Los tricomas de la hierba: Qué son y qué aspecto tienen

Primer plano de tricomas sobre marihuana sobre el fondo negro

Los tricomas son unas diminutas, pero poderosas, unidades de producción que confieren a la hierba sus propiedades únicas. Si quieres obtener una gran cosecha debes comprender los fundamentos de estas estructuras microscópicas. Aprende a cuidar los tricomas y a saber cuándo están listos para la cosecha, así podrás disfrutar de unos magníficos resultados.

Los tricomas son fascinantes a muchos niveles. Estas protuberancias parecidas a gotas de rocío son preciosas, pero la verdadera magia está en su interior. Su contenido pegajoso es la fuente de todo lo bueno que posee la marihuana: cannabinoides, flavonoides y terpenos. Como cultivador es esencial que conozcas los tricomas: su desarrollo, función y cómo pueden mejorar tus habilidades en el cultivo de cannabis.

¿Qué son los tricomas?

Burbuja de agua en tricomas de malezas de primer pli-up

Los tricomas definen las características particulares de cada planta de cannabis, y son esenciales para definir su potencia y valor. Sin embargo, ¿qué son estas diminutas estructuras? La palabra «tricoma» procede del griego tríkhōma, que significa «pelo». Es un nombre apropiado, ya que a simple vista los tricomas pueden parecer unas protuberancias peludas. Se encuentran no sólo en la marihuana, sino también en diversas plantas, líquenes y algas.

En la planta de marihuana desempeñan la función de fábricas microscópicas que producen los potentes compuestos de la planta, incluidos cannabinoides como el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), junto con terpenos aromáticos y otros compuestos que confieren a la hierba sus propiedades únicas. Son la fuente del residuo pegajoso que llamamos resina.

¿Cuándo aparecen los tricomas y qué aspecto tienen?

Los tricomas se forman en las primeras fases del ciclo vital de la marihuana. Sin embargo, únicamente se pueden percibir a simple vista cuando la planta madura. Una cobertura saludable de tricomas puede recordar a una capa escarchada y cristalina, especialmente densa en los cogollos en etapa de floración. Su aspecto y estructura se asemejan a pequeñas setas. Algunos tricomas poseen un tallo que se extiende desde la superficie de la planta con una cabeza glandular en su parte superior, y en su interior se produce el fascinante proceso de síntesis de los cannabinoides.

Cómo se parecen los tricomas en la marihuana

Al igual que ocurre con el resto de las partes de la planta de marihuana, los tricomas pueden diferenciarse significativamente de una variedad a otra. Las características genéticas de la planta influyen en su tamaño, densidad y cantidad. Esto afecta considerablemente a su potencia, aroma y perfil de sabor.

Funciones de los tricomas en la planta de cannabis

Planta de cannabis al aire libre con la puesta de sol en el fondo

Así pues, ¿por qué la planta de cannabis genera todos estos pequeños apéndices? Los tricomas son los principales responsables de la producción de cannabinoides y terpenos. Sintetizan y almacenan constantemente una serie de compuestos. En su interior se encuentran los conocidos THC y CBD, además de sus precursores químicos THCA y CBDA, así como cannabinoides menos conocidos como el CBG, el CBC y el CBV, y cientos de otros metabolitos y compuestos.

El espectro de sustancias que produce un tricoma tiene un carácter altamente específico y difiere significativamente en función del estado de madurez de la planta y de sus características genéticas. Este cóctel químico actúa como mecanismo de defensa natural. Imagínate los tricomas como un escudo protector que mantiene a raya las amenazas. Para muchos herbívoros, el contenido de los tricomas tiene un sabor amargo, y aprenden rápidamente a mantenerse alejados de ellos.

La textura puntiaguda de los tricomas contribuye a la protección frente a las agresiones medioambientales, como por ejemplo la radiación UV perjudicial, actuando como un protector solar natural.

Beneficios que aportan los tricomas a los aficionados y cultivadores de cannabis

Para los cultivadores de marihuana, los tricomas son uno de los elementos esenciales de la planta que hay que vigilar. El tipo y la cantidad de cannabinoides y terpenos producidos pueden influir significativamente en las características de una variedad. Esto incluye su potencia, aroma y sabor.

Una persona con guantes azules que recorta una flor de cannabis con tijeras

La composición del interior de los tricomas puede determinar si una variedad es relajante o produce un colocón energético. Seleccionando plantas madre ricas en producción de tricomas, los criadores pueden cruzar variedades para conseguir una mayor potencia, perfiles de sabor específicos o beneficios terapéuticos a medida.

La apariencia de los tricomas también resulta decisiva a la hora de determinar el momento óptimo de la cosecha. Los cultivadores expertos conocen en todo momento el ciclo vital y las fases de crecimiento de los tricomas. Con sólo mirarlos, pueden identificar el momento perfecto para cosechar las plantas y obtener la máxima potencia. Los tricomas señalan su madurez con cambios visibles, de los que hablaremos más adelante.

Trichomas lecheros blancos en planta de cannabis verde

¿Cuáles son los cuatro tipos de tricomas más importantes en la marihuana?

1. Tricomas capitados pedunculados

Vista microscópica de los tricomas de malezas y una ilustración de tricomo al lado de

Son los tipos de tricomas más habituales. Se caracterizan por su forma de seta y su tamaño relativamente grande. Constan de un tallo y una cabeza glandular. Miden aproximadamente entre 50 y 100 micrómetros (o micras) de ancho (0,05 – 0,1 mm) y pueden llegar a alcanzar entre 200 y 300 micrómetros de alto (0,2 – 0,3 mm), por lo que son visibles a simple vista. En su interior se producen todos los cannabinoides, terpenos y flavonoides. Los tricomas capitados pedunculados son los principales responsables del aspecto escarchado característico de la marihuana.

2. Tricomas bulbosos

Una vista microscópica del tricoma más pequeño que se parece a la burbuja y una ilustración al lado

Son los tricomas más pequeños, de unos 10-15 micrómetros. Debido a su minúsculo tamaño, apenas se distinguen a simple vista. Al observarlos al microscopio parecen pequeñas burbujas. A pesar de su tamaño, los tricomas bulbosos cubren toda la superficie de la planta, incluidas las hojas y el tallo, y desempeñan un papel crucial en la producción de cannabinoides, terpenos y flavonoides.

3. Tricomas capitados sésiles

Tricomas capitados bajo el microscopio e ilustración al lado

Al microscopio, los tricomas capitados sésiles se parecen un poco a las setas de botón. Miden entre 25 y 100 micrómetros y cubren las plantas de cannabis con una densidad aún mayor que sus homólogos bulbosos. Considerados el segundo tipo de tricomas más frecuente, se encuentran en tallos, hojas y brácteas. Aunque fabrican cannabinoides y terpenos durante toda la vida de la planta, los niveles de potencia no son tan altos como los de los tricomas capitados pedunculados.

4. Tricomas cistolíticos

Una vista microscópica de los tricomas cistolíticos y una ilustración al lado

Estos tricomas son distintos de los otros tres tipos porque no son glandulares. Es decir, carecen de una cabeza bulbosa que almacene las sustancias químicas de la planta. En su lugar, los tricomas cistolíticos se asemejan a pelos cortos en punta y tienen aspecto de garra. Su longitud microscópica es de unas 50 micras y producen menos sustancias químicas que sus primos bulbosos y capitados.

Seguimiento de las distintas fases de crecimiento de los tricomas

Una persona que monitorea la etapa del crecimiento de Trichome con teléfono móvil

Si quieres sacar el máximo partido a tu producción de marihuana es importante que observes atentamente el desarrollo de los tricomas, sobre todo en los cogollos floridos. Comprobar su calidad y color te dirá exactamente cuándo se abre la ventana perfecta para la cosecha.

Puedes hacerte una idea general del estado y la calidad de los tricomas observándolos a simple vista con suficiente iluminación. Sin embargo, lo mejor es disponer de una lupa o un microscopio entre tus herramientas, ya que así podrás inspeccionarlos más de cerca (las lupas de joyero son muy útiles).

También existe una amplia variedad de microscopios digitales que se utilizan exactamente con esta finalidad. Los objetivos macro que se pueden acoplar a los teléfonos inteligentes también pueden servir. El fascinante paisaje microscópico de tu planta favorita también puede inspirarte a la hora de tomar impresionantes macrofotografías.

Primer planta de planta de cannabis que está lista para ser cosechada llena de tricomas blancos y maduros

¿Qué aspecto tienen los tricomas cuando están listos para la cosecha? Las tres fases de maduración de los tricomas 

1. Etapa transparente

Trichomes de malezas claros y pequeños de aspecto de hongos sobre el fondo negro

Los tricomas comienzan su ciclo vital mostrando una apariencia que recuerda a unas setas diminutas y cristalinas. Los tricomas transparentes indican que la planta aún está creciendo y todavía no ha desarrollado todo su potencial. Cosechar tus plantas de marihuana cuando los tricomas tienen todavía un aspecto translucido sería algo prematuro, ya que la producción de cannabinoides y otros compuestos aún no ha alcanzado concentraciones significativas. Aunque estos tricomas transparentes pueden provocar efectos, son menos potentes que sus primos maduros.

2. Etapa turbia

Apariencia nublada y lechosa de los tricomas de primer plano contra el fondo negro

A medida que los tricomas van madurando, su aspecto evoluciona de transparente a un tono blanquecino turbio y lechoso. Es un signo revelador de que el contenido de THC está en su punto álgido. Si cosechas en esta fase, tus cogollos producirán un subidón intenso y energético. Sin embargo, otros cannabinoides, como el CBD, el CBG y ciertos terpenos, aún tienen que evolucionar. Para un perfil más complejo, te convendría esperar unas dos semanas más.

3. Fase ámbar/marrón

Primer plano del tricoma de hierba de tono ámbar contra el fondo oscuro

Durante la fase final, los tricomas se tiñen de color, adoptando tonalidades marrón oscuro y ámbar, lo que indica la formación de ciertos compuestos esenciales. Si quieres cultivar plantas con un amplio espectro de cannabinoides, terpenos y flavonoides, esta es la fase adecuada para cosecharlas. Las flores con abundantes tricomas de color ámbar o marrón suelen ofrecer propiedades más relajantes y calmantes, ideales para usuarios recreativos y medicinales.

¿Cómo se favorece el crecimiento de los tricomas?

A estas alturas debería estar claro que observar los tricomas es fundamental para optimizar una cosecha de marihuana. Sin embargo, ¿cómo se puede perfeccionar y maximizar la producción de este oro cristalino?

El primer paso para conseguir una cosecha espectacular con la máxima calidad posible de tricomas es elegir las variedades adecuadas según tus necesidades. Los últimos avances en el campo de la genética cannábica han dado lugar a variedades que permiten un crecimiento óptimo y denso de los tricomas. Los resultados son flores excepcionales con mezclas individuales de fragancias, aromas, efectos y beneficios.

Primer plano de la flor de cannabis llena de tricomas lácteos

Una vez decididas las variedades, es hora de perfeccionar las técnicas de cultivo. La mayoría de las técnicas persiguen la obtención de cosechas ricas y de gran calidad, con altos niveles de terpenos, y se centran también en una elevada producción de tricomas.

A continuación te ofrecemos siete consejos sobre técnicas de cultivo destinadas a potenciar tus tricomas:

1. Elige variedades naturalmente ricas en tricomas

Flor de cannabis tricomas completos o nublados y lechosos contra el fondo negro

Para maximizar la producción de tricomas, resulta fundamental seleccionar las genéticas adecuadas. Aunque todas las plantas de cannabis producen tricomas, algunas variedades parecen más escarchadas que otras. Estas son las cinco variedades que producen más tricomas:

Flor de cannabis diesel blanco contra el fondo colorido
  • White Diesel: El linaje de esta variedad es bastante potente y, durante la etapa de floración, la White Diesel Haze desarrolla abundantes tricomas que dan a las flores un aspecto escarchado. Desprende un penetrante aroma a Diesel y proporciona un subidón cerebral estimulante.
Jack Herer Planta de cannabis sobre el fondo colorido
  • Jack Herer: Esta variedad es conocida por su abundante producción de resina. Sus genéticas favorecen un notable desarrollo de los tricomas, lo que contribuye a su reputación de variedad equilibrada que combina la estimulación cerebral y la relajación física.
Planta de cannabis de tarta de queso de boda sobre el fondo colorido
  • Wedding Cheesecake: Esta variedad posee cogollos ricos en tricomas y un perfil de cannabinoides robusto y complejo. Su aroma recuerda al queso, pero tiene un sutil dulzor que aumenta su atractivo.
N13 Kush Cannabis Flower contra el fondo colorido
  • N13 Kush: Conocida por su capacidad para producir grandes rendimientos y potentes efectos, la N13 Kush se caracteriza por su abundante producción de tricomas y es un homenaje a sus genéticas afganas.
Sticky Orange xxl flores de cannabis contra el fondo colorido
  • Sticky Orange XXL: Una variedad exótica de cogollos grandes y resinosos cubiertos de una gruesa capa de tricomas, con un perfil de sabor cítrico característico.

2. Iluminación

La selección y disposición de las lámparas puede influir directamente en el desarrollo de los tricomas. Como ya hemos dicho, la cobertura de tricomas funciona como un protector solar: al igual que nuestra piel produce melanina como escudo contra los rayos dañinos del sol, las plantas de cannabis aumentan su producción de cannabinoides en respuesta a la exposición a los rayos UV-B.

Flor de cannabis que crece interior bajo la luz morada ultravioleta

Los cultivadores aprovechan este comportamiento con el fin de potenciar la producción de tricomas mediante la maximización de la radiación UV-B. Las lámparas LEC (cerámica emisoras de luz) y las lámparas UV son las mejores herramientas. Aquí encontrarás más información sobre las condiciones lumínicas ideales para la hierba.

3. Condiciones ambientales

Planta de cannabis que crece al aire libre en un día soleado

A los tricomas les encanta un entorno equilibrado con unas condiciones ambientales óptimas, incluyendo la temperatura, la humedad y el flujo de aire. Para optimizar la producción de tricomas se recomienda mantener temperaturas comprendidas entre los 18°C por la noche y los 23°C bajo las lámparas. Unos niveles elevados de humedad pueden aumentar drásticamente el riesgo de enfermedades fúngicas, por lo que se aconseja mantener la HR en torno al 50%.  

4. Suplementos de cultivo

¡Unas plantas sanas producen una cosecha saludable! Como ocurre cuando tomas vitaminas, algunos suplementos y abonos ecológicos pueden aportar un refuerzo adicional en la producción de tricomas. Algunos suplementos que puedes añadir a la tierra contienen aminoácidos y bacterias de ácido láctico.

Una persona que regaada de una pequeña planta de cannabis que crece en una gran maceta negra

Las melazas también son una gran fuente de azúcares que pueden proporcionar la energía necesaria para la producción de tricomas. Recuerda siempre que la marihuana necesita diferentes suplementos a lo largo de las distintas fases de desarrollo.

5. Defoliación

Una persona sosteniendo un montón de flores de cannabis en las manos

La defoliación permite que los cogollos inferiores reciban más luz, elimina las hojas no esenciales y ayuda a la planta a dirigir sus recursos hacia la formación de flores y el desarrollo de tricomas. Sin embargo, ten cuidado, ya que una poda excesiva puede estresar a la planta y dificultar su crecimiento.

6. Cuándo realizar un lavado en función de los tricomas

Una pequeña planta de cannabis en una maceta negra que se está regando

Los cultivadores recomiendan llevar a cabo un lavado del sustrato de las plantas aplicando cantidades generosas de agua pura a lo largo del ciclo de cultivo. El lavado ayuda a eliminar del medio los residuos salinos no deseados, los cuales pueden provocar un sabor desagradable en la cosecha final.   

7. Curado

El curado tiene un efecto tremendo en el desarrollo de los tricomas. En esta fase se elimina el exceso de humedad, y los compuestos cambian su composición, ayudando a la conservación de los tricomas. Al principio, los niveles de tricomas disminuyen, pero después de la octava semana de curado, vuelven a ser más pronunciados. Durante el proceso de curado, la humedad relativa debe mantenerse entre el 45% y el 55%. La temperatura debe estar entre los 20 y los 22°C.

Un frasco lleno de flores de cannabis que se curan contra el fondo negro

Un curado adecuado no sólo mantiene los tricomas, sino que los amplifica, contribuyendo a una cosecha de marihuana más fragante y potente.  

Los tricomas, algo más que una glándula de resina

Los tricomas, esas minúsculas estructuras presentes en la marihuana y responsables de la producción de cannabinoides como el THC y el CBD, además de terpenos y flavonoides, desempeñan un papel crucial en la potencia y el aroma de la planta. La aparición de tricomas, y su transición de transparente a ámbar, son indicadores clave del momento óptimo de la cosecha.

La concentración de compuestos en los tricomas depende de la variedad de marihuana y de las condiciones de cultivo. Su proceso de maduración, que consiste en pasar de un tono transparente a uno turbio o ámbar, indica el momento óptimo para la cosecha. La transición al ámbar puede durar varias semanas, según la variedad y los factores ambientales.

Primer plano de la hoja de planta de cannabis llena de tricomas blancos lechoso

Para optimizar la producción de tricomas y preservar la potencia durante la cosecha es necesario mantener unas condiciones ambientales equilibradas, proporcionar una luz UV-B adecuada y aplicar los suplementos apropiados. Tras la cosecha, puedes aumentar aún más la potencia de los cannabinoides de los tricomas curando tus cogollos adecuadamente durante varias semanas (o incluso meses).

¿Tienes algún consejo para mejorar el contenido de los tricomas? ¡Háznoslo saber en los comentarios que aparecen a continuación!

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba