by Micha on 31/03/2017 | Legal & Política

Un programa de cannabis medicinal con problemas iniciales

Alemania El 9 de marzo de 2017, entraba en vigor en Alemania la tan esperada legislación sobre el consumo de cannabis como medicina. Ahora que esta legislación tiene vigencia, los médicos de Alemania pueden utilizar una sencilla receta de tranquilizantes para prescribir cogollos y productos derivados del cannabis. Este artículo examina la cuestión en profundidad.


Los pacientes que, hasta ahora, se hallaban en poder de un certificado o permiso de exención para el tratamiento por cuenta propia con cogollos de cannabis, deben renunciar a ellos en los próximos dos meses y medio. En un principio, la intención era reemplazarlos por atención médica estándar, pero poco después de que la nueva legislación entrara en vigor, las cuestiones relacionadas con la medicación a base de cannabis se han vuelto bastante confusas.

Un programa de cannabis medicinal con problemas iniciales

De repente, cada gramo de cannabis cuesta 9 € más

Debido a que muchos médicos siguen teniendo prejuicios contra el cannabis medicinal, no siempre resulta fácil encontrar un profesional de la medicina que prescriba cannabis con receta médica cubierto por la sanidad pública. A muchos les preocupa que las compañías de seguros sanitarios presenten reclamaciones o recursos – ya que podrían negarse a aceptar los costes al realizar la revisión caso por caso – o que los costes de los, excesivamente caros, cogollos de cannabis superen el presupuesto para medicamentos que se les ha concedido. En este caso, el médico tendría que recurrir a la prescripción del cannabis que ya se había suministrado. De momento, por este motivo, muchas consultas médicas sólo extienden recetas privadas, lo que significa que los pacientes deben pagar su medicación ellos mismos. Pero si quieres comprar cannabis flos en una farmacia con una estas recetas o con un permiso de exención que siga siendo válido, te vas a llevar una desagradable sorpresa. En lugar del precio anterior de 15,00 € el gramo, ahora cinco gramos de cogollos medicinales cuestan 118,00 €, es decir, casi 24,00 € el gramo. Las farmacias dicen que esto se debe a su nuevo estatus legal, porque los cogollos medicinales de cannabis ahora se incluyen en § 4 de la Ordenanza sobre Precios de Productos Farmacéuticos (Arzneimittelpreisverordnung) «Márgenes de Farmacia para las Sustancias». Dado que, a día de hoy, supuestamente se puede prescribir cannabis – pero no constituye un producto farmacéutico terminado – corresponde a la farmacia proporcionar la dosis correcta de cogollos. Por lo tanto, los cogollos se encierran en la parte de atrás de la farmacia y se dividen en raciones diarias. Todo esto cuesta más dinero al paciente y, al parecer, garantiza la seguridad del medicamento. Las farmacias dicen que, si no lo hicieran, estarían violando la ley y arriesgándose a una multa.

Sin embargo, las recetas que todo el mundo desea, es decir, las cubiertas por la sanidad pública, sólo existirán una vez que los seguros sanitarios hayan terminado de revisar todos los casos uno por uno. Si hay alguna duda, intervendrá el Servicio Médico de las Compañías de Seguros Sanitarios (Medizinischer Dienst der Krankenkassen, MDK). No obstante, este proceso va a llevar unas cinco semanas de media y a día de hoy – dos semanas después de la entrada en vigor de la nueva legislación – sólo se ha aceptado en el programa a muy pocos pacientes de los más de 1.000 que ya reciben tratamiento con cannabis. Sin la luz verde de los seguros sanitarios, la medicación necesaria se puede seguir consiguiendo de forma legal, pero a un precio aún más exorbitante que antes. Así que, en este momento, la opción es pagar 24 € por gramo y esperar con paciencia a que tus documentos se aprueben, o, si no puedes esperar, podrías interrumpir tu tratamiento o comprar cannabis en el mercado negro mucho más barato. Ahora bien, la aseguradora Die Techniker Krankenkasse (TK) parece estar adoptando un enfoque muy poco burocrático a este respecto, y ya ha prometido a unos pocos pacientes que reciben tratamiento que les reembolsará el importe.

Tal y como están las cosas, habrá que esperar hasta mediados de abril de 2017 para que la nueva legislación garantice el tratamiento de los pacientes ya reconocidos y permita el suministro legal de cannabis medicinal a nuevos pacientes. Aun así, de momento, apenas se puede predecir el número de pacientes y hasta qué punto se cubrirán los costes. Supuestamente, dentro de pocos días, las compañías de seguros sanitarios deben decidir qué hacer en el caso de los pacientes paliativos.

A continuación, un resumen de los aspectos más importantes de la nueva legislación.

¿Para qué enfermedades se puede recetar cannabis?

Los médicos ahora pueden recetar cannabis medicinal para el dolor crónico, esclerosis múltiple, depresión, trastornos de ansiedad, TDAH, neurodermitis y muchas otras enfermedades, siempre y cuando puedan avalar que el tratamiento ofrece beneficios médicos y que puedan demostrar estos beneficios. La revista médica Ärzteblatt escribe que la forma en que se formula la legislación permite «a un paciente comenzar el tratamiento con cannabis, incluso si, en teoría, existen otros tratamientos que todavía no se han utilizado y el paciente está agotando todas las opciones de tratamiento».

¿Qué médicos pueden recetar cannabis medicinal?

A partir del 9 de marzo de 2017, todos los médicos de todas las especialidades pueden prescribir cogollos y extractos de cannabis con una receta de medicamentos tranquilizantes.

¿Qué se puede prescribir?

Además de los productos farmacéuticos terminados Sativex y Canames (Nabilona), está la sustancia sujeta a prescripción Dronabinol, así como los cogollos de cannabis importados de los Países Bajos o Canadá.

¿Qué cuesta un gramo de THC?

  • 1000mg de THC en forma de spray bucal Sativex cuesta 456,80 €
  • La misma cantidad de sustancia activa en forma de la sustancia recetada Dronabinol cuesta 880,00 €
  • En forma de cogollos de cannabis medicinal «Pedanios22/1» o «Bedrocan», 1000mg de THC cuestan 68,20 € (o 15,00 € por gramo) en una farmacia alemana.

En las farmacias holandesas, la misma cantidad de THC ofrecida en forma de cogollos Bedrocan sólo cuesta 28,18 €.

¿Cuándo pagan los seguros sanitarios el cannabis medicinal?

Para que se cubran los costes, deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • el paciente debe padecer una enfermedad grave;
  • tratamiento médico estándar generalmente reconocido como no disponible, o formas de tratamiento no disponibles;
  • la posibilidad de un resultado positivo;
  • si se trata de una primera receta, debe adjuntarse una solicitud de cobertura de los gastos, que tardará en tramitarse entre tres y cinco semanas. La responsabilidad de los seguros sanitarios de cubrir los costos no estaba expresamente relacionada con la existencia de ciertos síntomas.

¿Cogollos o productos terminados?

El médico y el paciente deciden juntos en qué forma se dispensará el cannabis. A los farmacéuticos sólo se les permite vender el medicamento o la variedad exacta de cannabis que se especifica en la receta.

¿Hay un límite máximo?

Las cantidades más altas para las recetas de 30 días son 1000mg en el caso de Sativex y 500mg en el de Dronabinol. Si se trata de cogollos de cannabis, se aplica un límite máximo de 100g al mes. Si el producto terminado en cuestión es Canames, no se ha establecido un límite máximo para su prescripción.

¿Dónde se encuentra el cannabis medicinal disponible?

En todas las farmacias. Según el presidente de la Cámara Federal de Farmacia (Bundesapothekerkammer), Andreas Kiefer, «ahora cualquier farmacia puede producir y dispensar medicamentos recetados que contengan cannabis con la presentación de una receta médica».

¿Es posible cultivar tu propio cannabis?

No. En los círculos de pacientes, la legislación también se conoce como la Ley de Prevención del Cultivo de Cannabis. Se ha pedido a los pacientes que ya han presentado una solicitud para cultivar su propio cannabis que retiraran su solicitud poco después de que la legislación entrase en vigor, ya que, según la nueva legislación, supuestamente el suministro está garantizado. Si no retiran la solicitud, pueden esperar pagar por la denegación. En caso de que la legislación no garantice el suministro controlado de cannabis, o de que lo haga inadecuadamente – porque estos seguros sanitarios no cubren los gastos y los pacientes no pueden financiar sus propios medicamentos – mucha gente va a recurrir a cultivar su propio cannabis como último recurso. Entonces, en el supuesto de que los autores sean acusados, tendrán que alegar un estado de emergencia legítimo como antes y esperar que los tribunales pongan fin a esta farsa pronto.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More