Cannabis en Jamaica – Leyes, Uso e Historia

Se suele relacionar a Jamaica con el consumo de cannabis. Pero hasta 2015, la ley establecía que aquellas personas a las que se detenía con cantidades incluso pequeñas de esta droga podían ir a la cárcel. En la actualidad, el uso del cannabis ha dejado de ser un delito y los rastafaris son libres de consumirlo en el marco de sus rituales religiosos.

Legislación del cannabis en Jamaica

¿Se puede poseer o consumir cannabis en Jamaica?

Antes de 2015, el consumo y la posesión de cannabis era ilegal en Jamaica. Esto sorprende a muchos, ya que a menudo la imagen que se tiene del país en los medios internacionales es la de un paraíso para usuarios de cannabis.

Las leyes anteriores establecían que quienes fueran sorprendidos en posesión de cannabis eran sancionados con penas de cárcel de hasta cinco años y multas de hasta 100 $ por onza, o de hasta tres años de cárcel y una multa.

En 2015, el gobierno jamaicano modificó la Ley de Sustancia Peligrosas (Dangerous Drugs Act). Así, se introdujeron novedades en relación con la legalidad del cannabis. Estas incluyen:

  • La despenalización de la posesión de dos onzas o menos de cannabis. Si el poseedor es sorprendido con una cantidad pequeña, este ya no podrá ser detenido ni llevado a juicio. La posesión tampoco se registrará en sus antecedentes penales.
  • La introducción de un sistema de «tickets de sanción». Si el poseedor es detenido con dos o menos onzas de cannabis, se le puede entregar un -2021891228 ticket (parecido a los tickets que se entregan en caso de sanciones de tráfico). La persona tendría 30 días para abonar 500 $J en cualquier oficina tributaria.

Por otra parte, la posesión de dos o más onzas de cannabis sigue siendo un delito penal. Si el poseedor es detenido con una cantidad mayor, aunque sea para uso personal, podrá ser detenido y llevado a juicio, donde se decidirá si debe ser multado o sancionado con una pena de cárcel. Además, el delito quedaría registrado en sus antecedentes penales.

Consumir cannabis en zonas públicas, o  a cinco metros o menos de una zona pública también es ilegal (en Jamaica ocurre lo mismo con el tabaco). Las zonas públicas vienen especificadas en la Ley de Sustancias Peligrosas e incluyen bares, restaurantes, establecimientos turísticos, entornos laborales, oficinas gubernamentales y cualquier otro lugar que sea «accesible para el público».

Las modificaciones son de aplicación tanto para adultos como para menores de edad. Sin embargo, los menores de edad detenidos en posesión de cannabis se remiten al Consejo Nacional sobre el Abuso de Drogas. Lo mismo sucede con los adultos que manifiesten claros signos de dependencia al cannabis.

Excepciones

De conformidad con las modificaciones de la ley realizadas en 2015, los rastafaris podrán utilizar el cannabis legalmente para sus prácticas religiosas. Únicamente podrán hacerlo en zonas identificadas como lugares de oración de los rastafaris.

Además, si una persona desea utilizar cannabis para el tratamiento de síntomas vinculados con el cáncer u otra enfermedad terminal o crónica, puede hacerlo de conformidad con la ley. Por otra parte, está permitida la importación de cannabis medicinal al país. 

¿Se puede vender cannabis en Jamaica?

Siempre que sea para fines medicinales, científicos o de investigación las empresas pueden solicitar un permiso de compraventa de cannabis en Jamaica. Cualquier solicitud debe ser autorizada por la Autoridad de Permisos del Cannabis (Cannabis Licensing Authority).

En cualquier otra circunstancia, la compraventa y el suministro de cannabis son ilegales en el país. Las modificaciones de la Ley de Sustancias Peligrosas no solo han despenalizado el consumo de cannabis sino que han aumentado el importe de las multas vinculadas a la compraventa y el tráfico ilegal de drogas.

Ello puede deberse a un intento por frenar el gran problema de tráfico de drogas que tiene el país. Según el informe sobre la estrategia internacional para la fiscalización de estupefacientes (International Narcotics Control Strategy) (publicado por el Departamento de Estado de los EE.UU.), Jamaica es el país con mayor producción de cannabis del Caribe. Parte del cannabis producido se exporta a otros países caribeños a cambio de armas y otros artículos ilegales.

Esto se debe en gran parte a la ubicación geográfica de Jamaica y a lo difícil que resulta patrullar su costa.  Los traficantes de drogas aprovechan el gran número de turistas que visitan el país cada día y a menudo recurren a «mulas» para sacar sustancias ilícitas del país.

¿Se puede cultivar cannabis en Jamaica?

En 2015, el gobierno jamaicano legalizó el cultivo restringido de plantas de cannabis, únicamente para uso personal. La Ley de Sustancias Peligrosas establece, concretamente, que cada propietario puede cultivar hasta cinco plantas de cannabis. Los rastafaris de 18 años o mayores pueden solicitar el cultivo de plantas de cannabis para fines religiosos.

Además, el gobierno ha creado la Autoridad de Permisos del Cannabis con la finalidad de gestionar y regular la industria del cannabis medicinal y el cultivo de cannabis para fines científicos. La entidad también supervisa la industria del cáñamo de Jamaica.

El cultivo de cannabis en pequeñas cantidades es legal pero no el cultivo a gran escala. Sin embargo, esto no ha impedido que numerosos cultivadores se dediquen al cultivo de la planta por todo el país. Según el informe sobre la estrategia internacional para la fiscalización de estupefacientes, Jamaica es «uno de los principales productores de drogas ilícitas» y en su territorio se cultivan o cosechan 5000 hectáreas o más de cannabis ilegalmente cada año.

¿Es el CBD legal en Jamaica?

El CBD es legal en Jamaica, dado que el gobierno reconoce que los niveles de THC no son los suficientes  para producir el estado de euforia. Sin embargo, la industria del CBD apenas se está abriendo camino, por lo que es difícil obtener estos productos. Además, suelen ser caros.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Jamaica?

Las semillas de cannabis ya no son ilegales en Jamaica y se pueden utilizar para cultivar hasta cinco plantas en casa. Pueden enviarse al país por correo ordinario.

Cannabis medicinal en Jamaica

En virtud de las modificaciones de la Ley de Sustancias Peligrosas de 2015, una persona que padece cáncer, una enfermedad terminal o una enfermedad crónica grave puede importar productos con cannabis para fines medicinales.

Para hacerlo legalmente, los pacientes deben obtener un certificado de un médico colegiado  que confirme que padecen dicha enfermedad. El médico debe, además, recomendar el uso de cannabis medicinal para tratar la enfermedad y las importaciones deben cumplir con la normativa.

Visitantes y cannabis medicinal

A los visitantes de Jamaica se les permite el consumo de cannabis medicinal siempre y cuando soliciten un permiso para ello. Este permiso les autoriza a comprar y estar en posesión de hasta dos onzas de cannabis a la vez, únicamente para fines medicinales.

Para obtener el permiso, los visitantes deben demostrar que su médico se lo ha recetado o recomendado. En su defecto, pueden firmar una declaración voluntaria para confirmar que este es el caso. Este permiso tiene un coste.

Cultivo para fines científicos

Además, instituciones u otros Las entidades que disponen de autorización SRC pueden solicitar un permiso para el cultivo de cannabis para fines científicos y uso medicinal. El cannabis únicamente se podrá cultivar en terrenos autorizados y, en caso de cultivo con el permiso oportuno, los cultivadores no se verán afectados por la legislación general sobre el cultivo de cannabis.

Ciertamente, parece que Jamaica lo tiene todo a punto para sacar partido de su industria del cultivo de cannabis medicinal. En 2018, y como prueba, se realizó el primer envío de cannabis para fines medicinales a Canadá, hecho que marca potencialmente el inicio del comercio entre ambos países.

Cáñamo industrial en Jamaica

La ley modificada define el cáñamo como una «planta de ganja con un contenido en THC inferior al 1%». Ha sido excluida de las disposiciones de la Ley de Sustancias Peligrosas, habiendo sido reconocida como una fibra práctica que sirve para diversos fines.

Su cultivo, venta, importación, exportación y procesamiento se regulan bajo el régimen de permisos establecido por la Autoridad de Permisos del Cannabis. 

Sin embargo, y a pesar del hecho de que el cultivo de cáñamo es legal, el gobierno jamaicano ha declarado que no tiene intención de desarrollar activamente una industria del cáñamo.

El Dr. Machel Emanuel, investigador principal del Departamento de Ciencias de la Vida en la Universidad de las Indias Occidentales, ha puntualizado que los cultivadores jamaicanos están especializados en el cultivo de cannabis pero no disponen del mismo grado de especialización cuando se trata del cáñamo.

«Cultivar la planta para sus fibras y semillas requiere un protocolo totalmente diferente,» dice, «dado que los recursos humanos jamaicanos y el nivel de competencia no se centran necesariamente en ese campo.»

Conviene saber

Si va a viajar a Jamaica (o si reside en el país), tal vez le interese saber lo siguiente:

Historia del cannabis

Jamaica tiene fuertes lazos con el cannabis. A menudo la planta se considera parte de la cultura de la isla, al igual que el movimiento rastafari y la música. Sin embargo, la planta llegó a Jamaica hasta el s. XIX, mucho mas tarde que a la mayoría de los países del mundo.

Fue introducido por los jornaleros de las Indias Orientales y adoptado paulatinamente por los jamaicanos para fines medicinales y recreativos. En los años 1930, Leonard P. Howell y otros ancianos rastafaris lo incorporaron a sus prácticas religiosas. Decían que la planta tenía notables orígenes hebreos.

En 1913, la «élite blanca» del país y los devotos evangelistas introdujeron la Ley de Ganja (Ganja Law). La ley no solo prohibía el uso de cannabis sino que otorgaba a las autoridades derechos especiales para el uso de la fuerza contra aquellos que la incumplían. Para muchos, esto era un tipo de opresión colonial y no servía de nada para reducir el número de usuarios de cannabis en el país.

Hoy en día, la ley por fin ha sido modificada y ya no penaliza a los que son detenidos con pequeñas cantidades de cannabis para uso personal.

Actitudes ante el cannabis

Las actitudes ante el cannabis son bastante tolerantes en Jamaica. Aunque esto no siempre ha sido así. En el pasado, muchas personas del país se sentían ofendidas por la percepción internacional de Jamaica como el «país de la ganja», y el gobierno mantuvo estrictas leyes anticannabis hasta 2015.

Esto ha cambiado en los últimos años. Por ejemplo, ahora, la ley reconoce la importancia del cannabis en los sacramentos rastafaris, algo impensable décadas atrás. El cannabis medicinal es legal e incluso se permite el cultivo de la planta en casa. De hecho, en términos legales, Jamaica es ahora uno de los países más progresistas del continente americano.

Variedades jamaicanas de cannabis

Antes de 2015, la policía a menudo destruía las cosechas de cannabis. Esto obligaba a los cultivadores a explorar cepas híbridas modernas que permitieran tiempos de cosecha más cortos para poderse cosechar antes de que fueran encontradas por las autoridades.

Ahora, gracias a que la ley ha adoptado medidas más progresistas, los cultivadores pueden volver a las antiguas cepas autóctonas.

En 2015, se celebró la primera Copa de Cannabis como parte del Rastafari Rootzfest. Los cultivadores del lugar aportaron 65 variedades de flor y de hachís para participar en la competición. Unos expertos las analizaron  y constataron que la hibridación estaba bien conseguida en la mayoría de los casos.

Algunos eran variedades oriundas, como la hierba de larga duración que, tal y como su nombre indica, tiene un periodo de floración largo.

Cannabis y rastafaris

En el pasado, los rastafaris de Jamaica fueron perseguidos por su consumo de cannabis. Esta sustancia juega un papel prominente en sus prácticas religiosas.

La hostilidad contra los rastafaris alcanzó su punto álgido en 1963, durante la Masacre de Coral Gardens. Se dijo que el primer ministro Bustamante, el primer primer ministro del país, ordenó: «Traed a todos los rastas, vivos o muertos», y las autoridades cumplieron con su mandato. Fueron detenidas más de 400 personas durante el evento y el gobierno estableció penas de cárcel incluso para aquellos que poseían una pequeña cantidad de cannabis.

Esto fue muy difícil para los rastafaris jamaicanos, quienes consideran el cannabis algo sagrado. La planta tiene una gran importancia religiosa para ellos, dado que creen que crecía sobre la tumba del rey Salomón.

Ras Iyah V, un rastafari de la junta directiva del la Autoridad de Permisos del Cannabis del país comenta: «Al igual que la gente come cuando tiene hambre y bebe cuando tiene sed, fuma ganja cuando quiere alimentar su alma. Ayuda a conectar con el interior de uno, con su ser divino.»

Hasta 2015, para los rastafaris incluso era ilegal fumarse un simple porro. En la actualidad, el gobierno jamaicano ha desistido de su persecución y tolera el consumo de cannabis por este grupo minoritario, siempre que sea para fines religiosos.

¿Se legalizará en un futuro?

Es difícil de predecir si el gobierno jamaicano dará el siguiente paso y legalizará totalmente el uso recreativo del cannabis. En el momento en que se redacta este artículo, tan solo un puñado de países del mundo lo ha hecho y aún es demasiado pronto para saber cuáles han sido las repercusiones de sus leyes.

Sin embargo, en vista de las modificaciones progresistas que ha efectuado el país a referencia a la Ley de Sustancias Peligrosas, se prevé que haya una legalización total en el futuro.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Author and Expert

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba