by Seshata on 16/11/2016 | Opinión

Cómo Depende la Economía Global del Dinero Ilegal de la Droga Parte I: Mercados Libres, Regulaciones Financieras y Blanqueo de Capitales

economía global Según algunos economistas, el comercio ilegal de drogas a nivel mundial es una parte fundamental y esencial del modelo económico prevalente – y la guerra contra las drogas es un medio para mantener el comercio en vez de erradicarlo.


Mercados y Circulación de Capitales

En general, las economías capitalistas dependen de la circulación de capitales (dinero) como forma de mantener el crecimiento y generar beneficios. En un modelo capitalista de libre mercado o de laissez-faire, no habría restricciones sobre la circulación del dinero – no habría impuestos, ni aranceles comerciales ni regulaciones financieras – y serían las fuerzas del mercado las que fijarían completamente los precios de los bienes y de los servicios.

En lugar de eso, la circulación de capitales está influida y controlada por miles de regulaciones, impuestos y tasas diferentes. Estos instrumentos financieros desempeñan diversas funciones: pueden controlar los tipos de interés de los préstamos, redistribuir la riqueza en forma de beneficios y asistencia sanitaria para los sectores más pobres de la sociedad, permitir que los gobiernos controlen los precios para que el coste de las necesidades básicas siga siendo asequible o introducir aranceles comerciales para proteger industrias valiosas.

Por lo tanto, hoy en día no existe ningún mercado verdaderamente libre. Los países y regiones individuales varían en la medida en que regulan la actividad empresarial, pero actualmente todas las naciones imponen impuestos y regulaciones hasta cierto punto.

Debido a la burocracia financiera, realizar transacciones comerciales puede resultar complejo, lento y ser objeto del escrutinio de las diferentes autoridades financieras. Pero dentro de esta complejidad, hay oportunidades casi infinitas de esquivar o romper ciertas reglas, o simplemente de inventar unas completamente nuevas – como básicamente ocurrió con el escándalo de las hipotecas basura, también llamadas subprime, y el sistema de permuta de incumplimiento crediticio, también conocido por el término inglés credit default swaps.

Entonces, si las reglas se infringen o se burlan demasiado, puede ocasionar una inestabilidad que puede tener un efecto en cadena y causar una devastación económica increíble, que culmina en recesiones o incluso depresiones. Esto ha ocurrido un notable número de veces a lo largo de la historia.

En 2008, la manipulación financiera del mercado hipotecario y de valores causó la quiebra de los dos mayores prestamistas hipotecarios estadounidenses, Fannie Mae y Freddie Mac, lo que produjo un efecto dominó en el sector bancario y, en última instancia, una recesión a nivel mundial.

El desplome de la industria hipotecaria produjo una recesión global (© Mark Warner)

Durante las recesiones graves, el gasto y la inversión prácticamente se detienen por completo. Con las empresas y los gobiernos poco dispuestos a gastar o invertir, la cantidad de capital líquido que hay en el sistema disminuye rápidamente. Los beneficios bajan, se reducen los salarios y los puestos de trabajo, y los gobiernos recaudan menos ingresos fiscales – y pueden ponerse en marcha medidas desesperadas como la expansión cuantitativa (monetaria), los rescates bancarios y la austeridad.

El Dinero de las Drogas Puede Ser el 1% del PIB Mundial Total

Pero hay una forma de capital que sigue viéndose relativamente poco afectada en estas situaciones, en gran parte porque no está sujeta a impuestos, regulaciones ni a tipos de interés. Se trata de un dinero ilegal o «negro», generado por actividades económicas ilegales, como el contrabando de drogas, la trata de personas, la prostitución, y el juego y las apuestas. Un informe de la UNODC de 2009 estimaba que, en conjunto, estas industrias «clandestinas» valían 2,1 billones de dólares ese año, o el 3,6% del PIB mundial.

De las industrias ilegales, el sector más grande es el de las drogas. De hecho, sólo el capital de las drogas puede representar casi el 1% del PIB mundial total. La ONUDD calculó que, en 2003, se gastaron 321 mil millones de dólares en drogas; el mismo año, el PIB total se estimó en 38,7 billones de dólares, lo que indica que el 0,83% del PIB mundial total se generó a partir de las drogas.

Mapa de las principales rutas de tráfico de cocaína y heroína

Según algunos economistas, este dinero líquido e ilegal puede resultar fundamental para mantener la economía global actual. Antonio María Costa, ex jefe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, manifestó, en 2009, que los productos del delito representaban «el único capital de inversión líquido» disponible para los bancos en peligro de hundimiento durante la crisis de 2008.

«Los préstamos interbancarios se financiaron con dinero procedente del tráfico de estupefacientes y otras actividades ilegales … Había indicios de que algunos bancos eran rescatados de esa manera», dijo Costa.

Sin dicho dinero, argumenta, la crisis financiera de 2008 podría haber conducido a un colapso mundial total del sector bancario. En cambio, aunque muchos bancos importantes no lo consiguieron, otros lo lograron gracias a la disponibilidad de dinero ilegal.

Legalidad y Liquidez del Dinero

Pero, ¿de dónde viene exactamente este capital líquido e ilegal?, ¿cómo se mueve alrededor del mundo, y cómo acceden los bancos a él?

En primer lugar, vamos a hablar de la liquidez. El capital es líquido cuando se puede mover e intercambiar fácilmente. Por lo tanto, el dinero en efectivo físico es el activo más líquido de todos. El dinero que se tiene en cuentas bancarias y en bonos también suele clasificarse como efectivo, ya que puede convertirse, rápida y fácilmente, en efectivo físico si es necesario. Es capital líquido, pero no es tan líquido como un fajo de billetes.

En el extremo opuesto, tenemos las inversiones ilíquidas o activos no líquidos, como casas, arte, dinero inmovilizado en cuentas de ahorro a largo plazo, activos comerciales – cosas que no se pueden cambiar con facilidad por dinero en efectivo y que están sujetas a largos procedimientos para poder disponer de ellas.

A continuación, vamos a hablar de la legalidad. Todo el dinero, cuando se pone en circulación, comienza como «blanco o legal». Sólo después de que se consiga ilegalmente se convierte en dinero «negro o ilegal» – por lo que cuando el dinero es robado, se gasta en transacciones ilegales, como la compra de drogas, o se oculta su existencia, de forma fraudulenta, a la administración tributaria, se convierte en dinero negro.

El dinero negro es el capital más líquido de todos – la inmensa mayoría es dinero contante y sonante, y cambia de manos sin que lo paren ni lo reduzcan los trámites burocráticos y los impuestos. En este sentido, es probable que el mercado negro se acerque más a un mercado «libre» que cualquier mercado legal y regulado.

Análisis del sistema de blanqueo de dinero del Cártel de Cali

Cómo Circula el Capital de las Drogas por el Sistema

Aunque algunas drogas pueden comprarse con dinero robado, la gran mayoría del dinero gastado en transacciones de drogas ilegales está en forma de pequeñas cantidades de efectivo que provienen directamente del consumidor final, de los sueldos, salarios, ahorros, herencias o beneficios legalmente disponibles para el consumidor.

En conjunto, esta suma de dinero no es para nada trivial – un informe de 2014 estimaba que la población de EE.UU. gasta 1.000 millones de dólares anualmente en drogas para consumo personal. Como se ha mencionado anteriormente, en 2003, se gastaron unos 321 billones de dólares en drogas en todo el mundo; de esa cantidad, $ 214 millones se gastaron a nivel de ventas al por menor. Es importante señalar que estas cifras son estimaciones, ya que rastrear el movimiento del dinero negro resulta muy difícil, dada la naturaleza reservada de las industrias ilegales y los riesgos implicados en investigarlas.

Baste señalar que el consumidor medio, así como muchos distribuidores ilegales de poca monta, apenas necesitan tener en cuenta el movimiento del dinero de la droga una vez que ha dejado sus manos. Para el consumidor, las drogas se compran y eso es todo. Para el distribuidor de bajo nivel, los beneficios generados se pueden gastar como efectivo disponible en pequeñas cantidades que no atraerán la atención de las autoridades financieras. Por lo tanto, una cantidad sustancial de efectivo se desliza dentro y fuera de la economía sumergida a este nivel.

Pero el distribuidor de poca monta compra su producto a los distribuidores situados más arriba en la cadena, que, en última instancia, se ocuparán de las cantidades de dinero en efectivo demasiado grandes para usarlas sin atraer la atención. Las personas u organizaciones en este nivel ahora tienen que pensar en cómo «blanquear » su dinero, para que pueda volver a la economía legal con una buena explicación de sus movimientos y existencia.

Sin eso, las compras caras al contado podrían atraer la atención equivocada – atención que podría conducir a largas investigaciones secretas, arrestos y procesamientos judiciales, y a la incautación de dinero y activos.

Blanqueo de Dinero – El Puente entre la Economía «Sumergida» y la «Legal»

Por lo tanto, un sistema que permita que el dinero sea blanqueado y salvaguardado a cambio de un porcentaje acordado es una necesidad para cualquier traficante sensato. De ahí, la existencia del «blanqueo» de dinero – literalmente, lavado de dinero.

El blanqueo de dinero también sirve para otro beneficio importante – con la organización correcta en marcha, el dinero puede transferirse entre países y personas con una velocidad importante, mediante la utilización de la red jurídica legal, pero permaneciendo efectivamente fuera de ella.

La industria del blanqueo de dinero es el puente más importante entre la economía sumergida y la legal, y puede procesar hasta el 2,7% del PIB mundial total (unos 1,6 billones de dólares en 2009). Las empresas dedicadas al lavado de dinero pueden ser empresas «pantalla» que se crean con la única finalidad de lavar dinero para organizaciones criminales, o que pueden ser empresas legítimas que también tienen negocios suplementarios clandestinos en el blanqueo de dinero.

En esta última categoría, encontramos la evidencia más condenatoria de la participación de empresas «legales» en la economía «sumergida» – como algunos bancos importantes, a los que se ha puesto al descubierto, en repetidas ocasiones, por obtener beneficios ilícitos del dinero de la droga.

Bancos – Los Mayores Blanqueadores de Dinero del Mundo

En 2009, se descubrió que dos grandes bancos, HSBC y Wachovia, habían administrado cuentas para el Cártel mexicano de Sinaloa, y blanqueado cientos de miles de millones entre los dos. Wachovia banqueó aproximadamente $ 420 mil millones para el Cártel de Sinaloa entre 2003 y 2008 – y en representación de Wachovia, los trabajadores de las sucursales mexicanas de HSBC se hacían cargo, de forma rutinaria, de recibir y gestionar este dinero.

En 2010, tras una investigación de 22 meses, se castigó a Wachovia con un «procesamiento diferido» junto con multas y confiscaciones por un total de 160 millones de dólares, un 2% de sus ganancias ese año. Por aquel entonces, Wachovia había sido adquirida por Wells Fargo, y había cesado sus actividades de lavado de dinero, al parecer para siempre.

Por otro lado, HSBC siguió beneficiándose de las actividades de blanqueo de dinero durante varios años más. Las informaciones confirman que los miembros del cártel depositaban cientos de miles de dólares cada día en las sucursales de HSBC, sin que el banco les hiciera ninguna pregunta.

HSBC México pagó la multa más grande de la historia de la banca por blanquear dinero de los cárteles (© HS Krohn)

En 2012, se sancionó a HSBC con una multa de 1.900 millones de dólares por sus actividades de lavado de dinero – entre las mayores multas bancarias de la historia, pero una pequeña fracción de sus ganancias anuales. También firmó un acuerdo de procesamiento diferido de cinco años – pero como explicaba el New York Times:

«Las autoridades federales y estatales han decidido no acusar a HSBC, el banco con sede en Londres, de los cargos de blanqueo de dinero extenso y prolongado, por temor a que la persecución criminal acabase con el banco y, en el proceso, pusiera en peligro el sistema financiero».

Estos casos pusieron de manifiesto una complicidad subyacente más profunda entre los grandes bancos y los traficantes de drogas que se remonta a décadas atrás, si no a siglos. Los grandes bancos han cooperado en el lavado de los beneficios de las organizaciones criminales de forma endémica y, sin duda, puede decirse que ha sustentado casi dos siglos de capitalismo impulsado por Occidente.

¿Qué hay detrás de esta complicidad entre los bancos y los traficantes de drogas ilegales, y por qué los gobiernos y los sistemas judiciales, aparentemente, trabajan para proteger la relación? Si el objetivo es realmente erradicar el narcotráfico a nivel global, el enfoque correcto sería seguramente denunciarlo y cortarlo de raíz.

Para comprender completamente la compleja relación entre los bancos, los gobiernos y las empresas farmacéuticas, primero tenemos que fijarnos en la historia del comercio de drogas en el mundo, con unas raíces que se remontan a la época colonial europea.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More