¿Qué es el Cultivo Vegano? Nueva Visión de la Marihuana Orgánica

La finalidad del cultivo vegano es hacer que los nutrientes estén biodisponibles en el suelo durante todo el tiempo. El mantenimiento del suelo es el aspecto más importante del cultivo vegano Se consigue a partir de distintas técnicas y consideraciones a tener en cuenta como, por ejemplo, preparar té de compost y mantener los niveles de pH.

En pocas palabras, el cultivo vegano es la jardinería orgánica vegana, es decir, que no utiliza productos de origen animal. Los partidarios del cultivo vegano aseguran que su producto es más limpio, más sabroso y más saludable que la marihuana normal, o incluso que la orgánica, y que es posible lograr un rendimiento mayor que con el cultivo orgánico estándar.

¿Cuáles son los Principios Básicos del Cultivo Vegano?

El concepto de jardinería vegana está vivo desde la década de los 40. Los horticultores Maye E. Bruce, Rosa Dalziel O’Brien, and Kenneth Dalziel O’Brien (hijo de Rosa) desarrollaron técnicas por primera vez para demostrar que se podían obtener cosechas sanas sin utilizar desechos de origen animal (basándose en que son perjudiciales para la salud general del suelo).

Dado que los productos animales no se aceptan en la jardinería vegana, la salud del suelo debe mantenerse mediante la aplicación específica de desechos vegetales en forma de mantillos y tés de microbios. Los métodos originales se diseñaron específicamente para el cultivo exterior, pero los principios se han adaptado que adecuarse a otras técnicas.

El objetivo del cultivo vegano es elaborar nutrientes 100 % biodisponibles en todo momento. Esto significa que los microorganismos del suelo (principalmente bacterias y hongos) deben ser abundantes y estar sanos, para que puedan procesar la máxima cantidad de nutrientes de la menor cantidad de alimento que sea posible añadir, así como devorar la masa de raíces de la planta en crecimiento. Esto último garantiza que las plantas puedan absorber nutrientes a pleno rendimiento, mientras que lo primero asegura que haya suficientes nutrientes descompuestos para satisfacer sus necesidades.

Técnicas Para el Cultivo Vegano

El cultivo vegano no es difícil y es adecuado para cultivadores novatos y experimentados por igual. ¡Estas técnicas también se pueden aplicar para otros cultivos distintos de la marihuana para que también se pueda beneficiar el resto del jardín! Hemos reunido las técnicas de cultivo vegano y resumimos todo lo que debe tenerse en cuenta para transformar el jardín en un paraíso de permacultura vegana.

1. Elección de los Nutrientes

Para el cultivo vegano no se necesita un camión cargado de nutrientes caros; de hecho, es posible llevarlo a cabo con algunos sistemas de alimentación ampliamente disponibles. La gama Bio de Canna no utiliza productos de origen animal y cualquier cosecha cultivada únicamente con esta gama se puede considerar vegana. Sin embargo, existen varios productos que se pueden incorporar a una dieta vegana e, incluso, se están desarrollando kits de cultivo completamente vegano.

Utiliza solo nutrientes orgánicos certificados; según tu país, puede haber una o más autoridades de certificación. Investiga, y si parece que no existen estipulaciones para los productos orgánicos en tu país, ¿por qué no comprarlos al país vecino con normas más estrictas? Alemania, Países Bajos y Suiza son buenas opciones.

2. La Importancia de los Microorganismos del Suelo en el Cultivo Vegano

La clave del éxito para un cultivo vegano es un equilibrio sano entre el suelo y los microorganismos del sustrato. Los microbios descomponen los nutrientes en el suelo de forma que sea mucho más fácil para la planta absorberlos a través de sus raíces; según los defensores veganos, con el uso correcto de estos productos, la absorción de nutrientes debería llegar casi al 100 %.

Los nutrientes sintéticos tienen una tasa de absorción de solo el 20-25 %. Además, muchos fertilizantes sintéticos dañan la población microbiana del suelo, además de producir una acidificación y un desgaste de este.

Los microorganismos beneficiosos ingieren la materia vegetal en descomposición y excretan los nutrientes en forma descompuesta. Los microorganismos beneficiosos incluyen varias especies de Actinobacteria, especies de Bacillus, Cyanobacteria, Pseudomonas y Trichoderma, así como muchas otras bacterias y hongos.

Para preparar mantillo o té de compost para las plantas en fase vegetativa, elige materia vegetal rica en nitrógeno como base; en la preparación para la floración, utiliza materiales ricos en fósforo y potasio. Para el ciclo vegetativo, la alfalfa, ortiga, algas espirulina y algas son buenas opciones; para la floración, consigue raíz de bardana, ruibarbo y raíz de ñame.

3. Preparar Té de Microbios

Preparar té de microbios de buena calidad cumplirá con el cometido a la perfección. También denominado té de compost, se puede obtener a partir del propio compost, siempre que este proceda de ingredientes seguros (es decir, que no haya restos de carne, grasas, leche o huesos).

Para aquellos que no preparan el compost en casa, en el mercado existen varias mezclas preparadas como, por ejemplo, los kits completos de infusión de té de compost, o productos de OG Tea como el Veganic Special Sauce. Son de lejos las opciones más populares, pero existen muchas alternativas más económicas que también hacen el trabajo. Busca en internet, y ponte en contacto con los puntos de distribución de horticultura de tu zona para obtener más información.

Preparar té de microbios es bastante sencillo, aunque el proceso de ajustar la receta para que se adapte a tus necesidades exactas puede implicar realizar varias pruebas. Todo lo que hace falta es mezclar el compost en agua aireada durante al menos ocho horas (si se agita la mezcla con regularidad; si no, debe dejarse durante un mínimo de 24 horas) antes de filtrar el residuo sólido del agua.

La melaza sin fósforo proporciona una nutrición extra a los microorganismos y activa el proceso: 250 ml para 5-10 litros de abono es una buena regla. La fase de remojo puede durar más de 24 horas, pero la mayoría de los cultivadores están de acuerdo en que después de 72 horas, gran parte de los nutrientes utilizables ya se han procesado y el crecimiento de hongos se hará cargo de las bacterias (esto puede ser beneficioso en casos de descomposición de la raíz, pero es perjudicial en condiciones normales).

4. El pH en la Jardinería Vegana

Con el cultivo vegano, el pH es un problema menor en comparación con otras técnicas, ya que los nutrientes presentes son 100 % biodisponibles en toda la gama. El nivel de pH aceptable va de 7,0 a 5,5, demasiado bajo para un cultivo típico en suelo. Es ideal utilizar un medidor de pH profesional que permita obtener la lectura directamente de la masa de raíces.

Aunque el pH es menos exacto que con otras técnicas, cabe recordar que debe estar por encima de 5,5 para que sea saludable. Por lo tanto, el pH del té de microorganismos se debe probar y aumentar si es necesario (se ha observado pH bajo de hasta 4,5 en muchas soluciones de té de microbios).

5. La Aireación del Suelo y del Agua

La aireación adecuada del suelo/sustrato y del agua produce grandes beneficios. Muchos (aunque no todos) de los microbios en el sustrato dependen del oxígeno para sobrevivir y reproducirse, y la aireación también proporciona varios beneficios mecánicos.

En el sustrato, la aireación adecuada mejora el intercambio de aire, reduce la compactación, aumenta la retención de agua y la capacidad de recuperación en general, y mejora la absorción de agua y de nutrientes. El aire y el agua hacen que sea más fácil acceder a la zona de las raíces, lo que lleva a un crecimiento vigoroso. En el exterior, normalmente, la aireación se realiza usando un equipo especializado; en el interior, el cultivador puede añadir sustancias ligeras y porosas, como la perlita, vermiculita, piedra pómez y lava para mejorar la aireación.

La aireación del agua es un proceso independiente. Se puede airear utilizando una piedra difusora de aire y un difusor o una bomba; la piedra difusora de aire libera lentamente aire comprimido en el agua, mientras que el difusor o la bomba lo hace circular alrededor del recipiente. Airear el agua que se usa para preparar té de microbios permitirá que los microbios aeróbicos (oxígeno-respiración) crezcan. En general, la aireación del agua utilizada para el cultivo de las plantas ayuda a descomponer el exceso de nutrientes en el sustrato, mejora la salud microbiana, y aumenta el suministro de oxígeno directamente a las raíces de la planta.

6. Otros Aspectos Importantes

Puede que tengas que añadir otras sustancias para que tus plantas reciben todo lo que necesitan. Puede hacer falta fósforo extra, así como oligoelementos de micronutrientes que pueden estar empobrecidos debido al alto nivel de actividad microbiana en el sustrato. Si se añade ácido húmico, puede que sea necesario subir el pH para mantenerlo dentro de la zona segura.

Kyle Kushman es uno de los defensores más importantes del cultivo vegano, y ha publicado mucha información sobre los mejores productos que utilizar, basándose en su propio uso durante varios años. Sin embargo, para aquellos que evitan los consejos de los famosos, hay cientos de productos en el mercado que cumplen su cometido, de modo que un consumidor exigente puede encontrar los nutrientes adecuados en otros lugares. Sin duda, deberás investigar más al respecto para conseguir la combinación perfecta para tus plantas—¡pero tus esfuerzos serán recompensados!

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba