¿Cómo Te Afectan los Comestibles? Así Es la Subida que Producen

¿Cómo funcionan los productos alimenticios que contienen cannabis (comestibles)? ¿Y cómo es la subida que producen? Mucha gente nueva en el cannabis se lo pregunta por una buena razón. Los comestibles suelen tener un efecto más duradero y fuerte que otros métodos de consumo. En esta guía, está todo lo que hay que saber para tener una experiencia positiva.

Es realmente importante saber qué efectos te podría producir un producto comestible y cuánto tiempo durarán dichos efectos. Por eso, estos productos siempre llevan una etiqueta que incluye advertencias escritas (como «no te pongas nervioso»), información sobre la cantidad recomendada, el tiempo que tarda en hacer efecto y otros detalles con respecto a la composición del comestible.

¿Qué sensación producen los comestibles ?

El espectro de los efectos del cannabis es amplio y variado. Y es muy personal. Lo que puede producir una gran efecto psicoactivo o físico en alguien apenas tendrá ningún efecto en otra persona. La interacción entre la sustancia, la mente, el cuerpo y el entorno del consumidor desempeña su papel, un concepto conocido como Set and Setting (estado mental y entorno).

Dicho esto, los efectos de ingerir un comestible pueden ser muy diferentes de los de fumar un porro. Los comestibles tienden a enfocarse más en los efectos físicos que pueden resultar en que te deje completamente «pegado al sofá». Otra diferencia importante radica en el inicio y la duración de la subida o efecto psicactivo. Un brownie puede tardar de 30 a 90 minutos en hacer efecto y dicho efecto durará mucho más que los efectos de fumar o vaporizar.

Aunque los comestibles a suelen considerarse un medio seguro, discreto y efectivo para lograr los efectos terapéuticos y/o psicoactivos del cannabis sin exposición a los riesgos potencialmente dañinos del consumo de cannabis fumado, se ha realizado poca investigación sobre cómo la ingestión difiere de otros métodos de administración de cannabis en términos de eficacia terapéutica, efectos subjetivos y seguridad.

Muchos consumidores quieren sentir un efecto inmediato, tanto si consumen cannabis por razones medicinales o como estimulante. Con el cannabis en forma comestible, el proceso de absorción no siempre es eficaz en términos de tiempo, pero con un mínimo de preparación, sigue siendo posible. Planifícate por adelantado y tómate tu comestible con precaución para conseguir el efecto deseado.

¿Cómo funcionan los comestibles?

O para ser más exactos: ¿Cómo funcionan los cannabinoides? Tu cuerpo procesa el cannabis de diferentes maneras, dependiendo del método de administración. Los efectos son bastante parecidos, aunque se diferencian en la intensad y en la duración.

Cuando fumas cannabis, el humo, que contiene cannabinoides como el THC, viaja directamente a tus pulmones, donde se encuentra con los millones de alvéolos que recubren sus paredes. Estos alvéolos absorben los cannabinoides y los redistribuyen en la sangre. En cuestión de segundos, viajan hasta tu cerebro, y ¡tachán! Y tienes lo que quieres.

Cuando se consume un comestible, se pueden dar dos escenarios:

  1. Cuando los cannabinoides se ingieren en forma más o menos líquida, se dirigen directamente al torrente sanguíneo. Aunque se tarda más tiempo en sentir el efecto psicoactivo inicial de los comestibles (de 30 a 90 minutos), el «efecto cerebral» resultante es más duradero, con un pico de 2 a 4 horas después de la ingesta
  2. Si tu comestible no se disuelve en la boca, hay que digerirlo para que tu organismo lo procese. Más concretamente, tiene que llegar al intestino delgado y al hígado. Una vez allí, las grasas contenidas en el comestible se descomponen y, finalmente, pasan por tu torrente sanguíneo con el fin de suministrar al cuerpo nutrientes, cannabinoides y demás sustancias.

¿Cuáles son los diferentes tipos de comestibles?

¿Qué comestible es mejor para qué situación? Hay una gran diferencia entre 30 minutos y 1 hora y media, y esto también puede marcar la diferencia entre alegrarte o estropearte la noche o el día. Así que deberías elegir tu comestible con prudencia para tener una experiencia a tu medida.

1. Pastelería de cannabis

Los llamados «space cakes» (pastel o bizcocho con marihuana o hachís) y otros comestibles consumidos a través del tracto gastrointestinal son probablemente el tipo más frecuente de comestibles. Incluyen pasteles de todo tipo, pretzels, pastas, galletas, y cualquier cosa que se haya mezclado, cocinado u horneado con cannabis (en lugar de recubierto con él).

Durante décadas, este tipo de comestibles dulces ha sido apreciado por los entusiastas del cannabis. Tiene que ver con que lo facilísimo que resulta prepararlos o con el hecho de que su aroma propio puede enmascarar perfectamente un sabor a cannabis que algunos prefieren que sea más bien discreto. Sea como sea, este tipo de comestible es muy popular no solo en la venta en establecimientos, sino también entre consumidores que elaboran sus propios comestibles a base de cannabis.

Se tarda el mismo tiempo en digerir estos productos que el que se tarda con cualquier otro alimento. El tiempo exacto depende de tu metabolismo: si tienes un metabolismo rápido, puedes sentir los efectos del producto comestible ingerido en tan solo 30 minutos. Si tienes un metabolismo más lento, puede que tengas que esperar una hora y media antes de que surta los efectos deseados.

2. Comestibles sublinguales

Los comestibles sublinguales no dispensan efectos tan inmediatos como los que cabria esperarse de fumar, pero actúan más rápido que el tipo de comestibles antes mencionado.

La principal diferencia entre los productos comestibles sublinguales y los comestibles que se absorben a través del tracto gastrointestinal es que, en primer lugar, los cannabinoides se liberan directamente en la boca, lo que les permite llegar a la sangre a través del tejido. Lo que se puede hacer es asegurarse de que realmente se absorba debajo de la lengua. Así que asegúrate de darle suficiente tiempo para que se disuelva.

Por último, la eficacia del método de administración depende de la técnica utilizada para incorporar el cannabis en el comestible, así como de su composición (las grasas, el alcohol y los emulsionantes facilitan el proceso). Al fin y al cabo, en el peor de los casos, puede que no te beneficies tanto como te gustaría del método de administración sublingual. Pero no te preocupes; espera unas (pocas) horas para que los cannabinoides lleguen al hígado. Entonces, llegarás donde querías llegar. Y si lo que buscas es un alivio medicinal inmediato sin inhalar humo, puedes probar a vaporizar.

No obstante, hay que señalar que ciertos comestibles además están diseñados para ser «híbridos». Nos referimos a aquellos comestibles que se puede «chupar» un poco antes de tragarlos: chocolate, caramelos de tofe, bebidas, etc. De esta manera, primero tomas los cannabinoides por vía oral mientras comes. Una vez que se han consumido, toman la ruta larga hacia el sistema digestivo.

¿Por qué los comestibles tienen un efecto tan fuerte?

Los efectos de un producto comestible con una potencia normal se experimentan de una manera mucho más intensa que con cualquier otro tipo de absorción de cannabis. La intensidad de estos efectos depende en gran parte de cuánto cannabis contenga el comestible y del perfil de cannabinoides. Si quieres tener la mejor información posible sobre este parámetro específico, te recomendamos que pidas información a tu amigo del dispensario, del coffeeshop o a tu colega repostero.

Sin embargo, la dosis no es lo único que juega un papel. Dependiendo de la vía de administración, el cannabis se metaboliza en diferentes grados en distintas partes del cuerpo. De hecho, cuando el principal cannabinoide psicoactivo THC encuentra el intestino, Delta-9-THC se absorbe en el torrente sanguíneo y viaja a través de la vena porta hacia el hígado, donde pasa por un metabolismo de primer paso. Aquí, las enzimas hepáticas (principalmente el sistema del citocromo P450) hidroxilan Delta-9-THC para formar 11-hidroxitetrahidrocannabinol (11-OH-THC), un potente metabolito psicoactivo que atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica. 11-OH-THC es más potente que Delta-9-THC.

Además, este metabolito tiene la capacidad de entrar en el cerebro con mucha más facilidad, proporcionando al consumidor un efecto mucho más fuerte. La tasa de conversión es especialmente alta cuando el cannabis se ingiere, pero no lo es cuando se quema o se vaporiza. Por eso los comestibles ocupan el primer lugar en lo que se refiere a efectos secundarios.

La guía esencial para consumir comestibles

Advertencia: Los comestibles disponibles a nivel comercial pueden contener concentraciones muy altas de THC. Incluso para un consumidor regular, pueden resultar excesivamente fuertes si se consume sin tener información o ningún tipo de precaución. ¡Asegúrate de comprobar todos los puntos de esta lista antes de consumir!

  • Lee la etiqueta de tu comestible con atención

Es posible que no estés acostumbrado a leer las etiquetas de los alimentos u otros artículos que compres. En el caso de los comestibles, hacerlo es una regla general. Las etiquetas te proporcionan información sobre el tamaño de la cantidad recomendada, y posiblemente sobre otros elementos como la variedad de cannabis, dosis, etc. Si te han regalado un comestible casero, pregúntale a tu amigo repostero. No subestimes los efectos de los comestibles, incluso si eres un consumidor con experiencia.

  • No seas impaciente

Una vez que hayas determinado el tamaño de la porción que vas a consumir, ingiérela y espera por lo menos una hora y media antes de consumir más. No olvides desde el principio de que el consumo de comestibles puede ser menos eficaz al principio. No obstante, no deberías comer más hasta que haya pasado suficiente tiempo.

  • Prepárate para un efecto potente

Consumir cannabis en forma de comestible constituye una experiencia completamente diferente a la que se tiene con un porro (véase más arriba). Podría ser mejor quedarte en casa o por lo menos contar con una persona sobria en la que confíes si decides salir a dar una vuelta.

  • Relájate

¿Por qué los consumidores regulares de cannabis dejan de experimentar la mayoría de los efectos secundarios indeseables del cannabis? Por supuesto, es una cuestión de predisposición genética. Uno prueba el cannabis por primera vez con la preocupación de que lo desconocido se vuelva demasiado potente, lo que a su vez resulta precisamente en esa ansiedad y paranoia. Por otro lado, si tienes una actitud positiva, te relajas y recuerdas que estás rodeado de amigos de confianza, el cannabis te devolverá todas esas sensaciones positivas.

¿Eres experto en comestibles? ¿Conoces algún otro consejo o truco? ¿Tienes algún recuerdo sorprendente de la primera vez que consumiste un comestible? Cuéntanoslo en los comentarios.

Y no lo olvides: ¡Siempre ayuda a tus amigos principiantes asegurándote de que disfrutan del cannabis en un entorno seguro y agradable!

  • Disclaimer:
    Este artículo no tiene la intención de sustituir el consejo, diagnóstico y tratamiento médicos profesionales. Siempre hay que consultar a un médico u otro profesional médico titulado. No hay que retrasar la búsqueda de asistencia médica ni ignorar el consejo médico debido a algo que se haya leído en esta página web.

Comments

2 comentarios en “¿Cómo Te Afectan los Comestibles? Así Es la Subida que Producen”

  1. I need to know if i am dòing my brownies well! I decarb the weed and grind it then add it to a brownie mix and bake is this a good way of maki g my brownies??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba