by Micha on 14/10/2014 | Uncategorized

“Los productos comestibles de THC” – La nueva moda no está exenta de riesgos

Los productos comestibles de THC Si vives en Los Ángeles y tienes en tu poder una receta de cannabis medicinal, ahora puedes conseguir tu marihuana a través de un vendedor de pizza genuino. 'Stoned Oven' suministra su pizza con infusión de cannabis a numerosos dispensarios médicos, es decir, las farmacias donde se dispensan los cogollos de marihuana.


“Una pizza de marihuana, por favor”

“Los productos comestibles de THC” – La nueva moda no está exenta de riesgos

La “OG Pepperoni” y la “Very Margarita” contienen 250 mg de THC, lo que corresponde, aproximadamente, a un gramo de marihuana muy potente. “No sabe para nada a hierba. Esta pizza es muy peligrosa, ya que podría engañar a cualquiera”, dice el propietario de la empresa, Mark Henry (24), sobre su producto. Puede sonar gracioso, pero lo que hace es poner, un poco, en entredicho la demanda medicinal seria. Nadie debería (tener que) consumir THC sin saberlo. Embaucar a alguien con pasteles, bizcochos, o productos similares, de marihuana, sin que ellos lo sepan, constituye un asalto.

En el blog de Stoned Oven, ya se pueden encontrar más de una docena de tiendas que venden estas pizzas. Sin embargo, las directivas municipales prohíben el consumo de dichas pizzas en público, razón por la que la masa reciente siempre va bien escondida en una caja de cartón. En los EE.UU. llevan décadas disimulando el consumo de alcohol en público con bolsas de papel. Ahora, parece que las asociaciones de consumidores inteligentes de cannabis también usan esta cultura secreta, de la caja de cartón, para vender su pizza de marihuana en el mostrador sin ser sancionados.

En los Estados Unidos, la seguridad de los productos comestibles a base de cannabis es un tema candente para la opinión pública. En Colorado, Washington, California y Oregón, hace algunos años que son populares los comestibles o las golosinas de marihuana, sobre todo entre los pacientes que no quieren, o no pueden, fumar su medicación. Generalmente, el nivel de THC de las golosinas de cannabis excede el nivel encontrado en los coffeeshops holandeses en muchas ocasiones. Una porción media para una persona suele contener más de un gramo de marihuana. Mientras tanto, Colorado y Washington, donde el cannabis no sólo es legal con fines medicinales, sino también para los adultos con fines recreativos, han decidido elaborar una regulación específica para la venta de la sustancia en las tiendas especializadas del sector del cannabis. En consecuencia, el contenido de la sustancia activa se debe especificar con precisión, hasta el más mínimo miligramo, el envase debe evitar que el producto se confunda visualmente con dulces, y además debe llevar incorporado un cierre a prueba de niños. Porque incluso sin confundirlo con una chocolatina Mars, o una barra de Snickers, el grado en que te afecta el cannabis cuando se ingiere es mucho más intenso que cuando se fuma. Poco después de que el cannabis volviera a legalizarse en enero, se produjeron una serie de sobredosis en Colorado, y la prensa aprovechó una de ellas para presentarla, en varios medios de comunicación estadounidenses, como una muerte relacionada con el cannabis. Nunca ha muerto nadie, exclusivamente, a causa de la marihuana, pero si tienes un mal viaje cuando estás solo, puedes perder el control de tus sentidos, poniendo en peligro, o incluso haciendo daño, a ti mismo o a otros. En el caso anteriormente mencionado, un hombre que se había comido una chocolatina que contenía THC se suicidó.

Sin embargo, hasta Wilhelm Busch sabía que el café fuerte, la paz y la tranquilidad, y unas palabras cálidas son el mejor, y más eficaz, remedio casero cuando alguien ha tomado una dosis excesiva de cannabis. Dicho sea de paso, las instrucciones del conocido poeta se reflejan en el relato corto ‘Krischan mit der Piepe‘ (Krischan y la pipa). Cuando ingieres cannabis, puedes terminar yendo por ahí completamente fuera de ti, como le pasó al pobre Krischan después de dar una calada a la pipa de marihuana de su padre. Ésta es la razón por la que, sobre todo, las personas que tienen poca, o ninguna, experiencia con la marihuana deben consumir su primer pastel, o bhang, de cannabis con mucha más precaución que su primer porro, con el que no tienes más que dejar de fumar una vez que has tenido suficiente. Sin embargo, una vez que has chupado el caramelo (sí, hasta hay caramelos de hachís y de hierba, y aperitivos de marihuana Fischli, en los EE.UU.), tendrás que esperar de 30 a 60 minutos para que haga efecto, y el efecto suele ser mucho más fuerte que el que produce fumar.

La descarboxilación – ¿Por qué necesita calor la marihuana?

No sólo se libera el THC con mayor rapidez cuando se come que cuando se fuma, sino que además intervienen tanto la forma en que se consume el THC, como el nivel de descarboxilación. El cannabis debe calentarse antes de ingerirse por vía oral, con el fin de convertir la forma ácida, en gran parte inactiva, del THC en su forma activa. Al fumar o vaporizar el cannabis, la temperatura necesaria para la descarboxilación de, aproximadamente, 200 grados se alcanza de todos modos, mientras que cuando se cocina al fuego o al horno, no se alcanza necesariamente. El zumo hecho de hojas frescas, cada vez más popular en California, no es psicoactivo por este motivo.

Cuanto más tiempo se seque la hierba, mejor se descarboxila, pero este proceso puede tardar varios meses. El especialista en cannabinoides alemán, Dr. Franjo Grotenhermen, generalmente recomienda que la descarboxilación se produzca antes de consumir el cannabis por vía oral. Sin embargo, muchos consumidores y pacientes casi ni saben cuándo es el momento en que hay que cosechar la marihuana, y mucho menos conocen su nivel de descarboxilación.

Consume poco a poco

Con el fin de evitar una sobredosis, el propietario de Stoned Oven, Mark Henry, recomienda comer una cuarta parte de la pizza primero, y esperar a que haga efecto antes de consumir más si es necesario, más tarde. Y esto es por un buen motivo, ya que poco más de un gramo de la mejor marihuana de California puede dejar a los consumidores sin experiencia, o a las personas con bajos niveles de tolerancia, ligeramente, fuera de circulación. 250 mg de THC de una sola vez es una dosis más recomendable para los consumidores habituales que quieren relajarse todo lo posible. La escritora alemana Kathrin Gebhardt, que ha publicado un libro de recetas para los pacientes de cannabis, ‘Backen mit Hanf‘ (Cocinar al Horno con Cannabis), recomienda, junto con el médico y experto en cannabinoides, Dr. Franjo Grotenhermen, que ‘los principiantes’ consuman una cantidad inferior a una vigésima parte de la cantidad de cannabis encontrada en la pizza de marihuana californiana: 0,05 g por pastel.

En Alemania, sin embargo, 0,01 g todavía puede suponer la ruina de cualquiera

En Alemania, lo que sigue floreciendo, para los aficionados al cannabis, son las flores extrañas de la prohibición, en lugar de los cogollos legales para una pizza relajante de marihuana. Al parecer, ni siquiera la planta de cannabis de Cem Özdemir pudo convencer a un juez de Baviera para que ejerciese la clemencia, según lo dispuesto por la ley para los consumidores a pequeña escala en Alemania. Cuando se llevaba a cabo un control de tráfico, se encontró una cantidad sin especificar de cannabis en posesión de un profesor. El oficial de policía, que fue testigo de este incidente, estuvo de acuerdo en que la cantidad podría haber sido de 0,01 g, o también de 0,001 g. Debido a esta cantidad, casi invisible, el profesor de 42 años fue multado con la suma de 700 euros. El Juez Grammel pudo haber desestimado el caso fácilmente, pero eso habría enviado a los alumnos el mensaje equivocado. Los profesores tienen que dar el ejemplo.

Como el ejemplo que dieron los profesores de Osnabrück, que bebieron tanto durante una excursión del colegio que hubo que cancelarla. Según el director del albergue juvenil, los profesores responsables apenas podían responder, y uno de ellos se negó a recibir tratamiento médico para curarle una herida en la cabeza. El agente de policía que acudió a la escena informó al director del centro educativo, quien canceló el viaje escolar. En una declaración posterior de la policía, su portavoz se refirió a la mala conducta de los profesores como un incidente aislado, y señaló que el consumo de alcohol no es un delito penal.

Sección de comentarios

Publica un comentario

Lynell

Gosh, I wish I would have had that infmaortion earlier!

13/12/2014

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More