Historia de Shiva Skunk y Crónica del Cultivo de Shiva Skunk Feminizada

Northern Lights #5 x Skunk #1 fue la primera ganadora de la Copa High Times en la categoría de índica. Más tarde, Sensi Seeds cambió el nombre de esta variedad por Shiva Skunk. Hemos puesto a prueba a esta variedad legendaria en un test de cultivo con motivo del 30 aniversario de su victoria de la Copa.

Es el año 1988. En Ámsterdam, se celebra la primera High Times Cannabis Cup, por aquel entonces con la presencia de solo un pequeño círculo de estadounidenses y holandeses.

Entre las ganadoras se encuentra Northern Lights #5 x Skunk #1 de «The Seed Bank», que se había comercializado en 1987. Los jueces eligieron esta combinación como la mejor variedad en la categoría índica.

Rebautizada como Shiva Skunk por buenas razones

El cambio de nombre a Shiva Skunk no fue una sorpresa porque ambas plantas parentales ya disfrutaban de una gran popularidad. En los años 80, Northern Lights #5 x Skunk #1 ya había ganado copas cannábicas en la costa oeste de los EE. UU. durante muchos años. Durante aquellos primeros años, se acuñó el término «banco genético de Ámsterdam», que incluía a Northern Lights #5, Skunk #1 y Haze.

Este «banco genético de Ámsterdam» sirvió como base genética para innumerables variedades, además de desempeñar un papel crucial en el desarrollo de las variedades de cannabis modernas. En 1990, The Sensi Seed Club se hizo cargo de las genéticas de The Seed Bank, y a partir de ese momento, se empezó a llamar «The Sensi Seed Bank».

Poco después, la campeona de la Cannabis Cup Northern Lights #5 x Skunk #1 fue rebautizada como «Shiva Skunk«; se sustituye un apodo técnico algo engorroso por un nombre de variedad pegadizo con un atractivo mítico. Sensi Seeds eligió el nombre de «Shiva» por buenas razones, por supuesto:

Según la leyenda, el dios hindú Shiva descubrió las propiedades del cannabis para expandir la mente cuando meditaba en medio de un campo de cannabis. Y de entre los muchos nombres que recibe Shiva, el de «Señor del Bhang» (bhang es una preparación india a base de cannabis) y «El Destructor» son particularmente apropiados en el contexto del cannabis.

Aunque el sobrenombre de Shiva «El Destructor» no debe tomarse literalmente cuando se trata de Shiva Skunk, ilustra muy bien lo potente y poderoso que es este híbrido con un 85% de genes índica.

El efecto de esta variedad puede variar dependiendo del usuario, que suele producir el típico efecto físico que te deja noqueado, pero a veces también provoca un estado de profunda contemplación y meditación. Por otro lado, hace que la gente se ría o incluso les estimula y se sienten intrépidos.

La popularidad de la variedad ha llevado a Sensi Seeds a crear también una variedad feminizada y autofloreciente. La crónica del cultivo que puedes leer a continuación trata de la versión feminizada de Shiva Skunk.

Fenotipos de Shiva Skunk

Como ocurre con muchos híbridos, Shiva Skunk puede presentar cualidades tanto sativa como índica. Dependiendo de multitud de factores, una semilla de Shiva Skunk puede convertirse en uno de los dos fenotipos: índica dominante y sativa dominante. Sin embargo, este último es bastante raro.

Los dos fenotipos son fáciles de distinguir, ya que el fenotipo sativa tiene un crecimiento mucho más lento que el de índica. Cuando se manifiesta el fenotipo índica, prepárate para una planta de color más oscuro llena de ventajas:

«Desde el principio destacó, con un crecimiento más lento que sus hermanas del tipo skunk con distancias más cortas entre los internodos y hojas más anchas en los tallos cortos y sólidos». – de sicklehand, forum.sensiseeds.com

«Casi que puedes tirar esas tijeras»

Shiva Skunk consigue producir grandes cantidades de cogollos en un tiempo de floración rápido de solo 45-55 días (ten en cuenta que el fenotipo sativa más raro puede tardar mucho más en florecer). Las plántulas se desarrollan en plantas que crecen compactas con cogollos gruesos y completamente llenos de resina, cortesía de su resinoso parental Northern Lights #5.

Los cogollos presentan muy pocas hojas, pero tienen muchos «pelillos». En los antiguos catálogos de Sensi, aparecía esta frase: «casi que puedes tirar esas tijeras porque necesita muy poca manicura».

Shiva Skunk también crece perfectamente en invernadero, y alcanza la madurez en la segunda quincena de octubre bajo luz natural. Su rico aroma se caracteriza por un toque almizclado, contrarrestado por los toques dulces cítricos que añaden todavía más complejidad. Las experiencias de los usuarios describen su espeso humo como «cremoso», mientras que los principiantes tienden a percibirlo como «pesado» y «aceitoso».

Datos del cultivo:

GenéticaShiva Skunk Feminizada (Northern Lights #5 x Skunk #1)
Fase vegetativatres semanas (tras la germinación)
Fase de floración54 y 56 días / 45-55 días en general
MedioSustrato Plagron Grow Mix, macetas de 11 litros
pH6,2-6,6
CE1,2–1,8 mS
Luceshasta 12 x SANlight S4W = 1680 vatios
Temperatura18-28°C
Humedad del aire40-60%
Riegoa mano
FertilizaciónOrganic Bloom Liquid de Green Buzz Liquids
Aditivos/estimulantesLiving Organics, More Roots, Humin Säure Plus, Big Fruits, Fast Buds y Clean Fruits de Green Buzz Liquids
Altura58 y 76cm
Producción por planta79 y 104gr

Una experiencia casi religiosa

Aunque no soy hindú, fue una experiencia casi religiosa realizar a esta variedad cargada de historia, la primera ganadora de la High Times Cup en la categoría de Indica, un test de cultivo con motivo del 30 aniversario de su victoria de la Copa. Otra variedad legendaria de época en mi cuarto de cultivo, ¡lo que me produce un agradable escalofrío!

¿Pero después de lo que parece una eternidad, seguía Shiva Skunk teniendo esas cualidades sobresalientes que una vez la hicieron tan popular? Bueno, quise comprobarlo… Y así germiné dos semillas feminizadas. Las plántulas tardaron menos de 2,5 días en salir del sustrato y estirarse hacia la luz LED.

Las mantuve en la fase vegetativa durante tres semanas, y en este período, crecieron hasta alcanzar una altura de 23 y 26 cm, además de presentar ambas un patrón de crecimiento muy estable.

Las dos plantas tenían el mismo aspecto: seis internodos, crecimiento con forma de arbusto robusto con un inicio temprano del desarrollo de las ramas laterales y hojas de color verde oscuro con foliolos que resultaron ser más finos de lo esperado. ¡Hasta aquí todo bien! Estas dos Shiva Skunk parecen ser muy vigorosas y un placer cultivarlas.

Las dos Shiva Skunk pisan el acelerador de la floración

Dos semanas después del cambio del fotoperiodo a 12/12 (las plantas habían entrado en la fase de floración en diez días), resultó evidente que una de las plantas tenía un instinto más fuerte para estirarse, dejando a la otra atrás en lo que respecta a la altura.

No obstante, la floración fue igual de rápida en las dos. Después de tres semanas, numerosos pistilos como pelillos blancos sobresalían de los cogollos jóvenes. Una semana más tarde mis dos Shiva Skunk estaban pisando el acelerador de la floración, y parecían estar floreciendo más rápido de lo que nunca había visto.

En esta etapa, los cogollos cada vez se hinchaban más y tomaban más forma. Después de tan solo cuatro semanas, las plantas se encontraban en plena fase de floración prolífica. Los cogollos estaban cubiertos de glándulas de resina, y despedían un dulce e intenso olor.

Una magnífica melena rizada y una planta «rellenita» de gran producción

Tras seis semanas de floración, la planta más alta desarrolló unos cogollos increíblemente llenos de pelillos, que parecían una magnífica melena rizada. Era una de las proporciones más altas de cálices frente a hojas que he visto en mi carrera de cultivador.

El dicho de Sensi Seeds de «casi que tira esas tijeras» se hizo casi realidad en este cultivo. Su esplendorosa cola alargada y gruesa se alzaba desde el centro, rodeada por diez colas de cogollos laterales igual de voluminosas. Todos los cogollos estaban adornados con atractivas formaciones de pegajosos tricomas. Aunque la planta más pequeña tenía menos pelillos presentaba el mismo patrón de floración, con cogollos resinosos de gran tamaño y con pocas hojas.

Los espacios internodales de Shiva Skunk son más estrechos que la mayoría, lo que hace que parezca que está «rellenita». Los cogollos de ambas plantas son densos y duros. ¡Son dos verdaderas fábricas de flores! Mientras tanto, el olor aromático despedido por los cogollos se ha vuelto penetrante, y presenta un fuerte aroma almizclado aderezado con toques cítricos. ¡Delicioso!

La planta más alta había madurado completamente después de 54 días, y la más pequeña alcanzó la madurez dos días después. Las alturas finales fueron 76 y 58 cm, respectivamente. Tal y como esperaba, fue fácil cortar y podar esos cogollos en muy poco tiempo, sobre todo los de la planta de la melena.

Para esta planta, el peso indica una fabulosa producción en seco de 104 gramos, y 79 gramos en el caso de la más pequeña, un excelente resultado en ambos casos. El secado y curado de los cogollos dieron como resultado un aroma más refinado, con una mayor prominencia de esos toques cítricos, mientras que la naturaleza almizclada había disminuido un poco.

Vaporizar Shiva Skunk: Entrar en trance y viajar al baúl de los recuerdos

Con muy buen humor, di la primera calada de Shiva Skunk de mi vaporizador «Mighty». Me sentí muy inspirado, con la sensación de que acababa de vaporizar los 30 años de historia de la variedad. Me encontré viajando en el tiempo al baúl de los recuerdos, y empecé a recordar mi larga carrera profesional.

Por eso, era lógico que el sabor intenso de la hierba fuera más o menos de la vieja escuela, principalmente dulce al inhalarlo, y muy aderezado al exhalarlo. El sabor era como el olor del aceite de pachuli, es decir, terroso, amaderado y a musgo. ¡Sin duda, maravillosamente orgánico! La primera nube de vapor ya me había puesto en modo meditativo, y después de unas pocas caladas más, se convirtió en una especie de trance.

Cerré los ojos y me dejé llevar a un colorido mundo de imágenes relacionadas con el cannabis que pasaban por mi cabeza:

Por ejemplo, me acordé de los campos de marihuana jamaicanos que visité una vez, de mis propias plantas gigantes en exterior de la década de 1980, de tamizar hachís con los agricultores locales en las montañas del Rif de Marruecos. Me acordé de ir en busca de semillas a Nepal, y de las caras de los viejos amigos de cultivo, y de las alocadas aventuras relacionadas con el cannabis que compartí con ellos.

Me sentí feliz de tener la sensación de que ya había vivido una vida cannábica completa. Sí, sentí esos efectos profundamente contemplativos típicos de Shiva Skunk. Después de viajar por el baúl de mis recuerdos durante más o menos una hora, de repente me entraron muchas ganas de comer algo. Por supuesto, asalté la nevera. Los efectos duraron más de una hora, y me quedé en un estado de profunda relajación y felicidad.

Conclusión

Shiva Skunk: Así son las ganadoras, así saben y huelen, antes y ahora. Esta variedad es una verdadera fuente verde de juventud y fuerza, simplemente fascinante por lo jugosa y sumamente potente que sigue siendo hoy. Estoy completamente seguro de que, también durante los próximos 30 años, Shiva Skunk mantendrá su fama en la gama de variedades de Sensi Seeds y en los jardines de muchos cultivadores apasionados.

Green Born Identity: G.B.I.

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba