Marihuana en Lesoto – Legislación y posicionamiento

Lesoto es uno de los países con menor desarrollo del mundo y la pobreza sigue siendo un enorme lastre. Muchos agricultores se han visto abocados al cultivo de la marihuana para subsistir, un hecho que el gobierno suele pasar por alto. Lesoto fue el primer país del continente africano en introducir una licencia para el cultivo de marihuana con fines terapéuticos.

    • Capital
    • Maseru
    • Habitantes
    • 2,322,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación sobre la marihuana en Lesoto

¿Se puede poseer y consumir marihuana en Lesoto?

En 2008, el gobierno de Lesoto aprobó la Ley de Sustancias Adictivas, que sustituía la Ley de Medicamentos Peligrosos de 1973 y cuyo objetivo era facilitar a los pacientes el acceso a determinados productos medicinales.

Pese a que técnicamente es ilegal el consumo o posesión de marihuana en Lesoto, la ley raramente se aplica. Como tal, su consumo tiene, de facto, un estatus despenalizado. La planta es el sustento más importante del país y, dada su situación financiera actual, el gobierno no muy es proclive a adoptar a corto plazo ninguna postura más penalizadora.

No obstante, la Oficina de Narcóticos de Lesoto se encarga de perseguir el consumo de drogas en el país. Tras consultarlo con el Ministerio, esta organización tiene potestad para implementar campañas cuya finalidad es:

  • Evitar la drogodependencia;
  • Proporcionar al público información sobre la adicción a las drogas;
  • Formar a los jóvenes sobre la adicción a las drogas;
  • Observar, tratar o supervisar a quienes se encuentren en un centro de desintoxicación, hayan sido dados de alta de dicho centro o a quienes se hayan impuesto medidas cautelares;
  • Apoyar a las familias de quienes residen en centros de desintoxicación.

¿Se puede vender marihuana en Lesoto?

La Ley de Sustancias Adictivas de Lesoto estipula que «está prohibido (…) ofrecer, ofrecer para la venta, distribuir, vender, proporcionar en cualquiera de los supuestos, expedir, enviar en tránsito, transportar, importar o exportar cualquier tipo de sustancia adictiva».

Las penas aplicables pueden ser de como mínimo 20 años de cárcel, una multa no inferior a 1.000.000 maloti o ambas. Se aplicará una pena u otra en función de diversos factores, entre los cuales se encuentran:

  • Los antecedentes del infractor;
  • La pertenencia a una banda criminal organizada;
  • El uso de la violencia o de las armas;
  • La utilización o aprovechamiento de un menor;
  • La ostentación de un cargo o autoridad (p. ej., profesional sanitario);
  • Y muchas más.

El tribunal tiene la posibilidad de aplicar una pena alternativa a la cárcel como, por ejemplo, arresto domiciliario o restricción de otras libertades. Entre otras penas alternativas se encuentran también los servicios comunitarios, la retirada del pasaporte, la suspensión del derecho a conducir un vehículo y la suspensión del derecho a ostentar un cargo público.

Se han realizado pocos arrestos en Lesoto, aunque son más habituales en lo relativo a los casos en los que los infractores intentaban sacar marihuana de contrabando hacia Sudáfrica. En estos casos, las drogas normalmente se confiscan y se imponen las correspondientes multas.

¿Se puede producir marihuana en Lesoto?

Técnicamente, es ilegal el cultivo de marihuana en Lesoto en virtud de la Ley de Sustancias Adictivas. La ley estipula que el «cultivo de una planta de marihuana» es ilegal y, en caso de ser acusado, al infractor se le puede imponer una pena de cárcel de 10 años o más, una multa de 50.000 maloti o ambas.

No obstante, la marihuana se cultiva ampliamente en todo el país y, en especial, en las zonas montañosas del interior y en las laderas de la zona occidental. Pese a que existe un pequeño mercado nacional, la mayoría de la marihuana se exporta a Sudáfrica.

En 2018, la Sra. Mampho Thulo, que vive en Mapoteng con sus cinco hijos, se expresaba así ante la BBC sobre su cultivo de marihuana:

«Es así como nos ganamos la vida», afirmaba. «El poco trabajo que hay es para los que tienen estudios. Por eso tenemos que cultivarla, porque no tenemos estudios».

Thulo emplea el dinero que obtiene del cultivo de marihuana para llevar a sus hijos a la escuela. Aun así, a veces ha sufrido las redadas de la policía, que acaban confiscándole algunas de sus plantas.

¿El CBD es legal en Lesoto?

El CBD es ilegal en Lesoto, ya que la ley no diferencia entre el CBD (un cannabinoide del THC que no produce el efecto conocido como «subidón») y la marihuana. Aunque se cultiva marihuana con fines terapéuticos en el país para producir el CBD para el mercado internacional, estos productos únicamente se permiten con fines de exportación.

¿Se pueden mandar semillas de marihuana a Lesoto?

Las semillas de marihuana son ilegales en Lesoto y, como tal, no pueden enviarse al país.

Marihuana con fines terapéuticos en Lesoto

En 2017, Lesoto se convirtió en el primer país africano en otorgar una licencia comercial para cultivar marihuana con fines terapéuticos. Medigrow Lesotho fue la primera empresa en establecer una plantación legal en el país y, desde entonces, existen otras empresas que han seguido su estela.

Un portavoz del primer ministro de Lesoto, el Dr. Motsoahae Thomas Thabane, afirmó a Prohibition Partners que la legalización había estimulado el empleo y que representaba una verdadera oportunidad para el país.

«Queremos que se nos conozca en todo el mundo como el mejor agricultor de marihuana con fines terapéuticos», declaró. «No podemos más que ver cómo esto representaría una mejora para la vida y la salud de los habitantes de nuestro maravilloso país».

Aunque esta medida se puede entender como progresista, lo cierto es que la mayoría de agricultores de marihuana a pequeña escala no pueden obtener una licencia. Con un 60 % de lesotenses subsistiendo bajo el umbral de la pobreza, una licencia de 37.000 dólares es inalcanzable. Se puede entender, por tanto, que entre la comunidad de agricultores esta medida ha generado cierto resentimiento.

Actualmente, la mayoría de inversores provienen del extranjero (principalmente del mercado norteamericano y europeo), ya que son quienes disponen del capital para pagar las tarifas de las licencias y para invertir en sus plantaciones. Esto ha significado una barrera económica para los lesotenses.

Cáñamo industrial en Lesoto

Actualmente, solo existen licencias para el cultivo de marihuana con fines terapéuticos y no para el cultivo de cáñamo industrial. Dado que el gobierno de Lesoto empieza a aprovechar los beneficios económicos generados por el sector de la marihuana con fines terapéuticos, es posible que empiecen a explorar sus opciones con respecto al cultivo del cáñamo, pero en el momento de escribir este artículo, no hay indicios que sugieran que esto se desarrolle próximamente.

Es bueno saber

Si viajas a Lesoto (o vives allí actualmente), quizás te interesará saber que:

Historia de la marihuana

El cultivo de marihuana ha sido un recurso importante para los lesotenses durante siglos. Los expertos creen que se introdujo en el África oriental entre los siglos X y XV y que, posteriormente, la introdujeron en Lesoto los koena, un grupo étnico procedente de Mpumalanga. La marihuana formaba parte del comercio mediante el cual el pueblo san la intercambiaba por tierras.

La marihuana se ha utilizado tradicionalmente como medicina para tratar afecciones tales como el dolor de cabeza, la acidez y la tensión alta. Algunos la utilizaban también para sentirse más «fuerte» y motivados en el trabajo. Estas prácticas siguen existiendo hoy en día.

¿Dónde se cultiva?

La marihuana se cultiva por todo el país, incluso en la propia capital. Las principales zonas de cultivo son las zonas montañosas del centro de Lesoto y también en la parte oriental del país.

También se pueden ver plantaciones con cierta asiduidad en los altiplanos de la zona occidental, normalmente cerca de los ríos y fuentes de agua próximas a las montañas. En la zona montañosa, la calidad de la marihuana es conocida por ser especialmente alta y se cree que estas plantas se destinan a Durban, en Sudáfrica, y posteriormente se venden allí como ‘Durban Poison’. Las montañas occidentales producen la marihuana cuya alta calidad es la más baja.

Normalmente, los agricultores plantan el producto entre mediados de agosto y principios de octubre. La primera cosecha se desarrolla en enero, momento en que se extirpan los machos con una maduración más rápida, para dejar madurar a las plantas hembra. Las hojas de las plantas macho se venden como majaja, una variedad más barata de marihuana que se suele fumar en combinación con otras drogas (como el Mandrax, que no quema rápido). Las plantas hembra de marihuana se cultivan entre los meses de febrero y abril.

Pese a que el paisaje de Lesoto parece exuberante y montañoso, sufre una importante erosión del suelo. Este desgaste se debe al cultivo excesivo en el terreno, al número cada vez mayor de ganado y a las lluvias torrenciales, lo que ha erosionado la capa superior de las montañas que no están protegidas por el pasto ni arbustos.

Posicionamientos frente a la marihuana

La marihuana juega un importante papel para el país, tanto a nivel cultural como financiero. Como tal, está aceptada socialmente y muchos agricultores la ven como un producto puramente comercial y no como una sustancia que se consume.

No obstante, muchas personas la consumen en Lesoto, tanto con fines recreativos como terapéuticos. El gobierno y la policía parecen ser conscientes de la prevalencia de la marihuana en el país, pero parece que la pasan por alto, aunque no hay evidencias concretas que puedan probarlo.

¿En un futuro se legalizará la marihuana?

Lesoto es un país que está en el corazón de otro, Sudáfrica. Como tal, no puede si no estar muy influenciado por la reciente decisión de su país envolvente de despenalizar la marihuana con fines recreativos. Esto, no obstante, no permite adivinar si por ello el gobierno lesotense adoptará el mismo enfoque.

¿Y para los usos terapéuticos? Pese a que nada parece indicar que su uso sea legalizado para los habitantes de Lesoto, es probable que el mercado del cultivo de marihuana con fines terapéuticos crezca paulatinamente dado que hay cada vez más inversores que quieren aprovechar el potencial del «oro verde» de Lesoto. La legalización del cáñamo industria puede ser también una opción en el futuro.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba