by Stefanie on 27/01/2015 | Consumo

¿Qué son los Legal Highs?

Legal Highs Spice, Blaze, Sense, Yucatan Fire… todos tienen nombres diferentes pero su estatus legal es el mismo. Estas denominaciones exóticas son en realidad sustancias pertenecientes a los llamados Legal Highs. ¿O sería más adecuado decir que "de momento" siguen perteneciendo a este grupo de sustancias?


¿Qué son en realidad los Legal Highs? ¿Es «legal» también un sinónimo de «seguro»? ¿Por qué el cannabis es la mejor alternativa posible cuando lo que se busca es el efecto cerebral o subida? Estas y otras preguntas se tratarán detalladamente en el siguiente artículo.

¿Qué son los Legal Highs?

Cada vez se oye hablar más de los Legal Highs

Los medios de comunicación informan regularmente sobre los legal highs, ya sea en forma de advertencias, novedades sobre prohibiciones, informes de experiencias y modificaciones de leyes (que no siempre se logran).

Tal y como informaba el Hanfjournal de Alemania a finales de junio de 2014, la comisaria en materia de drogas del Gobierno Federal alemán, Marlene Mortler, consideró un éxito la prohibición de otros veinte legal highs. Sin embargo, los comerciantes ofrecen sustancias que sustituyen a aquellos mismos principios activos, desde el mismo momento en que la comisión de expertos encargada del tema los incluía en la lista de observación.

Spice contiene material vegetal seco y cannabinoides sintéticos.
Spice contiene material vegetal seco y cannabinoides sintéticos.

El Tribunal Europeo (TE) dio a conocer a principios de 2014 que los legal highs no están sujetos al concepto de medicamento y tampoco están prohibidos en tanto en cuanto no sean recogidos en la Ley de Estupefacientes. La República Federal de Alemania había juzgado que los legal highs eran medicamentos sospechosos. El TE invalidó esta interpretación. Esto significa que comerciar con estas drogas o euforizantes legales tampoco está penado como venta ilegal de medicamentos sospechosos. ¿Por qué no? Porque no sirven para evitar o curar una enfermedad. Para el control de estas sustancias son necesarios otros medios, según el TE, y no la invocación a la Ley de Medicamentos.

En enero de 2015, el Tribunal Federal de Justicia anunció los valores límite umbral para el comercio y el consumo de Legal Highs (Nuevas Sustancias de Síntesis). En el caso de dos de estas sustancias, el límite es bastante bajo y se sitúa entre 4 o, más bien, 6 gramos. Para 2, el límite de 2 gramos y para 2, el límite de 6 gramos. Para cuatro sustancias, los límites son muy bajos. JWH-018 y CP 47.497-C8-Homólogo están limitados a cantidades de 2 gramos, JWH-073 y CP 47.497 a 6 gramos. Dr. Bernd Werse, cofundador del Centro de Investigación de Drogas de Fráncfort y miembro de Schildower Kreis, comenta sobre la nueva norma:

«Ahora, por primera vez, se han definido los valores límite umbral en lo que se refiere a pequeñas cantidades. Y esto hace que el veredicto resulte bastante especial».

Pero también destaca que la sentencia no es muy espectacular, porque:

«El veredicto no afecta a los distribuidores, … ya que la mayoría de ellos no comercian con sustancias que están claramente prohibidas de todos modos.»

El vacío legal ofrece espacio para poder comerciar legalmente con estas sustancias.

Legal Highs, una definición

Herbal Extacy, fuente: kmdd.
Herbal Extacy, fuente: kmdd.

Solo hay que modificar un poco la estructura química básica de una droga ya prohibida para obtener una nueva sustancia que deja de estar incluida en la Ley de Estupefacientes. Hasta que se prohíbe esta sustancia, esta se ofrece como legal highs (nuevas drogas de síntesis), sobre todo en Internet.

Bajo esta denominación colectiva se esconden mezclas de hierbas o sustancias para fumar, cannabinoides sintéticos, soluciones de sales para baño, ambientadores, réplicas de anfetaminas, cocaína o Ritalin, limpiadores, productos químicos para la investigación y sustancias euforizantes a base de hierbas (Herbal Highs, en inglés) que se componen de plantas y productos químicos.

Sus efectos son variados: relajantes o estimulantes. Spice,  Spice Gold, Smoke, Sense, Yucatan Fire: en principio parecen ser mezclas de hierbas, pero en realidad se empapan en cannabinoides sintéticos.

Hasta que se prohíben pueden pasar meses, incluso a veces años, y durante ese tiempo es posible adquirirlos legalmente online, de ahí el nombre de Legal Highs. El problema es que estas drogas de diseño suelen tener efectos más fuertes que los cannabinoides naturales. Su contenido químico suele ser peligroso porque no se ha estudiado. La unión química sintética JWH-018, que aparece, entre otros, en el Spice, parece mostrar un efecto mucho más potente que las sustancias naturales. Desde el veredicto de enero, a esta sustancia se le aplica el límite de 2 gramos. Por otra parte, el número de sustancias que se descubren no deja de crecer.

Legislación actual sobre los Legal Highs

A partir de ejemplos en Alemania, Austria y Suiza, vamos a explicar brevemente la situación legal.

En Alemania, la posesión privada de legal highs es legal mientras que no se incluyan en la lista de la Ley de Estupefacientes. Según la ya mencionada sentencia del Tribunal Europeo, tampoco se incluyen en el concepto de medicamento. Por el momento el Gobierno de Alemania intenta introducir un nuevo delito penal a fin de poder incluir los legal highs en la Ley de Estupefacientes.

En Austria, no se criminaliza a los compradores de legal highs. No obstante, estas drogas se pueden incautar cuando sus poseedores no puedan demostrar que dichas sustancias son para consumo propio. A pesar de lo anterior, los traficantes pueden, según la «Ley de nuevas sustancias psicotrópicas» (NPSG, por sus siglas en alemán) recibir penas de prisión de entre 1 y 10 años.

En Suiza, la elaboración, el consumo y el tráfico de legal highs se incluyen en la Ley de Estupefacientes. En diciembre de 2011 se incluyeron en un primer momento 52 sustancias y 7 derivados en la Ley de Estupefacientes, y un año más tarde siguieron otras 46 sustancias.

¿Es «legal» también un sinónimo de «seguro»?

La sustancia JWH-018 también se puede encontrar en Blaze.
La sustancia JWH-018 también se puede encontrar en Blaze.

Solo porque la posesión de una droga sea legal no significa que no sea peligrosa. Hasta el momento muchos legal highs no se han estudiado científicamente en modo alguno, o solo de forma insuficiente, en cuanto a sus efectos a corto, medio y largo plazo. Por esa razón, su consumo se puede considerar como básicamente arriesgado o peligroso para la salud.

Según los informes, 6 personas murieron en Alemania en 2014 como consecuencia del consumo de Legal Highs. También se informó de que el cannabis natural se consume cada vez menos, mientras que el consumo de cannabinoides sintéticos va en aumento. Esta tendencia se explica por la situación legal de las drogas: cannabis = ilegal, Legal Highs (como su propio nombre indica) = legal.

Para las nuevas drogas, primero tendrá que revisarse, y determinarse, la responsabilidad penal y los valores límite umbral, lo que lleva tiempo. Esto proporciona a los fabricantes de drogas sintéticas el tiempo suficiente para hacer llegar sus productos a sus clientes (online).

«Estas sustancias artificiales son más peligrosas, porque bloquean los receptores con más fuerza. Esto puede dar lugar a efectos secundarios graves de manera significativa, más que con el THC «, dice Werse.

Karsten Tögel-Lins de la plataforma online Legal High Inhaltsstoffe también envía un mensaje claro:

«Las leyes actuales hacen que la gente consuma substancias aún más peligrosas.»

Las efectos (secundarios) de los cannabinoides sintéticos: 2 estudios

Los investigadores de la Universidad de Friburgo han investigado los cannabinoides y sus efectos, y han constatado que bajo ciertas circunstancias pueden ocasionar graves síntomas de intoxicación.  Para ello se evaluaron datos de la Central de Intoxicación en Friburgo. Entre 2008 y 2011 se trataron allí a 48 pacientes que habían consumido cannabinoides sintéticos. Una parte de los implicados mostraba síntomas atípicos para el consumo de cannabinoides: comportamiento agresivo, convulsiones, alta presión arterial, fuertes nauseas y falta de potasio.

Una encuesta por Internet del Centre for Drug Research de la Universidad Goethe de Fráncfort concluyó que los consumidores de legal highs o cannabinoides sintéticos hablaban de una forma más pronunciada de: estados de ansiedad, dolores de cabeza, mareos, palpitaciones, problemas o fallos de circulatorios, desmayos, intoxicaciones, alucinaciones y psicosis.

Los cannabinoides sintéticos tienen un potencial de adicción más fuerte y son notablemente más peligrosos que el cannabis y sus cannabinoides naturales.

El conocimiento actual sobre los legal highs se refiere principalmente a los informes de consumidores.

La prohibición del cannabis y los Legal Highs

El número de Legal Highs aumenta, fuente: OEDT / EUROPOOL.
El número de Legal Highs aumenta, fuente: OEDT / EUROPOOL.

Como consecuencia directa de la política prohibitiva y la descontenta demanda de cannabis, las imitaciones sintéticas de esta sustancia han invadido muchos países, como Alemania, Austria, Suiza, Gran Bretaña, Australia y muchos Estados de EE.UU.

Los productos recién aparecidos en el mercado suelen ser legales en un principio, pero ciertos países reaccionan inmediatamente y terminan por aplicar prohibiciones. Sin embargo, esto ha conducido a una espiral continua de productos cada vez más nuevos y cada vez menos estudiados que se comercializan (online) a los pocos días u horas de la prohibición de sus productos predecesores.

Según un estudio del sitio web Alternative Drogenpolitik el número de sustancias psicoactivas que se incluyen en el sistema de alerta temprana de la UE ha crecido con fuerza a lo largo de los años: en 2009 fueron 24 sustancias; en 2011, 49; en 2012, 73, y en 2013, 81.

Las sustancias no están prohibidas pero su comercialización sí, lo que las convierte en quasi legales e impide prácticamente un control de calidad. Por otra parte, el comercio online apenas se pueden controlar.

Discusión sobre la prohibición de grupos de sustancias

Hace mucho que se discute sobre la posibilidad de luchar contra el fenómeno de los legal highs prohibiendo no solo ciertas sustancias, sino grupos completos de sustancias.

La práctica cotidiana de los laboratorios ilegales consiste actualmente en modificar la estructura molecular de una sustancia prohibida de tal forma que se cree una droga, a partir de esta primera, que todavía no está prohibida: un legal high. Sin embargo, si se prohibiesen por igual grupos enteros de sustancias, se podría luchar contra el mercado ilegal de estos laboratorios.

No obstante, prohibir todos los legal highs es legalmente difícil. Por una parte, la industria farmacéutica y los consorcios químicos tendrían objeciones ya que sus productos también tienen sustancias que se incluirían en estos grupos de sustancias prohibidas.

Por otra, con las nuevas drogas sintéticas vienen también nuevos grupos de sustancias.

Y por último, pero no por ello menos importante, el Tribunal Constitucional necesitaría especificaciones.

El negocio y el debate sobre los legal highs son como el juego del ratón y el gato. También a partir del ejemplo de estas sustancias queda claro qué consecuencias tiene una política de drogas inconsecuente, irracional y no reflexionada. Sensi Seeds seguirá el asunto de cerca y os mantendrá informados en el caso de que se produzcan más avances.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More