30 Años de Sensi Seeds – de una pasión incansable a una visión inquebrantable

Este artículo hace una reflexión sobre el camino que ha seguido Sensi Seeds y tiene en cuenta las medidas más importantes adoptadas para convertirse en una empresa de semillas de cannabis respetable. La historia comienza el siglo pasado, a mediados de los años sesenta, con un único protagonista: el fundador de Sensi Seeds, Ben Dronkers.


Para celebrar nuestro 30 aniversario, Sensi Seeds, la empresa de semillas que marca tendencia, publica una serie especial de artículos en el blog. En estas historias y a través de entrevistas con las figuras claves de esta empresa, Ben Dronkers y sus hijos Alan, Ravi y Gio, Sensi Seeds repasa tres décadas muy especiales. Haz clic aquí para descubrir este contenido extraordinario.

El primer artículo de esta serie tomó la forma de homenaje al cannabis, el amor por una planta que constituye la base de Sensi Seeds y todas nuestras empresas vinculadas, como HempFlax y los Hash Marihuana & Hemp Museums de Ámsterdam y Barcelona. Pero ¿de dónde procede este amor? ¿Cómo se convirtió este amor en una pasión incansable por la planta de cannabis y en todo lo que representa Sensi Seeds?

ben-in-greenhouse-bannerEste artículo hace una reflexión sobre el camino que ha seguido Sensi Seeds y tiene en cuenta las medidas más importantes adoptadas para convertirse en una empresa de semillas de cannabis respetable. La historia comienza el siglo pasado, a mediados de los años sesenta, con un único protagonista: el fundador de Sensi Seeds, Ben Dronkers.

«La llamaban espinacas»

La base del espíritu emprendedor de Ben Dronkers y su gran pasión por las plantas fueron un padre emprendedor y una madre a la que entusiasmaba la jardinería. Durante su infancia, nadie sospechaba lo mucho estos dos factores iban a contribuir a que se convirtiera en un nombre muy conocido en el sector del cannabis.

A principios de la década de 1970, Ben abrió una tienda de ropa en Rotterdam donde vendía prendas hecha a mano. Unos años antes, a los diecisiete años, había fumado su primer porro. Pero no fue hasta que empezó a viajar con regularidad a Turquía, Afganistán y Pakistán para comprar prendas textiles cuando tomó conciencia de la versatilidad de la planta. Descubrió que las fibras del cáñamo son idóneas para, entre otras cosas, elaborar tejidos, y además de comprar, los agricultores locales le regalaron cannabis y semillas de cannabis. Ben descubrió que la planta de cannabis tenía mucho que ofrecer a pesar de estar prohibida y ser vilipendiada en todos los rincones del mundo.

Ben trabajando en su invernadero en 1983.
Ben trabajando en su invernadero en 1983.

Reunir semillas de cannabis del sudeste y del centro de Asia, y del subcontinente asiático se convirtió en una de sus pasiones. Cuando volvió a casa en los Países Bajos, empezó a cultivar estas semillas con el fin de obtener más información sobre el proceso de crecimiento de esta planta tan especial.

Mientras tanto, los primeros coffee shops holandeses abrieron sus puertas a mediados de los años setenta, cuando se popularizó el hachís importado de Marruecos en los Países Bajos. Por aquel entonces, casi no se consumía marihuana. «Durante los dos o tres primeros años que cultivé marihuana en un invernadero, nadie quería comprarla. ¡Simplemente no lo entendían! Ni siquiera en Ámsterdam», contaba Ben en su reciente entrevista para el blog de Sensi Seeds. «Llegaron a llamarla espinacas», refiriéndose al color verde brillante mientras que el aspecto que solía tener la marihuana de entonces era el de hierba tailandesa y africana, de color marrón, prensada en placas y seca.

Todo empieza con una pequeña semilla

Gracias a los esfuerzos de Ben, enseguida creció la popularidad del cannabis en los Países Bajos. Sin embargo, a Ben le interesaba más recopilar diferentes variedades de cannabis. Asimismo, empezó a cruzar estas variedades con el fin de favorecer nuevas características. A medida que desarrollaba una relación sincera y profunda con la planta de cannabis, descubría su belleza, sus características, su versatilidad y su fuerza. Lo que no hizo más que animarle a ampliar aún más sus conocimientos sobre el cultivo. Un viaje de descubrimiento por todos los rincones del mundo llevó a Ben a lugares y culturas donde el cannabis y el cáñamo habían formado parte de su patrimonio medicinal, cultural y espiritual durante mucho tiempo, desde la cultura Hmong en China a la cultura de los Sadhus en India, y de los buques de la Dutch East India Company en el Siglo de Oro a la utilización de medicinas a base de cannabis que han existido desde hace muchos miles de años.

El Sensi Connoisseurs’ Club.
El Sensi Connoisseurs’ Club.

Todos sus descubrimientos positivos contrastaban, claramente, con la prohibición del cannabis, y así sigue siendo. El cáñamo industrial también está prohibido en muchos países, donde se estigmatiza tanto al cáñamo como al cannabis. Ben se sintió profundamente afectado por este contraste ilógico, esta contradicción, por la injusticia que sufrían miles de personas ya que no se les permitía acceder a la planta y por el hecho de que se les estaban procesando judicialmente por ello.

No sólo su amor, fuertemente desarrollado por todas las cosas relacionadas con la planta de cannabis, y su espíritu emprendedor sino también su sentido de la justicia y carácter rebelde le animaron a recoger el guante y luchar por el uso medicinal y recreativo del cannabis, por el regreso del cáñamo industrial y para contrarrestar toda la desinformación que estigmatiza en los medios de comunicación. En resumen, para luchar con el fin de devolver la planta a su lugar legítimo en la sociedad. Una batalla que comenzó con una pequeña semilla, ¡como ocurre con toda la vida que hay sobre la tierra!

30 años de Sensi Seeds

Uno de los primeros catálogos de Sensi Seeds (1987).
Uno de los primeros catálogos de Sensi Seeds (1987).

A principios de la década de 1980, llegaron a Europa desde los Estados Unidos los primeros ejemplos de híbridos originales y estabilizados, como Haze y Skunk. Ben era uno de los apenas tres cultivadores holandeses a los que se concedió acceso a estos híbridos, que se consideran un modelo importante para el desarrollo de los híbridos europeos.

A medida que aumentaba su colección de variedades de semillas originales y de híbridos, y mediante el cultivo de variedades de cannabis, Ben reunió la munición para lo que terminaría siendo una batalla. Le arrestaron un par de veces por cultivo y posesión de cannabis. A finales de los años setenta, por suerte, a los que cometían un delito relacionado con el cannabis les soltaban al cabo de una semana en los Países Bajos, pero esas pocas veces en la cárcel le animaron a estudiar la ley a fondo. Ben descubrió que las semillas de cannabis no estaban incluidas en el marco de la prohibición del cannabis. Sólo se prohibía la planta pero no las semillas. Como no era ilegal vender semillas, Ben llegó a la conclusión de que el proceso de producción tampoco debía ser ilegal. Creó su empresa de semillas después de que un abogado confirmase esta idea y, en 1985, surgió el Sensi Seed Club, también conocido como Sensi Connoisseurs’ Club.

Ben Dronkers con dos de sus hijos (Ravi a la derecha y Alan a la izquierda) en el Castillo del Cannabis.
Ben Dronkers con dos de sus hijos (Ravi a la derecha y Alan a la izquierda) en el Castillo del Cannabis.

No quedaba nada que pudiera evitar que Ben Dronkers convirtiera sus sueños en realidad. Se crearon instalaciones de producción para desarrollar, perfeccionar y estabilizar los nuevos híbridos. Uno de esos lugares era un centro de cultivo en Arnhem, al que las personas cercanas a Ben llamaron el ‘Cannabis Castle’. Como esta profesionalización tuvo lugar en 1985, este es el año elegido para conmemorar ¡el nacimiento de Sensi Seeds!

Todo por la planta

El Sensi Seeds Club abrió su primera tienda en Amsterdam en 1986, que también vendía equipos de cultivo y libros sobre la cultura del cannabis. Ben se hizo cargo del Seed Bank en 1991 y las bibliotecas de genes se fusionaron para crear el Sensi Seeds Bank, tal y como lo conocemos a día de hoy.

Sensi Seeds fue la primera empresa de los Países Bajos, tal vez la primera del mundo, en empezar a desarrollar nuevos híbridos utilizando una amplia colección de semillas de cannabis, y así siguió creciendo la biblioteca de genes de variedades originales y la creación de nuevos híbridos. En el espacio de diez años, la veintena de variedades que se ofrecían en el catálogo de Sensi Seed Bank había aumentado a casi cuarenta años, e incluía variedades de fama mundial como Northern Lights #5 x Haze, Skunk #1, Big Bud, Super Skunk, Black Domina, Fruity Juice y la famosa Jack Herer.

Invertir en la verdad

La fachada del Museo de Información sobre el Cannabis, precursor del Hash Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam.
La fachada del Museo de Información sobre el Cannabis, precursor del Hash Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam.

Estas importantes variedades ayudaron a Sensi Seeds a convertirse en una de las compañías de semillas más grandes y más conocidas del mundo. La compañía permitió a la gente utilizar los mejores híbridos y genéticas originales de cannabis con fines de cultivo. «Todo empieza con una pequeña semilla», como bien dice Ben Dronkers. Sin embargo, las actividades de Ben van mucho más allá de lo que hemos descrito hasta ahora y se puede sentir la presencia de su pasión infatigable por la planta en todos sus proyectos.

Nos centramos especialmente en la cualidades medicinales del cannabis y patrocina diversos programas de investigación científica, y de apoyo a activistas y grupos de presión. Cada año Sensi Seeds y el  Hash Marihuana & Hemp Museum  rinden homenaje a los campeones del cannabis más importantes mediante la concesión de los Cannabis Culture Awards (Premios de la Cultura del Cannabis). Puedes leer más al respecto en el artículo de «Sensi Seeds y el activismo cannábico» en el blog de Sensi Seeds.

La entrada del museo en Ámsterdam tras la gran reforma y reapertura de 2012.
La entrada del museo en Ámsterdam tras la gran reforma y reapertura de 2012.

Con el fin de dar a conocer la verdadera historia del cannabis y el cáñamo, el Hash Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam también abrió sus puertas en 1985. Este museo fue creado con la colaboración del gurú del cannabis norteamericano Ed Rosenthal y su exposición consta de una gran colección privada de unos 1.100 artículos, todos objetos inusuales, hermosos y raros relacionados con el cannabis y el cáñamo. La Hemp Gallery se abrió en 2008, cerca del museo, como una extensión del Hash Marihuana & Hemp Museum. La Hemp Gallery se dedica a dar a conocer la historia del cáñamo industrial a lo largo de los siglos. Un segundo museo abrió sus puertas en 2012: el Hash Marihuana Cáñamo & Hemp Museum de Barcelona, España, donde se exhiben unos 1.300 artículos en el Palacio Mornau, un edificio del siglo XVI.

Ben Dronkers creó la empresa HempFlax en 1993 para promover las cualidades industriales del cáñamo. Esta empresa cultiva varios cientos de hectáreas de cáñamo industrial en la provincia holandesa de Groningen, en Alemania y en Rumania, que posteriormente se procesa luego en las fábricas privadas en todo tipo de productos para diversas industrias.

HempFlax recoge el cáñamo con una cosechadora desarrollada por la propia empresa.
HempFlax recoge el cáñamo con una cosechadora desarrollada por la propia empresa.

Lo que una vez empezó con la gran pasión de una persona, se ha convertido en una fuente inagotable de inspiración durante los últimos 30 años y una visión, muy firme, que se manifiesta en todas las empresas que Ben Dronkers ha creado: con el fin de desarrollar, promover, proteger y cuidar la planta de cannabis en todas sus formas y con el objetivo de preservar sus genotipos únicos para las generaciones futuras.

Sensi Seeds se siente increíblemente orgulloso y agradecido de que la empresa y todos los que persiguen el mismo objetivo hayan luchado durante 30 años para que se reconozca en todo el mundo la verdad sobre el cannabis y el cáñamo industrial. A por los próximos 30 años.

#growonsensi


Exposición 30 Años de Sensi Seeds en Barcelona
Para conmemorar este año de celebración, se presenta una exposición especial en el Hash Marihuana Cáñamo & Hemp Museum de Barcelona: Grow On. A través de artículos únicos del archivo de Sensi Seeds y de la colección del museo, los visitantes podrán conocer todo sobre los momentos culminantes de la larga historia de Sensi Seeds. La exposición está abierta del 10 de octubre de 2015 al 1 de mayo de 2016.


Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More