¿Es Adictivo el Cannabis? ¿Es Real la Dependencia del Cannabis?

Aunque hay gente que se conforma con rechazar de pleno el hecho: el consumo regular de cannabis puede generar problemas y dependencia. Cómo y cuándo ocurre depende de los patrones de consumo de cada individuo, así como de factores de riesgo personales y sociales.

Tras años de represión, el cannabis está viviendo un renacimiento. Cada vez hay más países que votan a favor de la legalización, o como mínimo de la despenalización. Los partidarios de esta tendencia no solo defienden el potencial medicinal del THC y del CBD, sino que además afirman con frecuencia que el cannabis no es adictivo. Aunque puede ser cierto para la mayoría de los consumidores, esta afirmación plantea problemas porque no coincide con los descubrimientos científicos.

No debería haber ningún tipo de polémica en torno a la existencia de la adicción a la marihuana. La vemos todos los días.», dice el Dr. David Smith, que lleva tratando a adictos en San Francisco desde la década de 1960.

Mucha gente tiene una imagen bastante fija en su cabeza de lo que es un adicto o «yonqui», como suele conocérseles de forma peyorativa. Desaliñados, pálidos, con una mirada vacía en los ojos y siempre buscando la próxima dosis. Si no la consiguen, hay consecuencias, que incluyen: sudores, problemas para dormir, náuseas, frustración.

Pero esta polémica percepción de la adicción no ayuda a nadie. Para tener un debate serio sobre un tema emocional, tenemos que definir y diferenciar entre los términos “adicción” y “dependencia”.

Diferencia entre adicción y dependencia

Muchos creen erróneamente que la adicción es un fenómeno físico, mientras que la dependencia se refiere a un estado psicológico. Sin embargo, es justo al revés: una adicción es un comportamiento compulsivo que impulsa a un individuo a rendirse repetidamente ante el deseo irresistible de tomar un estimulante concreto, incluso cuando tiene efectos negativos sobre su propia salud y su entorno.

La dependencia se refiere a un estado fisiológico en el que el individuo no es capaz de funcionar normalmente sin usar una sustancia, y no puede dejar de consumir dicha sustancia sin experimentar síntomas desagradables y hasta adversos («abstinencia»). Los usuarios también pueden experimentar una mayor tolerancia a la sustancia con el tiempo, lo que se traduce en que se necesitan dosis cada vez mayores para lograr el mismo efecto del principio.

Una persona puede ser adicta sin ser dependiente y viceversa (por ejemplo, mucha gente depende fisiológicamente de ciertos productos farmacéuticos sin mostrar ningún indicio de comportamiento compulsivo adictivo).

La definición de «dependencia de sustancias» que aparece en la 5ª edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de los EE.UU. incluye elementos tanto de la adicción como de la dependencia; se define como la dependencia fisiológica tras un uso prolongado y compulsivo.

Cuando el consumo de cannabis se convierte en un problema

Según esta definición, la adicción al cannabis no parece descabellada. Muchos consumidores recreativos de cannabis presentan algún grado de comportamiento compulsivo, y el consumo habitual y crónico puede tener un efecto negativo sobre su vida diaria; los consumidores pueden presentar dificultades para mantener las rutinas diarias. Por ejemplo, les puede resultar difícil mantener un buen trabajo o comer con regularidad.

La mayoría de los consumidores recreativos rechazan de pleno la idea de que el cannabis puede provocar dependencia fisiológica. Están convencidos de que no es posible que el cannabis conduzca a ningún tipo de dependencia; sin embargo, varios estudios demuestran más allá de toda duda que los consumidores crónicos aumentan la dosis (tolerancia) y además presentan síntomas de abstinencia.

Entre los síntomas de abstinencia de cannabis, se incluyen la irritabilidad, pérdida de apetito, trastornos del sueño, ansiedad, ansias de cannabis, cambios de humor y un aumento de la temperatura corporal. Generalmente, estos síntomas se manifiestan el primer día de interrupción del consumo, alcanzan su punto máximo el segundo o tercer día, y apenas son detectables a finales de la primera semana.

La dependencia del cannabis se reconoce en consecuencia en el DSM-5 como un síndrome clínico, que sigue en gran parte los mismos criterios que otros trastornos por consumo de sustancias.

Así pues, afirmamos lo siguiente: el cannabis puede hacer que los consumidores se vuelvan tanto adictos como dependientes. Normalmente, los consumidores afectados presentan los primeros signos de comportamiento adictivo antes de volverse dependientes de la sustancia tras un consumo excesivo y prolongado. Al igual que con otras drogas, cuando se aplica al cannabis el diagnóstico de la dependencia de sustancias, conlleva elementos de la adicción, como la dependencia física.

¿Quién es propenso a ser dependiente del cannabis?

Es menos probable, en comparación con otras sustancias, que el cannabis conduzca a la adicción y a la dependencia. Según un estudio realizado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) en 1994, el consumo compulsivo que lleva a la dependencia se produce en justo un poco menos del 10% de las personas que han fumado cannabis al menos una vez. Esta cifra es mucho menor que la del resto de sustancias, como por ejemplo, el alcohol (15%), la cocaína (15%) o la heroína (24% ).

Los factores de riesgo para el desarrollo de dependencia del cannabis son muy similares a los de otras drogas ilegales, y por lo general, están indisolublemente ligados a la predisposición genética y al entorno. Los hombres jóvenes son más propensos a desarrollar dependencia que cualquier otro grupo demográfico, y cuanto antes se empieza a consumir, mayor es el riesgo de que se desarrolle dependencia. Además, es más probable que los que pertenecen a un nivel socioeconómico más bajo se conviertan en dependientes de sustancias que los que se encuentran en uno más alto.

Es difícil determinar en qué medida la dependencia del cannabis causa efectos secundarios, como por ejemplo malos resultados en la escuela/trabajo, dificultades económicas y problemas para mantener relaciones sociales, y en qué medida estos factores están determinados por el bajo nivel socioeconómico u otros factores.

¿Cómo se trata la dependencia del cannabis?

En la actualidad, no existen tratamientos que se prescriban para la dependencia del cannabis. Sin embargo, parece que existen varios programas de terapia que pueden reducir la predisposición al consumo compulsivo.

Se ha demostrado que, por ejemplo, las terapias cognitivo-conductuales (TCC) pueden ser muy eficaces a la hora de disminuir la compulsión de consumir cannabis. Entre otras formas de terapia que pueden ayudar a un consumidor crónico a moderar su consumo o a dejar de consumir por completo, se incluyen terapias como, por ejemplo, la terapia de mejora motivacional (MET, por sus siglas en inglés) que tiene como objetivo cambiar el comportamiento del individuo y la terapia familiar multidimensional (MDFT, por sus siglas en inglés). Hoy, sabemos que una combinación específica de múltiples formas de terapia suele dar los mejores resultados.

¿Soy adicto al cannabis?

Muchos consumidores de cannabis hacen caso omiso de las señales de advertencia, que avisan de una conducta compulsiva y dependiente, y siguen consumiendo cannabis en exceso, creyendo que el daño a largo plazo será insignificante. Dicho daño es el tema de un artículo distinto.

El hecho es que el cannabis puede llevar a la dependencia, a pesar de que es mucho menos frecuente que con otras sustancias. ¿Alguna vez te has preguntado si consumes demasiado cannabis? Presta atención a las siguientes señales de advertencia:

  • Problemas y dificultades derivadas del consumo
  • Consumir cannabis con mayor frecuencia y en mayores cantidades de lo previsto
  • Síntomas de abstinencia cuando no se consume cannabis
  • Pensar en cannabis muy a menudo
  • Tener problemas sociales o laborales debidos directamente al consumo o a la obtención de cannabis

Por supuesto, cada individuo tiene que decidir de forma independiente qué es demasiado. Algunas personas que consumen mucho cannabis se sienten completamente cómodas con ello. Pero si se tienen dudas sobre el consumo propio, hay que buscar ayuda (profesional). No es un signo de debilidad, sino de fortaleza.

  • Disclaimer:
    Este artículo no tiene la intención de sustituir el consejo, diagnóstico y tratamiento médicos profesionales. Siempre hay que consultar a un médico u otro profesional médico titulado. No hay que retrasar la búsqueda de asistencia médica ni ignorar el consejo médico debido a algo que se haya leído en esta página web.

Comments

9 comentarios en “¿Es Adictivo el Cannabis? ¿Es Real la Dependencia del Cannabis?”

  1. Diria que la marihuana no es dependiente pero si adictiva…….. por lo menos en mi caso….. me gustar colocarme y soy feliz así.. tengo trabajo, familia, y una vida normal…

    1. Yo particularmente en un inicio entré en toda esta onda de la sagrada yerba y intelectualmente la encontre interesante en sus posibilidades para beneficiarse en algun modo de sus efectos. Pero al menos en mi, me trajo problemas emocionales por conflictos de pareja y hasta familia. Ahora estoy mas controlado pero igual siento que me cuesta mucho dejar de fumar; siempre racionaliso volver a hacerlo. Basicamente siento que me robado la voluntad.

      1. ídem. Actualmente llevo 7 meses sin fumar, pero es porque evito exponerme directamente a grupos que manejen la sustancia en sí. No sé si pueda tener la voluntad de decirle que no al cannabis en frente mío.

    2. Porqué negar la parte de la cotidianidad que nos proporciona un placer?

      A mi me cuesta fumar cuando estoy triste o enojado.

      No me coloca, o me lleva a lugares más sensibles.

      En el algún tiempo fumaba todo el día y eso me trajo problemas. Ahora trato de consumirla en la noche o cuando no estoy haciendo tareas como trabajar con herramientas pesadas y cuando estoy triste o enojado.

  2. Consumimos sustancias igual o más perjudiciales en nuestra cotidianidad.
    Todo finalmente se reduce a si es que el consumo de marihuana se alinea con nuestro estilo de vida y si es beneficioso y aporta de alguna manera positiva lo que somos/hacemos.

  3. Cualquier sustancia usada con mucha frecuencia produce efectos a corto y largo plazo. La marihuana o «mota» no es distinta. Yo consumo responsablemente, no todo el día, no todos los días. Uso la cannabis tanto de forma lúdica como terapéutica, con amigos o solo. Es cosa de saber controlarse y saber qué efectos puede tener en uno. Saber parar cuando es necesario, saber qué momento es el adecuado. Es cosa de fumar y ver qué te pasa en ciertos momentos. Si estás triste y fumas, y solo te lleva a un estado peor, deja de fumar cuando estés triste. De lo contrario (en mi caso, por ejemplo), si fumo cuando estoy triste, me sube el ánimo porque me río de cualquier estupidez y se me pasa la tristeza =). Cómo afecta a las personas está ligado también al tipo de personalidad de cada persona.

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Gino,

      ¡Muchas gracias por tu interesante aportación y reflexión! Esperamos que sigas poniéndote al día de la actualidad y noticias sobre cannabis en el blog de Sensi Seeds, y disfrutes de sus diferentes secciones: legal, medicinal, cultural, opinión, vídeos, etc.
      https://sensiseeds.com/es/blog/

      ¡Un saludo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Author and reviewer

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba