by Miranda on 15/06/2016 | Medicinal

El THC Puede Prevenir el Rechazo de Órganos Trasplantados

THC Los trasplantes de órganos salvan miles de vidas a diario, pero que todo salga bien no es fácil. Nuestro organismo está programado para protegerse a través del sistema inmune de los posibles ataques externos y puede desencadenar un rechazo al trasplante. Sin embargo, un estudio reciente demuestra que el THC puede prevenir el rechazo de órganos en roedores.


Los trasplantes de órganos han salvado, y siguen salvando, miles de vidas a diario en todo el mundo, pero conseguir que todo salga bien no es tan sencillo. El gran problema al que nos enfrentamos es que nuestro organismo está programado para protegerse a través del sistema inmune de los posibles ataques externos, en los que se incluyen los órganos trasplantados ajenos. Nuestro sistema inmunológico puede desencadenar una reacción o un rechazo al trasplante, que puede tener consecuencias fatales. Sin embargo, los resultados de un estudio reciente, publicados en la edición de septiembre de 2015 de la revista Journal of Leukocyte Biology, sugieren que el tetrahidrocannabinol o Δ9-THC – uno de los cannabinoides más conocidos y mejor estudiados, responsable de muchos, si no de la mayoría, de los efectos físicos y psicoactivos del cannabis – puede ayudar a retrasar el rechazo de órganos o tejidos trasplantados en roedores.

La legalización del cannabis medicinal, además del recreativo, es un tema de actualidad en muchos países de todo el mundo, ya que mientras algunos ya lo han legalizado, otros están en vías de hacerlo, o por lo menos se lo están empezando a plantear. Cada día disponemos de más estudios e investigaciones científicas que demuestran y dan a conocer los numerosos beneficios e innegables aplicaciones médicas y terapéuticas de la planta de cannabis, y de los cannabinoides contenidos en ella.

Estas investigaciones ayudan a disipar la dudas de aquellos que se siguen oponiendo a la legalización de la planta, pero también demuestran que tenemos que seguir avanzando en la investigación científica para poder realizar dichos estudios en el entorno clínico, pero con humanos. Algunos de los estudios más recientes están relacionados con el ámbito quirúrgico, y en este artículo, nos vamos a centrar concretamente en uno de los más interesantes publicados el pasado año, uno que añade un nuevo beneficio a la ya larga lista del cannabis, más concretamente a la del cannabinoide THC.

El THC contenido en la planta de cannabis ayudaría a aumentar el número de vidas que pueden salvarse con un trasplante (CC. Prensa 420)
El THC contenido en la planta de cannabis ayudaría a aumentar el número de vidas que pueden salvarse con un trasplante (CC. Prensa 420)

El valor terapéutico del THC

Según el estudio titulado “Δ9-Tetrahydrocannabinol attenuates allogeneic host-versus-graft response and delays skin graft rejection through activation of cannabinoid receptor 1 and induction of myeloid-derived suppressor cells, publicado en 2015 y realizado por un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur, el tetrahidrocannabinol, o THC, uno de los compuestos principales que se encuentran en la planta de cannabis, puede ayudar a retrasar el rechazo de órganos en pacientes de trasplante incompatibles mediante la activación de los receptores cannabinoides CB1 en las células inmunes.

«Cada vez más investigación identifica los posibles efectos beneficiosos de las sustancias contenidas en la marihuana, pero un problema importante ha sido la identificación de las vías moleculares implicadas», dijo John Wherry, editor adjunto de la revista Journal of Leukocyte Biology, en un comunicado.

Aunque la capacidad del THC para regular el sistema inmunológico se identificó por primera vez en la década de 1970, ahora, esta investigación sugiere, tras haber realizado varias pruebas en roedores, que el THC podría mejorar el resultado de los trasplantes de órganos al detener la reacción inmune que provoca que los órganos trasplantados sean rechazados.

Como consecuencia, el número de vidas que podrían salvarse con un trasplante aumentaría. Sin duda, es una muestra más del claro potencial terapéutico del cannabis y, en concreto, del THC, el cannabinoide natural más estudiado, junto con el CBD.

Trasplante de órganos: ¿en qué consiste?

Los trasplantes de órganos son uno de los exponentes más significativos del progreso científico de la medicina actual. Cuando los órganos o tejidos de una persona empiezan a fallar debido a una enfermedad, puede ser necesario sustituir el órgano o tejido enfermo por otro que funcione correctamente. Para ello, es necesario que exista un donante, y que después el sistema inmunológico del receptor no desencadene una reacción de rechazo al trasplante, con el fin de conseguir prolongar su vida.

Entre algunos de los órganos y tejidos que se trasplantan con más frecuencia, se incluyen los riñones, el hígado, el corazón y la médula ósea. Mientras que algunos órganos (como el corazón) sólo pueden donarse cuando la persona donante ha fallecido, otros (como un riñón, parte del hígado, médula ósea) pueden ser donados por donantes en vida.

Las cifras hablan por si solas en todo el mundo. Cada día, cientos de miles de personas siguen a la espera de un órgano, miles mueren esperando que llegue el órgano que necesitaban para seguir viviendo. Un órgano de un donante puede salvar hasta 8 vidas. Aproximadamente el 10% de los receptores fallecen mientras esperan recibir un órgano. Cada día hay más personas que necesitan recibir un trasplante para seguir viviendo.

Rechazo al trasplante: ¿por qué se produce?

Cada uno de nosotros poseemos un sistema inmune individualizado, que se ve afectado tanto por nuestra genética como por el tipo de entornos en los que vivimos a lo largo de nuestra vida. Dicho sistema reconoce las partículas extrañas o agentes infecciosos que no son propios de nuestro cuerpo, ayudándolo a protegerse contra las enfermedades. Los agentes «no propios» pueden ser infecciosos (como bacterias o virus), aunque también pueden tratarse de células que provienen de otra persona cuyo sistema inmunológico, y su respectiva respuesta individualizada, es muy diferente a la nuestra.

Nuestra «inmunidad innata» realiza un trabajo excelente protegiéndonos, y se caracteriza por una rápida respuesta de primera línea de defensa frente a los agentes infecciosos (como la piel, nuestro órgano más grande) y por estimular las células inmunes no específicas que trabajan para destruir sustancias potencialmente perjudiciales que han entrado en el entorno del cuerpo. Hoy en día, sabemos que las células con núcleo poseen unos marcadores en su superficie que son reconocidos como extraños al inocularse o trasplantarse a otro sujeto. Estos marcadores reciben el nombre de antígenos (Ag) de histocompatibilidad o antígenos de trasplante, y proporcionan a los tejidos de cada individuo unas características únicas que lo diferencian de los demás.

Pero cuando el fallo es tan importante como para que el sistema inmune innato no pueda gestionarlo, entra en acción nuestra «inmunidad adaptativa«, que se caracteriza por una respuesta más específica, más lenta, y a más largo plazo de células especializadas (como las células T y las células B) ante los agentes «no propios». Este es el tipo de inmunidad que entra en juego con el rechazo de trasplantes.

Los órganos o tejido de un trasplante pueden ser donados por donantes en vida (CC. Comunidad de Madrid)
Los órganos o tejido de un trasplante pueden ser donados por donantes en vida (CC. Comunidad de Madrid)

Aunque actualmente los trasplantes de órganos y tejidos ayudan a la gente a prolongar su esperanza de vida más que nunca, como ya se ha mencionado, hay riesgos implicados en el hecho de recibir órganos del cuerpo de otra persona. Hay varios tipos de rechazo, pero uno de los principales problemas es que el sistema inmune del receptor (en concreto, las células T) reconoce el nuevo órgano o tejido del donante como «no propio», y comienza a atacarlo y destruirlo.

Por esta razón, es esencial que el sistema inmunológico del receptor se parezca lo más posible al del donante, lo que puede resultar muy difícil de coordinar dado lo singular que es el sistema inmunológico de cada persona, y la rapidez con la que el fallo de los órganos puede causar la muerte. Y aquí es donde entra en juego el THC.

Sistema inmunológico: ¿Se puede evitar el rechazo?

Para evitar el rechazo, hay que estudiar el tejido antes del trasplante con el fin de identificar si los antígenos que contiene son compatibles o no con el receptor. Aunque el estudio del tejido garantiza que el órgano o tejido trasplantado se parezca lo máximo posible a los del receptor, la compatibilidad nunca es del 100%.

Nadie tiene antígenos idénticos a los de otra persona, exceptuando los gemelos idénticos. Por este motivo, y para prevenir nuevamente el rechazo, resulta necesario utilizar medicamentos inmunosupresores (que anulan nuestro sistema inmune) de modo que nuestro cuerpo no ocasione siempre una respuesta inmune, provocando la destrucción del tejido extraño.

Después de un trasplante, la incidencia del rechazo varía, según el órgano, entre el 30 y el 60% pero los episodios de rechazo no significan necesariamente la pérdida del órgano. Sin embargo, aunque más del 90% de los rechazos agudos pueden tratarse con éxito con las modernas pautas de inmunosupresión, es importante señalar que los fármacos inmunosupresores disponibles actualmente para prevenir el rechazo de trasplantes pueden causar efectos perjudiciales propios, como diarrea, hipertensión arterial, acné, aumento de peso, colesterol alto, niveles elevados de azúcar en la sangre, y una susceptibilidad a la infección. Además, también pueden aumentar el riesgo de problemas dentales. Resulta evidente que es de suma importancia encontrar alternativas de tratamiento seguras.

La demanda de órganos es muy superior a la oferta disponible, por lo que se necesitan más donaciones (CC. Magnus D)
La demanda de órganos es muy superior a la oferta disponible, por lo que se necesitan más donaciones (CC. Magnus D)

Teniendo en cuenta todos estos factores, además de no olvidar que la demanda de órganos es muy superior a la oferta disponible, y que la mayoría de los pacientes a menudo sólo tienen una oportunidad con el órgano o tejido de un donante, el rechazo de un trasplante se convierte en un fenómeno devastador que con frecuencia resulta en la muerte.

«De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., entre aquellos que reciben un trasplante, alrededor del 25% de los receptores de riñón y del 40% de los receptores de corazón experimentan un episodio de rechazo agudo durante el primer año después del trasplante.»(Stanford Medicine).

Rechazo al trasplante: ¿puede el THC ayudar a prevenirlo?

Para llevar a cabo el estudio que nos ocupa, los investigadores administraron un placebo y THC a roedores, a los que se había sometido a cirugía de trasplante de piel, trasplantando la piel de un grupo de ratones a otro grupo de ratones genéticamente diferentes. Como ya hemos dicho, la piel incompatible fue tratada o bien con un placebo o con THC, el compuesto activo del cannabis.

Mediante la inyección de células del bazo y de la piel del donante en ratones receptores (usando así a los roedores como modelos para los seres humanos sometidos a trasplante de órgano), los investigadores descubrieron que los ratones receptores tratados con THC eran menos propensos a rechazar el nuevo tejido que los que se trataba con placebo. Según el estudio, mediante la activación de los receptores CB1, el THC ayudó a prevenir el rechazo a través de varios mecanismos:

-prevención del aumento en el número de receptores de células T en los ganglios linfáticos del receptor (es decir, menor probabilidad de rechazo del tejido del donante)

-disminución de las señales de la respuesta inflamatoria

-estimulación de las células supresoras de origen mieloide (que actúan para disminuir la respuesta del receptor de células T y prevenir el rechazo)

-aumento de la duración de la supervivencia de las células de la piel de los donantes

No podemos olvidar mencionar otro estudio previo que se publicó en 2013 en la revista online Journal of Neuroimmune Pharmacology, que ya anticipaba que el THC podía detener la reacción inmune que provoca que los órganos trasplantados sean rechazados, en este caso a través de los receptores CB2. Aunque en dicho estudio sólo se utilizaron modelos de cultivos celulares, los investigadores observaron un efecto dependiente de la dosis – dosis más altas de THC llevaron a niveles más altos de inmunosupresión. Además, también se incluyeron dos cannabinoides sintéticos, y se descubrió que podían funcionar igual de bien. Sobre la base de estos resultados, los investigadores llegaron a la conclusión de que los cannabinoides son prometedores para mejorar la tasa de éxito de los trasplantes de órganos.

Resultados del estudio: THC como tratamiento del rechazo al trasplante

Se ha demostrado que los cannabinoides son útiles en la reducción de los procesos inflamatorios implicados en el rechazo de trasplantes y en los trastornos autoinmunes (CC. Kingston Compassion Club Society)
Se ha demostrado que los cannabinoides son útiles en la reducción de los procesos inflamatorios implicados en el rechazo de trasplantes y en los trastornos autoinmunes (CC. Kingston Compassion Club Society)

El estudio de la Universidad de Carolina del Sur se suma al cada vez mayor conjunto de evidencias que demuestran que los cannabinoides son útiles en la modulación y reducción de los procesos inflamatorios, los cuales están implicados no sólo en el rechazo de trasplantes, sino también en los trastornos autoinmunes, en el cáncer y en otras muchas enfermedades debilitantes graves.

«En conjunto, nuestra investigación demuestra, por primera vez, a nuestro entender, que los receptores cannabinoides pueden proporcionar una nueva modalidad de tratamiento para atenuar la enfermedad de injerto contra huésped (EICH) y prevenir el rechazo de aloinjertos mediante la supresión de la respuesta inmune en el receptor», concluye el equipo de investigadores que han conducido el estudio.

Dados los efectos secundarios graves relacionados con las tratamientos actuales usados para prevenir el rechazo de trasplantes, junto con el perfil de seguridad muy favorable del THC, los autores afirman que se necesitan desesperadamente tratamientos más eficaces con menos efectos secundarios. Desafortunadamente, los avances en la medicina basada en cannabis parecen ser impulsados por el desarrollo de compuestos sintéticos en lugar del descubrimiento científico puro.

«Estos datos apoyan el potencial de esta clase de compuestos como terapias útiles para prolongar la supervivencia del injerto en pacientes trasplantados.», ha afirmado Mitzi Nagarkatti, coautor del estudio de la Facultad  de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur, en un comunicado.

Pacientes de cannabis medicinal en espera de trasplante perjudicados

Parece mentira y resulta paradójico que aunque el THC contenido en el cannabis medicinal puede ayudar a los pacientes de un trasplante, en muchos países, a estos pacientes que consumen cannabis medicinal para tratar alguna de las muchas enfermedades, o ayudar con sus síntomas, que se ven beneficiadas por uso se les puede negar un trasplante de órganos si dan positivo por cannabis. Una gran paradoja si esto se produce en los Estados Unidos, donde el cannabis medicinal es legal en muchos de sus estados.

Sin embargo, se han dado a conocer diferentes casos en los medios, como el de los médicos del hospital Cedars-Sinai Medical Centre que comunicaron a un hombre de 64 años, llamado Norman Smith, su intención de retirarle de la lista de trasplantes hasta que se abstuviera de consumir cannabis durante por lo menos seis meses tras dar positivo en un test. También le exigieron participar en un programa de tratamiento de abuso de sustancias durante ese tiempo. La ironía es que, en ese mismo centro médico, a Smith se le había proporcionado una receta de cannabis medicinal para ayudarle a hacer frente a los efectos adversos de la quimioterapia con la que estaban tratando su cáncer de hígado. Lamentablemente, el señor Smith murió antes de ser incluido de nuevo en la lista de espera para recibir un trasplante.

En los Estados Unidos, el cannabis medicinal es legal en muchos de sus estados (CC. torbakhopper)
En los Estados Unidos, el cannabis medicinal es legal en muchos de sus estados (CC. torbakhopper)

No obstante, los médicos argumentaron que «deben tener en cuenta las cuestiones de abuso de sustancias en serio ya que a menudo desempeñan un papel en la evolución de las enfermedades que pueden requerir un trasplante, y puede afectar negativamente a un nuevo órgano después de un trasplante.» (Dr. Colquhoun). Lo nuevamente irónico es que esta afirmación no se basa en ninguna evidencia científica teniendo en cuenta que el consumo de cannabis no produce insuficiencia ni fallo de los órganos.

Además, equiparar el uso medicinal de una hierba para ayudar al dolor de una enfermedad terminal con un problema de abuso de sustancias no parece un juicio nada acertado para venir de unos profesionales de la medicina. Estas afirmaciones se basan puramente en el estigma y la ignorancia. Por desgracia, estos prejuicios de algunos médicos puede tener efectos fatales sobre la vida de las personas inocentes, personas enfermas que necesitan un trasplante tanto como cualquier otra en su caso.

No hay duda de la necesidad de cambiar las políticas existentes que niegan el acceso a la asistencia sanitaria a estas personas para conseguir que el cannabis se reconozca como una medicina legítima, y así lo han hecho en estados como California donde se ha aprobado una ley para proteger a estos pacientes.

Conclusión

No cabe duda de que este trabajo de investigación, como tantos otros, demuestra que hay que estudiar y profundizar mucho más en la utilidad del THC para prevenir este proceso en humanos. Tenemos que desarrollar el potencial del THC en este campo para poder prolongar y salvar muchas más vidas en el mundo. Vidas que tienen una segunda oportunidad para ser vividas gracias a los donaciones que de forma altruista realizan miles de personas solidarias. Vidas que gracias al THC podrían superar la terrible posibilidad de sufrir un rechazo tras recibir el tan necesitado trasplante. Ojalá no sean la leyes las que lo sigan impidiendo.

Sección de comentarios

Publica un comentario

sebastian Acosta

hola soy seba de argentina cordoba ya hace 6 años de mi trasplante de riñón y soy consumidor de mariguana regular . me gustaría más información gracias

29/03/2017

Angel

Tengo 5 años del transplante de corazón; mi pregunta es que si me podría servir el té de cannabis para los efectos secundarios de los medicamentos tacrulimus y micofenolato

30/07/2018

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More