El alcance de este tema es colosal, ya que la literatura científica e incluso la evidencia anecdótica apuntan a la infinitud de matices en la experiencia creativa humana.

Por ejemplo, un escritor en su estudio ciertamente experimenta los efectos del cannabis en su creatividad de manera muy diferente a como lo haría un bailarín con su pareja, o en el escenario. Son diferentes procesos creativos que involucran diferentes partes del cuerpo y del cerebro. Todo esto puede verse afectado por diversas cepas de cannabis, dosis e incluso disposiciones personales.

Las variedades sativa e indica de cannabis tienen efectos muy diferentes. El potencial creativo variará de una persona a otra. Mientras que un escritor puede encontrar pequeñas dosis de indica que conducen a la creatividad, un bailarín puede experimentar su efecto como letárgico. De manera similar, un matemático podría encontrar que las variedades sativa son más útiles que la indica para inducir la creatividad. Hay una cantidad infinita de potencial para que el cannabis dé expresión creativa a la persona que sabe cómo elegir una cepa y una dosis.

¿Qué es la creatividad?

Definir la creatividad humana de forma empírica es muy difícil, ya que nuestros métodos habituales de medición son subjetivos y abiertos a la interpretación. Hasta ahora, la ciencia moderna no ha logrado encontrar una definición universal de creatividad. Subjetivamente, la creatividad se refiere simplemente a la expresión externa de procesos de pensamiento novedosos, y puede expresarse de innumerables maneras, incluyendo el habla, la palabra escrita, el arte o la música.

La creatividad también puede considerarse una herramienta de resolución de problemas que no se limita estrictamente al arte, sino a toda una serie de diferentes actividades cotidianas. Quizás el ejemplo más pertinente del mundo real es Arquímedes de Siracusa, quien durante un baño caliente una noche notó el desplazamiento de agua en su bañera. En un impulso de inspiración creativa, Arquímedes descubrió una metodología específica para medir las impurezas del oro.

Arquímedes no estaba solo en su uso creativo de la imaginación. Otros científicos han descrito a menudo cómo su imaginación les ayudó a encontrar soluciones a los problemas y a las grandes ideas. Uno de los mayores descubrimientos de Einstein llegó cuando se imaginó cómo sería montar en un rayo de luz, y el químico Friedrich August Kekulé von Stradonitz vio el anillo de benceno en un ensueño de una serpiente mordiéndose la cola.

De esta manera, la creatividad no tiene por qué limitarse al arte, sino que puede expandirse a la resolución de problemas generales, incluso en actividades o relaciones de la vida cotidiana. En psicología, este fenómeno se denomina «resolución de problemas del mundo real» o «resolución creativa de problemas». Esto se suma a las complejidades de definir la creatividad – ¡y más aún de medirla!

Los esfuerzos para introducir un test de creatividad estandarizado similar a los tests de cociente de inteligencia no han tenido éxito hasta ahora, aunque se están utilizando varias medidas para establecer hasta cierto punto los niveles individuales de creatividad. Es imposible medir empíricamente la calidad de la expresión creativa, ya que depende completamente de la respuesta social, cultural e individual a lo que se crea.

¿Cómo se mide la creatividad?

Es posible medir la «cantidad» de pensamientos creativos generados en diferentes personas en respuesta a pruebas estandarizadas. El psicólogo estadounidense Ellis Paul Torrence fue el pionero de un enfoque psicométrico para la medición de la creatividad en 1966: los Tests de Pensamiento Creativo de Torrance. Esta prueba evalúa a los sujetos a través de un conjunto de pruebas sencillas de resolución de problemas con el fin de determinar la fluidez, originalidad y elaboración del pensamiento creativo.

Esta medida de creatividad es quizás la más utilizada en el campo educativo e incluso en el mundo corporativo. Sin embargo, todavía hay críticas a esta forma de medir la creatividad, especialmente entre los escritores académicos relacionados con la psicología. Por lo general, las puntuaciones individuales son el resultado final, mientras que muchos teóricos dicen que esta medida es inexacta, y más bien, se deben buscar patrones entre las subpuntuaciones para proporcionar información sobre las capacidades individuales.

La fluidez (esencialmente equivalente a un pensamiento divergente, que se describe a continuación) en este caso se refiere al número total de ideas generadas en respuesta a un estímulo, mientras que la originalidad se refiere a la rareza de las ideas de un sujeto en comparación con el resto del grupo, y la elaboración se refiere al nivel de detalle dado en la respuesta.

Mientras que algunos investigadores se han centrado en la expresión tangible del pensamiento creativo, otros sostienen que la verdadera medida de la creatividad sólo puede obtenerse mediante un enfoque de personalidad social. Esto significa que la confianza en sí misma de la persona, su voluntad de asumir riesgos y la independencia en la toma de decisiones están incluidas en la medición.

El psicólogo estadounidense Gregory Feist describe que las personas creativas son «más abiertas a nuevas experiencias, menos convencionales y menos concienzudas, más seguras de sí mismas, más autoaceptables, impulsadas, ambiciosas, dominantes, hostiles e impulsivas».

Esquizotipia, pensamiento divergente y creatividad

El concepto de esquizotipia fue desarrollado para describir el espectro de rasgos de personalidad que se encuentran en los seres humanos, desde la imaginación «normal» hasta la que experimentan los individuos psicóticos o delirantes. Cuanto más esquizotípica es una persona, más probable es que experimente fenómenos perceptivos y cognitivos inusuales (en el extremo más extremo, alucinaciones y delirios), desorganización cognitiva, anhedonia introvertida (comportamiento introvertido, «sin alegría») e inconformismo impulsivo, especialmente con respecto a situaciones sociales.

El pensamiento divergente se refiere a la capacidad de crear un rango de respuestas a un estímulo (a diferencia del pensamiento convergente, en el que se busca la respuesta «correcta»). Se han observado correlaciones positivas entre el pensamiento divergente y la esquizotipia en múltiples estudios.

Dentro de los ámbitos científico y académico, la conexión entre el pensamiento divergente, la esquizotipia y la creatividad se ha convertido en el tema más controvertido en el campo de la creatividad. Se plantea la hipótesis de que la creatividad y la psicopatología pueden surgir de la misma cuna de la actividad y el proceso mental. Puede existir una relación bidireccional, al menos según algunos teóricos, en la que los creativos son más propensos a desarrollar trastornos relacionados con la psicosis, y aquellos con psicodiagnósticos son más propensos a expresar talento creativo.

Curiosamente, investigaciones anteriores han sugerido que la asociación entre los rasgos psicóticos y la creatividad explica la retención del gen de la psicosis en el pool genético. Esta hipótesis tiene implicaciones tremendas, al menos en cómo percibimos la psicosis y su papel en la gran imagen de la existencia humana y la historia.

La investigación existente sobre el cannabis y la creatividad

En los últimos años se han realizado varios estudios que se han centrado principalmente en el efecto del cannabis en el proceso creativo, aunque los resultados no han sido totalmente consistentes en todos estos estudios. Además, docenas de estudios sobre funciones cerebrales específicas afectadas por el cannabis han arrojado resultados que nos permiten comprender en cierta medida el vasto y complejo proceso de la creatividad humana.

Un estudio realizado en 2012 sobre la relación entre la esquizotipia, el pensamiento divergente y el consumo de cannabis demostró una relación clara. El consumo agudo de cannabis (administrado a través del tabaquismo) aumentó la fluidez verbal en los «creativos bajos» al mismo nivel que en los «creativos altos», así como los niveles crecientes de esquizotipia.

Un estudio realizado en 2009 en el que se comparó la creatividad de los consumidores (abstinentes, anteriormente crónicos) de cannabis y MDMA con la de un grupo de control demostró que los consumidores de cannabis mostraban un mayor número de respuestas «raramente creativas» que el grupo de control. Esto indica un nivel más alto de pensamiento original. Curiosamente, los usuarios de MDMA se calificaron a sí mismos como más creativos que los controladores, pero no mostraron pruebas que corroboraran sus respuestas. Por otra parte, los consumidores de cannabis tenían más probabilidades de dar muestras de creatividad, pero no se consideraban a sí mismos más creativos que los controles.

Sin embargo, no todos los estudios han establecido tal relación. En este estudio de 2001, que utilizó el conjunto de mediciones de Torrence, no se observó ningún aumento en el pensamiento divergente de los consumidores de cannabis en comparación con el grupo de control. De hecho, los investigadores observaron una disminución en el pensamiento divergente en los usuarios regulares.

En otro estudio publicado en 2015 en Psychopharmacology, los investigadores observaron algo totalmente inesperado: el cannabis altamente potente afecta dramáticamente el pensamiento divergente en los consumidores regulares de cannabis. Tampoco observaron ningún efecto en la creatividad con el cannabis de baja potencia.

Las inconsistencias demostradas entre los estudios pueden atribuirse a las diferentes técnicas de medición utilizadas para evaluar la creatividad. Estas inconsistencias también ejemplifican la dificultad de medir algo tan matizado como la creatividad, especialmente cuando se añade el cannabis como variable. 

Cannabis, hiperpriming y memoria semántica

En psicología, el «priming» es una función de la memoria, en la que la exposición a estímulos provoca una respuesta a un estímulo posterior. El priming semántico se refiere a la asociación de memoria entre dos elementos que están relacionados semánticamente, por ejemplo, «perro» y «lobo». Cuando un individuo está expuesto a un estímulo en una categoría semántica en particular, se estimulan las redes neuronales del cerebro y se recuerdan otros elementos relacionados.

El priming semántico se refiere a las conexiones neuronales que se estimulan en respuesta a la observación de elementos semánticamente similares.

El hiperpriming se refiere a una condición en la cual se hacen conexiones inusuales e impredecibles entre artículos que están vagamente relacionados o que no lo están en absoluto. Un estudio realizado en 2010 determinó que los niveles de hiperpriming semántico eran más altos en los consumidores regulares de cannabis, incluso cuando eran abstinentes, y eran significativamente más altos cuando estaban intoxicados en comparación con un grupo de control que no los consumía. Este estudio también encontró que aunque los individuos intoxicados exhibieron aumentos en la esquizotipia, los niveles de abstinencia de esquizotipia no variaron de los controles.

La fina línea entre la locura y el ingenio y su vinculación.

Es evidente que queda mucho trabajo por hacer—de hecho, la definición de creatividad debe establecerse mejor—antes de que podamos llegar a un consenso sobre la relación entre el consumo de cannabis y la creatividad. Para reducir el nivel de inconsistencia entre los diferentes estudios, se deben encontrar mejores métodos de medición empírica para evaluar con precisión los niveles individuales de pensamiento divergente. Sin embargo, aunque la investigación se encuentra esencialmente en su infancia, hasta ahora se ha encontrado una relación generalmente positiva entre el consumo de cannabis y la creatividad.

Debido a la fuerte asociación entre el consumo de cannabis y el pensamiento divergente, puede haber un mayor riesgo de que se produzcan divergencias anormales con el consumo excesivo y prolongado. Esto puede ser de gran ayuda para explicar la relación entre el consumo de cannabis y la propia esquizofrenia (así como una serie de afecciones relacionadas), ya que el efecto de hyperpriming de la primera prepara el camino para las respuestas no controladas de la segunda.

Por ejemplo, la hipotética capacidad del cannabis para estimular o desencadenar síntomas de psicosis puede ser el mismo mecanismo por el cual desencadena la creatividad. Después de todo, la literatura científica ha explorado incluso la relación entre las tendencias psicóticas y la creatividad sin tener en cuenta el consumo de cannabis. Sin embargo, se requiere una investigación más estrecha para evaluar con precisión la validez de esta hipótesis.

Cuando observamos toda la investigación, las conexiones comunes (o al menos las hipótesis) son claras: cannabis, creatividad y síntomas de psicosis o esquizofrenia. Si esto no fuera cierto, entonces no se habrían investigado cualidades como la esquizotipia y el pensamiento divergente en relación con la creatividad y el consumo de cannabis.

Cannabis y la imaginación

Un tema que no se ha tocado con respecto al cannabis es su impacto en la imaginación. Esto puede ser el resultado del hecho de que la imaginación se ha dejado en gran medida en manos del psicoanálisis, lo que deja muy poco espacio para datos estadísticos a gran escala. Una vez más, la imaginación creativa no se limita estrictamente a las artes, porque incluso los grandes pensadores emplean la imaginación creativa en su trabajo.

En un artículo psicológico sobre la neurobiología de la imaginación, el autor, Agnati, propone algo llamado «exaptación» como un posible mecanismo de acción por el cual se produce la imaginería mental. Este es el proceso por el cual las características u objetos adquieren funciones para las que no fueron concebidas originalmente. En muchos sentidos, esto se puede comparar con el proceso creativo; dar a algo una cualidad que no tenía antes, o reciclar una «cosa» para otro propósito, incluso si esa cosa es un pensamiento.

La razón por la que esto es pertinente es porque el autor no define la imaginación puramente como imágenes mentales, sino quizás como la capacidad de incitar de alguna manera a la exaptación. Esto es contrario al único estudio que existe sobre el consumo de cannabis y las imágenes mentales, en el que los consumidores de cannabis recibieron instrucciones específicas para utilizar las imágenes a fin de facilitar el aprendizaje. A los sujetos se les instruyó que utilizaran la imaginación para describir las imágenes que se les presentaban. Los investigadores descubrieron que el cannabis disminuía la intensidad de las descripciones de estas imágenes.

En cualquier caso, la experiencia del cannabis se describe a veces en términos de su efecto sobre la imaginación. El concepto de hyper-priming mencionado anteriormente toca el concepto de imaginación que Agnati menciona en su artículo sobre la neurobiología de la imaginación. La aparente facilidad con la que algunos consumidores de cannabis pueden establecer conexiones entre temas no relacionados puede considerarse el poder de la imaginación.

No hace falta decir que la ciencia moderna no sabe cómo, o por qué mecanismos, el cannabis puede tener este efecto, o por qué tiene este efecto en algunos pero no en otros, por ejemplo. A raíz de ello, la capacidad de exaptación o hyper-priming no es poseída por todos, y ofrece un potencial de resolución de problemas, como en el caso de Arquímedes y el desplazamiento del agua en la bañera.

Una variedad de procesos creativos, fases y variedades de cannabis

Sin embargo, el tema se vuelve aún más interesante cuando observamos una variedad de procesos creativos. Tocar un solo de batería nuevo en una banda durante una presentación en vivo exige la coordinación de varias habilidades cognitivas y, simultáneamente, una coordinación impecable entre la mano y el ojo.

Estas habilidades son muy diferentes de las que necesita un poeta cuando se sienta silenciosamente a escribir un poema sobre el sonido del viento que atraviesa un campo de centeno. Para la exploración creativa y espontánea de la danza, un bailarín solista necesita un perfecto control motor de todo su cuerpo, tiempo y un flujo continuo de ideas para poder transponer la música en movimiento.

El cannabis puede ayudar a artistas, músicos y otros mediante una multitud de alteraciones cognitivas que mejoran toda una variedad de procesos cognitivos. No deberíamos esperar que esto sea una simple relación. Las muchas alteraciones de los procesos cognitivos durante un drogadicto de cannabis tienen un impacto diferente en varios procesos creativos.

Además, no sólo hay procesos creativos muy diferentes, sino que también, los procesos creativos vienen en diferentes fases. En su libro High Culture: Marijuana in the Lives of Americans (Cultura High: La marihuana en la vida de los estadounidenses), William Novak cita a un ensayista que afirma:

“No puedo escribir bien bajo efectos de la hierba. Mi gramática y sintaxis se arruinan, me quedo atrapado en los detalles y el trabajo más lineal se hace recto».

(Novak, William (1980). Cultura High: La marihuana en la vida de los estadounidenses. Massachusetts: Instituto de Cannabis de América, Inc, p. 138.)

La cita sugiere la necesidad de que los artistas evalúen sus propios procesos creativos, y si el cannabis favorece o no esos procesos. Como podrían saber los consumidores de cannabis más experimentados, esto también dependerá del tipo y la cepa de cannabis. La experiencia subjetiva del cannabis no puede ser ignorada, incluso en ausencia de razonamiento científico, porque al menos, el cannabis afecta a las personas de manera diferente.

Por ejemplo, mientras que algunos pueden ver la relajación como una puerta a la expresión creativa, otros pueden encontrar la misma relajación contraproducente para la creatividad. En una entrevista con la ensayista de la revista HIGH TIMES, Susan Sontag dijo una vez que para escribir, la marihuana la relajaría demasiado – ella prefería un poco de velocidad de vez en cuando. Otros escritores sienten que pueden escribir perfectamente durante un high porque se sienten más concentrados y tienen un mejor flujo en la escritura.

El hecho de que un solo espécimen de cannabis pueda suscitar respuestas opuestas en dos personas diferentes tipifica la complejidad de los efectos del cannabis. Entonces, con la multitud de cepas disponibles, esta complejidad se expone exponencialmente. La variedad de alteraciones mentales que el cannabis puede inducir deja el tema abierto a todas las formas de interpretación y, eventualmente, a la producción. Lo que un consumidor de cannabis acepta como una herramienta para la creatividad, otro lo acepta como un obstáculo.

10 citas de artistas sobre el cannabis y la creatividad

1.      Alanis Morissette

«Como artista, hay una cualidad que me ayuda a dar el salto (la marihuana). A menudo me he sentido telepático y receptivo a mensajes inexplicables toda mi vida. Puedo evitarlo cuando no estoy drogado. Cuando estoy drogado, bueno, entran y hay menos velo, por así decirlo. Así que, si alguna vez necesito algo de claridad… o un salto cuántico en términos de escribir algo, es una forma rápida de llegar a ello»

2.      Steve Jobs

«La mejor manera de describir el efecto de la marihuana y el hachís es que me relajaría y haría creativo.»

3.      Sebastián Marincolo

«La marihuana puede ser como una pareja amorosa para tu creatividad; una musa y una inspiración y una ayuda de muchas maneras.»

4.      Lady Gaga

«Fumo mucha marihuana cuando escribo música.»

5.      Jason Silva

«La marihuana es un catalizador cognitivo que puede desencadenar una mayor creatividad libre-asociada, un mayor reconocimiento de patrones y una mayor perspicacia.»

6.      Bob Marley

«La música y la hierba van juntas. Hace mucho tiempo que empecé a fumar hierba. Desde los 60, cuando empecé a cantar».

7.      Bill Hicks

«Mira, creo que las drogas han hecho algunas cosas buenas por nosotros, de verdad que sí. Y si no crees que las drogas han hecho cosas buenas por nosotros, hazme un favor: vete a casa esta noche y llévate todos tus discos, todas tus cintas y todos tus CDs y quémalos. Porque, ¿sabes qué? Los músicos que hicieron toda esa gran música que ha mejorado tu vida a través de los años… de verrrdaaaad —— muy drogado».

8.      Jay-Z

«Fumé un poco de hierba, y así es como terminé».

9.      Terence McKenna

«La marihuana estimula la vocalización y potencia la articulación. Transmuta el lenguaje en algo que está visiblemente contemplado».

10. Justin Timberlake

«Algunas personas son mejores drogadas.»

Si alguna vez has usado cannabis como herramienta para la creatividad, ¡nos encantaría saber de tu experiencia! ¿Qué cepas prefieres? ¿Algún otro consejo?

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones referentes al consumo del cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que revise las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

1 comentario en “Cannabis y creatividad: Imaginación, arte y expresión creativa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba