Cannabis en Birmania: Leyes, Uso y Historia

Como parte del Triángulo de Oro, Birmania es uno de los principales productores mundiales de heroína. El cannabis también se cultiva ampliamente en el país, pero las leyes sobre su uso y venta son severas. Desde 1962, el país está gobernado por una junta militar, y los activistas de derechos humanos han criticado su enfoque del control de drogas.

    • Capital
    • Nay Pyi Taw
    • Habitantes
    • 54,808,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Birmania

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Birmania?

Birmania fue uno de los pocos países que protestaron por la prohibición internacional del cannabis en el Convenio Único de Estupefacientes de 1961. Defendieron los beneficios medicinales de la planta y su falta de cualidades adictivas en comparación con otras drogas.

Irónicamente, tan solo unas pocas décadas después, el país adoptaba una de las legislaciones contra el cannabis más severas del mundo.

El uso y posesión de cannabis en Birmania está controlado por la Ley de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas (1993). En su forma original, la ley establece que cualquier «consumidor de drogas» que sea sorprendido en posesión de cannabis «será castigado con una pena de cárcel durante un período que puede ampliarse de un mínimo de tres años a un máximo de cinco años».

El acusado también está obligado a someterse a tratamiento, independientemente de si tiene o no una adicción al cannabis. La legislación birmana determina que todo acusado que no asista a tratamiento «será castigado con una pena de privación de libertad».

Según esta ley, incluso «aceptar una sustancia narcótica ilegalmente» es un delito punible. Además, si la cantidad de cannabis que se encuentra en poder del usuario es de entre 2 y 75 gramos, el tribunal lo considerará como «posesión con intención de vender», lo que conlleva una sentencia más dura.

Sin embargo, esta ley se modificó en 2018. La nueva política busca:

  • «Construir comunidades seguras y saludables al minimizar los perjuicios sanitarios, sociales y económicos».
  • Despenalizar el consumo de drogas y ofrecer tratamiento voluntario a los consumidores de drogas.
  • Hacer que las sustancias controladas estén más disponibles para fines médicos y de investigación.
  • Educar a las comunidades rurales en el cultivo de sustancias controladas, en lugar de llevar a cabo esfuerzos de erradicación masiva.
  • Dejar de tratar a los consumidores de drogas como delincuentes.

Aunque la enmienda de la ley solo lleva vigente un año (en el momento de escribir este artículo), los expertos ya han destacado los problemas que conlleva.

  • La pena de muerte sigue vigente, aunque no está claro si se aplica a los delitos relacionados con el cannabis.
  • Al mismo tiempo que esta ley entraba en vigor, el país introducía la Política Nacional de Control de Drogas. Muchos de los puntos de esta política contradicen directamente la ley enmendada.
  • El consumo de drogas se ha despenalizado, pero la posesión de pequeñas cantidades no. Algunos dicen que esto socava toda la ley, ya que es difícil consumir cannabis sin estar en posesión de ello.

A pesar de todo, la nueva ley abre las puertas a la elaboración de reglamentos, lo que puede facilitar la aplicación de medidas para realizar cambios en el futuro.

¿Se puede vender cannabis en Birmania?

El gobierno de Birmania prohíbe la venta o el suministro de cannabis, y las sanciones por estos actos son severas. Según la Ley de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas, si se declara culpable al acusado de distribuir, vender, importar o exportar cannabis, se le puede condenar a un mínimo de 15 años de cárcel, sin límite máximo de duración de la pena. También se corre el riesgo de ser condenado a pena de muerte.

Por otra parte, el proyecto de reforma de 2017 pretendía cambiar esta ley, en especial en lo que se refiere a las sentencias mínimas obligatorias y a la pena de muerte.

¿Se puede cultivar cannabis en Birmania?

El cannabis se cultiva ampliamente en Birmania. Aún así, es ilegal cultivarlo en el país. Si el acusado es declarado culpable de cultivarlo (incluso solo unas pocas plantas), puede ser condenado a una pena de prisión de un mínimo de cinco años. Dicha pena se puede ampliar a un máximo de 10 años, y también puede incluir una multa.

¿Es legal el CBD en Birmania?

La legislación birmana no distingue entre el cannabis y el CBD. Aunque el CBD tiene niveles muy bajos de THC (la sustancia responsable de producir el efecto cerebral o «subida») se sigue considerando una sustancia ilegal en Birmania, y tanto su venta como su uso están prohibidos.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Birmania?

Como el cultivo de cannabis es ilegal en Birmania, también lo es poseer o vender semillas de cannabis. Lo anterior es válido incluso si el consumidor no tiene la intención de usarlas para cultivar plantas. Así pues, enviarlas al país también es ilegal.

Cannabis medicinal en Birmania

Actualmente, Birmania no cuenta con un programa de cannabis medicinal, y el gobierno no ha indicado que vaya a haber uno en el futuro.

Sin embargo, algunas comunidades rurales todavía usan la planta por sus beneficios medicinales. Por ejemplo, Ko Dee Tan, que vive en el norte del país, le decía en unas declaraciones al Myanmar Times que «llevamos usando el cáñamo como medicina herbal desde la época de nuestros abuelos. Solían aplicar una compresa caliente de cannabis en cualquier sitio donde sintieran cualquier signo de enfermedad o dolor».

Cáñamo industrial en Birmania

La legislación birmana no permite el cultivo de cáñamo en el país. A pesar de este hecho, la planta se cultiva y crece en gran parte del país, y se sigue utilizando con fines prácticos, sobre todo en las comunidades rurales.

Conviene saber

Si vas a viajar a Birmania (o resides en el país), te puede resultar útil saber lo siguiente:

  • El cannabis todavía se usa de forma tradicional en muchas partes del país, a pesar de las duras leyes. Sin embargo, el abuso es poco común, y generalmente se limita a adultos con bajos ingresos y desempleados entre las edades de 20 y 35 años. El abuso es igual de frecuente en las áreas urbanas que en las rurales.
  • Aunque Birmania tiene muchas plantaciones ilegales de cannabis (por no mencionar las plantas que crecen silvestres en la naturaleza), su mayor problema relacionado con las drogas es el opio. El país es el segundo mayor productor de opio del mundo.
  • Además del opio, Birmania también es conocido por la producción de metanfetamina (cristal). Según un representante regional de la UNODC para el sudeste asiático, ha ido en aumento durante varios años.

¿Cómo es el cannabis de Birmania?

El cannabis crece con fuerza en Birmania, gracias al clima. Se cultiva principalmente en las regiones montañosas de Senapati, Tamenglong, Chandel y Ukhrul.

Burmese Kush es la variedad autóctona (landrace) más famosa de las variedades locales. Es originaria de Birmania (también llamado Myanmar), de ahí su nombre, y se cruzó con una variedad Kush para reducir su altura y aumentar los tiempos de floración. Esta variedad híbrida es básicamente la mitad sativa y proporciona una apacible sensación de relajación.

El crecimiento puede tardar un tiempo en ponerse en marcha, aunque en condiciones óptimas, las plantas completarán la floración en siete u ocho semanas. Cuando se consumen, se tarda un tiempo en sentir los efectos, pero cuando se sienten, son potentes y duraderos.

Las demás variedades de Birmania son en su mayoría plantas sativas, y muchas están estrechamente relacionadas con variedades tailandesas, que tienen un alto contenido de THC y bajo de otros cannabinoides. ¿Y qué aspecto tienen? Las plantas de cannabis de Birmania suelen ser altas y esbeltas, y tienen hojas y ramas finas. Normalmente tardan en completar la floración largos períodos de tiempo, de hasta veinte semanas.

El país también produce plantas de cáñamo con bajo contenido de THC, que se cultivan principalmente en la región norte del país. El cáñamo se ha utilizado en las comunidades rurales de Birmania durante siglos, como medicina y alimento. Las fibras también se usaban para hacer telas, aunque este uso era menos frecuente.

El comercio ilegal de cannabis

Aunque la legislación del cannabis es estricta en Birmania, muchas comunidades rurales dependen de los ingresos generados por el cultivo de la planta.

Una vez cultivado y cosechado, el cannabis generalmente se exporta por mar o a través de la frontera por tierra hacia la India. Moreh, una ciudad situada en la frontera de los dos países, a menudo es utilizada por contrabandistas; aunque ahora las autoridades están intentando acabar con ello con una serie de medidas contra el tráfico.

Los traficantes de Birmania emplean diferentes y diversos métodos para introducir de contrabando el cannabis sin ser detectados. Uno de los métodos más frecuentes consiste en rellenar tablones de madera huecos con cannabis, y luego clavarlos para que parezcan tablones normales apilados. Cuando se transportan en un camión, la mayoría de las autoridades fronterizas no tienen tiempo para buscar en cada montón de tablones, lo que significa que el traficante puede introducirlo con relativa facilidad.

Birmania y la pena de muerte

Los informes afirman que no se ha ejecutado a nadie por delitos relacionados con drogas en Birmania entre los años 2005 y 2015. Sin embargo, en 2017, un hombre fue condenado a muerte por el contrabando de un poco más de 2 kilos de hierba en varias bolsas.

Nur Alam Mohd Hussain declaró que no estaba al tanto de lo que había en las bolsas y que creía que eran piezas de automóvil robadas. El Comisionado Judicial Datuk Nordin Hassan respondió: «El acusado debería haber podido oler las grandes cantidades de cannabis que había. Sabía que el cannabis era para traficar».

Para empeorar las cosas, una vez detenido, Hussain huyó de la policía. Más tarde afirmó que había corrido porque le habían robado su motocicleta y no quería ser arrestado con un vehículo robado.

Actitudes culturales

Aunque las leyes son estrictas en Birmania, el gobierno parece estar receptivo a la idea de hacer reformas. Esta actitud se refleja en el Myanmar Times, que en 2017 publicó un artículo que afirmaba que las drogas «no eran un ‘mal’ que debe ser erradicado«, sino más bien «sustancias con propiedades psicoactivas que pueden usarse para fines culturales, recreativos o médicos».

El cannabis se lleva usando siglos de forma tradicional en el país y el abuso es relativamente poco común. Así pues, el uso recreativo del cannabis generalmente se tolera en las zonas rurales, y también cada vez más en las ciudades.

¿Se legalizará en el futuro?

Aunque las leyes del cannabis de Birmania parecen draconianas, los esfuerzos de reforma indican que las actitudes están cambiando. Como parte del Triángulo de Oro, el país tiene un problema con el narcotráfico y es lógico que las autoridades quieran afrontarlo. El siguiente paso consiste en disociar el consumo de cannabis privado y personal del contrabando a gran escala.

En su forma actual, parece poco probable que la sustancia se despenalice pronto. Tampoco hay ningún indicio que sugiera que se vaya a introducir un programa medicinal.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba