Fumar marihuana o tabaco: ¿La marihuana es menos perjudicial?

Un estudio innovador, que duró 20 años, investigó la relación entre tabaco, marihuana y función pulmonar, y concluyó que el tabaco causaba efectos adversos pero la marihuana no. Como resultado de este y otros estudios, los profesionales médicos empiezan a prestar atención, y algunas aseguradoras incluso empiezan a cubrir los costes de la marihuana medicinal.

En el 2012, se publicó un estudio científico innovador (Association Between Marijuana Exposure and Pulmonary Function Over 20 Years, Pletcher MJ et al.) sobre los efectos de fumar marihuana en la función pulmonar en comparación con fumar tabaco.

El estudio observó miles de individuos durante 20 años con el fin de obtener un cuadro completo de las posibles asociaciones. Muchos otros estudios que solo analizan una pequeña ventana de tiempo no pueden demostrar la causalidad, aunque demuestren correlación.

Aunque han transcurrido varios años desde su publicación, este estudio sigue siendo uno de los más rigurosos y fiables en cuanto a comparación de marihuana y tabaco. Ha demostrado ser muy influyente.

Recientemente, dos compañías canadienses de seguros de vida declararon que, de ahora en adelante, dejarían de clasificar a los fumadores de marihuana en la misma categoría de alto riesgo que los fumadores de tabaco, afirmando que la investigación actual no demuestra evidencia de ningún «riesgo de sufrir cáncer a largo plazo equivalente al tabaco».

En este artículo, analizamos en profundidad los resultados del estudio y otros estudios relacionados que se han publicado desde entonces, y analizamos los cambios prácticos que estos hallazgos han provocado en de la industria.

¿Qué analizó el estudio sobre marihuana y tabaco?

Es bien sabido que el humo de la marihuana contiene muchos de los componentes presentes en el humo del tabaco, pero la cuestión de si los dos son igualmente dañinos ha causado controversia durante años. Estudios previos que investigaron los efectos del humo de la marihuana han demostrado que puede provocar inflamación y daño a las membranas mucosas de los pulmones, así como otros síntomas relacionados tales como tos, aumento de la producción de flemas y sibilancia, todos ellos también detectados en los fumadores de tabaco.

Fumar marihuana y tabaco puede provocar inflamación, pero solo el tabaco causa daños a largo plazo (© Blausen.com Staff)

Por otro lado, los estudios sobre la función pulmonar a largo plazo y las enfermedades asociadas con el consumo de marihuana no han podido encontrar ningún vínculo claramente definido. Por lo tanto, el objetivo de este estudio era resolver el problema de una vez por todas.

Cada vez es más importante la marihuana medicinal en la asistencia sanitaria en todo el mundo; el número de usuarios aumenta cada año, al igual que la legitimidad de la marihuana como tratamiento para múltiples afecciones. Por lo tanto, aclarar los hechos es crucial para comprender mejor la marihuana y para saber cómo incorporarla a la práctica clínica.

Durante más de dos décadas (marzo de 1985 – agosto de 2006), el estudio realizó un seguimiento del consumo de marihuana, tabaco y función pulmonar de 5 115 participantes. Midió los hábitos del momento y la exposición acumulativa estimada de por vida a ambos tipos de humo, y buscó asociaciones.

¿Cómo se recopilaron los datos?

Los datos se recopilaron como parte del estudio Coronary Artery Risk Development in Young Adults (CARDIA), que lleva recopilando datos desde 1985. El objetivo de CARDIA es estudiar variables como la raza, la altura, la circunferencia de la cintura, los hábitos de fumar y la exposición secundaria al humo, para identificar los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas.

Por ello, CARDIA seleccionó al azar a 5 115 participantes de los dos principales grupos raciales («blancos, no hispanos» y «negros, no hispanos»), incluidos en una muestra de cuatro comunidades de los EE. UU. No se seleccionaron específicamente para los comportamientos de fumar y, por lo tanto, eran representativos de una amplia sección transversal de los patrones típicos de consumo de marihuana y tabaco en los EE. UU. Los participantes tenían entre 18 y 30 años y, en el momento de confirmar su participación en el estudio, estaban sanos. Se les exigió que dieran su consentimiento expreso por escrito al estudio.

Los individuos del estudio primero se sometieron a un examen inicial, seguido de seis exámenes de seguimiento. La función pulmonar (pulmón) se examinó en los años 0, 2, 5, 10 y 20. En el año 20, el 69 % de los participantes originales permanecieron en el estudio.

Su función pulmonar se examinó mediante dos métricas: volumen espiratorio forzado en el primer segundo de espiración (FEV1) y capacidad vital forzada (FVC). La primera mide el volumen máximo de aire que se puede exhalar en un segundo, después de inhalar por completo. Este último mide el volumen total de aire que se puede exhalar después de la inhalación completa, y no limita la medición por tiempo.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?

Para el uso del tabaco, los resultados fueron los previstos: ambos FEV1 y FVC disminuyeron constantemente tanto con la exposición actual como con la de por vida.  Esto evidencia aún más que el consumo de tabaco causa un deterioro a largo plazo de la función pulmonar.

Algunas aseguradoras de vida tratan injustamente a los usuarios de marihuana como si fueran fumadores de puros o cigarrillos

Para el consumo de marihuana, los resultados fueron sorprendentes: la exposición esporádica a la marihuana (tanto actual como de por vida) causó un aumento del FVC. La exposición ligera de por vida también aumentó los resultados de FEV1. ¡Esto significa que, en comparación con las personas con cero exposición al humo de marihuana, la capacidad pulmonar total en los usuarios de marihuana aumentó en realidad durante los veinte años que duró el estudio!

Además, tanto el FVC como el FEV1 aumentaron constantemente cuando en comparación con la «intensidad actual de fumar marihuana» (definida como episodios de fumar en los treinta días anteriores). Por lo tanto, cuanto más frecuentemente fumaban los participantes, mayor era su capacidad pulmonar.

A los usuarios más intensivos de marihuana los resultados a largo plazo no fueron tan buenos, ya que el aumento del FEV1 de por vida se estabilizó o incluso se revirtió con una mayor exposición. Sin embargo, incluso el «uso excesivo de marihuana» se asoció con un VEF1 de por vida «no significativamente diferente del inicial», y el FVC «se mantuvo significativamente mayor que el inicial».

¿Qué significan estos resultados para los usuarios de marihuana?

Esto sugiere que incluso los grandes fumadores de marihuana no sufrirán una disminución de la capacidad pulmonar total con el tiempo. De hecho, la exposición a la marihuana puede ofrecer efectos protectores o aumentativos. Además, incluso si la capacidad de exhalar aire a la fuerza en el primer segundo es algo reducida, es poco probable que sea significativa.

El FEV1 es una medida importante, y normalmente debería estar entre el 70 y el 80 % del FVC. Si cae por debajo del 65 %, esto indica un estrechamiento de las vías respiratorias, un posible indicador de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Por lo tanto, incluso el consumo «excesivo» de marihuana no está asociado a un mayor riesgo de EPOC, aunque sería aconsejable que las personas con otros factores de riesgo de EPOC limitaran su consumo.

Por otro lado, el hecho de que el consumo «esporádico» de marihuana aumenta el FEV1 de por vida demuestra aún más sus efectos broncodilatadores. A su vez, estos resultados subrayan el potencial de la marihuana como tratamiento para el asma, cuando se usa esporádicamente y sin tabaco. Naturalmente, la vaporización es una opción mucho mejor para quienes padecen asma y desean usar marihuana.

Este estudio fue considerado como una pieza de investigación histórica, ya que fue mucho más allá de las restricciones de tiempo a las que a menudo se limitan otros estudios similares, y fue capaz de establecer asociaciones a largo plazo que además de demostrar la correlación, también demuestran la causalidad.

Por lo tanto, con este estudio (junto con otros similares que se han centrado en el tabaco) podemos afirmar con seguridad que el consumo de tabaco causa enfermedades y daño pulmonar, mientras que el consumo de marihuana no lo causa.

Otras investigaciones sobre marihuana, tabaco y salud pulmonar

El estudio anterior es, hasta ahora, el más exhaustivo ya que proporciona información sobre el consumo a largo plazo de marihuana y tabaco. Pero no es el único. A continuación se presentan algunos otros estudios que parecen apoyar las mismas conclusiones.

Un estudio de 20 años de la Universidad de Emory descubre que el uso de marihuana puede incluso compensar el uso nocivo de tabaco

En el 2015, se publicaron los resultados de otro estudio importante, esta vez realizado por investigadores de la Universidad Emory en Atlanta, Georgia. El estudio evaluaba la exposición al humo de marihuana y la salud pulmonar en una gran muestra representativa de adultos estadounidenses, de entre 18 y 59 años, y es el análisis transversal más grande hasta la fecha que examina las asociaciones entre el uso de marihuana y la salud pulmonar.

Una vez más, el estudio descubrió que el uso esporádico de marihuana durante un período de 20 años (autodiagnosticado, en este caso: como un análisis transversal, este estudio no realizó un seguimiento de los participantes durante 20 años) no está asociado con efectos adversos en la salud pulmonar, y que no causa una disminución en el FEV1.

Además, los autores del estudio señalaron que la exposición al humo de marihuana puede suponer un efecto protector para los pulmones, y que los fumadores de tabaco que también usaban marihuana podrían mitigar los efectos nocivos del tabaco.

El estudio también destacó que los usuarios habituales de marihuana tenían más probabilidades de informar de un aumento de los síntomas de la bronquitis, a pesar de no experimentar una disminución concurrente de la función pulmonar, y que los usuarios que la vaporizaban probablemente experimentarían menos síntomas de bronquitis o menos graves.

La revisión del 2013 descubre que la marihuana no está relacionada con el cáncer de pulmón y otras dolencias asociadas con el consumo de tabaco

Una revisión del 2013, Efectos de fumar marihuana en el pulmón (Tashkin, D.P.), concluyó que la exposición al humo de marihuana no estaba asociada con el desarrollo de cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema o enfermedad pulmonar bullosa.

Concluyó que: «…el peso acumulado de la evidencia implica un riesgo mucho menor de complicaciones pulmonares incluso por el uso intensivo y regular de marihuana en comparación con las graves consecuencias pulmonares del tabaco».

Un estudio del 2016 confirma que la marihuana no está relacionada con el accidente cerebrovascular isquémico

Un estudio con grandes muestras publicado en las revistas de la American Heart Association en el 2016 intentó identificar una asociación entre el uso de la marihuana y el accidente cerebrovascular de inicio temprano. Los participantes incluyeron a casi 50 000 hombres suecos. Este estudio descubrió que, a diferencia del uso de tabaco, la marihuana parecía no tener relación con el accidente cerebrovascular de inicio temprano. Si bien el uso excesivo de marihuana se relacionó con el accidente cerebrovascular isquémico, el riesgo real disminuye cuando se tiene en cuenta el uso simultáneo de tabaco.

Como vemos aquí, ahora hay un cuerpo sustancial de investigación confiable que proporciona una evidencia muy sólida de la relativa seguridad de uso de marihuana en términos de salud pulmonar. Un estudio incluso determinó que el uso de marihuana es más de 100 veces menos mortal que el uso del alcohol.

De manera tranquilizadora, parece que este peso de evidencia realmente está cambiando la mentalidad sobre la marihuana, y en un área un tanto inesperada: en el interior del mundo corporativo dominante de la industria de los seguros.

Cómo la investigación sobre la marihuana ha ayudado a reformular la industria de los seguros

Recientemente, dos compañías de seguros canadienses revirtieron sus políticas de larga duración para los fumadores de marihuana, que anteriormente los clasificaban en la misma categoría que los fumadores de tabaco (y esto podía suponer primas tres veces más altas que las destinadas a los no fumadores). Ahora, Sun Life y BMO Insurance tratarán a los usuarios de marihuana como no fumadores para sus pólizas de seguros de vida.

Sun Life, la primera compañía en anunciar el cambio de política, ha aplicado este cambio a todos los usuarios de marihuana que no consumen tabaco. La política de BMO cubre a los usuarios de marihuana que fuman hasta dos cigarrillos por semana y no usan tabaco.

Sun Life declaró al anunciar el cambio: «En nuestra industria, nos mantenemos al día con los estudios médicos y las empresas actualizan sus directrices de suscripción en consecuencia», y que las personas serían evaluadas «a tasas de no fumadores, a menos que también consuman tabaco.

No son solo las compañías de seguros de vida las que están empezando a aceptar el uso de marihuana. Cada vez son más las compañías de seguros de salud que cubren los costes de la marihuana medicinal. En Nueva York, es posible que pronto se requiera que el plan estatal de seguros la cubra. Los legisladores creen que es injusto no cubrirla, ya que miles de personas la usan y puede ser aún más eficaz (y más segura) que los opioides que se usan actualmente.

Si bien los estudios médicos en cuestión no se mencionaron por su nombre, es probable que la investigación que hemos analizado a lo largo de este artículo haya sido determinante en estos cambios de política, y sin duda guiará a otras compañías de seguros hacia cambios similares en el futuro.

Seguro para usuarios de marihuana en los EE. UU. y Europa

La situación de los Estados Unidos es aún más sorprendente. Los usuarios de marihuana medicinal en los Estados Unidos suelen experimentar problemas y se les aplican primas más altas que a los no fumadores. Pero un informe de Bloomberg.com publicado en junio de 2015 afirmaba que el 29 % de las compañías de seguros de vida con políticas oficiales vigentes para los usuarios de marihuana ahora los clasifican como no fumadores.

Algunas aseguradoras (como New York Life Insurance Co.) implementan políticas basadas en la frecuencia de uso, por lo que el uso esporádico a moderado no supone una prima adicional, pero el uso recreativo intensivo sí aumenta la prima. Si bien los estudios sugieren una reducción a largo plazo de la función pulmonar en usuarios más intensivos, esta postura sigue siendo algo discriminatoria, ya que ningún estudio indica un vínculo con la enfermedad pulmonar real.

Por lo tanto, a los consumidores esporádicos a moderados de marihuana, especialmente aquellos con una necesidad comprobada de marihuana medicinal, les puede resultar no tan difícil en los EE. UU., siempre que uno compre selectivamente. Sin embargo, a los usuarios recreativos más intensivos les puede resultar más difícil obtener un seguro de vida sin pagar primas más altas, a pesar de la escasa evidencia de vínculos con el daño pulmonar y la enfermedad.

Sin duda, hemos recorrido grandes distancias en nuestros esfuerzos por legitimar la marihuana. Y aunque estos desarrollos son enormemente alentadores, está claro que todavía tenemos mucho trabajo por hacer antes de que la realidad sobre la marihuana sea completamente reconocida.

  • Disclaimer:
    Este artículo no tiene la intención de sustituir el consejo, diagnóstico y tratamiento médicos profesionales. Siempre hay que consultar a un médico u otro profesional médico titulado. No hay que retrasar la búsqueda de asistencia médica ni ignorar el consejo médico debido a algo que se haya leído en esta página web.

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba