by Miranda on 18/01/2017 | Legal & Política

La Comisión Global de Política de Drogas Pide la Despenalización de Todas las Drogas

Despenalización La Comisión Global de Política de Drogas, formada por 23 líderes políticos e intelectuales de fama internacional, ha presentado su informe de 2016. Aboga por la despenalización mundial de todas las drogas, y recomienda eliminar las sanciones penales y civiles, que se siguen imponiendo por el uso y la posesión de drogas en gran parte del mundo.


El día 21 de noviembre de 2016, la Comisión Global de Política de Drogas presentaba, en una rueda de prensa celebrada en Washington, su informe anual titulado Advancing Drug Reform: New Approach to Drug Decriminalization (Avanzando la Reforma de la Política de Drogas: Un Nuevo Enfoque para la Descriminalización, en su versión en español), en el que este grupo de expertos y líderes mundiales establece sus recomendaciones en materia de políticas de drogas, poniendo de manifiesto la necesidad de descriminalizar la tenencia y el consumo de sustancias estupefacientes, como paso previo a la regulación del mercado de drogas a nivel mundial.

La Comisión, que ha elaborado este informe a partir de los otros cinco que ha publicado anteriormente, hace un llamamiento no sólo a los gobiernos y a las Naciones Unidas, sino también al público general, para que cambien su percepción de los consumidores de drogas y se libren de sus prejuicios.

El informe de 2016, que se presentaba en la rueda de prensa que puedes ver en su totalidad aquí, recomienda que los estados regulen de forma responsable, y eliminen las respuestas duras y punitivas al uso y a la posesión de drogas, que tanto daño y tantos perjuicios han causado a un elevado número de ciudadanos en todo el mundo.

«Sólo entonces», dice el informe, «podrá mitigarse adecuadamente la destrucción social causada por la prohibición de las drogas».

Quién Forma la Comisión Global de Políticas de Drogas y Cuál es Su Misión

Desde que se crease en 2011, hace tan solo seis años, el objetivo de esta comisión ha consistido en volver a orientar el debate de la reforma de las políticas de drogas para que sea más equilibrado y se base en información y evidencias, respetando estrictamente los derechos humanos, y haciendo hincapié en la salud pública, la integración social y la seguridad.

Kofi Annan, ex secretario general de la ONU y miembro de la Comisión (CC. United States Mission Geneva)
Kofi Annan, ex secretario general de la ONU y miembro de la Comisión (CC. United States Mission Geneva)

Integrada por 25 líderes políticos, figuras culturales y personalidades influyentes del mundo financiero y empresarial, la Comisión Global es un organismo independiente que pretende ser una referencia mundial en lo que respecta a la reforma de la política de drogas – proponiendo recomendaciones sobre políticas innovadoras y efectivas que salvaguarden los derechos humanos, minimicen los daños y favorezcan el desarrollo.

Entre los Comisionados que forman esta Comisión, se encuentran el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, y los ex presidentes de Colombia, México, Chile, Brasil, Nigeria, Grecia, Polonia, Portugal y Suiza; el multimillonario y filántropo británico Sir Richard Branson; George Schultz, el ex secretario de Estado de EE.UU. en la época Reagan; el novelista ganador del Premio Nobel, Mario Vargas Llosa; el español Javier Solana, ex alto representante de la UE para asuntos exteriores y política de seguridad comunitaria; Nick Clegg, ex vice primer ministro del Reino Unido y miembro del parlamento; entre otras destacadas personalidades del activismo a favor de los derechos humanos, y otras personalidades relevantes.

La Comisión Global, presidida por la ex presidenta de Suiza Ruth Dreifuss, está coordinada por el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y Desarrollo de Suiza que es responsable, entre otras cosas, de supervisar las publicaciones de la Comisión. La Comisión también contrata una amplia red de expertos y asociados temáticos ad hoc que contribuyen con su trabajo desde sus diferentes lugares de origen.

Desde que se pusiera en marcha, la Comisión Global ha elaborado cinco informes principales y tres documentales audiovisuales que se han distribuido a nivel mundial, y en los que ha abordado problemas que van desde la fallida guerra contra las drogas y el efecto de la criminalización sobre la salud pública, hasta los caminos a seguir para conseguir una regulación efectiva de las drogas.

Por todo esto, ya en el año 2012, la Comisión Global de Drogas fue galardonada con el premio Cannabis Culture Awards, que recibieron en nombre de la Comisión Sir Richard Branson y Thorvald Stoltenberg, ex ministro noruego de Asuntos Exteriores. Estos prestigiosos premios, que son una iniciativa del fundador de Sensi Seeds Ben Dronkers, se conceden anualmente como agradecimiento y reconocimiento a aquellas personas y organizaciones que propician el cambio y que contribuyen a cambiar la percepción del cannabis – personalidades públicas que critican y se oponen a la guerra contra las drogas, y que demuestran su valor en la lucha por la aceptación de la planta de Cannabis en todas sus formas.

Los Informes y Sus Recomendaciones

El primer informe elaborado y publicado por la Comisión en 2011 comenzaba diciendo: «La guerra mundial contra las drogas ha fracasado, con consecuencias devastadoras para individuos y sociedades alrededor del mundo», para pasar a evidenciar que la actual estrategia de la política de drogas a nivel global no funcionaba y era necesario implementar un enfoque nuevo.

La presidenta de la Comisión es Ruth Dreifuss, la primera mujer en ocupar la presidencia de Suiza (CC. Utenriksdepartementet UD)
La presidenta de la Comisión es Ruth Dreifuss, la primera mujer en ocupar la presidencia de Suiza (CC. Utenriksdepartementet UD)

Era la primera vez que figuras políticas, intelectuales y diplomáticos de tan alto nivel manifestaban públicamente algo que el activismo cannábico llevaba años denunciando: la Guerra contra las Drogas ha fracasado estrepitosamente.

Entre las recomendaciones de la Comisión, se incluían la descriminalización de todas las drogas, ofrecer servicios sanitarios y tratamiento a todas aquellas personas que los necesitan, así como medidas de reducción de daños como la terapia substitutiva, y dirigir las acciones represivas únicamente hacia las organizaciones delictivas violentas, para minar tanto su poder como su alcance.

2016: Un Nuevo Enfoque para la Descriminalización

Durante los cinco años de actividad de la Comisión, la política global de drogas ha experimentado un importante cambio a su alrededor tanto en el debate y en la opinión pública, como a nivel evidencias científicas, además de con la implementación de nuevas políticas que experimentan con distintos caminos hacia la regulación del mercado de cannabis, en concreto, y de alternativas a la criminalización de las personas que usan y consumen drogas.

No hay duda de que hay reformas en marcha, pero la prohibición sigue vigente, y sigue propiciando la violación de los derechos humanos en nombre de la Guerra contra las Drogas.

Desde que publicase su primer informe, la Comisión ha pedido, de forma sistemática, la despenalización de las drogas en todas sus publicaciones, pero el informe de este año va más allá y abre nuevas vías, proporcionando un nuevo enfoque para la descriminalización efectiva de las drogas.

Lo que la Comisión Global de Políticas de Drogas recomienda, en su informe de 2016, es que los gobiernos de los países deben dejar de imponer tanto sanciones civiles como penales por el uso y la posesión de drogas, además de abolir con carácter urgente la pena de muerte para cualquier delito relacionado con las drogas, incluido el uso personal de estupefacientes, en los 33 países que aún aplican ese castigo.

«La Comisión cree que para que el principio de dignidad humana y el Estado de derecho se mantengan firmes, no debe haber ninguna sanción por delitos de posesión de pequeñas cantidades y/o consumo», dice el informe.

El político y diplomático español Javier Solana (CC. Security & Defence Agenda)
El político y diplomático español Javier Solana (CC. Security & Defence Agenda)

En el documento, se hace especial referencia a las políticas efectivas de despenalización, como las que se aplican desde hace trece años en Portugal, donde la posesión de drogas – entre las que se incluye el cannabis – no es un delito penal, lo que ha resultado en unas tasas más bajas de adicción, de sobredosis y de muertes por enfermedades de transmisión sexual.

Como ponía de manifiesto el exalcalde de Praga, Pavel Bém, en la rueda de prensa, Portugal es un ejemplo a seguir ya que se ha ahorrado un 18 % en gasto público gracias al descenso de la tasa de encarcelamiento desde que se despenalizara el uso personal de sustancias ilegales en 2001.

También se denuncian las duras sanciones por delitos relacionados con drogas que se están imponiendo en países como Filipinas, donde se han producido miles de ejecuciones extrajudiciales de drogadictos y traficantes desde que Rodrigo Duterte fue elegido presidente, quien ha instado públicamente a los ciudadanos a «seguir adelante y matar» a los adictos y a los traficantes.

«Los países que más nos preocupan están en Asia, es el grupo de naciones que impone una lectura radical de la sharía (ley islámica). Si a esa parte del mundo le añades China, tenemos enfrente a una gran porción del mundo a la que tenemos que convencer de que la pena de muerte atenta contra los derechos humanos», resumía Dreifuss.

El informe pide la descriminalización y despenalización, a nivel administrativo y penal, de los participantes de bajo nivel en el narcotráfico, incluidos los traficantes de drogas a pequeña escala que venden para permitirse sus hábitos de consumo, los transportistas sin antecedentes de violencia – como las mulas de drogas – y los cultivadores ilegales. Para ello, los Estados deben implementar alternativas al castigo de todos los actores no violentos de bajo nivel en el tráfico de drogas.

Muchas de esas personas, según se lee en el informe, se dedican a esas actividades debido a la «marginación económica … falta de otras oportunidades … o coerción» que sufren. Sin embargo, a pesar de encontrarse en una situación social tan desfavorable, tienen que enfrentarse a sanciones muy duras que pueden ir de cuantiosas multas a la destrucción de los cultivos que les sustentan a penas de cárcel, e incluso, en algunos lugares del mundo, hasta la pena de muerte. Mientras tanto, los que se benefician de la prohibición de drogas como el cannabis siguen llenando sus bolsillos.

«Después de años de denunciar los efectos dramáticos de la prohibición y la criminalización de las personas que no hacen ningún daño, pero usan drogas, a la sociedad en su conjunto, es hora de destacar los beneficios de las políticas de drogas bien diseñadas y centradas en las personas», manifestaba la presidenta de la Comisión Ruth Dreifuss durante la presentación.

El informe explica que para que puedan existir estas políticas innovadoras, hay que debatir con honestidad el principal error cometido en el pasado en la política de droga, que es la criminalización del consumo personal o la posesión de sustancias psicoactivas ilícitas en las legislaciones nacionales. La despenalización total, incluida la eliminación de las multas y otras sanciones penales «debe ser la política que los países se esfuerzan por implementar cuando reforman sus leyes de drogas», dice el informe.

La cuarta recomendación incluida en el informe dice que los Estados miembros de la ONU deben eliminar la penalización de la posesión de drogas como una obligación del tratado bajo el sistema internacional de fiscalización de drogas.

Lo que la Comisión critica duramente es que los tratados o convenios de fiscalización de drogas de las Naciones Unidas han dado lugar a políticas nacionales que violan la propia declaración de los derechos humanos de la ONU – 5,5 mil millones de personas en todo el mundo tienen poco o ningún acceso a la medicación adecuada para el alivio del dolor debido a las restricciones en la prescripción de analgésicos opiáceos o narcóticos para el dolor.

Incluso la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) ha elaborado un breve informe en el que deja claro que la despenalización del consumo y la posesión de drogas para consumo personal es compatible con las convenciones internacionales de fiscalización de drogas. Asimismo, el documento informa a los países sobre las respuestas para promover un enfoque de la política de drogas basado en los derechos humanos y en la salud.

Richard Branson recibió el premio Cannabis Culture Award en nombre de la Comisión Global de Política Drogas en 2012 (CC. UNclimatechange)
Richard Branson recibió el premio Cannabis Culture Award en nombre de la Comisión Global de Política Drogas en 2012 (CC. UNclimatechange)

A pesar de todo, la falta de acción por parte de las Naciones Unidas para combatir el uso indebido de las drogas quedó patente una vez más, cuando se celebró la última Sesión Especial de la Asamblea General (UNGASS) en Nueva York el pasado mes de abril de 2016. La supuesta reunión revolucionaria, que iba a cambiar la dirección del mundo en relación con la política de drogas, puso de manifiesto la gran división existente entre países y terminó con un acuerdo general – que se había acordado de antemano y elaborado varios meses antes de la cumbre – en lugar de con un cambio reformador y profundo, siendo Rusia uno de los mayores opositores a dichos cambios.

El miembro de la Comisión Global de Políticas de Drogas, Richard Branson describió, en el periódico británico The Guardian, la última reunión de la UNGASS como “un proceso que estaba viciado fatalmente desde el principio”. Y además añadió que se trata de un documento tendencioso, que sirve a los intereses de 53 países, no a los de los 193 miembros de la ONU.

Finalmente, recomienda que los Estados deben explorar modelos de regulación para todas las drogas ilícitas y reconocer que este es el siguiente gran paso para la reforma de la política de drogas después de la despenalización.

«A nivel mundial, regional o local, las políticas de drogas están evolucionando», manifestaba César Gaviria, ex presidente de Colombia, quien forma parte de la Comisión. «Sin embargo, para construir políticas sólidas y efectivas que mitiguen los daños de los últimos 60 años de políticas erróneas y para preparar un futuro mejor donde las drogas sean controladas más efectivamente, necesitamos implementar la despenalización total y no discrecional del consumo y la posesión personal de drogas».

Para la Comisión, la descriminalización o despenalización es el primer gran paso de importancia vital en la dirección correcta para conseguir reformar la política de drogas a nivel global – como ha ocurrido con la legalización del cannabis ya en numerosos países – a la que tiene que seguir la regulación estatal de los mercados de sustancias ilegales, desde la producción hasta la distribución.

La Comisión es consciente de que sus propuestas se están formulando en medio de un clima político cambiante que podría tener un efecto, posiblemente perjudicial, sobre los esfuerzos a favor de la despenalización. Sin embargo, como ha demostrado los resultados de las últimas elecciones en Estados Unidos, a pesar del triunfo de Donald Trump en la carrera presidencial, los votantes dijeron sí a la legalización del cannabis recreativo en tres estados más, además de aprobar leyes relativas al cannabis medicinal en otros cuatro.

Sin duda, hay que mantener las políticas de drogas lejos de las políticas partidistas y conservadoras, para que estas últimas no interfieran en los esfuerzos de despenalización de las drogas, en general, y del cannabis en particular. Los ciudadanos cada vez tienen más claro que se trata de un problema sobre el derecho humano a la privacidad, y que no hay ninguna razón para que el estado se inmiscuya en la vida de millones de personas que consumen algún tipo de droga sin perjudicar a nadie, con fines recreativos o medicinales.

Esperamos que las recomendaciones de la Comisión Global de Política de Drogas no caigan en saco roto, y que los gobiernos de los diferentes países del mundo las tengan en cuenta para hacer un análisis realista – que no se quede atascado en la retórica populista y partidista – de lo que, en la práctica, ha tenido éxito o ha fracasado en lo que respecta a las políticas internacionales de drogas – políticas en las que, de momento, sigue teniendo más peso lo emocional, y lo ideológico, que las pruebas y los datos.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More