¿Puede la marihuana ayudar a los pacientes con anemia falciforme?

La anemia falciforme (Sickle cell disease, SCD por sus siglas en inglés) es una enfermedad hereditaria causada por una mutación en el gen de la hemoglobina, lo que produce síntomas de anemia, crisis de dolor agudo y daño crónico en los órganos. Las personas que sufren de anemia falciforme, comparado con la población general, consumen más marihuana por sus propiedades analgésicas.

En la anemia falciforme (llamada también enfermedad de la hemoglobina cuando hay dos genes de la hemoglobina S), una mutación en el gen de la hemoglobina hace que los glóbulos rojos de la sangre se deformen, pasando de su habitual forma de disco cóncavo y flexible, a una forma de hoz o media luna rígida.

En condiciones normales, las células se deforman temporalmente para poder pasar a través de los estrechos vasos sanguíneos. En la anemia falciforme, las células rígidas son incapaces de pasar, y pueden acumularse, bloqueando los vasos sanguíneos. Esto puede llevar a sufrir una ‘crisis’ de anemia falciforme, un término genérico para un conjunto de enfermedades agudas que pueden, en casos extremos causar la muerte en menos de 24 horas. La pérdida de sangre de los órganos es uno de los riesgos principales de este tipo de crisis y generalmente causa un daño acumulativo que conduce a una menor esperanza de vida (aunque los tratamientos modernos han mejorado el pronóstico de manera radical).

Para que una persona sufra anemia falciforme, ambos alelos del gen de la hemoglobina deben mutar, si sólo un alelo muta y el otro es normal, el individuo mostrará glóbulos rojos tanto normales como falciformes y se le considerará ‘portador’.

La copia normal heredada es capaz de producir más del 50% de la hemoglobina necesaria en los portadores y, por lo general, no se experimentan síntomas a menos que se activen. Entre los ‘desencadentantes’ se incluyen la falta de oxígeno (por ejemplo, a gran altura) y la deshidratación.

El rasgo drepanocítico y la resistencia a la malaria

La anemia falciforme se encuentra principalmente (aunque no exclusivamente) en poblaciones tropicales y subtropicales, y en las personas cuyos ancestros proceden de estos lugares. Se piensa que la mutación de las células falciformes se produjo de forma espontánea en más de un lugar, y que las presiones de la selección positiva permitieron que se afianzase y prosperase.

La razón de esto es que tener una copia heredada mutada del gen de la hemoglobina (también conocido como rasgo drepanocítico) es una ventaja en las zonas donde la malaria presenta una alta incidencia, ya que confiere un cierto grado de resistencia a la enfermedad al mitigar la gravedad de sus síntomas.

Sin embargo, a día de hoy, los investigadores han descubierto que esta mutación se puede rastrear en algunos niños de distintos países de África desde hace más de 7.000 años. Esta información podría ayudar a los médicos a clasificar la gravedad de los casos y proporcionar una mejor atención.

La influencia de la herencia y la selección

Si los dos padres tienen una copia mutada cada uno, hay una probabilidad del 25% de que el hijo tenga dos copias mutadas y sufra de drepanocitósis. Los enfermos de la anemia falciforme no presentan la misma resistencia a la malaria. De hecho, el dolor relacionado con la malaria es un desencadenante importante de crisis de células falciformes.

Aunque la anemia falciforme se encuentre en los descendientes de las poblaciones tropicales y subtropicales que actualmente viven en zonas templadas, como Europa Occidental y gran parte de los EE.UU., la incidencia es mucho menor que en las poblaciones que residen todavía en sus lugares originales. Se cree que, en las zonas donde la malaria no es endémica, la posesión del rasgo drepanocítico no resulta ventajosa y desaparece con el paso del tiempo.

Hemoglobina, oxígeno y anemia falciforme

El mecanismo de la anemia falciforme sumamente complejo. Un polimorfismo de un solo nucleótido del gen de la ß-globina hace que la hemoglobina (el componente principal de los glóbulos rojos) producida contenga valina en lugar de ácido glutámico. Ambas sustancias son aminoácidos, pero la valina es hidrófoba mientras que el ácido glutámico es hidrófilo.

Como el plasma sanguíneo es principalmente agua, la naturaleza hidrofóbica de la valina hace que la hemoglobina mutada se pliegue sobre sí misma. Con el tiempo, la hemoglobina comienza a agregarse y polimerizar en estructuras rígidas, fibrosas y en forma de hoz o media luna. Este proceso se produce rápidamente en tiempos de baja concentración de oxígeno, pero también es provocado por la alta acidez y la deshidratación (volumen reducido) de la sangre.

Los períodos de bajos niveles de oxígeno (hipoxia) en pacientes con anemia falciforme suelen ir seguidos de períodos de reoxigenación. Esto se conoce como el ciclo de la hipoxia/reoxigenación, y se asocia con el dolor agudo (y posiblemente con la inflamación) en los sitios donde la hemoglobina se agrega (a menudo en las zonas donde abundan los vasos sanguíneos capilares, como los pulmones y los genitales).

La hemoglobina es responsable de llevar el oxígeno a los órganos del cuerpo. En los pacientes de anemia falciforme, se puede producir una isquemia de los órganos debido a que los glóbulos mutados aumentan y evitan que pase la hemoglobina sana y oxigenada.

¿Cómo se trata la anemia falciforme?

Hay varias formas de manejar y controlar los diversos síntomas de la anemia falciforme. A los bebés que nacen con ella se les administra ácido fólico, lo que continúa en la edad adulta y, a menudo se complementa con penicilina en la primera infancia. En los países con malaria, la profilaxis contra la malaria suele mantenerse de por vida, debido a que los enfermos de drepanocitosis son más propensos a sufrirla. Sin embargo, en un estudio de 2018 sobre la eficacia de la profilaxis contra la malaria se descubrió que no había ninguna diferencia en los efectos secundarios en niños que lo tomaban frente a niños que tomaban placebo.

En casos graves, se pueden realizar transfusiones de sangre, lo que aumenta el número de glóbulos rojos sanos. Se sabe que la única cura conocida para la anemia falciforme es el trasplante de médula ósea, pero sólo es efectivo en niños.

Los únicos medicamentos para el dolor agudo aprobados actualmente para los enfermos de anemia falciforme son los opioides, muchos de los cuales crean dependencia y tienen efectos secundarios importantes. Los efectos secundarios afectan particularmente a los riñones (que ya se encuentran en peligro debido a la propia enfermedad) y pueden afectar a los vasos sanguíneos.

Es más probable que los enfermos de anemia falciforme consuman marihuana

Se ha observado en repetidas ocasiones que los enfermos de anemia falciforme consumen marihuana en mayor proporción que la población en general, y los propios pacientes han informado de que el consumo de marihuana les aporta una sensación subjetiva de alivio del dolor. Y también dicen que ayuda a reducir la ansiedad y la depresión.

En un estudio de 2018 con 58 participantes se descubrió que casi la mitad habían consumido marihuana durante los dos años anteriores. La mayoría de ellos tenían dolor, ansiedad, mal humor, sueño y hambre, siendo todos motivos para consumirlo, y un 79% dijo que les permitió reducir su consumo de medicamentos.

En Jamaica (donde la marihuana es ilegal, pero su consumo está muy extendido y socialmente aceptado), se descubrió que los enfermos de anemia falciforme consumían marihuana en una tasa de casi el doble que la de la población general (mujeres: 19% frente al 10%; hombres: 65% frente al 37%). Pese a no haber ninguna expectativa de que los síntomas mejoren (sólo el 6% de la muestra relacionó consumo de la marihuana con el control de los síntomas).

Los investigadores observaron que parecía haber una diferencia insignificante en el perfil del dolor y en el número de accesos de dolor en su muestra, sin embargo, la muestra era pequeña (sólo 145 personas) y puede no ser indicativa de las tendencias en una escala mayor.

¿Puede la marihuana medicinal ayudar a curar la anemia falciforme?

En 2010, investigadores de la Universidad de Minnesota descubrieron que el análogo sintético del THC, el cannabinoide CP 55940 era tan eficaz como el sulfato de morfina en el tratamiento del dolor agudo relacionado con la anemia falciforme en un experimento realizado en ratones transgénicos que expresaban hemoglobina falciforme humana. Era efectivo incluso en dosis más pequeñas que los opioides.

En 2011, un nuevo documento presentado por los mismos investigadores a Blood (la revista de la Asociación Americana de Hematología) indicó que el CP 55940 mejoraba el dolor intenso relacionado con el ciclo de la hipoxia/reoxigenación. El CP 55940 es un agonista completo de ambos receptores CB y se cree que actúa como un antagonista en el receptor GPR55.

Se ha demostrado repetidamente que el la marihuana actúa como vasodilatador, lo que podría en sí mismo ayudar a aligerar los bloqueos causados por la acumulación de células falciformes. Por el contrario, hay algunos indicios de que la marihuana puede actuar como vasoconstrictor en determinadas circunstancias, en particular en el sistema circulatorio periférico (en los capilares sanguíneos), y que su uso puede incluso contribuir a que se produzca un ataque cerebrovascular isquémico (causado por la obstrucción de los vasos sanguíneos que van al cerebro). Sin embargo, la mayoría de los estudios que llegaron a esta conclusión investigaron a fumadores de marihuana que también fumaban tabaco, un conocido vasoconstrictor.

¿Es preferible la marihuana medicinal a los opiáceos?

La respuesta suele ser que sí, siempre que se pueda demostrar que es igual de efectiva. Las pruebas de este caso en particular no son determinantes, pero sí sorprendentes. Los pacientes informan de que se sienten mucho menos incapacitados como resultado del consumo de marihuana en comparación con la mejoría experimentada con los opioides.

La hermana Somayah Kambui, una enferma que usaba marihuana medicinal y activista afincada en Los Ángeles, California, hasta su muerte en 2008, proclamó las ventajas de la marihuana medicinal para la anemia falciforme durante muchos años, afirmando que la morfina convertía a los enfermos en «yonquis del gobierno de los EE.UU.» debido a sus efectos soporíferos e hipnóticos.

La hermana había sustituido por completo los opiáceos por marihuana y aceite de cáñamo. Controlaba sus síntomas sin problemas, salvo por varias ocasiones en las que asaltaron su domicilio y le confiscaron la marihuana. En una de esas ocasiones, sus síntomas se reagudizaron, tuvo que ser hospitalizada y se vio obligada a volver a la odiaba morfina.

Es necesario investigar más sobre la marihuana y la anemia falciforme

La enfermedad de la anemia falciforme causó, aproximadamente, 29.000 muertes en el mundo en 2010 y se cree que al menos dos millones de personas en todo el mundo poseen ambas copias del alelo mutado y presentan síntomas.

Las tasas de anemia falciforme van en aumento. Si usamos los datos sobre tendencias de la Organización Mundial de la Salud, los autores de un artículo presentado a PLOS Medicine calcularon que el número de recién nacidos que nacen con el síndrome de las células falciformes aumentaría a algo más de 400.000 en el año 2050 desde poco más de 300.000 en el año 2010. Alrededor de 300 millones de personas en todo el mundo son portadores del rasgo drepanocítico.

La anemia falciforme es una enfermedad dolorosa que debilita al que la padece, y la ineficacia general de los tratamientos con opioides y la consiguiente mala calidad de vida para muchos enfermos indica que nuestra manera de enfocarlo está lejos de ser perfecta. Si la marihuana es una buena candidata para sustituir a los opioides, su consumo debería ponerse en marcha inmediatamente, para evitar el sufrimiento continuo a los pacientes actuales.

  • Disclaimer:
    Este artículo no tiene la intención de sustituir el consejo, diagnóstico y tratamiento médicos profesionales. Siempre hay que consultar a un médico u otro profesional médico titulado. No hay que retrasar la búsqueda de asistencia médica ni ignorar el consejo médico debido a algo que se haya leído en esta página web.

Comments

2 comentarios en “¿Puede la marihuana ayudar a los pacientes con anemia falciforme?”

    1. Diana - Sensi Seeds

      Hola Marina,
      Te recomiendo acudir a un profesional médico, sobre todo si quieres administrarte cannabis por motivos de salud. La experiencia con cannabis es totalmente subjetiva, así que cada caso es un mundo. El médico podrá recomendarte que tipo de variedad se ajusta mejor a tus necesidades y a tu dolencia, así como la dosis o el tipo de administración.
      Si quieres más información sobre variedades medicinales, aquí tienes dos interesantes artículos:

      https://sensiseeds.com/es/blog/sobre-sensi-seeds/sensi-seeds-y-el-cannabis-medical/como-elegir-una-variedad-de-cannabis-medicinal/

      https://sensiseeds.com/es/blog/como-elegir-una-variedad-de-cannabis/

      Gracias y suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba