¿Cómo afecta el dinero de drogas ilegales a la economía?

El dinero que alimenta el comercio ilegal de drogas es una de las únicas formas verdaderamente «líquidas» de capital en el mundo, haciendo de ese mismo dinero un aspecto importante de toda la economía global. ¿Hasta qué punto los gobiernos, los bancos y las empresas perpetúan la guerra contra las drogas precisamente mediante la prohibición?

Según algunos economistas, el comercio mundial de drogas ilegales es una parte fundamental y esencial del modelo económico imperante, y la guerra contra las drogas es un medio para mantener el comercio, más que para erradicarlo.

Por muy polémico que sea el tema, el tráfico ilegal de drogas juega un papel enorme en la actual economía global. A pesar de lo mucho que la guerra contra las drogas se presenta como un medio para erradicar el comercio ilegal de drogas, el derecho internacional y el lavado de dinero son los motores de la economía ilegal de las drogas. De esta manera, los bancos y los gobiernos están implícitos en el paso del dinero ilegal de las drogas y sus efectos en la economía mundial.

Los mercados y el movimiento de capitales

En general, las economías capitalistas dependen del movimiento de capital (dinero) como medio para mantener el crecimiento y generar beneficios. En un modelo capitalista de libre mercado o de laissez-faire, no habría restricciones al movimiento de dinero -ni impuestos, ni aranceles comerciales, ni regulaciones financieras en absoluto- y los precios de los bienes y servicios estarían totalmente determinados por las fuerzas del mercado.

En cambio, miles de regulaciones, impuestos y aranceles diferentes influyen y controlan el movimiento del dinero. Estos instrumentos financieros desempeñan diversas funciones. Pueden controlar o afectar los tipos de interés de los préstamos y redistribuir la riqueza en forma de prestaciones y asistencia sanitaria a los sectores más pobres de la sociedad. Permiten a los gobiernos controlar los precios para que el costo de las necesidades básicas siga siendo asequible, o introducir aranceles comerciales para proteger industrias valiosas.

Por lo tanto, un mercado verdaderamente libre no existe en el mundo de hoy. Los países y regiones individuales varían en la medida en que regulan los negocios, pero la mayoría de las naciones hoy en día imponen impuestos y regulaciones hasta cierto punto.

Debido a la burocracia financiera, la realización de transacciones comerciales puede ser compleja, lenta y estar sujeta al escrutinio de varias autoridades financieras. Pero dentro de esta complejidad, hay casi un sinfín de oportunidades para doblar o romper ciertas reglas, o simplemente inventar nuevas completamente. Esto es esencialmente lo que ocurrió con el escándalo de las hipotecas subprime y el sistema de credit default swaps.

Entonces, si las reglas se rompen o se tuercen demasiado, pueden causar inestabilidad que puede extenderse y causar una devastación económica increíble, culminando en recesiones o incluso depresiones. Esto ha ocurrido un número notable de veces a lo largo de la historia.

En 2008, la manipulación financiera del mercado hipotecario y de valores provocó el fracaso de los dos mayores prestamistas hipotecarios estadounidenses, Fannie Mae y Freddie Mac. La crisis de las hipotecas de alto riesgo causó un efecto dominó en el sector bancario y, en última instancia, una recesión mundial.

El colapso de la industria hipotecaria causó una recesión global (© Mark Warner)

En recesiones severas, el gasto y la inversión prácticamente se detienen. Con las empresas y los gobiernos que no están dispuestos a gastar o invertir, la cantidad de capital líquido en el sistema disminuye rápidamente. Las ganancias disminuyen, los salarios y los puestos de trabajo se reducen, y los gobiernos generan menores ingresos fiscales. Medidas desesperadas como la relajación cuantitativa, los rescates bancarios y la austeridad pueden ser implementadas.

El dinero de las drogas puede representar el 1% del PIB mundial total

Pero hay una forma de capital que permanece relativamente inafectado en estas situaciones, en gran medida porque no está sujeto a impuestos, regulaciones o tasas de interés. Se trata de capital ilegal o «negro», generado a partir de actividades económicas ilícitas como el contrabando de drogas, el tráfico de seres humanos, la prostitución y los juegos de azar. Un informe de la ONUDD de 2009 estimó que, en conjunto, estas industrias «negras» valían $2,1 billones ese año, o el 3,6% del PIB mundial.

De las industrias ilegales, el sector más grande es el de las drogas. De hecho, el capital de las drogas por sí solo puede representar hasta el 1% del PIB mundial total. La ONUDD estimó que en 2003 se gastaron $321 milliones en drogas. Ese mismo año, el PIB total se estimó en $38,7 billones, lo que indica que el 0,83% del PIB mundial total se generó a partir de las drogas.

Según algunos economistas, este dinero líquido e ilegal puede ser fundamental para el mantenimiento de la actual economía global. Antonio María Costa, ex jefe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, declaró en 2009 que los activos del crimen representaban «el único capital de inversión líquido» disponible para los bancos en peligro de colapsar durante la crisis de 2008.

«Los préstamos interbancarios fueron financiados con dinero proveniente del narcotráfico y otras actividades ilegales… Había indicios de que algunos bancos fueron rescatados de esa manera», afirmó Costa.

Sin ello, sostiene, la crisis financiera de 2008 podría haber conducido a un colapso total del sector bancario a nivel mundial. En cambio, aunque muchos de los principales bancos han fracasado, otros han salido adelante gracias a la disponibilidad de dinero ilegal.

Legalidad y liquidez del dinero

Pero, ¿de dónde proviene exactamente este capital líquido e ilegal, cómo se mueve por todo el mundo y cómo tienen acceso a él los bancos?

En primer lugar, hablemos de la liquidez. El capital es líquido cuando se puede mover y cambiar fácilmente. Por lo tanto, el efectivo físico es el activo más líquido de todos. El dinero que se mantiene en cuentas bancarias y bonos a menudo también se clasifica como efectivo, porque puede convertirse rápida y fácilmente en efectivo físico si es necesario. Es capital líquido, pero no tan líquido como un manojo de billetes.

En el otro extremo de la escala, tenemos inversiones ilíquidas como casas, arte, dinero encerrado en cuentas de ahorro a largo plazo o activos comerciales. Estos son activos que no pueden ser fácilmente intercambiados por dinero en efectivo, y que están sujetos a largos procedimientos para ser accesibles.

A continuación, hablemos de la legalidad. Todo el dinero, cuando nace, comienza como «dinero blanco», dinero legal. Es sólo después de que se obtiene ilegalmente que se convierte en dinero «negro». Por lo tanto, cuando el dinero es robado, gastado en transacciones ilegales como la compra de drogas, o retenido fraudulentamente de la oficina de impuestos, se convierte en dinero negro.

El dinero negro es el capital más líquido de todos – es abrumadoramente en forma de dinero en efectivo, y cambia de manos sin ser retrasado o disminuido por la burocracia y los impuestos. En este sentido, el mercado negro está posiblemente más cerca de un mercado «libre» que cualquier mercado legal y regulado.

Cómo fluye el capital de las drogas a través del sistema

Aunque algunas drogas pueden ser compradas con dinero robado, la gran mayoría del dinero gastado en transacciones de drogas ilegales es en forma de pequeñas cantidades de dinero en efectivo que provienen directamente del consumidor final. El dinero proviene de los salarios, sueldos, ahorros, herencias o beneficios que el consumidor tiene a su disposición legalmente.

Acumulativamente, esta suma de dinero no es trivial de ninguna manera. Un informe de 2014 estimó que la población estadounidense gasta $100 mil millones anuales en drogas para consumo personal. Como se mencionó anteriormente, se estima que en 2003 se gastaron $321 mil millones en drogas en todo el mundo. De esa suma, $214 mil millones se gastaron en el sector minorista. Es importante señalar que estas cifras son estimaciones, ya que rastrear el movimiento del dinero negro es extremadamente difícil. Dada la naturaleza secreta de las industrias ilegales y los riesgos que implica su estudio, es difícil obtener cifras exactas.

Basta decir que el consumidor medio, así como muchos minoristas ilegales de poca monta, no necesitan considerar el movimiento del dinero de la droga una vez que ha dejado sus manos. Para el consumidor, los medicamentos se compran y eso es todo. Para el distribuidor de bajo nivel, los beneficios generados pueden ser gastados como efectivo disponible en pequeñas cantidades que no atraerán la atención de las autoridades financieras. Por lo tanto, una parte sustancial de los ingresos y egresos de la economía sumergida se produce en este nivel.

Sin embargo, el minorista de poca monta compra su producto a distribuidores más adelante en la cadena, que en última instancia tendrán que hacer frente a cantidades de dinero en efectivo demasiado grandes como para utilizarlas sin llamar la atención. Los individuos u organizaciones a este nivel ahora tienen que pensar en cómo «limpiar» su dinero, para que pueda volver a la economía blanca con una buena explicación de sus movimientos y existencia.

Sin eso, las costosas compras en efectivo podrían atraer la atención equivocada – atención que podría conducir a largas investigaciones secretas, arrestos y procesamientos, y a la incautación de dinero y activos.

Blanqueo de capitales – El vínculo entre las economías «negra» y «blanca»

Por lo tanto, un sistema que permite que el dinero sea limpiado y salvaguardado a cambio de un porcentaje acordado es una necesidad para cualquier distribuidor sensato. De ahí la existencia del «blanqueo» de dinero, literalmente, la depuración del dinero.

El lavado de dinero también tiene otro beneficio importante. Con la configuración correcta, el dinero puede ser transferido entre países e individuos con notable rapidez. Esencialmente, un sistema como este utiliza la red legal blanca pero permanece efectivamente fuera de ella.

La industria del lavado de dinero es el puente más importante entre la economía sumergida y los blancos, y puede procesar hasta el 2,7% del PIB mundial total por año (estimado en $1,6 billones en 2009). Los negocios de lavado de dinero pueden ser empresas «fantasma» que se crean con el único propósito de limpiar dinero para organizaciones criminales. Alternativamente, pueden ser negocios legítimos con una actividad secundaria clandestina en el lavado de dinero.

Es en esta última categoría donde encontramos las pruebas más contundentes de la implicación de las empresas «blancas» en la economía «sumergida». Por ejemplo, algunos bancos importantes, que han sido expuestos en repetidas ocasiones por obtener beneficios ilícitos del dinero del narcotráfico.

Bancos – Los mayores lavadores de dinero del mundo

En 2009, se descubrió que dos grandes bancos, HSBC y Wachovia, habían administrado cuentas para el cártel mexicano de Sinaloa, blanqueando cientos de miles de millones entre ellos. Wachovia lavó aproximadamente $420 mil millones para el Cártel de Sinaloa entre 2003 y 2008. Y en nombre de Wachovia, los trabajadores de las sucursales mexicanas de HSBC rutinariamente recibieron y manejaron este dinero.

En 2010, después de una investigación de 22 meses, Wachovia fue castigada con un «procesamiento diferido» junto con multas y confiscaciones por un total de $160 millones – apenas el 2% de sus ganancias ese año. Para entonces, Wachovia había sido comprada por Wells Fargo, y había cesado sus actividades de lavado de dinero aparentemente para siempre.

HSBC, por otra parte, siguió beneficiándose de las actividades de blanqueo de dinero durante varios años más. Se informa que los miembros del cártel depositaban cientos de miles de dólares todos los días en las sucursales de HSBC, sin que el banco hiciera preguntas.

En 2012, HSBC fue multado con $1,8 mil millones por sus actividades de lavado de dinero. Fue una de las mayores multas bancarias de la historia, pero una pequeña fracción de sus beneficios anuales. También fue golpeado con una acusación diferida de cinco años – pero como lo dijo el New York Times:

«Las autoridades federales y estatales han decidido no acusar a HSBC, el banco con sede en Londres, por cargos de lavado de dinero vasto y prolongado, por temor a que el proceso penal derrote al banco y, en el proceso, ponga en peligro el sistema financiero».

Estos casos pusieron de manifiesto una profunda corriente de complicidad entre los grandes bancos y los narcotraficantes que se remonta a decenios, si no siglos atrás. La medida en que los principales bancos han cooperado en el blanqueo de los beneficios de las organizaciones delictivas es endémica, y podría decirse que ha sustentado casi dos siglos de capitalismo impulsado por Occidente.

¿Qué hay detrás de esta complicidad entre los bancos y los traficantes de drogas ilegales, y por qué los gobiernos y los sistemas judiciales aparentemente trabajan para proteger la relación? Si el objetivo es realmente erradicar el tráfico mundial de drogas, el enfoque correcto sería seguramente exponerlo y cortarlo.

Para entender plenamente la compleja relación entre los bancos, los gobiernos y los negocios de la droga, primero tenemos que mirar la historia del tráfico mundial de drogas, cuyas raíces se remontan al período colonial europeo.

Colonialismo, drogas y equilibrio de poder

Las drogas han sido objeto de comercio entre países durante siglos, y se han aprobado leyes que prohíben su venta o consumo durante un período tal vez más largo. La historia temprana del tráfico de drogas es irregular, pero a partir del siglo XVII hay muchas pruebas de un comercio internacional floreciente, así como muchos esfuerzos para erradicarlo.

Los intereses británicos, portugueses, franceses, españoles y holandeses habían estado compitiendo por el control de territorios asiáticos clave y rutas comerciales durante más de un siglo en el siglo XVII. Entre sus territorios, los portugueses controlaban Goa y los holandeses Bengala, que eran dos regiones productoras de opio muy importantes.

Es importante señalar que en ese momento, los gobiernos europeos sólo estaban involucrados indirectamente en esta red de comercio internacional emergente. Los principales actores fueron los comerciantes de las Compañías de las Indias Orientales – colectivos de comerciantes con apoyo indirecto de sus respectivos gobiernos.

A finales del siglo XVII, las empresas portuguesas y británicas de las Indias Orientales transportaban opio a Cantón (Guangzhou, el principal puerto marítimo chino de la época) desde Goa, mientras que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales había establecido un monopolio sobre el comercio de opio entre Bengala y China.

El imperio chino era una importante potencia regional, con la que Europa mantenía una relación comercial desequilibrada. Los chinos exportaban grandes cantidades de mercancías valiosas a Europa, pero a cambio tenían poca necesidad de productos europeos. Sin embargo, las ventas de opio representaban un medio muy eficaz de adquirir plata china para compensar el déficit europeo y, al principio, los chinos estaban contentos de comprarla.

Luego, debido a la preocupación por el aumento de la adicción y la disminución de los ingresos de plata, China aprobó una ley que prohibía la venta de opio en 1729. Sin embargo, esto no detuvo el comercio, simplemente empujando a los comerciantes a implementar métodos más sutiles para llevar sus productos a China.

Los ejércitos privados de la Compañía Británica de las Indias Orientales lucharon y ganaron importantes guerras en 1757 y 1764 que le permitieron tomar el control de Bengala, Bihar y Orissa, principales regiones productoras de opio de la India. Este período marcó el verdadero comienzo del dominio de la Compañía en la India, que continuaría hasta el establecimiento del Raj británico en 1858.

En 1773, la Corona Británica otorgó a la Compañía un monopolio sobre el comercio de opio en Bengala. A continuación, la empresa comenzó a vender opio a comerciantes privados de Calcuta (Calcuta) a fin de evitar burlar abiertamente la prohibición china de la venta de opio. Estos comerciantes transportarían entonces la mayor parte del opio directamente a China.

Las guerras del opio y la derrota de China

La Compañía era plenamente consciente de que su comercio continuo de opio después de 1729 era ilegal en virtud de la legislación china. Sin embargo, se dedicó al comercio, y durante un corto período de tiempo incluso llevó el opio directamente a Cantón en barcos de la Compañía. Sin embargo, esto cesó cuando los directores de la empresa en Londres criticaron la práctica de «comprometer las formas legales del comercio chino-británico, ya que el opio era contrabando en China».

En los decenios siguientes, la Compañía intensificó sus esfuerzos por controlar y penetrar en el mercado chino, y el comercio de opio pasó a ser cada vez más importante para sus actividades en curso en Asia.

A pesar de que la prohibición se relajó parcialmente en las décadas posteriores a 1729, los nuevos aumentos en el número de adictos y las mayores pérdidas de plata motivaron a China a dictar nuevas prohibiciones del consumo de opio (1796) y de las importaciones (1800). Luego, en 1834, la Compañía perdió su monopolio concedido por la Corona (debido a las protestas británicas generalizadas a favor del libre comercio) sobre el opio, y la competencia comenzó a calentarse.

Durante este período se produjeron intentos cada vez más tortuosos y agresivos de controlar el comercio. La Compañía emitió órdenes por escrito a los comerciantes privados con los que comerciaba, prohibiéndoles ostensiblemente el contrabando de opio a China, a la vez que les exigía secretamente que lo transportaran.

Durante este tiempo, los comerciantes suelen enviar opio a almacenes situados en islas cercanas a Cantón. En 1839, los funcionarios chinos inspeccionaron esos almacenes y confiscaron y destruyeron 20.000 arcones (unas 1.400 toneladas imperiales) de opio.

En esta etapa, la Compañía solicitó asistencia al gobierno británico. El gobierno británico, entendiendo que el comercio del opio era ahora esencial para mantener una presencia comercial británica en Asia (y unos ingresos sanos para el propio Reino Unido), envió una flota de buques de guerra por el estuario del río Pearl hacia Cantón, y comenzó la primera Guerra del Opio (1839-1842).

Para entonces, la filosofía económica de laissez-faire de Adam Smith era muy popular en Gran Bretaña, y las restricciones chinas al comercio del opio se consideraban un ejemplo de restricciones comerciales injustas. Era una hipocresía asombrosa, dado que el monopolio de la Compañía de las Indias Orientales se había levantado apenas cinco años antes.

En 1865, los británicos, con el apoyo de los franceses y los estadounidenses durante la segunda guerra del opio (1856-1860), habían tomado el control de Hong Kong, Shangai y Nanjing, y los habían abierto completamente al comercio. El comercio de opio en China ya estaba plenamente establecido, y con la firma de los «Tratados desiguales» de Nanjing, las importaciones se hicieron plenamente legales en virtud de la legislación china.

Estos tratados, junto con la inestabilidad social generalizada causada por la guerra prolongada y el aumento constante de las tasas de adicción, pusieron de rodillas al poderoso imperio de China. Lo que seguiría sería conocido como su «Siglo de la Humillación«, y su sujeción a las potencias coloniales europeas. Con la derrota de la última gran potencia no occidental, la era del dominio occidental había comenzado en serio.

La banca de drogas en el período colonial

Pero, ¿dónde entran los bancos en esta sórdida historia de contrabandistas de drogas, gobiernos y guerra? Hemos visto evidencia de que los principales bancos tienen un papel crucial en el lavado de dinero de la droga en el mundo de hoy. Pero si toda la formación del sistema capitalista moderno depende de la compleja relación entre gobiernos, empresas y bancos, entonces los bancos también deben haber tenido un papel que se remonta a siglos atrás.

De hecho, al examinar la historia de la banca durante e inmediatamente después de las Guerras del Opio, nos encontramos con un nombre familiar: Hongkong & Shanghai Banking Corporation, ahora conocido en el mundo como HSBC.

Establecido por empresarios británicos en 1865, después de la segunda Guerra del Opio, el banco atendió las necesidades de los comerciantes británicos en China, en un momento en que el 70% del comercio era de opio. De hecho, algunos miembros fundadores (en particular Dent & Co y Thomas Sutherland de P&O) hicieron su fortuna directamente del comercio del opio, mientras que era ilegal en virtud de la legislación china. Durante ese tiempo, el opio se consideraba el producto más valioso del mundo.

Varios otros bancos participaron en el manejo del producto del opio en ese momento, entre ellos Barings Brothers, Jardine Fleming Bank Ltd y Hottinguer & Company. Estos bancos manejaron dinero del opio hasta alrededor del final de la Primera Guerra Mundial, cuando el comercio se convirtió en ilegal internacionalmente, momento en el cual su papel en el manejo del dinero de la droga terminó o se volvió clandestino.

La aparición del lavado de dinero moderno

A medida que el tráfico de drogas se convirtió en ilegal en todo el mundo, no fue erradicado. Simplemente pasó a la clandestinidad, al igual que el comercio británico con China tras las prohibiciones chinas del opio. A medida que los riesgos de operar como contrabandista de drogas aumentaban, también lo hacían las recompensas potenciales, y las mafias y los cárteles se establecieron rápidamente. Los gobiernos que anteriormente habían estado abiertos en su apoyo se distanciaron del tráfico de drogas, y surgió una nueva era de retórica antidrogas.

Ahora que los ingresos de las drogas eran internacionalmente ilegales, la necesidad de blanqueo de dinero entró en vigor a gran escala. Para la era de la Prohibición de los Estados Unidos en la década de 1920, se lavarían grandes cantidades de dinero ilegal. Después de todo, una de las mercancías más lucrativas de todos los tiempos -el alcohol- estaba prohibida en los Estados Unidos. Los ingresos ilegales que llegan a las arcas de la emergente mafia americana son asombrosos.

El arte del lavado de dinero estaba en su infancia en ese momento, y de hecho, el lavado de dinero en sí mismo no se convertiría oficialmente en ilegal a nivel internacional hasta la década de 1980. Así, cuando Al Capone fue encarcelado en 1931, no fue por contrabando o lavado de dinero, sino por simple evasión fiscal.

Sin embargo, esto señaló a otros mafiosos que las autoridades pueden estar prestando atención a sus propios negocios, y el negocio del lavado de dinero comenzó a acelerarse. El destacado mafioso judío Meyer Lansky pronto comenzó a transferir dinero en efectivo ilegal a cuentas bancarias suizas, que estaban protegidas por la Ley de Secreto Bancario Suizo de 1934. En última instancia, crearía su propio banco suizo extraterritorial y un vasto y complejo sistema de blanqueo de dinero que lo acompañaría.

Desde entonces, se ha demostrado repetidamente que los bancos siguen involucrados en el tráfico ilegal de drogas. Algunos ejemplos son el Bank of Credit and Commerce International, el Nugan Hand Bank y la sucursal de la Reserva Federal en Miami, todos ellos activos durante los años setenta y ochenta, cuando el comercio de cocaína en América Latina estaba despegando.

Ahora, los sistemas de lavado de dinero han evolucionado para convertirse en altamente complejos e intrincados, compuestos por vastas redes de bancos y empresas que se extienden a través de docenas de países. El dinero de la droga se utiliza para comprar oro, diamantes, ropa, calzado, equipo agrícola y otros bienes legítimos, y el rastro de papel es casi imposible de seguir.

Los campos de batalla de la lucha contra las drogas

Ya existen leyes internacionales que prohíben el lavado de dinero y el comercio de drogas. Además, existen varios tratados que hacen ilegal cualquier intento abierto de un gobierno de interferir con el mercado de otra nación soberana utilizando la fuerza militar.

Pero mientras que el colonialismo puede haber terminado oficialmente, ciertos patrones se perpetúan a sí mismos – continuando enriqueciendo a las antiguas potencias coloniales mediante la transferencia de riqueza del mundo «en vías de desarrollo». Las drogas siguen representando una enorme fuente de riqueza; las empresas que hacen contrabando de drogas siguen canalizando grandes cantidades de dinero hacia la economía «occidental»; los gobiernos siguen participando en guerras que perpetúan el comercio, y los principales bancos y otras empresas «blancas» siguen facilitando el proceso.

Desde que el equilibrio de poder ha cambiado de Gran Bretaña a los Estados Unidos, los principales campos de batalla de la guerra contra las drogas también han cambiado, del sudeste asiático a América Latina. Ahora, el producto más valioso del mundo ya no es el opio, sino la cocaína.

El concepto ambiguo del «narco-estado»

Con el fin del colonialismo y la independencia nacional de las antiguas colonias, el mundo experimentó otro cambio socioeconómico fundamental. Las potencias coloniales estaban perdiendo el control de los ingresos de sus antiguas colonias. Además, las propias colonias se encontraban en una nueva e incierta etapa de la vida, con una necesidad desesperada de llegar a ser financieramente autosuficientes.

Aunque las principales potencias occidentales estaban perdiendo el poder político absoluto en sus antiguos territorios, seguían teniendo un vasto poder económico, acumulado a lo largo de siglos de prácticas comerciales desleales. Para muchos de estos territorios, su principal socio comercial sigue siendo hoy en día su antiguo colono, e invariablemente, las relaciones comerciales siguen siendo muy desiguales. De hecho, este fenómeno ha sido calificado de «neocolonialismo» o «colonialismo postcolonial», y su efecto en el mundo es profundo, especialmente en África.

Para algunas de estas antiguas colonias, dominios y mandatos, las drogas destinadas a la venta internacional siguen constituyendo una gran parte de la economía nacional. En algunos países, la participación en el tráfico de drogas ha tenido un efecto enorme y visible en el desarrollo de sus economías. Así es como llegamos al concepto de «narcoestado», aunque (como tan meticulosamente se señala en The Myth of the Narco-State (El Mito del Narco-estado), P.A. Chouvy, 2015) la designación es dudosa y nunca ha sido claramente definida.

Sin embargo, existen varias similitudes claras entre las principales naciones productoras de drogas. Se trata de países típicamente «en vías de desarrollo», con una pobreza generalizada. A menudo son políticamente inestables y propensos a los disturbios y la violencia. Por lo general, tienen gobiernos débiles que pueden permitir, alentar o incluso beneficiarse directamente del comercio ilegal de drogas en diversos grados. A menudo, se habrá desarrollado un sistema mafioso o de cártel, y se beneficiará de un profundo nivel de infiltración en las fuerzas del orden y el gobierno.

Los principales países productores de drogas suelen tener también un intrincado sistema financiero para blanquear internacionalmente los beneficios del narcotráfico. Típicamente, también tienen una larga historia de explotación y subyugación por parte de una potencia colonial. Dependen en gran medida de la ayuda exterior, lo que los deja expuestos al acoso financiero y a la manipulación a nivel internacional. Los países que se ajustan a esta descripción suelen estar situados en África, Asia y América Latina.

Demonizar a las naciones productoras de drogas es una herramienta de propaganda clave

Existe un enorme e incesante mercado global de drogas y un argumento «moral» para mantenerlas ilegales. Este argumento moral es muy convincente, y es una parte clave de la retórica que aparentemente «justifica» la guerra contra las drogas.

Desde la época de la prohibición, los estados productores de drogas han sido etiquetados como narcoestados, chivos expiatorios y sujetos a la agresión militar de las principales potencias, en particular de Estados Unidos. Esta agresión militar se celebra como un intento de erradicar el tráfico ilegal de drogas, pero ahora hay muchas pruebas que sugieren que en realidad lo perpetúa, y da a los narcotraficantes cada vez más poder e influencia.

En mayo de 2001, el grupo terrorista conocido como Talibán impuso una prohibición de la producción de opio en Afganistán, lo que tuvo un profundo efecto en el mercado mundial del opio, reduciendo drásticamente la disponibilidad y aumentando los precios. Meses más tarde, Estados Unidos invadió, y los talibanes revirtieron su política sobre el opio, con lo que la producción se disparó en los años siguientes.

La producción de opio de Afganistán ha estado vinculada durante mucho tiempo a la financiación de organizaciones terroristas, en particular los talibanes, Al Qaeda y ahora ISIS. Por ejemplo, se ha informado ampliamente que ISIS recibe $1 mil millones al año en ingresos por drogas ilegales.

El dudoso vínculo entre las drogas y el terrorismo

Sin embargo, al mirar más de cerca, hay defectos obvios en el argumento. Ciertamente, algunos de los beneficios generados por el tráfico ilícito de drogas se destinan a la financiación de grupos terroristas, pero se cree que constituyen una pequeña fracción de la financiación total.

El ISIS, según el Centro de Análisis del Terrorismo, ganó 2.400 millones de dólares en 2015, de los cuales 800 millones proceden directamente de la imposición de impuestos a los ciudadanos que viven en los territorios que controlan, y otros 600 millones de dólares proceden del petróleo. Los 1.000 millones de dólares restantes procedían de una mezcla de fuentes, incluidos secuestros y rescates, antigüedades, donaciones, agricultura, minería de fosfatos y gas natural. Cualquier ingreso obtenido de las drogas aparentemente proviene de la tributación de los productores de drogas más que de la gestión de la producción de drogas.

Sí, los grupos terroristas pueden beneficiarse de la ocultación y la liquidez del capital de las drogas, pero está claro que están lejos de ser los principales beneficiarios, y que las drogas constituyen una proporción insignificante de la financiación total. Los talibanes pueden ser una excepción en este caso, ya que hasta un 40% de su financiación procede de la heroína afgana (posiblemente más del 60% en el punto álgido del comercio). Pero los ingresos anuales totales de los talibanes son menos de un cuarto de los ingresos de ISIS, y se cree que reciben mayores cantidades totales directamente de Pakistán y los estados del Golfo.

Los principales beneficiarios del narcotráfico

Con un comercio de más de 320.000 millones de dólares al año, incluso si ISIS (la «organización terrorista más rica del mundo») ganara 1.000 millones de dólares al año (y la evidencia sugiere que no lo hace), las organizaciones terroristas no son grandes actores en el tráfico internacional de drogas.  Los principales beneficiarios son los propios carteles de la droga, así como los bancos y empresas que hacen negocios con ellos.

Sólo a modo de comparación – se piensa que el cártel de Sinaloa gana 3.000 millones de dólares al año, y los cárteles latinoamericanos combinados pueden ganar hasta 64.000 millones de dólares al año, casi en su totalidad por el comercio de cocaína (con pequeños porcentajes que derivan de otras drogas ilegales).

Todo el sistema financiero mundial sigue beneficiándose del tráfico ilícito de drogas, lo que mantiene a los países productores de drogas atrapados en un ciclo de dependencia económica inquebrantable.  Esto se ve además facilitado por grandes cantidades de ayuda internacional, que mantienen a las naciones productoras de drogas sujetas a los caprichos económicos de sus acreedores internacionales.

La organización internacional «Count The Costs», que ofrece un «Informe Mundial sobre las Drogas alternativo«, afirma: «A nivel mundial, se gastan más de 100.000 millones de dólares al año en la lucha contra las drogas, más o menos lo mismo que el total gastado por los países ricos en ayuda exterior. Estados Unidos, y otros países, han desviado la ayuda al desarrollo de donde sería más efectiva, desdibujándola hacia el gasto militar para sus aliados en la guerra contra las drogas, más significativamente en América Latina».

Esto apunta a la naturaleza profundamente defectuosa y desigual de nuestro modelo económico actual. También sugiere que lo que se requiere para poner fin al contrabando ilícito de drogas es el establecimiento y mantenimiento de un sistema económico que no dependa de un fondo común de efectivo ilegal al que recurrir cuando fallen los mecanismos habituales. Una economía sostenible no debe basarse en la explotación insostenible de las naciones más débiles.

Actualmente, estamos experimentando cambios fundamentales en la economía mundial, y algunos economistas creen que la era de la supremacía económica occidental está llegando a su fin. A medida que continúe esta fase de transición, es probable que se produzcan cambios radicales en el tráfico de drogas. La tendencia actual hacia la legalización y regulación del cultivo comercial más valioso del mundo -la marihuana- puede ser un aspecto de este cambio fundamental.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Author and Expert

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba