Cannabis en Rusia – leyes, uso e historia

Es ilegal poseer, vender o cultivar cannabis en Rusia. El país tiene el mayor número de personas encarceladas por delitos de drogas en Europa (per cápita), la mayoría bajo el notorio Artículo 228. Sin embargo, hay indicios de que la ley puede cambiar, ya que el país está estudiando la opción de importar cannabis para la investigación médica.

    • Capital
    • Moskva (Moscow)
    • Habitantes
    • 143,787,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Rusia

¿Se puede poseer o usar cannabis en Rusia?

La postura del gobierno ruso sobre la posesión o el consumo de cannabis es bastante estricta. Tanto la posesión como el consumo son ilegales, de conformidad con el Artículo 228 del Código Penal nacional, y son punibles con multas o penas de cárcel. Desde el año 2012, se pueden posponer las penas si se determina que el infractor tiene problemas con las drogas.

La posesión de hasta seis gramos se considera un delito administrativo, mientras que, a partir de siete gramos, se considera un delito penal. Sin embargo, existen informes que afirman que hay personas que han sido arrestadas por posesión debido a que las autoridades han exagerado la cantidad con la que las han detenido.

Estas son las penas por posesión a gran escala:

  • Multa de hasta 40 000 rublos
  • El importe equivalente a tres meses de sueldo del infractor
  • Hasta 480 horas de trabajos forzados
  • Hasta dos años de trabajo correctivo
  • Restricción o privación de la libertad durante un máximo de dos años (en la mayoría de los casos, cárcel)

En el caso de posesión a muy gran escala:

  • Multas de hasta 500 000 rublos
  • El equivalente de tres años de sueldo del infractor
  • Restricción o privación de la libertad de tres a diez años

Si el individuo entrega el cannabis a las autoridades de forma voluntaria y «contribuye activamente» a descubrir y reprimir actividades relacionadas con las drogas, podría evitar que se le imponga ninguna pena.

En la práctica, la posesión o el consumo de cannabis en Rusia son prácticas arriesgadas. Para los infractores, la tasa de absolución es del 0,1 %, siendo la mayoría sentenciados a tres años de cárcel. Cerca de la mitad de los 102 217 veredictos de culpabilidad de 2017 fueron para aquellos condenados por cannabis u otros delitos relacionados con drogas blandas.

No obstante, existe un gran número de consumidores de drogas en el país. Se estima que la cifra total ronda entre los 7,3 y los 8,5 millones de personas.

¿Se puede vender cannabis en Rusia?

Igualmente, la venta de cannabis es ilegal en Rusia y se considera un delito grave. Aquellas personas sorprendidas vendiendo cannabis u otras drogas se enfrentarán a una privación de libertad de cuatro a ocho años y a una restricción de su libertad durante un máximo de un año.

Sin embargo, la venta considerada a gran escala o como parte de un grupo de personas mayor conlleva penas de prisión de cinco a doce años y suele ir acompañada de una multa de hasta 500 000 rublos (o tres años de sueldo).

Si es a muy gran escala, como parte de una organización delictiva, o si vende cannabis a través de su puesto de trabajo de oficial, la sentencia será de ocho a veinte años. Además, es posible que se revoque el derecho a trabajar en ciertos puestos o a participar en actividades específicas. También existe el riesgo de tener que pagar un millón de rublos de multa (o cinco años de sueldo).

A pesar de la dureza de estas penas, el tráfico de drogas sigue siendo un problema en Rusia. En 2016, Viktor Ivanov (exjefe de la agencia antidrogas del país), estimó que la industria de narcóticos generaba unos beneficios anuales de 1,5 billones de rublos.

En ocasiones, el desempleo hace que los rusos se vean obligados a vender drogas para ganarse la vida. Un traficante online declaró al Moscow Times: «Buscas formas legales de llegar a fin de mes y, después, piensas: «A la mierda, voy a vender drogas, que es lo único que se me da bien»».

También dijo que la ciudad de Windhoek, las ciudades costeras de Walvis Bay y Swakopmund y la ciudad de Oshakati, situada al norte de Namibia, son las zonas en las que se vende más droga.

¿Se puede cultivar cannabis en Rusia?

El cultivo de cannabis es ilegal en Rusia. Las penas por cultivar cannabis son las mismas que por venderlo. Incluso aquellos que cultiven pocas plantas se enfrentan a duras penas de cárcel.

En junio de 2019, el gobierno mostró signos de relajar esta ley hasta cierto punto. Aprobaron un proyecto de ley que permitía el cultivo de cannabis con fines farmacéuticos. El proyecto de ley aún debe ser aprobado por el Consejo de la Federación y firmado por el presidente Vladimir Putin para convertirse en ley.

De aprobarse, permitiría a las empresas del estado vender cannabis, siempre y cuando contaran con una licencia especial.

¿Es el CBD legal en Rusia?

Todos los productos del cannabis son ilegales en Rusia, independientemente de la cantidad de THC (la sustancia que provoca los efectos de euforia) que contengan. Por lo tanto, los individuos no pueden poseer, vender ni comprar productos con CBD en el país.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Rusia?

Las semillas del cannabis también son ilegales y no se pueden enviar a Rusia por correo.

Cannabis medicinal en Rusia

En la actualidad, Rusia no tiene ningún programa de cannabis medicinal ni el gobierno ha mostrado interés en introducir uno en el futuro. Sin embargo, el ministerio de sanidad del país ha declarado que quiere importar cannabis con fines de investigación médica.

El borrador del documento oficial establece que tanto el hachís como el cannabis son necesarios para estudiar la adicción a las drogas y para aislar los ingredientes activos. También propone importar 1,1 kilogramos de cannabis, 300 gramos de hachís y 50 gramos de aceite de hachís para cumplir con estos requisitos.

Esta no es la primera vez que Rusia relaja sus leyes sobre el cannabis medicinal. Por ejemplo, en la Copa Mundial de Fútbol de 2018, se permitió que los aficionados extranjeros llevaran cannabis medicinal, siempre que tuvieran una receta.

Cáñamo industrial en Rusia

En su momento, el cáñamo fue un cultivo muy importante en Rusia. De hecho, a finales del siglo XVIII, la fibra de cáñamo era una de las principales fuentes de ingresos en gran parte del país. Esto siguió siendo así hasta el siglo XIX, llegando a producirse en Rusia un 40 % del cáñamo europeo.

No obstante, a principios de la década de 1900, el comercio de cáñamo empezó a disminuir, no solo por la percepción negativa que se tenía de la planta, sino también por una reducción de la superficie y bajos rendimientos. La reconstrucción socialista de la agricultura cambió la forma de cultivar cáñamo en el país.

A pesar de esto, nunca se llegó a ilegalizar y, de hecho, sigue cultivándose en Rusia. El grupo Konoplex es un buen ejemplo de una organización que obtiene beneficios del cáñamo en el país.

El cannabis y la política

El presidente Vladimir Putin siempre ha estado en contra del cannabis. Por ejemplo, criticó abiertamente la decisión de Canadá de ilegalizar la droga y su gobierno acusó al país de haber «decidido violar» la ley internacional intencionadamente.

También ha mostrado su interés en censurar otros aspectos de la vida rusa, en un intento por frenar el consumo de cannabis. En 2018, presentó una sugerencia para controlar la música rap, ya que algunas canciones hacen referencia al uso de drogas. Del mismo modo, su gobierno amenazó con bloquear Wikipedia si no se eliminaba una página que explicaba en detalle cómo hacer un tipo específico de hachís.

Información de interés

Si va a viajar a Rusia (o si reside en el país), tal vez le interese saber lo siguiente:

  • Los intentos de erradicar el cannabis son bastante habituales en el país. En 2018, la policía descubrió una granja de cannabis flotante en un río de la región de Arcángel y se incautó de 230 plantas.
  • Aunque las penas por el consumo de cannabis sean duras, eso no impide que haya protestas en Rusia. Un ejemplo notable fue en 2011, en el parque VDNJ. La policía detuvo el festival antes de que comenzara, bloqueando todas las entradas.
  • El uso de opiáceos (especialmente, heroína) es uno de los problemas principales de Rusia, con altos porcentajes de abuso en todo el país.

Historia del cannabis

Los arqueólogos han descubierto pruebas de uso del cannabis en Rusia hace miles de años. Un emplazamiento funerario situado en las montañas de Altai reveló que las antiguos pobladores del país usaban la planta, tal vez con fines religiosos o espirituales.

Los expertos creen que los el cannabis fue introducido en el país por los escitas. Los escitas son un grupo nómada conocido por llevar la sustancia con ellos mientras se trasladaban de un país a otro. Se cree que su uso se extendió a Europa desde Rusia.

El cáñamo siguió siendo una parte importante de la vida en Rusia durante siglos. A partir del siglo XVIII, el país se convirtió en el mayor productor de cáñamo del mundo. Para el año 1740 aproximadamente, casi el 80 % del cáñamo utilizado en Europa se cultivaba en Rusia.

De hecho, el cáñamo era el bien más importante para los rusos, más lucrativo incluso que la madera, el metal o las pieles. Para el siglo XIX, la industria naval británica dependía casi por completo del cáñamo ruso, lo que fue razón suficiente para que Napoleón comenzara una guerra por el cáñamo.

En 1807, Napoleón llegó a un acuerdo con el zar Alejandro I en el que prometía no entrar en guerra con Rusia si esta dejaba de suministrar cáñamo a Gran Bretaña. Sin embargo, en 1811, los dos países retomaron el comercio. Por ello, un año después, Napoleón marchó a Moscú con la intención de obtener el control sobre el suministro de cáñamo de Rusia. La campaña fracasó estrepitosamente.

A principios de la década de 1900, Rusia seguía siendo uno de los productores principales de cáñamo. Sin embargo, tras la caída de la Unión Soviética, los niveles de cultivo disminuyeron. No obstante, se cree que siguen creciendo 2,5 millones de hectáreas de cáñamo silvestre en el país, sobre todo en las regiones del extremo oriental y cerca del mar Negro.

Conductas frente al cannabis

El gobierno de Rusia siempre se ha opuesto al uso del cannabis, lo que ha provocado un impacto en la percepción de la planta de la opinión pública. Según un reportaje, el 89 % de la población del país está en contra de legalizar la droga. Esa opinión ha prevalecido durante muchos años.

El uso del cannabis no está tan extendido como en otros países. De hecho, la sustancia de la que más se abusa es el alcohol. En torno a un 3,9 % de la población consume cannabis, un porcentaje semejante al de muchos otros países de Europa del Este. Sin embargo, esta cifra es algo menor que la de los países de Europa Occidental.

¿Se legalizará en el futuro?

Dadas las opiniones negativas del país sobre el consumo de cannabis, es poco probable que se legalice el uso recreativo en un futuro próximo. Sin embargo, los recientes pasos del gobierno para legalizar el cultivo de cannabis con fines medicinales y de investigación marcan un cambio de actitud. Es posible que se introduzca un programa de cannabis medicinal en el futuro pero, por ahora, no hay nada que lo sugiera.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba