Efectos secundarios cognitivos agudos y duraderos del cannabis

Los efectos cognitivos del cannabis se subdividen en varios tipos. Los efectos cognitivos agudos se experimentan inmediatamente después del consumo. A veces, también hay efectos residuales e incluso efectos cognitivos permanentes por el consumo prolongado. También la abstinencia puede causar efectos cognitivos. Los veremos uno por uno.

Efectos cognitivos agudos del cannabis

Los efectos cognitivos agudos del cannabis son numerosos y varían ampliamente de una persona a otra dependiendo de varios factores, como la estructura genética, la edad, el sexo y la tolerancia y predisposición individuales.

El fitocannabinoide THC es el cannabinoide psicoactivo más frecuente: es el cannabinoide que es el principal responsable de los efectos cognitivos del cannabis. Sin embargo, otros cannabinoides no psicoactivos, como el CBD, contribuyen de forma sinérgica a los efectos cognitivos del cannabis a través del efecto séquito. Por ejemplo, el CBD puede operar de forma sinérgica con el THC para mediar en sus efectos cognitivos, dependiendo de la proporción y la dosis.

En general, los efectos cognitivos agudos más conocidos del cannabis están relacionados con la memoria, el aprendizaje y la capacidad para resolver problemas. En términos prácticos, esto puede significar que, bajo la influencia del cannabis, la capacidad de planificar, tomar decisiones, mantener la atención, resolver problemas, retener información y hacer frente a situaciones inesperadas podría verse afectada. Como comentaremos en este artículo, estos efectos pueden ser beneficiosos o perjudiciales.

Investigaciones sobre los efectos cognitivos agudos del cannabis

Una revisión exhaustiva de la bibliografía existente publicada en 2012 señalaba que se comenzaron a investigar los efectos cognitivos agudos del consumo de cannabis (los que se experimentan de 0 a 6 horas después del consumo) en la década de 1970. Hay pruebas claras de alteraciones en el aprendizaje y la función memorística. Sin embargo, se ha prestado menos atención a los efectos del cannabis en una función ejecutiva superior.

El efecto del cannabis en la atención es controvertido y parece depender en gran medida de la tolerancia de cada persona. En un estudio de 2001 se concluía que, en los consumidores crónicos de cannabis, el THC no deterioraba la respuesta a las tareas de atención, ni en dosis elevadas ni en dosis reducidas, si estos se comparaban con un grupo placebo. En el mismo estudio, de hecho, unas dosis elevadas de THC mejoraban significativamente el rendimiento en una tarea de seguimiento visual. Por el contrario, un estudio de 2009 determinó que el THC puede inducir déficits agudos transitorios en la memoria de trabajo y la función ejecutiva.

El efecto agudo del cannabis en la toma de decisiones y la asunción de riesgos también suscita cierta controversia y parece depender de la dosis. Un estudio de 2005 comparaba con un placebo el efecto de unas dosis elevadas o reducidas de THC en la asunción de riesgos y la toma de decisiones. Los investigadores observaron que los sujetos expuestos a dosis elevadas exhibían una asunción de riesgos significativamente mayor que la de los grupos de dosis reducidas o de placebo.

Por el contrario, un estudio de 2006 concluía que el efecto del THC en la toma de riesgos era insignificante, aunque sí se observaba un deterioro de la función ejecutiva y el control motor. El THC también incrementaba la tasa de respuestas incorrectas en los tests realizados por los sujetos.

El impacto agudo del cannabis en la función memorística también es controvertido en cierta medida. Numerosos estudios científicos han confirmado el deterioro de la función memorística a corto plazo después de la ingestión de THC. Por otra parte, según la ciencia, el cannabis deteriora la memoria episódica, pero según indicios anecdóticos, la mejora.

Ya en 1977, los investigadores exploraban el efecto del cannabis en la memoria. En este estudio, los autores concluían que, en sujetos expuestos al cannabis, se reducía la capacidad general de recordar información, y que el recuerdo visual era inferior al verbal. Más recientemente, el estudio anteriormente mencionado de 2001 demostraba que, en los sujetos expuestos al THC, la memoria se veía afectada en función de la dosis.

Existen ciertos indicios de que, en la práctica, el CBD puede contrarrestar los efectos del THC en lo referente a la función memorística. En este estudio, los investigadores descubrieron que el THC y el CBD tenían efectos opuestos en las regiones del cerebro responsables del recuerdo verbal. Esto explicaría por qué el CBD se utiliza habitualmente como «antídoto» de los efectos psicoactivos del THC.

Además, indicios anecdóticos sugieren que el THC mejora la memoria episódica, mientras que las investigaciones científicas contradicen por completo esta conclusión. La anécdota más difundida sobre este tema proviene de Carl Sagan, quien en su artículo Mr X describe con todo lujo de detalles su experiencia con la memoria episódica bajo los efectos del cannabis. Pese a ello, la ciencia apunta a un déficit en la memoria episódica como resultado del cannabis.

A lo largo de los años, se han realizado numerosas investigaciones para evaluar los efectos a corto plazo del cannabis en los seres humanos. Aunque hay ciertos hechos generalmente aceptados como ciertos, ha surgido una gran cantidad de contradicciones entre unos estudios y otros.

Una revisión académica sistemática de la bibliografía que incluye 165 estudios realizados hasta 2007, pone de relieve estas contradicciones. La investigadora, Lineke Zuurman, destaca que los biomarcadores más fiables de la intoxicación por cannabis eran la frecuencia cardíaca y los «efectos subjetivos». Esto es una indicación de cuán vasto es el estudio de la intoxicación por cannabis, y de que en esta etapa, las experiencias subjetivas tienen tanto valor como los datos científicos y estadísticos.

Efectos cognitivos residuales y permanentes del consumo prolongado de cannabis

Además de la intoxicación, está la posibilidad de que haya efectos cognitivos residuales y permanentes. Como es de esperar, los consumidores de cannabis a largo plazo pueden tener un riesgo algo elevado de padecer ciertas alteraciones cognitivas que persistan incluso después del cese de la intoxicación.

Estas alteraciones pueden ser residuales, ocurrir poco después del cese de la intoxicación y estar relacionadas con rastros persistentes del principio activo en el organismo. También pueden ser permanentes, persistiendo después de que todos los vestigios de la sustancia hayan abandonado el cuerpo. Las investigaciones existentes hasta ahora han arrojado resultados dispares, cundo no contradictorios.

Un estudio de 2002 llevado a cabo en EE. UU. constató que los consumidores de cannabis a largo plazo presentaban un deterioro significativo en las tareas de memoria y aprendizaje en comparación con los consumidores a corto plazo o los no consumidores. Por el contrario, un estudio más reciente (publicado en 2011) concluía que, aunque los resultados iniciales mostraban diferencias significativas entre los grupos que consumían y los que no consumían cannabis, cuando estos resultados se controlaban según el sexo y el nivel educativo, las diferencias prácticamente desaparecían.

Después del ajuste, se descubrió que, en una de las cuatro pruebas cognitivas, los exconsumidores intensivos de cannabis obtuvieron mejores resultados que los consumidores intensivos actuales, en una de las cuatro pruebas, relacionada con el aprendizaje verbal. Esto sugiere que existe cierto grado de deterioro cognitivo en consumidores intensivos de largo plazo, pero también que dicho deterioro disminuía en las personas que ya no consumían.

Claramente, el grado de consumo de cannabis desempeña un papel en el desarrollo potencial del deterioro cognitivo a largo plazo. Un estudio de 2006 concluía que, aunque puede haber efectos cognitivos en consumidores intensivos a largo plazo, los consumidores moderados no mostraron déficits en la memoria o el aprendizaje. Sin embargo, los mismos sujetos exhibían actividad alterada en la corteza parietal superior izquierda del cerebro durante el procesamiento de la memoria funcional.

La evidencia preliminar de un estudio piloto realizado por la doctora Staci Gruber, de Harvard, apunta incluso a que el cannabis mejora ciertos aspectos de la función cognitiva en el tiempo. Este fue uno de los primeros estudios de este tipo y que evaluaba a los sujetos antes del consumo de marihuana medicinal y nuevamente después del tratamiento de 3 meses.

Los investigadores observaron mejoras al medir la función ejecutiva con pruebas como la de colores y palabras de Stroop y la del trazo. Las mejoras se manifestaban principalmente como un mayor tiempo de respuesta en las tareas sin aumento en los errores. Esta investigación aún se encuentra en etapas preliminares y no ha proporcionado pruebas concluyentes sobre el tema.

Efecto de la abstinencia sobre la cognición en consumidores crónicos

Como se ha indicado anteriormente, el estudio de 2001 mostraba que los consumidores crónicos de cannabis obtienen peores resultados en las tareas de atención si se encuentran en abstinencia que después de ingerir THC. Este fenómeno se ha observado repetidamente: un estudio de 2004 comparó a los consumidores de cannabis crónicos e intensivos con grupos de control que no consumían cannabis, y descubrió que los consumidores abstinentes exhibían una velocidad de procesamiento de la información significativamente más lenta, que se normalizaba después de fumar cannabis de nuevo.

Un estudio halló que los consumidores de cannabis abstinentes exhibían una disminución de la actividad en el lóbulo prefrontal (© Laura B. Dahl)

Los autores del estudio observan que esto puede implicar que los exconsumidores de cannabis corren el riesgo de reanudar el consumo de cannabis para recuperar las capacidades óptimas de procesamiento de información o el rendimiento cognitivo en su conjunto. Se han realizado muchos más estudios que indican que los consumidores habituales abstinentes continúan experimentando deficiencias cognitivas durante cierto tiempo después de la suspensión del consumo, pero al parecer estos consumidores pueden albergar esperanzas de recuperar la función cognitiva óptima con el tiempo.

Efectos cognitivos en antiguos consumidores de cannabis

Una revisión sistemática de 2002 de las publicaciones existentes concluía que no existen evidencias concordantes de déficits neuropsicológicos persistentes en los consumidores de cannabis. Al menos la mitad de los estudios revisados incluían alteraciones sutiles, pero en general, la revisión concluye que no se ha llegado a una conclusión firme.

Como observa una revisión de la bibliografía científica realizada en 2003: «Nuestros resultados indican que podría haber una disminución en la capacidad de aprendizaje y de recuerdo de nueva información en consumidores crónicos, mientras que las demás capacidades cognitivas no se verían afectadas. Sin embargo, desde un punto de vista neurocognitivo, la pequeña magnitud de estos efectos sugiere que, si se considera que los compuestos de cannabis tienen valor terapéutico, pueden tener un margen de seguridad aceptable en las condiciones de exposición más limitadas que probablemente se darían en un entorno médico».

Un estudio más reciente concluía que los consumidores intensivos de cannabis que habían estado abstinentes durante 25 días exhibían un déficit persistente en la toma de decisiones en comparación con los controles que no consumían cannabis, y también presentaban una actividad cerebral alterada. Los consumidores abstinentes (moderados e intensivos) mostraron una mayor actividad en el cerebelo izquierdo y una menor actividad en la corteza orbitofrontal lateral derecha y en la corteza prefrontal dorsolateral derecha.

También se demostró que este efecto dependía de la dosis, ya que cuando los resultados se subdividieron nuevamente, era más pronunciado en el grupo de «consumo intensivo» que en el grupo de «consumo moderado». Además, el grupo moderado difería apenas ligeramente del grupo de control, lo que llevó a los autores a especular con que el déficit persistente en la toma de decisiones en consumidores empedernidos podría depender de un efecto de dosis umbral. Por lo tanto, parece ser que se necesitan más investigaciones para determinar la naturaleza precisa del efecto.

Cannabis, cognición y enfermedades mentales

Los posibles efectos del consumo de cannabis en las personas susceptibles o que ya padecen enfermedades mentales como la esquizofrenia es una amplia área de investigación, imposible de resumir exhaustivamente sin pasar por alto una gran cantidad de detalles. Sin embargo, los principales medios de comunicación principales a menudo ignoran las sutilezas y las fallas metodológicas de los estudios y suministran información incompleta al público.

En los últimos años, se ha hablado mucho del vínculo aparente entre el consumo de cannabis y la aparición de la psicosis (un estado mental anómalo que tiene diferentes causas, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar u otras afecciones psiquiátricas, o que puede resolverse sin causar problemas a largo plazo).

La ciencia ha estudiado la cuestión del vínculo entre el cannabis y las enfermedades psiquiátricas, como la esquizofrenia, y uno de los resultados que más se han corroborado es que las personas con esquizofrenia tienen más probabilidades de consumir cannabis que el resto de la población. Sin embargo, es posible que el consumo de cannabis alivie los síntomas en lugar de empeorarlos.

Un metaanálisis de 2010 de las investigaciones existentes descubría que los esquizofrénicos que consumían cannabis en realidad exhibían un funcionamiento neuropsicológico superior que los esquizofrénicos que no lo consumían. Solo mostraban deterioros selectivos, mientras que los no consumidores mostraban deterioros en todos los ámbitos.

Los consumidores de cannabis obtuvieron mejores resultados en memoria funcional, memoria visual y función ejecutiva. Además, las personas que comenzaron a consumir cannabis en edades más tempranas presentaron un menor deterioro neuropsicológico que aquellas que comenzaron a consumirlo posteriormente. Estas conclusiones indican que, en lugar de desencadenar la enfermedad, el consumo de cannabis en esquizofrénicos prodrómicos (es decir, individuos en etapas muy tempranas de la esquizofrenia) puede incluso tener un efecto neuroprotector.

Cannabis y cognición en adolescentes

Aunque parece que el consumo de cannabis a edades tempranas no es responsable del inicio de la psicosis o la esquizofrenia, sigue preocupando de forma generalizada que los adolescentes que consumen cannabis se estén enfrentando a diversos riesgos cognitivos y psicológicos. De hecho, en una revisión de la bibliografía realizada en 2014 se observaba que «se están acumulando pruebas de que el consumo regular de cannabis durante la adolescencia o la primera edad adulta (normalmente, entre los 15 y los 25 años) está asociado con déficits cognitivos».

La gran mayoría de los estudios revisados informaban de déficits cognitivos relacionados con el cannabis, incluido un deterioro de la velocidad de procesamiento, de la memoria verbal, de la función ejecutiva y de la atención compleja, junto con una mayor propensión a los comportamientos de riesgo.

Los estudios que investigaron el efecto de la abstinencia en los consumidores adolescentes concluían que el deterioro en la velocidad de procesamiento, la memoria verbal, la atención sostenida y la capacidad de secuenciación persistía tras un mes de abstinencia, pero mejoraba notablemente a los cuatro meses. Sin embargo, esta revisión concreta no mencionaba la metodología utilizada para encontrar y clasificar los estudios analizados.

Cabe destacar que muchos de los estudios existentes sobre los efectos cognitivos del cannabis son metodológicamente poco rigurosos, y que la existencia de resultados aparentemente contradictorios puede deberse en muchos casos a una falta de diferenciación en función de la edad, el sexo u otros factores de confusión.

En el futuro, a medida que se publiquen estudios y análisis mejor diseñados, podremos determinar con mayor confianza los efectos probables del cannabis en la respuesta cognitiva y cómo la composición individual puede afectar a la gravedad y la duración del deterioro cognitivo.

Además, la mayor parte de las investigaciones existentes versan únicamente sobre el THC, pero, a medida que se vaya sabiendo más sobre los efectos sinérgicos de la combinación de fitocannabinoides en proporciones específicas, es probable que identifiquemos innumerables efectos cognitivos. Esto incluiría la mediación del CBD en los efectos de pérdida de memoria del THC, que los científicos ya han comenzado a explorar. Hay muchas más complejidades por explorar, que esperamos que nos den una perspectiva más profunda sobre cómo afecta el cannabis a la función cognitiva.

  • Disclaimer:
    Este artículo no tiene la intención de sustituir el consejo, diagnóstico y tratamiento médicos profesionales. Siempre hay que consultar a un médico u otro profesional médico titulado. No hay que retrasar la búsqueda de asistencia médica ni ignorar el consejo médico debido a algo que se haya leído en esta página web.

Comments

4 comentarios en “Efectos secundarios cognitivos agudos y duraderos del cannabis”

  1. Victor Berrueco

    Hola, Buen dia, leí el articulo sobre los efectos secundarios del THC el deterioro cognitivo, y como vi que la combinacion de CBD y THC es mejor, me gustaría saber si tienen extracto de CBD o CBD+THC

    Muchas Gracias

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Víctor,

      Desde el blog de Sensi Seeds, podemos recomendarte los productos de CBD de Sensi Seeds, a base de cannabidiol, que se usan como suplemento alimenticio y que tienen muchas propiedades. Puedes adquirirlos a través de la tienda online de Sensi Seeds:
      https://sensiseeds.com/es/productos-de-cbd/
      https://sensiseeds.com/es/blog/los-productos-de-cbd-segun-sensi-seeds/

      Como puedes leer en el artículo del segundo link:
      “Debido a las regulaciones de la UE en relación con el cáñamo, las variedades de cáñamo de HempFlax contienen menos del 0,2% de THC. Sin embargo, el cáñamo produce una gran cantidad de CBD. La proporción de THC:CBD del cannabis es de media 20:1. En el caso del cáñamo es de 1:60. Como es necesario que el nivel de THC sea tan bajo, la presencia de THC psicoactivo es casi insignificante.”

      Para saber a qué países se envían los productos de Sensi Seeds, consulta la sección FAQ para encontrar las respuestas a las preguntas más frecuentes al respecto:
      https://sensiseeds.com/es/info/faq/

      ¡Un saludo y gracias a ti!

  2. Carolina ybarra

    Hola mi papá tiene azeimen mas 1 años tiene 86 años si el prueba igual esta medicado x un neurologo pero hay dia q recuerdas y despues se olvida el cannabi lo ayudaria

    1. Scarlet Palmer - Sensi Seeds

      Hola Carolina

      Puede encontrar este artículo útil: Los 5 Principales Beneficios del Cannabis para la Enfermedad de Alzheimer.

      Gracias por tu comentario. Sentimos mucho la situación en la que te encuentras. Como Sensi Seeds no es un organismo dedicado a la salud ni somos profesionales de la medicina, no podemos dar ningún tipo de recomendación médica que no sea consultar a un profesional sanitario titulado.

      Asimismo, puede resultarte útil contactar con algún grupo de apoyo a pacientes de cannabis medicinal. En el Reino Unido, está United Patients Alliance, y en gran parte del resto del mundo está NORML, que debería poder ponerte en contacto con algún grupo en tu zona (busca United Patients Alliance o NORML seguido del nombre de la zona en la que vives).

      También te pueden interesar nuestras páginas sobre cannabis medicinal https://sensiseeds.com/es/medicinaly sobre variedades de cannabis medicinal https://sensiseeds.com/es/medicinal/variedades-medicinales.

      Un cordial saludo.

      Scarlet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba