by Miranda on 14/04/2015 | Consumo Opinión

De Popeye a los superhéroes: Marihuana y otras sustancias – Parte 1

Esta mezcla híbrida que combina texto e imagen recibe su nombre porque en sus orígenes estas viñetas o historietas eran básicamente cómicas. A lo largo del tiempo, el universo del cómic ha ido adoptando múltiples formas: tiras de humor gráfico. De Popeye a los superhéroe.


Desde que los cómics empezaron a publicarse en los Estados Unidos, se convirtieron en un medio de expresión entre clases, generaciones e incluso entre razas (ldjpg)
Desde que los cómics empezaron a publicarse en los Estados Unidos, se convirtieron en un medio de expresión entre clases, generaciones e incluso entre razas (ldjpg)

Desde sus inicios, a finales del siglo XIX, el cómic no ha dejado de evolucionar. Surge en Estados Unidos hacia 1890, precedido por una larga tradición narrativa e iconográfica en Europa, y por un gran desarrollo de la ilustración. Esta mezcla híbrida que combina texto e imagen recibe su nombre porque en sus orígenes estas viñetas o historietas eran básicamente cómicas. A lo largo del tiempo, el universo del cómic ha ido adoptando múltiples formas: tiras de humor gráfico, infantiles, de crítica social, y posteriormente muchas otras, como los dibujos animados, el cómic underground de los años 60, y como no, los comic books protagonizados por los superhéroes. (Foto 1)

Desde que empezaron a publicarse en los Estados Unidos, los cómics se convirtieron en un medio de expresión entre clases, generaciones e incluso entre razas. Como resultado, el cómic se convirtió en un vehículo de ideologías, lo que motivó que contase con muchos detractores entre las clases dominantes que los consideraban un elemento desestabilizador, perturbador, e incluso antipatriótico, que se había puesto, sin ningún reparo, al alcance de los más jóvenes, además de los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Y no tardaron en convertirse en objeto de persecución y en una forma de resistencia sociopolítica.

El arte del cómic es mucho más complejo de lo que puede parecer a simple vista, y su historia y evolución así lo demuestran. Lo que empezó siendo una simple tira cómica dominical se convirtió en un medio de expresión artístico y narrativo, que ha tocado todos los géneros posibles e infinidad de temas. No se le ha escapado nada a la mirada crítica de sus creadores, auténticos cronistas del momento social y político que vivían, y de la realidad que les rodeaba. Humor, drama, religión, violencia, sexo, política, y como no… las drogas.

Nos referimos a las sustancias legales, como el alcohol y el tabaco, y a las ilegales, como el cannabis, las sustancias psicoactivas y psicotrópicas, además de los opiáceos, y posteriormente las drogas de diseño o síntesis, como la metanfetamina. Todas estas sustancias aparecen, abierta o veladamente, en una gran variedad de historias y están relacionadas con sus personajes, de forma natural, a lo largo de la evolución del cómic, reflejando nuestra propia realidad histórica, social y cultural en el momento de su publicación. Además, tanto los políticos como los grupos de presión y poder se han servido de los cómics como un medio para luchar contra el consumo de drogas e influir de forma negativa sobre su uso en la sociedad.

Tanto las drogas legales como las ilegales aparecen en una gran variedad de historias de comic relacionadas con sus personajes (cabrera.photo)
Tanto las drogas legales como las ilegales aparecen en una gran variedad de historias de comic relacionadas con sus personajes (cabrera.photo)

A través del análisis de algunos de los personajes más conocidos de la historia del cómic, vamos a obtener una crónica de la realidad social y política de nuestra historia más reciente, que refleja las progresivas prohibiciones introducidas, básicamente, por los EE.UU. para restringir o erradicar la oferta, la demanda y el consumo de las sustancias, conocidas como drogas.

POPEYE EL MARINO

Popeye aparece por primera vez como personaje protagonista en una tira cómica en 1929. Creado por Elzie Crisler Segar, posteriormente pasó por las manos de diferentes escritores y artistas, y formatos. Desde su creación, Popeye el Marino es uno de los personajes de comic más conocidos y queridos del mundo. El cómic original era mucho mas complejo que los cortos animados. Segar introdujo personajes maravillosos y extraños en el mundo de Popeye, y sus tiras cómicas estaban llenas de humor adulto. Popeye habla de una forma peculiar, siempre lleva una pipa en la boca, es tuerto y posee unos musculosos antebrazos. El consumo de espinacas aumenta su fuerza hasta límites sobrehumanos. Pero, ¿son, en realidad, las espinacas que le dan esa fuerza sobrehumana a Popeye una metáfora de otra hierba mágica? Las pruebas son circunstanciales pero están ahí, y si las reunimos todas, no ofrecen una imagen atractiva y convincente de que, por lo menos para muchos lectores, las espinacas que consumía Popeye, y que tanta fuerza le proporcionaban, son en realidad una metáfora de la marihuana.

Popeye también cultivaba en interior (Felix Nine)
Popeye también cultivaba en interior (Felix Nine)

Según Dana Larsen, un activista canadiense a favor de la legalización del cannabis que escribió un artículo sobre el tema, durante los años 1920 y 1930, la palabra espinaca se utilizaba en la jerga de la calle para referirse a la marihuana. Por aquel entonces, en los clubs, donde se podía fumar hierba, se escuchaba el clásico tema ”The Spinach Song”, que utilizaba las espinacas como una metáfora obvia de la marihuana y que fue grabado por la popular banda de jazz Julia Lee and Her Boyfriends, junto con otros temas como “Sweet Marijuana”. Asimismo, tras analizar una tira de 1954 en la que Popeye cuenta a sus sobrinos la historia de su antepasado Hércules, y la escena en que este último aparece aspirando ajo blanco y comiendo espinacas para obtener más fuerza, Larsen considera que ambos alimentos se utilizan como una metáfora de la cocaína y la marihuana, respectivamente, sin olvidar que Hércules deja el ajo blanco para consumir sólo espinacas. En varias viñetas de los años 60, Popeye aspira las espinacas con su pipa varias veces. Aunque es más probable que la fuerza sobrehumana que le infieren las espinacas a Popeye esté relacionada con la hoja de coca, no hay que olvidar el detalle de que Popeye suele escupir a menudo. Desgraciadamente, el creador de Popeye murió en 1938 a causa de la leucemia, por lo que podemos suponer que estaba familiarizado con el uso de las drogas a causa de su enfermedad.

A todo esto hay que añadirle que la propaganda contra la marihuana de la época pregonaba entre los jóvenes, y a sus progenitores, los peligros del consumo de marihuana, y describía cómo proporcionaba una fuerza sobrenatural. Los reportajes de los medios de comunicación, de la tristemente famosa época Reefer Madness, proclamaban que los consumidores de cannabis adquirían una fuerza extraordinaria, y casi eran inmunes a las balas. Así pues, parece obvio que, en la época, se relacionara la inmensa fuerza de Popeye obtenida mediante el consumo de espinacas con la marihuana.

Además, como ”marino”, se podía esperar que Popeye conociese las hierbas exóticas procedentes de lugares lejanos. En realidad, los marineros tuvieron mucho que ver con la introducción de la marihuana en la cultura norteamericana, y en la de muchos otros lugares del mundo, al llevar la hierba consigo después de sus viajes, sin olvidarnos de que tradicionalmente el cáñamo se ha utilizado durante siglos para la elaborar las velas de los barcos, cuerdas, mapas, libros de bitácora, biblias, y por supuesto, como pintura y aceite para las lámparas.

Popeye fumaba su planta favorita en una pipa de agua (Felix Nine)
Popeye fumaba su planta favorita en una pipa de agua (Felix Nine)

Se han hecho muchas interpretaciones de esta tira cómica, que pueden alejarse mucho de lo que realmente sus autores pretendían reflejar, pero nos dan un idea perfecta del estatus icónico que Popeye ha conseguido en ciertas partes de la comunidad del cannabis. Por lo que me gustaría mencionar una última, de entre las muchas, referencias al cannabis, que aparece en los comics y dibujos animados de los años 60: Popeye tiene un perro que, en inglés, se llama “Birdseed” (semilla para pájaros). Seguramente los escritores que le dieron el nombre durante esta época, época hippie por excelencia, eran conscientes de que la semilla del cannabis era la más usada para alimentar a los pájaros antes de que fuese prohibida.

SUPERHÉROES Y VILLANOS

A mediados de los años 30, surgen pequeñas compañías como All Star Comics, Action Comics, o Detective Comics. La calidad de las historias aumenta, y los escritores y dibujantes adquieren un estilo característico al que ahora se denomina «americano». Surgen historias de detectives, científicos y personajes más atractivos, con habilidades superiores a las humanas, que van por ahí salvando al planeta o a su comunidad de una posible gran catástrofe. Este formato, una especie de libros de historietas de aventuras, saltó a la fama en los años 30 y 40, y ha sido el formato más popular de cómic en América del Norte desde la década de 1960. Estos cómics cuentan las andanzas y proezas de los superhéroes, personajes heroicos con capacidades y habilidades extraordinarias o sobrehumanas, o poderes y atributos divinos, y nos describen los universos que estos personajes habitan.

Con la llegada de Superman en 1938, se inaugura la moda de los «superhéroes» disfrazados, que poseen poderes extraordinarios, además de una doble personalidad. Comienza una época dorada para este modo de expresión, y los libros de historietas dedicados a los superhéroes crecieron hasta convertirse en un gran género, coincidiendo en el tiempo con la crisis del 29 o Gran Depresión, la gran crisis económica mundial que se extendió hasta finales de la década de los años 30 y principios de los 40, es decir, hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

El contexto sociocultural y político en el que cada uno de estos personajes aparece está profundamente relacionado con su historia personal y con el origen de sus superpoderes (término de la cultura popular que describe las cualidades sobrehumanas propias de la ficción), o los de sus enemigos y antagonistas.

Con Superman, se inaugura la moda de los "superhéroes" disfrazados con poderes extraordinarios y doble personalidad (PSC1121-GO)
Con Superman, se inaugura la moda de los «superhéroes» disfrazados con poderes extraordinarios y doble personalidad (PSC1121-GO)

Debemos recordar que el siglo XIX dio lugar al nacimiento de las «nuevas drogas», entre las que destacan la morfina (1806), la cocaína (1860), la heroína (1883) y los barbitúricos (1903), como nos describe Antonio Escohotado en su famoso trabajo, Historia General de las Drogas. Por aquel entonces, el consumo de pequeñas cantidades de dichas sustancias, incluida la marihuana, era algo habitual, legal y, en muchos casos, algo cotidiano. Sin embargo, a principios del siglo XX, en los Estados Unidos se produce una ola moralista de reformas sociales, y legales, en contra de los vicios que desemboca en una cruzada mundial cuyo objetivo es erradicar las drogas. La prohibición de las drogas en las Estados Unidos, se materializa en 1906, cuando los legisladores estadounidenses aprobaron una primera ley, Pure Food and Drug Act (La Ley de Pureza de Alimentos y Drogas), orientada a controlar la venta de cocaína, de la que se abusaba cada vez más, y un poco más tarde, entraron en vigor, la Ley de Exclusión del Opio en 1909, y la Harrison Narcotics Tax Act (Ley Harrison de Impuestos sobre Narcóticos) en 1914.

Estos cambios legislativos provocan un terrible aumento de los precios de todas estas sustancias y favorecen el tráfico ilegal. A partir de 1930, la compañía Dupont puso en marcha una campaña de relaciones públicas contra el cáñamo, con el único fin de vilipendiar e ilegalizar su cultura y su cultivo, y evidentemente promocionar y publicitar el nailon, una fibra sintética fuerte y elástica de producción propia, en la industria textil. Esta campaña en cierto modo consiguió su objetivo, ya que, en 1937, se aprobó la Marijuana Tax Act (Ley de Tasación de la Marihuana) que criminalizaba a los consumidores de cannabis.

En la segunda y tercera parte de este artículo, nos vamos a centrar en algunos de los superhéroes y villanos más carismáticos que surgen a partir de los años 30 y en las sustancias que aparecen, abierta o veladamente, en sus historias, para obtener una crónica de nuestra propia realidad histórica, social y cultural en el momento de su publicación.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More