Siempre fieles a nuestras raíces

Ben Dronkers in Afghanistan

Hemos visto a la industria del cannabis expandirse por el mundo. Sin embargo, se habla poco de olvidarse de dónde proviene todo. A diario, aparecen variedades nuevas y nuestra incesante búsqueda de la «siguiente novedad» implica que las genéticas más antiguas corren un gran riesgo de desaparecer.

Durante 30 años, hemos visto cómo la industria del cannabis crecía a partir de unas pocas semillas hasta llegar a expandirse por todo el mundo, en campos prósperos y en constante expansión. Esta evolución ha traído consigo a empresarios, activistas, filántropos, especuladores, políticos, opositores, etc. Todos ellos han jugado un papel crucial en lo que respecta a dónde nos encontramos hoy en día.

Siempre fieles a nuestras raíces
Siempre fieles a nuestras raíces

Es la naturaleza humana la que nos hace mirar hacia el futuro, para intentar mejorar lo que ya hemos logrado. Esta búsqueda de progreso ha dado lugar a descubrimientos increíbles, como la identificación y el aislamiento del THC en 1964, el descubrimiento del sistema endocannabinoide en el cuerpo humano o incluso la increíble gama de productos que se pueden hacer y fabricar a partir del cáñamo industrial. Esta motivación es la que ha llevado al desarrollo de innumerables variedades nuevas de cannabis, proporcionando una serie de perfiles de cannabinoides, terpenos y flavonoides con los que sólo podíamos soñar en los viejos tiempos.

A su vez, ha revolucionado nuestra comprensión del potencial medicinal de la planta de cannabis, además de proporcionar a los que son consumidores recreativos una gran cantidad de sabores y efectos que experimentar. ¡No hay nada que objetar!

Sin embargo, se habla muy poco sobre los riesgos inherentes ligados a este tipo de evolución, tan increíblemente rápida. Nos referimos a olvidarnos de dónde proviene todo. A diario, aparecen variedades nuevas y nuestra incesante búsqueda de la «siguiente novedad» implica que las genéticas más antiguas corren un gran riesgo de desaparecer.

Aquí es donde intervenimos nosotros.

A lo largo de los años 60, 70 y 80, se reunieron genéticas de todo el mundo, que luego compartieron los pocos que realmente entendía el valor que tenían. Ben Dronkers tuvo la suerte de ser una de estas personas y esto es lo que le permitió, junto con la ayuda de sus amigos, empezar lo que daría lugar a la biblioteca de genéticas del cannabis más completa disponible hoy en día: la Sensi Seeds Bank.

Ben Dronkers y Ed Rosenthal en el Cannabis Castle
Ben Dronkers y Ed Rosenthal

No sólo entendía el valor de desarrollar variedades nuevas e interesantes, sino que también comprendía la importancia de preservar estas genéticas para las generaciones futuras. Con este fin, Sensi Seeds se ha esforzado, de una forma increíble, en preservar estas genéticas durante más de 30 años. Afgani, tailandesa, marroquí, son sólo unos pocos ejemplos de las variedades locales que hemos mimado a lo largo de todos estos años para garantizar su pervivencia.

Esta mina de oro de genéticas constituye el núcleo de en lo que se ha convertido la industria del cannabis que conocemos y queremos. La comunidad del cannabis ha florecido a partir de estas raíces genéticas, y esta es la mayor recompensa que podríamos haber pedido.

Nuestra búsqueda de genéticas del cannabis no ha cesado en los últimos 30 años. Tampoco ha disminuido nunca nuestra dedicación a su preservación. Hasta hoy seguimos siendo fieles a nuestras raíces y nos sigue sorprendiendo la versatilidad de esta planta increíble, Cannabis Sativa L.

Somos ahora, más que nunca, conscientes de que el futuro de la investigación de las genéticas del cannabis reside en su pasado, en las genéticas con las que empezó todo.

Grow On!

#growonsensi

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba