by Sebastián Marincolo on 08/06/2016 | Opinión

Henri Michaux, Cannabis, y la Alfombra Mágica, Parte I

Henri Michaux Durante una subida, Michaux experimenta muchas sorpresas - y les sigue la pista. Infinidad de consumidores de cannabis han informado de que una subida de cannabis les hace sentir como si percibieran algo por primera vez; lo que se convierte en el foco de su atención suele venir acompañado de un fuerte sentimiento de asombro y curiosidad.


Henri Michaux, Cannabis, and the flying carpet

No importa a qué lugar vaya, siempre descubro que un poeta ha estado allí antes que yo.»

Sigmund Freud (1856-1939)

Se ganó la admiración de muchos de sus contemporáneos, tanto por su poesía y escritura, como por sus singulares cuadros. El escritor francés André Gide se sintió tan fascinado por su obra que escribió un libro para darle a conocer al público titulado Let’s Discover Henri Michaux (Descubramos a Henri Michaux). Paul Celan, el poeta alemán que tradujo a Michaux a la lengua germana, pensaba que la obra de Michaux era tan enigmática y difícil de descifrar como los escritos de Kafka. Y el crítico Peter Schjeldahl escribió sobre Michaux en el New York Times:

«Me parece que es uno de los artistas europeos de posguerra más autentico a todas luces. Influenciado por Ernst y Klee, creó un arte de ideogramas dinámicos y caligrafía sinuosa, de figuras en constante evolución sin orden ni concierto que salen del maremágnum del caos, o del propio caos que se reafirma para acabar con cualquier cosa reconocible».[1]

Cuadro de Michaux ‘Dibujo de tinta china, 1961’, pintado bajo la influencia de la mescalina
Cuadro de Michaux ‘Dibujo de tinta china, 1961’, pintado bajo la influencia de la mescalina

Michaux nació en 1899 en la pequeña ciudad belga de Namur, la misma ciudad donde murió el escritor y poeta francés Charles Baudelaire. Al igual que Baudelaire y el filósofo alemán Walter Benjamin, Michaux experimentaba con diferentes sustancias psicoactivas, incluidas la mescalina y el hachís, para explorar lo que él llamaba el «espacio interior.»

Baudelaire, Benjamin, y Michaux, sin duda, pertenecen a los psiconautas[2] modernos más pujantes, competentes y brillantes. Los tres eran hombres letrados prodigiosos y se propusieron, explícitamente, auto experimentar con el hachís, con la determinación de plasmar sus viajes adentrándose en los reinos internos de la conciencia.

Al igual que Baudelaire y Benjamin, Michaux nos ha dejado descripciones muy perceptivas, poéticas y, a veces, crípticas de los efectos del cannabis sobre la mente humana. Michaux es mucho más conocido por sus escritos sobre sus experimentos con la mescalina – también creó muchas de sus más famosos cuadros bajo la influencia de esta sustancia – sin embargo, sus escritos sobre el hachís son tan profundos como reveladores. Al igual que ocurre con la escritura de los protocolos de Baudelaire y de Benjamin, escritos bajo la influencia de la subida o efecto psicoactivo del hachís, la obra de Michaux necesita ser decodificada e interpretada. Pero por lo que sabemos de la subida del cannabis hoy podemos decir que describió, a la perfección y con precisión, muchos de sus efectos más sorprendentes minuciosamente.

Los tres psiconautas entregados, Baudelaire, Benjamin, y Michaux, solían experimentar con grandes dosis ingeridas de hachís, lo que producía efectos mucho más pronunciados en su mente y cuerpo que los experimentados por la mayoría de los consumidores modernos. Esto les permitió hacer observaciones sobre algunos efectos extremos, lo que nos ayuda a comprender la naturaleza de la subida del cannabis. Resulta particularmente interesante ver la forma tan pormenorizada en que Michaux describía muchas mejoras interesantes, cognitivas y perceptivas, de la subida producida por el hachís.[3]

Capacidad de Asombro, Hiperconcentración de la Atención y Visión Estereoscópica

En su libro Miserable Miracle (Miserable Milagro) Michaux señala:

«Cualquiera que tome hachís como testigo de un experimento después de tomar mescalina deja un coche de carreras o una locomotora eléctrica de larga distancia por un poni.»

Sin embargo, añade en una nota al pie: «Un poni, sin embargo, es capaz de sorpresas que no se pueden ver desde una locomotora.» [4]

Durante una subida, Michaux experimenta muchas sorpresas – y les sigue la pista.

Infinidad de consumidores de cannabis han informado de que una subida de cannabis les hace sentir como si percibieran algo por primera vez; lo que se convierte en el foco de su atención suele venir acompañado de un fuerte sentimiento de asombro y curiosidad. Esta es sin duda una de las grandes mejoras que puede aportar una subida. Para los filósofos Aristóteles y Platón, la capacidad de asombro y sorpresa hacia algo que se percibe o se contempla es el principio de toda filosofía. Si lo sentimos, ya nunca damos nada por sentado, sino que nos preguntamos por ello, comenzamos nuestra investigación. Muchos consumidores de cannabis tuvieron esta sensación de asombro al ver un paisaje, escuchar música, o experimentar un beso como si fuera la primera vez.

En su libro Miserable Miracle (Miserable Milagro), Michaux escribe:

«(…) no importa lo que me muestre el hachís, siempre me interesa. Lo sigo hasta el final. Quiero conocer el final. Quiero saber dónde me lleva.» [5]

Al contemplar una fotografía, escribe: «Y así devoró este paisaje colorido con un nuevo entusiasmo. ¡Qué maravilloso es mirarlo! Una nueva juventud ha vuelto a mí, una de las más sutiles, la juventud de la vista.»[6]

Asimismo, Michaux observa que la subida centra su atención (lo que yo suelo llamar el efecto de «hiperconcentración» de la atención durante una subida):

«Con el hachís soy un halcón. Si echo un vistazo alrededor, sólo lo hago una vez, con un solo vistazo hago una inspección general, que no hay que repetir. Estoy en contra de la dispersión. Busco un objeto con el fin de seguir su rastro. (…) Nada puede distraerme.» [7]

Michaux señala que puede percibir una foto con una «destreza óptica maravillosa». Describe su «visión estereoscópica o estereovisión» de una fotografía – lo que le permite ver la foto mejor en profundidad – y también describe «una experiencia auditiva estereoscópica» de los sonidos.

Asimismo, otros consumidores de cannabis han informado de una mayor capacidad para la visión estereoscópica, como un geólogo planetario anónimo en la selección de informes anecdóticos de consumidores de marihuana de Lester Grinspoon. Este científico cuenta que los geólogos planetarios se basan en dos estereoimágenes de paisajes planetarios tomadas desde dos ángulos ligeramente diferentes por los satélites y que por lo general, se necesita un dispositivo como un estereopticón para juzgar la percepción de la profundidad de esas parejas de fotos:

«Pero una noche, fumamos un poco de marihuana especialmente fuerte, por puro placer. Me entretuve mirando un par de fotografías estéreo que habían dejado en la habitación. De repente, las dos imágenes se fusionaron en una sola visión tridimensional. Fue como un regalo divino.» [8]

Una de las primeras fotos estéreo que crean la ilusión de profundidad con un espectador estéreo.
Una de las primeras fotos estéreo que crean la ilusión de profundidad con un espectador estéreo.

La Percepción Alterada de la Imagen Corporal y la Alfombra Mágica

Curiosamente, Michaux también observa un cambio drástico en la percepción de su propio cuerpo. Muchos consumidores han descrito en ocasiones que han sentido cómo se intensificaban las sensaciones corporales durante una subida. En el caso de dosis muy fuertes, los usuarios informan de las distorsiones de la imagen corporal (como la sensación de que la pierna de uno mide 3 metros de largo), además de “liberar su cuerpo” por completo. Así lo describe Michaux:

«En ese momento, no sabía que la capacidad de flotar en el aire, de ser ingrávido, era una de las características del hachís. La alfombra mágica no es sólo una leyenda, sino una antigua realidad en Persia y Arabia, donde durante siglos el cáñamo de la India hizo que la gente flotase en el aire y viajase por el cielo.» [9]

Alfombra Mágica
Alfombra Mágica

 

[1] Cita de Douglas McGill, “Henri Michaux, Poet and Artist“.

[2] En su libro Approaches to Drugs and Intoxication (1970), el escritor alemán Ernst Jünger acuño el término “psiconauta” para referirse a alguien que explora los reinos internos de la conciencia mediante sustancias que la alteran.

[3] Para un resumen sobre las posibles mejoras cognitivas durante una subida puedes ver mi artículo “Las 10 Mejoras Cognitivas Más Útiles de una Subida de Cannabis”.

[4] Henri Michaux, Miserable Miracle, Lycaeum. Traducido por Louise Varese (1963), Cápitulo 4, Cáñamo Indio.

[5] Ibíd.

[6] Ibíd.

[7] Ibíd.

[8] Anónimo, “Cannabis and Planetary Surfaces“, en: Lester Grinspoon (ed.) (2016).

[9] Henri Michaux, Miserable Miracle, Cápitulo 4, Cáñamo Indio.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More