Cannabis en la India: Leyes, Usos, e Historia

El cannabis es ilegal en la India desde 1985. Aún así, se sigue usando ampliamente en todo el país y se considera un pasatiempo social, además de parte integral de algunas prácticas religiosas. De hecho, el consumo de cannabis se menciona en Los Vedas (las escrituras sagradas del hinduismo) y a Shiva a veces se le denomina el «Señor del Bhang».

Legislación del cannabis en la India

¿Se puede poseer y consumir cannabis en la India?

Tanto la posesión como el consumo de cannabis en la India son ilegales, según la Ley de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de la India. Las sanciones son relativamente severas para aquellos sorprendidos en posesión de cannabis. Si un individuo es atrapado con una pequeña cantidad de cannabis, puede ser condenado a hasta un año de prisión o a una multa de hasta 10.000 rupias, o a ambas penas.

Si la cantidad encontrada es «menor que lo que se considera cantidad comercial, pero mayor que la pequeña», la pena de prisión puede ampliarse hasta 10 años, con una multa de 100.000 rupias. Para las «cantidades comerciales», la pena de prisión es de 10 a 20 años, más una multa de 100.000 a 200.000 rupias.

Los infractores reincidentes que son sorprendidos con 20 kilogramos o más de hachís, o cualquier producto que contenga 500 gramos de THC o más, pueden llegar a ser condenados a la pena de muerte.

El consumo se considera un delito menos grave, siendo la mayor pena de prisión de un máximo de un año. En algunos casos, se limita a un máximo de seis meses, o una multa de hasta 10.000 rupias (o a ambas).

A pesar del riesgo de ser encarcelado, el consumo de cannabis es frecuente en la India. En un estudio reciente, Nueva Delhi y Bombay se clasificaban entre las 10 principales ciudades del mundo en lo que respecta a la cantidad de personas que consumen la sustancia. Nueva Delhi ha ocupado el tercer puesto, superada solo por Nueva York y Karachi.

Consumo de bhang

Algunas partes del país permiten el consumo de bhang, sobre todo durante el festival religioso Holi. El bhang es un producto comestible, elaborado con hojas y cogollos de cannabis, que se lleva usando durante siglos de forma tradicional.

El consumo de bhang es especialmente frecuente en las regiones del norte del país; sobre todo en Mathura, una ciudad antigua que se considera un lugar de importancia religiosa para los hindúes. Se cree que el consumo de bhang lo introdujo aquí el propio Krishna.

Benarés es famosa por su producción de bhang. En las escaleras de acceso al río, la gente utiliza un mortero para aplastar el cannabis y convertirlo en una pasta verde. Luego añaden leche, manteca y especias, y usan esta base de bhang para hacer Thandai. En ocasiones, el bhang también se mezcla con manteca y azúcar para hacer halva, o unas pequeñas bolas masticables llamadas golees.

¿Se puede vender cannabis en la India?

La venta de cannabis también es ilegal en la India. Las penas son las mismas para la venta que para la posesión; la severidad de las penas aumenta dependiendo de la cantidad de cannabis que el individuo intentaba vender cuando fue sorprendido.

El tráfico se considera un delito grave, y si se descubre, el individuo será condenado de 10 a 20 años de cárcel, y se le impondrá una multa de 100.000 a 200.000 rupias. En algunas circunstancias, esta multa puede ser mayor, según el criterio del juez.

Determinados escenarios pueden acarrear penas de cárcel mayores. Dichos escenarios incluyen:

  • Amenazas o uso de violencia por parte del acusado
  • El acusado ocupaba un cargo público en ese momento
  • La participación de menores en la venta
  • La venta se ha realizado cerca de un centro educativo o centro de servicios sociales, o en cualquier otro lugar que los estudiantes utilicen para actividades educativas, deportivas o sociales
  • El individuo ha actuado como parte de una banda organizada

No obstante, la amenaza de la cárcel no tiene mucho efecto sobre los narcotraficantes en la India. Las incautaciones policiales de cannabis son frecuentes en el país, y las cantidades de cannabis que se introducen de contrabando suelen ser considerables. En junio de 2019, las autoridades requisaron más de 3.000 kilogramos solo en Odisha, y fue en una sola redada.

Al igual que muchos otros narcotraficantes del mundo, los traficantes indios cada vez idean formas más sofisticadas para evitar la detección policial; como cultivar cannabis en casa con hidroponía, venderlo usando la «red oscura» o decirle a las autoridades que es una medicina para sus vacas.

Un informe de la Junta Internacional de Control de Narcóticos de 2018 revelaba que la India es uno de los centros neurálgicos del tráfico de drogas más importantes del mundo, que representa el 6 % de todas las incautaciones de marihuana en todo el mundo. Esto demuestra claramente la magnitud del problema.

¿Se puede cultivar cannabis en la India?

El cultivo de cannabis es ilegal, a menos que sea con fines científicos o de investigación, o para uso industrial. En cada uno de estos casos, primero hay que conseguir un permiso del gobierno.

Si se es sorprendido cultivando cannabis ilegalmente, el acusado puede ser encarcelado hasta un máximo de 10 años, y también tendrá que pagar una multa de 100.000 rupias.

Aunque el cultivo de cannabis es ilegal, no es un gran problema para los consumidores o para los pequeños vendedores de cannabis del país, ya que la planta crece en abundancia de forma silvestre en la naturaleza. Esto ocurre sobre todo en el caso de las regiones montañosas del norte, como Himachal Pradesh.

En Himachal Pradesh, muchos de los agricultores también cosechan plantas de cannabis, pero por lo general no lo han cultivado de manera activa. En su lugar, crece de forma natural entre los demás cultivos. Las informaciones locales sugieren que, siempre que los agricultores solo lo cultiven y lo utilicen en privado, la policía no suele intervenir. Generalmente, las autoridades toman medidas únicamente si el cannabis se vende a terceros.

Según comenta un agricultor: «Es una zona muy gris. Es un país muy grande y es muy difícil aplicar las leyes. No le afecta a nadie y no le molesta a nadie, y si es parte de tu tradición y tus costumbres, nadie puede detenerte. Todos estos babas [hombres mayores respetados] fuman públicamente todo el tiempo. Es parte de su labor».

¿Es legal el CBD en la India?

El CBD no contiene cantidades lo bastante grandes de THC para producir una «subida» o efecto psicoactivo. Así pues, es legal comprarlo, consumirlo y venderlo en la India.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a la India?

El uso, la compra y la venta de semillas de cannabis es legal en el país, pero la industria de las semillas está regulada por el gobierno indio. La legalización de las semillas se basa en gran medida en el hecho de que se usan en ceremonias religiosas. Sin embargo, debido a que la venta de semillas está regulada, se traduce en que enviarlas al país por correo se encuentra en una «zona gris» a nivel jurídico.

Cannabis medicinalen la India

Hoy en día, la India no cuenta con un programa oficial de cannabis medicinal, aunque hay un acceso limitado a productos farmacéuticos a base de cannabis. En la actualidad, estos medicamentos son difíciles de conseguir, además de caros. Afortunadamente, parece que esto podría cambiar en el futuro.

El Consejo de Investigación Científica e Industrial del país ha estado investigando la efectividad del cannabis cuando se usa para tratar los síntomas asociados al cáncer, la epilepsia y la anemia falciforme. Además, los investigadores están explorando si las propiedades activas del cannabis también podrían ser útiles en la cirugía.

Rajendra Badwe, director del Centro Memorial Tata de Bombay, comenta: “Supongamos que el cannabis puede poner a las células del cuerpo en un ‘estado de felicidad’ como hace con un ser humano, y si también se produce un efecto parecido en las células tumorales, ¿podemos usar este estado de no reacción para extirpar las células cancerosas?». Añade, «en ningún otro lugar se ha explorado esto».

Hasta la fecha, se prevé que pronto se producirán dos productos medicinales de cannabidiol en la India. Al fabricar los medicamentos en el país (en lugar de importarlos del extranjero), el coste se reduce drásticamente, y se encontrarán a disposición de los pacientes con mucha más facilidad.

Medicina Ayurvédica

El cannabis ha desempeñado un papel en la medicina ayurvédica india durante siglos. Los nombres ayurvédicos para referirse a la planta demuestran lo muy valorada que estaba: «siddhi«, que significa «poder sutil» o «logro», y «vijaya«, que significa «el que vence».

Los practicantes del Ayurveda creen que la planta estimula el sistema nervioso y actúa como afrodisíaco, antes de adquirir un carácter más calmante. No se recomienda el uso prolongado ni excesivo, indicando que desequilibra las tres fuerzas en el cuerpo (vata, pitta y kapha). Esto, dicen, puede provocar problemas de digestión, depresión, impotencia sexual y pérdida de masa corporal.

Los practicantes del Ayurveda usan el cannabis en cantidades limitadas para tratar la presión arterial alta. También se lo recomiendan a los practicantes de las artes marciales, como forma de facilitar una mejor concentración. El zumo de las hojas se usa para combatir la caspa y los parásitos del cabello, además de la inflamación del oído. El polvo de hojas secas ayuda a sanar las heridas, y las hojas frescas se usan para las infecciones de la piel y las erupciones cutáneas. La planta también tiene otros usos, como tratar la diarrea, estimular la digestión y combatir el insomnio.

Cáñamo industrial en la India

Aunque el cultivo de cáñamo industrial se legalizó (con licencia) en 1985, no fue hasta 2018 cuando se concedió la primera licencia para cultivarlo.

En la actualidad, solo se cultiva cáñamo industrial en Uttarakhand. La primera licencia de cultivo se le concedió a la Asociación de Cáñamo Industrial Indio (IIHA, por sus siglas en inglés), una empresa sin animo de lucro que promueve los usos industriales de la planta.

Rohit Sharma, fundador y presidente de la compañía, comenta a BusinessLine: «Pronto empezaremos a cultivar cáñamo no narcótico, junto con el objetivo inicial de crear un banco de semillas. El cultivo se llevará a cabo en aldeas de la región de Pauri Garhwal».

También añade: «Intentamos averiguar por qué la India no está aprovechando esta industria de 1 billón de dólares, a diferencia de las economías avanzadas de Europa y América del Norte, e incluso China. Luego nos dimos cuenta de que, aunque las autoridades estaban interesadas, tenían poca idea de cómo proceder al respecto».

Conviene saber

Si vas a viajar a la India (o resides actualmente en el país), te puede interesar saber lo siguiente:

  • Según se ha publicado, Nueva Delhi y Bombay tienen algunos tipos de cannabis con los precios más bajos del mundo; con un precio de alrededor de $ 4 a $ 5 el gramo. Sin embargo, el cannabis que se ofrece en las ciudades suele considerarse de calidad inferior. En el otro extremo de la escala, la India también tiene uno de los tipos más caros de hachís, que se elabora de las plantas que crecen en las regiones montañosas del norte.
  • Aunque el consumo de cannabis es ilegal en la India, se ha usado tradicionalmente durante siglos y se considera un entretenimiento aceptado a nivel cultural. Las informaciones afirman que es relativamente fácil conseguirlo en la mayoría de las principales ciudades del país.
  • Un estudio reciente de AIIMS ha revelado que más de siete millones de personas consumen cannabis en la India. Sin embargo, no es mucho en comparación con el consumo de alcohol, con casi 60 millones de adictos, según se informa.

Historia del cannabis

El cannabis se ha cultivado y utilizado en la India durante miles de años. Los Vedas (las escrituras sagradas del hinduismo) proporcionan la primera mención del cannabis, y se remontan al año 2000 a. e. c. En Los Vedas, el cannabis se clasifica como una de las cinco «plantas esenciales», junto con la cebada y el soma, y se cree que ofrece numerosos beneficios para la salud.

Shiva y cannabis

Con frecuencia, suele asociarse al dios hindú Shiva con la planta de cannabis. Según las antiguas escrituras, después de una discusión con su familia, Shiva se marchó al campo y se durmió debajo de una planta. Cuando se despertó, probó sus hojas y se sintió inmediatamente renovado. Esta planta, como habrás adivinado, era el cannabis. Después de comérselo, Shiva afirmó que era su comida favorita, lo que le hizo ganarse el nombre de «Señor del Bhang». ¡Por eso, Sensi Seeds puso el nombre en honor de esta deidad en concreto a una de nuestras variedades!

Bhang, guerreros y comida

Desde aquellos tiempos antiguos, el cannabis ha estado firmemente arraigado en la cultura india. En la Edad Media, los guerreros indios solían beber bhang para darles fuerza y agilidad. El bhang se añade a otros alimentos para elaborar platos y bebidas especiales, y se ve como una sustancia social, de forma parecida a como se ve el alcohol en el mundo occidental.

Intento británico de prohibición

Después de colonizar la India, los británicos encargaron un estudio a gran escala para examinar el uso de cannabis en el país. Les preocupaba que la planta afectara negativamente a la salud mental de la gente. Durante este estudio, se realizaron más de 1.000 entrevistas, llevadas a cobo por expertos médicos británicos e indios.

El Informe de la Comisión sobre Estupefacientes de Cáñamo de la India concluyó que no había un vínculo entre las psicosis y el cannabis. Asimismo, afirmó de forma clara que prohibir la sustancia era injustificable, dada la importancia que tenía para la fe hindú.

Prohibición del cannabis

La presión internacional dificultó que el gobierno indio mantuviera el cannabis legal. Después de que distintos países de todo el mundo firmasen la «Convención Única sobre Estupefacientes» de 1961, la India fue uno de los pocos en protestar por su intolerancia a las sustancias orgánicas como el cannabis.

En 1985, el gobierno de la India finalmente cedió a la presión y creó la Ley de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas. Esta ley convirtió al cannabis en ilegal por primera vez en la historia del país.

Cannabis en los pueblos del Himalaya

En las aldeas remotas cerca de las montañas del Himalaya, varios agricultores fomentan abiertamente la elaboración de charas (hachís). Charas es considerado por muchos como el mejor hachís del mundo, al precio de hasta $ 20 por un solo gramo de resina en los países occidentales.

El hachís de alta calidad ha colocado a las aldeas firmemente en el mapa del «turismo cannábico». Un lugar destacado es Malana, que empezó a recibir a tantos turistas con tanta frecuencia que finalmente tuvo que prohibirles la visita. Malana es el lugar de origen de la muy famosa variedad de cannabis, Malana Cream.

Actitudes ante el cannabis

A pesar del hecho de que el cannabis es ilegal en la India, se sigue consumiendo de forma generalizada en todo el país. Gracias a su importancia a nivel religioso, se considera socialmente aceptable en su mayor parte, y el bhang se consume abiertamente sin temor a ser arrestado.

¿Se legalizará en el futuro?

La India nunca ha percibido el cannabis tan negativamente como otros países del mundo. Así pues, parece posible que su gobierno decida algún día volver a legalizarlo. Sin duda, el país está adoptando medidas progresivas para hacer que el cannabis medicinal esté más fácilmente disponible, y parece que la industria del cáñamo industrial también puede crecer.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Author and Expert

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba