by Seshata on 04/05/2015 | Legal & Política

Situación legal del cannabis en el Reino Unido – una visión general

El Reino Unido cuenta con una trayectoria irregular en lo que respecta a la política de drogas a lo largo de las últimas décadas. En ocasiones, ha habido indicios de que las actitudes hacia el cannabis se estaban suavizando, como el experimento de reclasificación en 2004 y los ensayos de descriminalización en algunos distritos de Londres en 2002. Sin embargo, la situación actual es de las peores de Europa.


Aspectos legales relativos al consumo, posesión y cultivo de cannabis

Posesión y consumo de cannabis

UK 1 - Sensi Seeds blog
La posesión de cannabis suele sancionarse con advertencias o multas, pero puede penarse con prisión en caso de reincidencia (© Prensa420)

Según la página web del gobierno del Reino Unido: como droga de Clase B, la posesión de cannabis acarrea una pena máxima de cinco años de prisión y/o multas ilimitadas. Sin embargo, la policía también está autorizada a emitir un Advertencia por Cannabis por la primera infracción y una Multa Fija por desorden de 90 libras por la segunda. Aunque no figuran en los antecedentes penales, se introducen en el Sistema Informático Nacional de la Policía (Police National Computer, CNP) y permanecerán allí indefinidamente, sin llegar a ser “eliminados” como ocurre con las amonestaciones y las condenas.

Si posteriormente se encuentra a una persona en posesión de cannabis, es objeto de arresto, lo que puede resultar en cargos, una amonestación, o ninguna acción adicional (que también puede incluir advertencias o multas fijas). En la práctica, rara vez se aplican las penas máximas por posesión de cannabis pero se pueden imponer penas privativas de libertad más cortas en caso de reincidencia.

Venta de cannabis

La posesión de cannabis con la intención de distribución puede resultar en una pena máxima de cárcel de catorce años y/o multas ilimitadas. Una vez más, estas penas se imponen raramente, salvo en algunas de las operaciones de tráfico de perfil más alto o a gran escala. En la práctica, la pena por distribución de cannabis puede variar mucho según el historial de cada individuo y el nivel de participación en la operación, la localidad, la cantidad y la forma de distribución.

En primer lugar, se tiene en cuenta la “Categoría de Daño”. La categoría 1 (la más grave) requiere la intención de distribución de 200kg, o más, de cannabis, la categoría 2 se fija en 40kg, la categoría 3 en 6kg, y la categoría 4 en 100g. Por lo tanto, para cantidades inferiores a 100g, es poco probable que se presenten cargos por intención de distribución. Aquí se puede encontrar una lista completa de las pautas en materia de sanciones para las diferentes categorías y roles.

Cultivo de cannabis

Al estar clasificado como producción de una droga de Clase B, el cultivo de cannabis también conlleva una condena máxima de catorce años de cárcel y/o multas ilimitadas. La Categoría de Daño por cultivo depende de la producción o producción estimada de la operación: la categoría 1 comprende fábricas, invernaderos comerciales y casas de gran tamaño que se han convertido, totalmente, en centros de producción de cantidades “industriales” de cannabis. La categoría 2 cubre salas amplias, pisos o apartamentos, y operaciones similares que pueden producir cantidades “significativas”. La categoría 3 está entre 10 y 28 plantas, y la categoría 4 cubre “las operaciones nacionales de 9 plantas”.

Dependiendo del papel desempañado (principal, importante o menor), las personas que participan en las operaciones de Categoría 4 pueden esperar sanciones que van desde la libertad condicional, multas y/o la prestación de servicios comunitarios hasta un máximo de un año de prisión. La ley especifica que se pueden tener en cuenta circunstancias atenuantes en los casos de necesidad médica, y en la práctica, se encarcela a pocos individuos con enfermedades médicas graves y demostradas por el cultivo de pequeñas cantidades, aunque ha habido algunas excepciones dignas de señalar.

Cannabis medicinal

UK 2 - Sensi Seeds blog
Las semillas de cannabis de cualquier tipo pueden comprarse, venderse y poseerse, pero no pueden ni germinarse ni cultivarse (© nostok)

La situación actual del cannabis medicinal en el Reino Unido es problemática. La única empresa con licencia para producir productos de cannabis medicinal en el Reino Unido es GW Pharmaceuticals, que cultiva 20 toneladas de cannabis cada año en sus instalaciones secretas y lo utiliza para producir su medicamento registrado, Sativex, un spray sublingual con extracto de cannabis en una proporción constante de 1:1 THC:CDB.

La venta de Sativex ha sido aprobada en toda la Unión Europea en el marco del procedimiento de reconocimiento mutuo, pero no se encuentra disponible, de forma amplia, en el Reino Unido debido a su elevado coste, que ha provocado una situación de “lotería del código postal” en las zonas cuya autoridades sanitarias lo considera inasequible y otras zonas que lo han considerado un gasto necesario.

Aparte de Sativex, los aspirantes a pacientes de cannabis medicinal del Reino Unido no tienen ningún otro recurso en la medicina legal. Algunos médicos del Reino Unido han recetado cannabis a personas que luego viajan a otros lugares de Europa (como los Países Bajos) para obtener el cannabis Bedrocan, recetado legalmente y apoyado por los gobiernos de Holanda y Canadá, que cuesta entre el 5-20% del coste final de Sativex. Sin embargo, a pesar de las leyes que permiten a los residentes de la UE, de fuera del Reino Unido, viajar al Reino Unido con su receta, el Ministerio del Interior ha prohibido expresamente que los residentes del Reino Unido puedan entrar en el Reino Unido con cannabis medicinal legalmente obtenido en otros lugares.

Semillas de cáñamo y de marihuana

UK 3 - Sensi Seeds blog
La producción y venta de productos de cáñamo es totalmente legal en el Reino Unido (© J. Paxon Reyes)

El cultivo de cáñamo es legal en el Reino Unido, a condición de que el productor cuente con una licencia emitida por el Ministerio del Interior. Las licencias se expiden tras la recepción de una tarifa de 580 £, tras completar un control de los antecedentes penales, y deben cumplir ciertos requisitos: las instalaciones deben ubicarse ” con sensibilidad”, es decir, no en las inmediaciones de una escuela o un lugar público, debe confirmarse tanto el contenido en THC como la procedencia de las semillas, y sólo se pueden cultivar variedades aprobadas por la Unión Europea.

Los productos de cáñamo, incluidas las semillas, el aceite y la fibra, son totalmente legales en el Reino Unido, y existe una pequeña industria nacional que produce cultivos oleaginosos para la industria de alimentos y cosméticos, así como cultivos de fibras para su uso en la industria automovilística, en la construcción y en las industrias textiles. Sin embargo, se cree que la elevada cuota de la licencia (que se grava con independencia de la superficie cultivada) está desanimando a los posibles agricultores de cáñamo, y ha recibido críticas porque ha provocado que la industria del Reino Unido sea menos competitiva que la de otros países de la UE.

En el Reino Unido, es legal comprar y poseer todas las formas de semillas de cannabis, ya sea de cáñamo o con un alto en cannabinoides, pero la ley impide germinar y cultivar semillas de cannabis de cualquier tipo sin la licencia correspondiente.

Los partidos políticos del Reino Unido y el cannabis

Los conservadores

UK 4 - Sensi Seeds blog
El cultivo de cannabis y cáñamo es ilegal sin un permiso del Ministerio del Interior (© M. Martin Vicente)

El enfoque del Partido Conservador en cuanto a la política de drogas ha sido tradicionalmente persecutorio y represivo. En diciembre de 2014, un portavoz del Partido afirmó que “los conservadores tienen claro que las drogas son peligrosas y arruinan la vida de muchas personas. No tenemos ninguna intención de despenalizar las drogas”.

Su manifiesto de 2015 sólo hace una pequeña mención a la política de drogas: “vamos a centrarnos no sólo en el castigo, sino también en la rehabilitación de los delincuentes y en la intervención temprana para evitar que los jóvenes con problemas sean arrastrados a la delincuencia”.

El actual gobierno, de mayoría conservadora, ha supervisado la introducción de pruebas de detección de cannabis y cocaína en carretera que pueden terminar en condenas de un año de prisión y multas de hasta 5.000 £ por conducir bajo la influencia de dichas drogas. Estas leyes han sido criticadas debido al hecho de que el nivel permisible de THC, que se ha establecido en 2µg/L en la sangre, es extremadamente bajo (en comparación, la mayoría de los estados norteamericanos con límites de conducción per se en marcha fijan el límite en 5µg/L).

Los Laboristas

El Partido Laborista se ha mostrado vacilante en lo que respecta a la política de drogas durante las últimas dos décadas. Su ascenso al poder en 1997 fue acompañado por un fuerte impulso a favor del tratamiento y la rehabilitación de los consumidores de drogas, y en 2001, el gobierno de Blair anunció que el cannabis sería reclasificado, pasando de la Clase B a la Clase C. La reclasificación finalizó en 2004 y duró cinco años, hasta que Gordon Brown supervisó su reclasificación de nuevo a la clase B, una vez más. 2001 también fue el año en que se realizaron los experimentos de despenalización en Lambeth, al sur de Londres.

El manifiesto Laborista de 2015 repite sentimientos muy similares a los de los conservadores: “vamos a promover la intervención temprana, el apoyo a los jóvenes y a sus padres, y vamos hacer frente a los problemas antes de que se vayan de las manos”.

El Partido Verde

Según su página web, el Partido Verde es “el único de los principales partidos políticos del país que se ha comprometido a despenalizar el cannabis a largo plazo”. Creen que el cannabis medicinal debe estar disponible para aquellos que lo necesitan, y que la regulación y legalización del mercado recreativo ofrecería una alternativa al mercado negro.

Los Liberal Demócratas

Los liberal demócratas (Lib Dems, en inglés) han tenido, tradicionalmente, políticas relativamente progresistas en lo que respecta al cannabis, y su actual líder, Nick Clegg, ha anunciado recientemente un amplio programa de reformas, entre las que se incluyen la despenalización de las drogas para consumo personal, la legalización del cannabis medicinal, y una “revisión para evaluar la eficacia de los experimentos de legalización del cannabis en los Estados Unidos y Uruguay, en relación con la salud pública y la actividad criminal”.

El Partido Nacional Escocés

El SNP (Scottish National Party) ha declarado, en el pasado, que estaría a favor de transferir la política de drogas de manera que se convierta en competencia del Parlamento escocés en lugar de serlo de Westminster. El actual líder, Nicola Sturgeon, también ha declarado que está a favor de la despenalización del cannabis.

CISTA (Cannabis Is Safer Than Alcohol)

CISTA (cuyas siglas significan en español “el cannabis es más seguro que el alcohol”) es un partido que se ocupa de una única cuestión: aboga por la legalización completa del cannabis. En las elecciones de 2015, tienen previsto presentar candidatos en unos 20 distritos electorales. Si son elegidos, los candidatos harán campaña a favor de que se celebre una Comisión Real para revisar la política de drogas en el Reino Unido, con el fin de legalizarlo para todos los adultos mayores de 21 años.

El Partido por la Independencia del Reino Unido

El líder del UKIP (UK Independence Party), Nigel Farage, ha declarado que las drogas deben ser despenalizadas y que la guerra contra las drogas se había perdido “hace muchos, muchos años”. En una entrevista concedida al Telegraph el año pasado, expresó su apoyo a una Comisión Real para revisar la política de drogas del Reino Unido con referencia al ejemplo de Portugal.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More