Australia a Punto de Legalizar el Cannabis Medicinal

Australia Australia está a punto de legalizar el cultivo de cannabis medicinal en todo el país. El pasado miércoles 10 de febrero, el gobierno presentaba un proyecto de ley ante el Parlamento para crear un marco legislativo nacional que permita legalizar el cultivo de cannabis medicinal, que puede aprobarse a finales de marzo. Sigue leyendo.


El gobierno federal de Australia presentó ante el parlamento un proyecto de ley el miércoles 10 de febrero de 2016, con el propósito de legalizar el cultivo de cannabis con fines terapéuticos y científicos, que el gobierno calificó de la «pieza que falta en el historial del paciente».

El objetivo de esta legislación es establecer un plan nacional de cultivo y uso del cannabis que preparará el terreno para que los pacientes que padecen enfermedades dolorosas, crónicas y terminales puedan acceder al cannabis medicinal.

Las enmiendas propuestas a la Ley de Estupefacientes de 1967 (Narcotic Drugs Act 1967) permitirán el cultivo de cannabis a través de un sistema nacional de licencias y permisos que suministrará el cannabis medicinal a dichos pacientes, únicamente mediante prescripción médica, y también para realizar ensayos clínicos.

El propósito del gobierno es legalizar el cultivo de cannabis con fines terapéuticos y científicos  (CC. Rusty Blazenhoff)
El propósito del gobierno es legalizar el cultivo de cannabis con fines terapéuticos y científicos  (CC. Rusty Blazenhoff)

La ministra de Salud, Sussan Ley, ha manifestado que en caso de que la ley se apruebe, se abre por primera vez la puerta hacia un suministro seguro, legal y sostenible de productos de cannabis medicinal producidos a nivel local.

«Este es un día importante para Australia y para todos aquellos que han luchado largo y tendido para hacer frente al estigma en torno a los productos del cannabis medicinal«, dijo Ley.

Sin embargo, la propia ministra ha rechazado públicamente que la aprobación de esta ley signifique que la posibilidad de legalizar el uso recreativo de la marihuana esté más cerca. De momento, no entra en los planes del gobierno despenalizar la sustancia ni para el cultivo personal ni para el consumo recreativo.

Apoyo del parlamento australiano al cannabis medicinal

La ministra manifiesta su confianza en que este proyecto se convierta en ley a finales de marzo, ya que los principales partidos de la oposición, tanto el Partido Laborista como los Verdes, que el año pasado criticaron al Gobierno por su inmovilismo a la hora de establecer un marco para el cultivo de cannabis, se han comprometido de inmediato a darle su apoyo, y así lo han hecho público.

«Este gobierno entiende que hay australianos que padecen enfermedades graves para las que el cannabis puede tener aplicaciones y queremos permitir el acceso a los tratamientos médicos más eficaces disponibles,» explicaba la Sra. Ley en el Parlamento.

La representante del gobierno en el área de salud espera que las dos cámaras del Parlamento, la Cámara de Representantes y el Senado, aprueben las nuevas leyes en esta sesión, pero como reconoció en unas declaraciones a ABC, es una legislación muy compleja que tiene que lidiar con toda una serie de políticas estatales y territoriales, por lo que se ha trabajado en estrecha colaboración con los diferentes estados y territorios en el desarrollo de la legislación.

«Tenemos que asegurarnos de que hemos consultado a las autoridades policiales, que se protege la integridad del sistema y a aquellos que lo utilicen, y que permita a los estados que están listos y a la espera seguir adelante con la cuestión,» dijo.

En un comunicado, la ministra explicaba que el gobierno está seguro de que la creación de un programa de cultivo único y coherente a nivel nacional, en lugar de ocho acuerdos individuales, no sólo ayudará a acelerar el proceso legislativo y normativo, sino que además, en última instancia, facilitará el acceso a los productos de cannabis medicinal.

“Si los estados quieren despenalizar el cannabis, es una cuestión exclusiva de cada uno de ellos,” dijo la Sra. Ley.

A la izquierda, la ministra de salud australiana Sussan Ley (CC. Lock the Gate Alliance)
A la izquierda, la ministra de salud australiana Sussan Ley (CC. Lock the Gate Alliance)

En un informe de la Oficina de Presupuestos del Parlamento de Australia, se calcula que si se legalizara la producción de cannabis y cáñamo para fines recreativos y medicinales en 2017, podría significar una parte considerable de los ingresos fiscales en los siguientes dos años: alrededor de 460 millones de dólares americanos.

Cannabis medicinal sólo para pacientes y ensayos clínicos

El apoyo al uso del cannabis medicinal para los pacientes con enfermedades crónicas o terminales ha ido creciendo en los últimos años, y hace muchos meses que el debate a favor de la legalización del cannabis medicinal en Australia es un tema de actualidad.

Este nueva legislación sigue el camino tomado por otros estados como Victoria y Nueva Gales del Sur, donde se ha permitido que un pequeño número de niños con epilepsia resistente a fármacos pueda acceder a un nuevo medicamento elaborado a base de cannabis. Dicho nuevo fármaco se llama Epidolex y aún sigue en fase de prueba, a la espera de ser aprobado completamente por las autoridades.

Debido a que las actuales leyes prohíben el cultivo de la planta, los fabricantes, investigadores y pacientes australianos que participan en los ensayos clínicos se han visto obligados a utilizar los suministros internacionales de cannabis medicinal legal. Pero los costes del suministro y las restricciones a la exportación lo convierten en un desafío.

El gobierno ha hecho hincapié en que la enmienda no va a hacer que Australia incumpla sus obligaciones internacionales, ya que va a garantizar que el cannabis sólo se produce y se vende con fines médicos y científicos, por lo que, una vez aprobada la ley, seguirá siendo ilegal que los pacientes fuera de los ensayos clínicos y el público en general utilicen cannabis.

Medlab Clinical se convirtió en la primera empresa comercial que participa en la investigación del cannabis medicinal el año pasado, después de ser seleccionada por el gobierno de NGS para llevar a cabo investigaciones en su laboratorio de Sídney.

MMJ Phytotech, una empresa pionera en el desarrollo de métodos de administración de cannabis, se convirtió en la primera empresa de cannabis medicinal de Australia tras presentarse varias veces a una oferta pública inicial el año pasado.

«El mercado del cannabis medicinal en Australia es sustancial. Los pacientes a los que podría dirigirse podrían ser personas con epilepsia, esclerosis múltiple, mientras que hay otro espectro de personas con dolor crónico», declaraba Gaelan Bloomfield, gerente de MMJ Phytotech Ltd.

Australia sigue avanzando

El gobierno australiano actúa en una zona donde se encuentran algunas de las políticas de drogas más estrictas del mundo. Este cambio legislativo situará a Australia muy lejos de sus vecinos del sudeste de Asia, particularmente intolerantes con las drogas ilegales, y donde gran parte de sus países considera el cannabis una droga dura. En algunos de estos países el cannabis puede costarte la vida.

Australia se sitúa en una zona donde se encuentran algunas de las políticas de drogas más estrictas del mundo y se aplica la pena de muerte por delitos de drogas (CC. eric molina)
Australia se sitúa en una zona donde se encuentran algunas de las políticas de drogas más estrictas del mundo y se aplica la pena de muerte por delitos de drogas (CC. eric molina)

Singapur es conocido por aplicar la pena de muerte en relación con delitos de drogas, pero es no es el único en la zona. El año pasado, se condenó a muerte por delitos relacionados con las drogas en China, Vietnam, Malasia e Indonesia, según Amnistía Internacional. China ha estado tomando medidas enérgicas contra los famosos que consumen drogas, incluida la marihuana. En Indonesia el año pasado, dos traficantes de heroína australianos fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento, a pesar de las súplicas de Canberra para que les perdonasen la vida. Como protesta, Australia retiró a su embajador de Indonesia.

Sin embargo, afortunadamente, otras partes del mundo se han vuelto más receptivas al cannabis y a la marihuana, y se sigue avanzando para conseguir la legalización. En Canadá y en más de 20 estados de Estados Unidos, las autoridades han aprobado el cultivo de cannabis medicinal. El primer ministro canadiense Justin Trudeau quiere que su país se convierta en el primer país del G7 en legalizar totalmente el cannabis. Mientras tanto, Colombia, Ecuador, Países Bajos, Perú, y otros ya han legalizado la posesión de pequeñas cantidades de cannabis. A día de hoy, el consumo recreativo de marihuana también se permite en algunos estados de Estados Unidos.

Por ahora no hay planes oficiales para legalizar el uso recreativo del cannabis en Australia, como ya hemos dicho, pero los primeros productos de uso medicinal de la planta podrían estar disponibles dentro de muy pocos meses, y no hay duda de que esto supone un gran avance.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?