¿Puedo perder mi piso si cultivo cannabis en él?

piso La cuestión de si puedes perder tu piso o vivienda por cultivar cannabis dentro de tus propias cuatro paredes afecta a muchos jardineros aficionados que tienen algunas subarrendatarias ilegales escondidas en un armario bien camuflado.


En los Países Bajos, podemos responder a esta pregunta con un “Sí” definitivo, porque en este antiguo paraíso de los cultivadores, perderás no solo tu piso sino también tu buena reputación en el vecindario. Cualquiera que se atreva a improvisar un armario de cultivo dentro de su casa y llenarlo con plantas de cannabis será desalojado en caso de recibir una visita no planeada. Además, en algunas partes de los Países Bajos, las autoridades identificarán la vivienda perdida con letreros visibles, como “Ha caído otra”, “Plantas de cannabis descubiertas” o “Proyecto de cultivo de cannabis”. El objetivo es estigmatizar al cultivador doméstico como un delincuente a los ojos de sus conocidos y vecinos, además de su castigo en los tribunales, y animar al público en general a denunciar a los cultivadores.

En la actualidad, en los Países Bajos, incluso el sistema más pequeño de cultivo en casa se trata de la misma manera que un vivero profesional, y los Grow shops o tiendas de cultivo logran sobrevivir bajo la apariencia de una floristería. Se tolera el cultivo de un pequeño número de plantas de cannabis en el balcón, pero solo en la medida en que no moleste a los vecinos ni a nadie más. No se aplican sanciones a estas pequeñas plantaciones de exterior.

Como el sistema de los coffeeshops de los Países Bajos en realidad contraviene la ley de estupefacientes del país, conocida como la Ley del Opio, toda la infraestructura del sector del cannabis se basa en el principio de hacer la vista gorda. Sin embargo, esta práctica teóricamente ilegal (todavía) se aplica únicamente a los coffeeshops autorizados, mientras que la represión de los cultivadores de cannabis no ha dejado de aumentar en los últimos años.

En España, los cultivadores se encuentran en mejores condiciones

La situación es bastante diferente en España. Aquí, la legislación en materia de drogas de hecho protege a los pequeños cultivadores caseros de ser procesados penalmente. Poco después del final de la dictadura de Franco, se aprobó una ley en España que permitía el cultivo y el consumo de cualquier droga, siempre que no se vendieran y que nunca salieran de la casa del cultivador.

Por cierto, esta misma ley establece la base no del todo indiscutible para los Clubes Sociales de Cannabis que están activos en todo el país. Estos clubes argumentan que el cultivo se lleva a cabo en las instalaciones privadas del club, la marihuana no se vende y se consume en un espacio privado – por lo que es 100% legal. Aunque en realidad no se permite cultivar pequeñas cantidades de plantas de cannabis, cualquiera que lo haga en privado y meramente para su propio consumo no tiene por qué temer ninguna consecuencia según el derecho penal o la ley de arrendamiento.

En Alemania, la jurisprudencia es inconsistente

En Alemania, se han pronunciado cuatro sentencias que se refieren al “cultivo de cannabis” como justificación para rescindir un contrato de alquiler. La tendencia básica parece ser que el contrato de arrendamiento se puede rescindir si el volumen del cultivo supera la cantidad para el consumo privado. Sin embargo, en Alemania no existe una definición exacta de un número permisible de plantas o incluso de un “pequeño número” de plantas de cannabis. Esta varía de un caso a otro.

Por ejemplo, en 2003, un tribunal del distrito de Ravensburg ratificó jurídicamente la finalización del contrato de alquiler de un cultivador que tenía 14 plantas en su balcón. En otro caso en Colonia, se rechazó la finalización del contrato debido al cultivo de algunas plantas de cannabis en el balcón. El número de plantas era tan bajo que incluso el proceso penal contra el acusado que llevó al conflicto por el alquiler se archivó a favor de una pequeña multa.

En 2013, el mismo tribunal dictaminaba que nueve plantas en el balcón, más una sospecha no comprobada de tráfico, no justificaban el cese del contrato de arrendamiento. También en este caso, se retiró la causa penal y se sustituyó por una multa.

En 2016, a un hombre de Karlsruhe le rescindieron el contrato de alquiler porque, en palabras del tribunal, estaba “cultivando una cantidad considerable de cannabis” en el sótano y en su piso. El inquilino declaró durante el proceso penal que estaba cultivándolo todo por razones médicas. Como el acusado no proporcionó ninguna receta antes de la fecha de la condena, el tribunal aceptó los argumentos del propietario en relación con la vivienda y ratificó la finalización sin previo aviso. El Tribunal de Distrito de Karlsruhe confirmaba su fallo de la siguiente manera:

“[…] los hechos indiscutibles del caso demuestran que el acusado usó partes de la vivienda en alquiler para cometer actos delictivos de manera premeditada y planificada y en una escala que va mucho más allá de poder ser desestimado como un asunto trivial”.

La justificación del veredicto implica que, si se hubieran proporcionado pruebas de que la cosecha se estaba cultivando por motivos médicos, el tribunal podría haber sido el último de los cuatro casos mencionados aquí en actuar de manera más indulgente:

“El cultivo y el consumo de estupefacientes en la vivienda no se justificaron por el hecho de que el consumo era necesario por motivos médicos. A pesar de las instrucciones del tribunal con fecha 16/11/2016, el acusado no proporcionó ninguna justificación, ni proporcionó ninguna receta médica o confirmación de que consumiera cannabis basándose en una recomendación médica explícita. Más bien, el acusado declaró en el procedimiento oral del 11/01/2017 que acudiría a su médico después de la audiencia para conseguir la confirmación correspondiente por primera vez”.

Los pacientes que cultivan cannabis en función de lo que la ley denomina formalmente una necesidad justificada deben recibir el tratamiento a base de cannabis, y su necesidad debe estar confirmada y documentada de forma legal por parte de por lo menos un médico. Si no se puede aportar la documentación necesaria al tribunal, entonces no se te considerara un paciente de cannabis. Casos como este también refuerzan el prejuicio social contra los llamados pacientes falsos que fingen consumirlo con fines medicinales para evitar las consecuencias penales, y como en este caso las consecuencias sobre el alquiler, de sus acciones.

¿Cuál es la situación en otros países?

Según la legislación de la mayoría de los países, perderás el arrendamiento de la vivienda alquilada si la utilizas para cometer actos delictivos. Como el cultivo de cannabis está prohibido en casi todo el mundo, puedes perder tu vivienda en cualquier parte del mundo. Sin embargo, Alemania no es el único sitio donde muchos propietarios se abstienen de castigar aún más al inquilino, siempre que el cultivo no haya causado ningún daño a la propiedad. El que puedas despedirte de tu vivienda y de tu marihuana si te pillan no solo depende de la ley, sino también de la actitud personal del propietario en muchos casos. Si el propietario tiene un problema con el cannabis, entonces el inquilino generalmente también tendrá un problema.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More