Cannabis en Tailandia: Leyes, Uso y Historia

Tailandia es conocida por sus duras leyes de drogas. El uso recreativo del cannabis es ilegal y se castiga con cárcel o una multa considerable. El CBD también es ilegal. Sin embargo, las variedades de cannabis tailandesas autóctonas son famosas en todo el mundo, igual que los «palos tailandeses». No es de extrañar ya que la planta se lleva cultivando siglos.

    • Capital
    • Krung Thep (Bangkok)
    • Habitantes
    • 69,411,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Legal since 2018

Legislación del cannabis en Tailandia

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Tailandia?

En Tailandia, es ilegal poseer o fumar cannabis. Se define como un narcótico de categoría 5 (según La Ley de Estupefacientes) y la pena si te sorprenden con la sustancia puede ser grave. Si te descubren con cannabis con el propósito de distribuírselo a terceros, la pena es de dos a 10 años de prisión o una multa de 40.000 a 200.000 bahts. La pena aumenta a 15 años de prisión o de 200.000 a 1.500.000 bahts si la cantidad de cannabis supera los 10 kilogramos.

Si el cannabis está destinado únicamente para el uso personal, entonces la pena de prisión se limita a cinco años o menos. La multa también se limita a un máximo de 100.000 bahts. Y, si te sorprenden fumando o consumiendo cannabis, la pena de cárcel es de un año como máximo, y la multa es de entre 100.000 y 1.000.000 de bahts.

La Junta de Control de Estupefacientes (NCB) es responsable de prevenir y reprimir el consumo ilegal de cannabis en Tailandia. La policía tiene derecho a entrar y registrar cualquier casa sin una orden judicial (si tienen motivos razonables para creer que hay narcóticos en el interior). También pueden registrar legalmente a cualquier persona o vehículo, e incautar el cannabis que encuentren.

Según el Código de Procedimiento Penal, la policía también puede hacer sus averiguaciones si creen que estás implicado en delitos relacionados con narcóticos, y pueden ordenarte que comparezcas en el organismo estatal pertinente para seguir investigando el caso.

¿Se puede vender cannabis en Tailandia?

Asimismo, la venta o el suministro de cannabis también es ilegal en Tailandia. Como ocurre con la posesión, la legislación es severa en lo que respecta a las penas. Si te atrapan produciendo, importando o exportando cannabis, te pueden condenar a entre dos y quince años de cárcel, y sancionar con una multa de 200.000 a 1.500.000 bahts.

La policía tiene derecho a incautar todo el equipo y maquinaria utilizados en relación con la producción o distribución de cannabis. También pueden confiscar cualquier ganancia derivada de la venta del cannabis.

Incluso si no eres ciudadano tailandés, te pueden procesar.

¿Se puede cultivar cannabis en Tailandia?

Tailandia lleva concediendo permisos especiales para la producción de cáñamo desde 2014. En 2016, la Asamblea Legislativa Nacional de Tailandia aprobó una serie de proyectos para permitir el cultivo de cáñamo a gran escala. El proyecto piloto se ha limitado a seis provincias del norte, y su objetivo era explorar más a fondo los beneficios del cannabis con fines medicinales. Todo el cannabis producido no debe contener más del 1% de THC (el componente responsable de la «subida»).

Cultivar plantas de cannabis en casa es ilegal, incluso si las plantas son para uso personal o medicinal. Si el infractor es sorprendido por la policía, pueden condenarle a prisión y sancionarle con una multa cuantiosa.

¿Es legal el CBD en Tailandia?

Muchos países de todo el mundo mantienen una postura indulgente con respecto a la venta y el consumo de CBD. Tailandia ha adoptado una postura más dura. No clasifica el CBD como algo independiente del THC, y como tal, es ilegal comprarlo o venderlo.

Sin embargo, en 2018, el cannabis se legalizó para uso medicinal. Esto significa que, a partir de abril de 2019, se puede recetar CBD para ciertas enfermedades y trastornos. También se puede introducir en el país, siempre y cuando el usuario tenga un permiso de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Tailandia?

En virtud de la Ley de Narcóticos, la venta o posesión de semillas de cannabis es ilegal. Esto significa que no pueden comprarse en Tailandia, ni pueden enviarse por correo postal desde otro país.

Cannabis medicinal en Tailandia

En diciembre de 2018, el gobierno de Tailandia aprobó por unanimidad el uso de cannabis con fines medicinales. Tailandia se ha convertido en el primer país del sudeste asiático en hacerlo. En la Asamblea Legislativa Nacional, 166 miembros votaron a favor de la enmienda a la ley, y solo 13 miembros se abstuvieron. Nadie votó en contra.

Aunque el proyecto de ley ya ha sido aprobado por el gobierno, aún requiere la aprobación del Rey Maha Vajiralongkorn para seguir adelante. El legislador Somchai Sawangkarn ha comentado que la enmienda a la ley «podría considerarse como un regalo de Año Nuevo para los tailandeses«.

De momento, el gobierno ha aprobado el tratamiento con cannabis para tres afecciones de salud. Estas son: las náuseas y la pérdida de apetito que sufren los pacientes con cáncer, la epilepsia infantil y la esclerosis múltiple. La Junta de Control de Estupefacientes de Tailandia trabajará estrechamente con la FDA de los EE. UU. para regular su investigación basada en el cannabis. Significa que también existe la posibilidad de que algunos productos médicos aprobados por la FDA estén disponibles en Tailandia.

¿Se puede recibir cannabis por prescripción facultativa en Tailandia?

La nueva legislación del cannabis medicinal (que en el momento de redactar este artículo aún requiere la aprobación del rey), especifica que los pacientes podrán obtener productos de cannabis medicinal, siempre que tengan una receta o un certificado reconocido.

Las licencias para el cultivo, producción y venta de estos medicamentos se controlarán de forma estricta. A día de hoy, resulta difícil decir con qué disponibilidad se encontrará el tratamiento en la práctica.

Cáñamo industrial en Tailandia

El cáñamo industrial se puede utilizar para una amplia variedad de fines; desde la fabricación de telas y materiales de construcción, hasta medicinas y productos alimenticios. En 2014, el gobierno tailandés concedió algunos permisos, que permitían el cultivo de cáñamo en ciertas partes del país; luego, en 2016, se puso en marcha un proyecto piloto más grande, que permite el cultivo de cáñamo en seis provincias del norte.

En enero de 2018, el Ministerio de Sanidad Pública de Tailandia creaba una nueva regulación para la producción, distribución o posesión de cáñamo en todo el país. La regulación permite el cultivo de cáñamo, pero sólo después de que el agricultor haya recibido una licencia de las autoridades.

Para cumplir con la normativa, el cáñamo no debe contener más del 1% de THC. Solo se puede cultivar en áreas designadas y las semillas se deben obtener de productores que posean una autorización válida para cosechar cáñamo.

Una vez que el agricultor de cáñamo tiene una licencia, puede cultivar, cosechar o convertir cáñamo para:

  • Uso doméstico
  • Uso comercial
  • Investigación
  • Producción/distribución de semillas u otras partes de la planta (según lo permitido por el Comité de Control de Estupefacientes)
  • Otros beneficios, según lo descrito por el Comité de Control de Narcóticos

La postura política de Tailandia frente al cannabis

Desde que se aprobó la Ley de Estupefacientes en 1979, las actitudes políticas tailandesas frente al cannabis han sido extremadamente conservadoras. En 2003, como parte de la «guerra contra las drogas» del gobierno tailandés, se llevaron a cabo 2.800 ejecuciones extrajudiciales; ejecuciones de delincuentes por «delitos relacionados con las drogas». Más tarde, se descubrió que más de la mitad de los muertos no tenían ninguna conexión con las drogas. Además, miles de personas se vieron obligadas a someterse a un brutal «tratamiento» para la adicción.

Dos años después, el Comité de Derechos Humanos de la ONU recomendó una serie de investigaciones sobre las condenas por drogas en el país. En respuesta, el gobierno tailandés declaró que cada muerte no natural sería investigada a fondo de acuerdo con la ley.

A pesar de estas duras leyes, los políticos del país cada vez más adoptan una postura más indulgente.

En 2016, el Ministro de Justicia Paiboon Koomchaya sugirió que el gobierno despenalizase y regulase el cannabis. Afirmó que su opinión se basaba en la observación de que las estrictas leyes del país no controlaban el uso de la sustancia.

Históricamente, Tailandia se ha visto influenciada durante mucho tiempo por el enfoque de los Estados Unidos del control de drogas. Las leyes son cada vez más indulgentes en los Estados Unidos, y parece que Tailandia puede adoptar un enfoque parecido.

Conviene saber

Si vas a viajar a Tailandia (o resides en el país), quizás te interese saber lo siguiente:

Historia del cannabis tailandés

A nivel histórico, los habitantes de Tailandia llevan siglos usando el cannabis. Los agricultores lo consumían para aliviar sus dolores después de un día de trabajo en los campos, y las mujeres lo usaban para aliviar los dolores del parto cuando daban a luz.

La Ley de Estupefacientes (1979) y la Ley de Sustancias Psicotrópicas (1975) tipificaron como delito la venta, la posesión y el cultivo de cannabis. Sin embargo, en la década de 1960, cuando se instalaron las bases militares estadounidenses en el país, apareció la industria ilegal del cannabis.

Los soldados norteamericanos contaban que el cannabis estaba tan disponible en Tailandia como la cerveza, a pesar de ser ilegal. En los años 70 y 80, el comercio de la sustancia mantenía a algunas de las regiones más pobres del país.

En la década de 1980, el gobierno de los EE. UU. convenció a Tailandia para que se uniera a ellos en una guerra contra el cannabis. Esto supuso que se interceptaran miles de kilos de cannabis tailandés, que se enviaban a los EE. UU. La colaboración con los Estados Unidos marcó una nueva fase en la historia del cannabis en Tailandia; una fuerte postura antidrogas, combinada con penas severas para aquellos que incumplieran las leyes.

La reciente decisión del gobierno de legalizar el cannabis para uso medicinal indica un nuevo cambio de actitud – tal vez de regreso a los años anteriores a 1900, cuando el pueblo tailandés reconocía de forma generalizada sus beneficios para la salud.

Cannabis tailandés: ¿Cómo es?

El cannabis tailandés, que es una variedad autóctona o local (landrace) pura sativa, es muy conocido por la rápida subida o efecto cerebral, debido a su alto contenido en THC y a su relativamente bajo contenido en CBD/CBN. Presenta pelillos finos, como dientes de león, y sus hojas crecen en grupos, que generalmente son de color verde y marrón. Otra característica reconocible es su aroma a cítricos, y la «subida» que produce se describe como más suave que la de otras formas de cannabis.

Las plantas de cannabis tailandesas pueden alcanzar un tamaño increíble y suelen arrastrarse por el suelo ya que los cogollos pesan demasiado para que las ramas los soporten. De hecho, algunas variedades pueden incluso empezar a mostrar raíces a lo largo de las partes de las ramas que se mantienen en contacto con el suelo – esta tendencia ha alentado a algunos criadores a experimentar con variedades genéticamente puras cultivándolas como «vides», aunque con poco éxito.

Algunas variedades tailandesas tardan hasta veinte semanas en florecer, debido a que la temperatura y la luz no cambian según las estaciones, un fenómeno que suele afectar a la fotoperiodicidad del cannabis en las regiones ecuatoriales.

Las variedades autóctona tailandesas suelen tender al hermafroditismo, un rasgo que se cree que está más inducido por la genética que por el medio ambiente. Algunos creen que las temperaturas extremadamente altas de Tailandia son la causa de este fenómeno, pero también se produce en cuartos de cultivo más frescos, por lo que parece más probable que sea por una influencia genética.

Thai Sticks o Palos tailandeses

Los Thai Sticks o palos tailandeses son una forma famosa de cannabis que se popularizó en Tailandia en la década de 1960. Estos «palos» eran manojos de cogollos procedentes de cannabis sin semillas, que se ensartaban en los tallos. Las fibras de la planta se utilizaban para sujetarlo el cannabis al palo.

Conocidos por su alta potencia (porque en ocasiones también se bañaban en opio), siguieron siendo populares hasta mediados de los años setenta. Cuando las tropas estadounidenses de la guerra de Vietnam regresaron a su país, la popularidad de los palos tailandeses disminuyó.

Actitudes actuales hacia el cannabis

En Tailandia, son muchos lo que consideran el cannabis como una medicina tradicional, lo que significa que no está estigmatizada del mismo modo que otras drogas. Sin embargo, todas las demás formas de drogas suelen estar mal vistas y, por consiguiente, los castigos para todos los delitos relacionados con las drogas son severos.

El gobierno reconoce que su enfoque no está consiguiendo resultados. El ministro de Justicia, Paiboon Koomchaya, ha manifestado que la «guerra contra las drogas» no parece tener éxito y que podría ser necesario un nuevo enfoque.

Las prisiones de Tailandia ocupan el sexto puesto del mundo en lo que respecta a la población carcelaria, y muchas están superpobladas. Un alto porcentaje de presos son encarcelados por delitos de drogas. Koomchaya ha sugerido que es necesario hacer cambios para abordar este problema y que, como resultado, debería despenalizarse el cannabis.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

1 comentario en “Cannabis en Tailandia: Leyes, Uso y Historia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba