Cannabis en Hungría: Leyes, Uso y Historia

Es ilegal consumir, comprar o vender cannabis en Hungría. Las leyes son duras, con largas penas de cárcel por delitos graves. Pero los que cometen pequeños delitos rara vez son procesados, sobre todo si es la primera vez. El país no tiene un programa de cannabis medicinal, pero su industria del cáñamo, consolidada desde hace mucho tiempo, sigue creciendo.

    • Capital
    • Budapest
    • Habitantes
    • 9,621,000
    • Productos de CBD
    • Legal desde 0.2% THC
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Hungría

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Hungría?

Según el Código Penal del país, es ilegal consumir y poseer cannabis en Hungría. El cannabis no se diferencia de ninguna otra sustancia estupefaciente, y las penas son las mismas que para todas las drogas ilegales.

El consumo ha vuelto a incluirse recientemente como delito penal. Si se es sorprendido consumiendo o en posesión de cannabis, el acusado puede ser condenado a una pena de prisión de uno a cinco años. En los casos en que la cantidad de cannabis se considera «pequeña», la sentencia se limita a un máximo de dos años.

«Pequeña» se define actualmente como 6 gramos de THC, que es el ingrediente activo del cannabis. En lo que se traduce esto, en cuanto a la cantidad real de cannabis o resina (hachís), depende del contenido de THC del producto. Por lo tanto, una «pequeña cantidad» sería de 60 g (en base a un contenido de THC del 10%).

Si el acusado es un funcionario público (o encargado de funciones públicas), puede aumentar a cinco o diez años de cárcel. Desde que el gobierno creó un nuevo Código Penal en 2013, se aumentaron determinadas penas. Ahora, en los casos en que el acusado es capturado con una «cantidad especialmente importante», la pena de cárcel puede elevarse a hasta 15 años.

Aunque estas sanciones parecen duras sobre el papel, no se aplican con frecuencia, en particular por delitos a pequeña escala. Por lo general, los que cometen un delito por primera vez reciben una amonestación, una condena condicional o de libertad vigilada. Sin embargo, a los reincidentes se les trata más duramente, y estos casos normalmente llevan a un proceso judicial.

¿Se puede vender cannabis en Hungría?

La venta y el suministro de cannabis en Hungría es ilegal. Si una persona está implicada en la distribución o tráfico de cualquier sustancia estupefaciente (incluido el cannabis), puede ser condenada a una pena de prisión de dos a ocho años.

Dicha pena se amplia de cinco a 10 años en caso de que el acusado haya incurrido en lo siguiente (esta lista no está completa):

  • Actúe con cómplices
  • Sea un funcionario público o encargado de funciones públicas
  • Se lleve a cabo en cualquiera de las instalaciones de las Fuerzas Armadas Húngaras / organismos encargados de hacer cumplir la ley / Autoridad Fiscal y Aduanera
  • Suministre cannabis a un menor de edad (menor de 18 años)

La pena se amplía más todavía (de cinco a 20 años o cadena perpetua) si se confisca una cantidad sustancial de drogas.

Sin embargo, si solo hay implicada una pequeña cantidad de cannabis, entonces la sentencia puede ser suspendida según el criterio del tribunal. Al igual que con la posesión, una «pequeña cantidad» se define como la que contiene menos de seis gramos de THC. Según los informes, los tribunales siempre analizan las muestras del cannabis en los laboratorios forenses.

¿Se puede cultivar cannabis en Hungría?

Es ilegal cultivar cannabis en Hungría. Aunque no se establece explícitamente en el Código Penal, la legislación húngara establece que «cualquier persona que produzca, fabrique … estupefacientes en tránsito a través del territorio de Hungría es culpable de un delito grave». Los cargos son los mismos que se aplican a la posesión.

Al igual que ocurre con la posesión o la venta, si la cantidad de cannabis cultivada es pequeña, el tribunal puede decidir suspender la sentencia.

Aunque las penas de prisión pueden ser duras, no disuaden a los ciudadanos de cultivar cannabis en el país. Las incautaciones de cannabis no son poco frecuentes. Por ejemplo, en 2019, la policía encontró cientos de plantas de cannabis en una casa en Budapest. Se estaban cultivando dentro de dos armarios de cultivo de interior.

¿Es legal el CBD en Hungría?

La legislación húngara del cannabis establece que, mientras el CBD contenga menos del 0,2% de THC (la sustancia responsable de la «subida» o efecto cerebral) se considera cáñamo y, por lo tanto, es legal usarlo, venderlo y comprarlo.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Hungría?

Es legal comprar y vender semillas de cannabis en Hungría, y pueden enviarse al país por correo. Sin embargo, no deben germinarse ni usarse para cultivar plantas.

Cannabis medicinal en Hungría

Hungría no tiene un programa de cannabis medicinal. Tampoco se ha registrado ningún producto a base de cannabis para los pacientes. A pesar de ello, hay formas en las que ciertas personas pueden acceder al cannabis medicinal en el país, aunque es un proceso difícil.

En la actualidad, el tratamiento con cannabis solo está disponible para las personas con esclerosis múltiple (que afecta al sistema nervioso). Así lo estableció el Comité Nacional de Medicamentos y Alimentación Saludable. Como el tratamiento es caro (varios millones de florines en algunos casos), el uso del medicamento no está muy extendido.

Marinol también está disponible en Hungría. Sin embargo, esta no es una forma verdadera de cannabis medicinal, ya que en realidad es una versión sintética del THC. Se utiliza para tratar la pérdida de apetito en pacientes con SIDA, y para las náuseas y el malestar que sufren los pacientes con cáncer.

Hay indicios de que Hungría podría estar empezando a abrirse a la idea de poner en marcha un programa oficial de cannabis medicinal. Por ejemplo, en 2016, el país celebró su primer congreso sobre cannabis en Budapest. Uno de los ponentes fue el profesor Lumir Hanus, una figura destacada en el campo de la investigación del cannabis.

Cáñamo industrial en Hungría

En Hungría, ha habido una industria del cáñamo industrial durante siglos, aunque pasó por un período de declive durante los años de la Unión Soviética. Sin embargo, desde 1991, se han realizado importantes esfuerzos en la investigación y desarrollo de variedades de cáñamo, y ahora, Hungría es una vez más líder mundial en este campo.

El país es responsable de varias variedades de fibra de alta calidad, que se han añadido a la lista de variedades disponibles a nivel comercial. Muchas de ellas fueron desarrollados por el Dr. Ivan Bucsa, un reconocido criador de GATE Agricultural Research Institute, Kompolt. Además de desarrollar cuatro variedades de cáñamo registradas por el estado, Bucsa también es responsable de la única variedad de cáñamo ornamental comercial del mundo, que se conoce como Panorama. Sin embargo, en una entrevista con Hempfood.com, afirma que «no se ha vendido mucho«.

Conviene saber 

Si vas a viajar a Hungría (o resides actualmente en el país), te puede interesar saber lo siguiente:

  • La hierba de cannabis (marihuana) es la sustancia estupefaciente que más se incauta en Hungría. La resina de cannabis (hachís) es mucho menos frecuente y es solo la quinta sustancia incautada con mayor frecuencia.
  • El 3,5% de los adultos jóvenes (de 15 a 34 años de edad) consumen cannabis. Esta cifra ha disminuido en los últimos años; mientras que el número de adultos jóvenes que consumen drogas como la cocaína, el éxtasis y las anfetaminas ha aumentado.
  • La potencia del cannabis incautado suele variar entre el 0,2 y el 20%. La resina de cannabis (hachís) suele ser de 0,5 a 30%.

Historia del cannabis

La evidencia (obtenida a partir de polen antiguo) sugiere que el cannabis se lleva cultivando en Hungría desde, por lo menos, la última mitad del primer milenio antes de Cristo. Los expertos sugieren que se debió a las tribus nómadas escitas, que llevaron las plantas consigo.

Durante los siguientes dos mil años, la cantidad de polen de cannabis aumentó de manera constante, lo que demuestra que la planta se estaba consolidando en el país. La elevada cantidad de polen encontrado en los pantanos que data del año 1000 e. c. indica que se usaba para el enriamiento de los tallos del cáñamo con el fin de extraer la fibra.

Actualmente, la mayor parte del cannabis que se encuentra en la naturaleza se parece al cáñamo y no suele tener propiedades psicoactivas.

Hungría y el cáñamo: una larga historia

El cáñamo ha formado parte de la historia de Hungría durante siglos. En el pasado, las comunidades agrícolas producían textiles de cáñamo de calidad excepcionalmente alta, con una finura que igualaba o incluso superaba a la del lino. La industria era tan común que los tejedores de cáñamo de Hungría desarrollaron telares especializados y otros equipos. De hecho, los famosos vestidos tradicionales de Hungría (usados por las mujeres) normalmente estaban hechos de cáñamo y lino.

Tejer cáñamo era también una actividad social. Las mujeres solteras se reunían para tejer y charlar, mientras que la siembra y la cosecha se consideraban actividades grupales importantes para los hombres. Sin embargo, en el siglo XX, la industria sufrió algunos contratiempos. Las percepciones de la planta estaban cambiando en toda Europa, y gran parte del continente empezó a prohibir su cultivo.

Nunca se prohibió en Hungría, debido a que Hungría le tomó la delantera a la URSS, más que el resto de Europa. Como resultado, la industria siguió en marcha hasta la década de 1960. Los soviéticos, que entonces controlaban el país, pusieron fin al cultivo tradicional de cáñamo. Las granjas estatales de cáñamo estaban permitidas, pero incluso estas estaban en declive en 1991, cuando se disolvió la Unión Soviética.

Desde entonces, Hungría ha trabajado duro para reconstruir su industria del cáñamo. Ahora es uno de los países lideres en investigación y desarrollo de variedades de cáñamo del mundo.

Actitudes culturales

Hasta hace poco, el cannabis era la sustancia estupefaciente más consumida por los adultos jóvenes en Hungría. Debido a las duras leyes, la mayor parte del consumo de drogas (de cualquier tipo) se realiza en secreto, para evitar ser arrestado y procesado.

En los últimos años, el gobierno húngaro se ha centrado en lograr que el país esté «libre de drogas» para el año 2020, un objetivo que muchos consideraron poco realista. Gran parte del esfuerzo se ha dirigido a las escuelas, y a iniciativas de prevención y sensibilización de los estudiantes. El consumo de cannabis ha descendido ligeramente, aunque el consumo de otras sustancias ha aumentado.

¿Se legalizará en el futuro?

Dada la dura postura del país respecto al cannabis, parece poco probable que se dé algún paso para despenalizar el consumo recreativo a corto plazo. Tampoco hay nada que indique que se vaya a poner en marcha un programa de cannabis medicinal, a pesar de que muchos otros países de Europa ya han dado este paso.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba