Cannabis en Albania: Leyes, Uso y Historia

Durante años, Albania ha sido el centro del cannabis europeo, pero los demás países acaban de empezar a darse cuenta. La producción de cannabis es prolífica, aunque las autoridades intentan cada vez más acabar con el cultivo y el tráfico. El uso de la sustancia es ilegal, pero poseer pequeñas cantidades no se considera un delito punible.

    • Capital
    • Tiranë (Tirana)
    • Habitantes
    • 2,942,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Descriminalizado
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Albania

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Albania?

En 1994, el gobierno albanés promulgó la Ley de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas. Esta ley incluía el cannabis como sustancia controlada y definía las normas de su uso, producción y comercio. Un año después, se creaba el Código Penal de la República de Albania. El consumo de cannabis no se tipifica como un delito específico, y la posesión de pequeñas cantidades para uso personal no es punible.

Al igual que en muchos otros países que han despenalizado el consumo personal limitado de cannabis, hubo algunos problemas con respecto a lo que se calificaba una «pequeña cantidad». En 2008, el gobierno afirmó que una pequeña cantidad debe determinarse como una «dosis única» en base a cada individuo y no a una cantidad oficial.

Si alguien es sorprendido en posesión de una cantidad mayor que una «dosis única», será acusado de tráfico. Sin embargo, si se descubre que la persona consume cannabis, se puede recomendar que se someta a tratamiento.

Los tribunales suelen tener en cuenta las circunstancias específicas del acusado, por ejemplo, su edad o la cantidad de cannabis en su poder. Cuando proceda, se pueden ofrecer alternativas como la libertad condicional o el arresto domiciliario.

¿Se puede vender cannabis en Albania?

La legislación albanesa es bastante más estricta cuando se trata de la venta o del suministro de cannabis. Cualquier forma de venta (o «regalo») de la sustancia se considera una actividad ilegal, si la cantidad es mayor que una «dosis única». Si se es sorprendido haciéndolo, se puede ser condenado de cinco a 10 años de prisión.

Si se es acusado de venta o suministro como parte de un grupo organizado, o si la comisión del delito se detecta más de una vez, la pena aumenta de siete a 15 años. La pena de prisión se puede volver a ampliar (de 10 a 20 años) si se determina que el acusado es el organizador de un grupo de traficantes o que financia las actividades de dicho grupo.

¿Se puede cultivar cannabis en Albania?

Según la ley, es ilegal cultivar cannabis. Si las autoridades descubren plantas en la vivienda o propiedades de una persona, el acusado puede ser condenado a una pena de prisión de tres a siete años.

A pesar de este hecho, el cannabis se cultiva de forma generalizada en todo el país. En la era poscomunista, cuando la pobreza estaba muy extendida, muchas comunidades albanesas rurales dependían de los ingresos generados por el cultivo ilegal de la planta. Hoy en día, la mafia controla gran parte de la producción de cannabis. Las autoridades se lo están tomando más en serio, y las incautaciones van en aumento, aunque las plantaciones de cannabis siguen siendo frecuentes.

¿Es legal el CBD en Albania?

La legislación albanesa no establece ninguna diferencia entre el CBD y el cannabis, a pesar del hecho de que el CBD es bajo en THC, lo que significa que no produce un efecto cerebral o «subida». Sin embargo, el uso personal y privado se ha despenalizado, siempre y cuando el consumidor solo esté en posesión de una «dosis única».

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Albania?

La ley establece explícitamente que la venta de semillas de plantas narcóticas está prohibida. Aunque no es un delito penal poseerlas, no pueden enviarse legalmente por correo.

Cannabis medicinal en Albania

No hay un programa de cannabis medicinal en Albania, lo que significa que los médicos no pueden recetarlo para los problemas de salud. Como el uso de pequeñas cantidades no es un delito punible, los residentes albaneses a veces optan por automedicarse con cannabis.

Cáñamo industrial en Albania

En 2016, el gobierno de Albania debatió la posibilidad de modificar la ley para permitir el cultivo de cáñamo industrial de nuevo. En el pasado, el cáñamo se cultivaba ampliamente por todo el país, y los políticos sugirieron que reintroducir la planta podría impulsar la economía del país.

El diputado Paulin Sterkaj se pronunció a favor del cáñamo industrial, y decía lo siguiente en unas declaraciones a Balkan Insight: «La gente de la zona merece una forma de vida y su suelo puede producir un buen cáñamo que pueden vender y sacar un buen beneficio».

De momento, el cáñamo industrial no se ha legalizado. Sin embargo, aumenta la presión para traer de vuelta la planta, con grupos como American-Alb Hemp Company que ponen de relieve los beneficios de la industria.

Conviene saber

Si vas a viajar a Albania (o actualmente resides en el país), te puede interesar saber lo siguiente:

  • Una encuesta realizada en 2014 revelaba que el cannabis era la sustancia ilícita más consumida.
  • La misma encuesta descubrió que alrededor del 10% de los adultos de 15 a 64 años han probado el cannabis por lo menos una vez en su vida. La mitad de ellos lo han consumido al menos una vez en el último año.
  • También según el OEDT, los delitos penales de drogas van en aumento (aunque los delitos relacionados con el tráfico están disminuyendo). En 2015, 1.700 personas fueron procesadas por delitos relacionados con las drogas, el número más alto desde 2011. Se cree que las autoridades albanesas han incrementado los esfuerzos para poner freno a las drogas como parte de sus intentos para que les permitan la entrada en la UE.

Historia del cannabis

En Albania, tanto el clima como las condiciones del suelo facilitan el cultivo de cannabis. Por eso, se ha cultivado durante siglos cultivándolo en el país. Como muchas otras culturas, la gente lo empleaba tradicionalmente con fines prácticos y recreativos.

En 1944, Albania se convirtió en la República Popular de Albania. Este periodo duró hasta 1992, y durante este tiempo, se consiguió la autosuficiencia agrícola. Como resultado, los estándares de vida mejoraron, pero a costa de la libertad religiosa y económica. Así pues, los derechos humanos fueron objeto de abusos de forma regular, y los albaneses que no cumplían con las prácticas religiosas aceptadas eran torturados y ejecutados.

Después de una protesta generalizada, la República Popular de Albania se disolvió en 1991-92, y la República de Albania ocupó su lugar. Lamentablemente, todo esto ha acarreado una profunda crisis financiera, de la que el país sigue luchando por recuperarse.

Otros capitalizaron la difícil situación de Albania. Por ejemplo, las organizaciones delictivas griegas montaron grandes plantaciones de cannabis en la región sur de Albania. Los agricultores asolados por la pobreza que trabajan allí aprovecharon la oportunidad para recuperar algo de estabilidad económica, y la industria ilegal del cannabis nació oficialmente.

Se consolidó rápidamente, debido al cada vez mayor número de albaneses del medio rural que buscaban ganar dinero extra para aliviar su pobreza. El gobierno intentó ocuparse del problema, pero la escala de la industria ilegal del cannabis hizo que la erradicación fuera casi imposible.

En 1995, se producían enfrentamientos violentos con armas de fuego entre la policía y los agricultores con mucha frecuencia.

¿Los mayores productores de cannabis de Europa?

Durante décadas, el comercio de cannabis en Albania ha pasado desapercibido. En el siglo XXI, otros países europeos empezaron a darse cuenta del nivel que había alcanzado su industria ilegal de cannabis.

Aunque originalmente se centraba alrededor de la ciudad de Lazarat, el comercio se ha ido extendiendo desde entonces. En el pasado, las unidades policiales antidrogas llegaron a incautar 2,3 millones de plantas en un solo año. En 2016, se creía que el mercado del cannabis de Albania tenía un valor de 3.500 millones de euros, que en ese momento equivalía a aproximadamente la mitad del PIB del país.

Tanto las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley de EE. UU. como las europeas han afirmado que Albania es el mayor proveedor de cannabis de la UE. Al país también se le ha denominado la «Colombia de Europa«.

Lazarat: el antiguo reino del cannabis

Antes de 2014, la pequeña ciudad de Lazarat era el centro de la industria del cannabis de Albania. Muchos de los habitantes del pueblo participaban en su cultivo, y luego se beneficiaban de las ganancias de su venta a Europa occidental. Según los informes policiales, solo el cannabis que se cultivaba en Lazarat tenía un valor anual en la calle de 4.500 millones de euros.

En 2014, el gobierno albanés puso oficialmente a Lazarat fuera del negocio. Se envió a la policía a la zona, armados con armas de fuego. La batalla entre las autoridades y los habitantes del pueblo duró varios días y terminó con una 50 personas arrestadas.

Ahora, la ciudad es una sombra de lo que fue. Muchos de los residentes se han mudado, y los locales que se quedan allí bromean diciendo que Lazarat es uno de los pocos lugares en Albania donde no se cultiva cannabis.

Mato Gjini, una de las personas que se quedó, le ha comentado a USA Today: «Éramos la población más pobre de toda Albania. ¿Qué se supone que debía hacer? Tenía ocho hijos. ¿Cómo se supone que iba a alimentar a mi familia?”

Se cree que la motivación del gobierno para acabar con el comercio de cannabis de Lazarat era impresionar a la UE, y mejorar sus posibilidades de ser aceptado en la unión.

¿Sigue floreciendo el comercio del país?

A pesar de los esfuerzos del gobierno, la producción de cannabis parece seguir estando en auge en Albania. Parte de la razón es la promesa de un buen dinero para los trabajadores. Un joven de 20 años, que hacía unas declaraciones para la BBC, decía: «Como camarero solo me pagaban un tercio de lo que ganaba con el cannabis». Destacó el gran volumen de personas que trabajan en la industria: «A las 4 de la mañana ves grandes multitudes de gente que va a trabajar (…) Las calles están llenas: mujeres, hombres, jóvenes, incluso niños».

Otro hombre, que emplea a 15 personas para recoger y procesar el cannabis, añadía: «Este año, casi todas las casas de la aldea han cultivado cannabis, solo en esta comunidad se han producido toneladas».

Según le han comentado algunas fuentes a la BBC, la corrupción está muy extendida. Los productores de cannabis deben pagar a la policía una parte de sus ganancias para evitar ser arrestados.

¿Se legalizará en el futuro?

Mientras que Albania sigue su campaña para unirse a la UE, parece poco probable que vaya a introducir ninguna reforma importante relativa al cannabis a corto plazo. En todo caso, existe la posibilidad de que la legislación se endurezca más, con sanciones para el uso personal limitado, aunque todavía no se ha hablado de esto.Puesto que el resto de Europa va aceptando poco a poco el cannabis con fines medicinales, puede haber una posibilidad de que Albania introduzca algún tipo de programa medicinal en el futuro. Asimismo, gracias al creciente apoyo, el país también puede ver el regreso del cultivo tradicional de cáñamo.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba