by Miranda on 28/05/2015 | Cultivo

Cáñamo Industrial: Agricultura Ecológica en España – Parte II

El cáñamo industrial vuelve a crecer con fuerza en España, donde se está produciendo un resurgimiento de su cultivo. Esta planta ya crecía silvestre, y se cultivaba, en muchos lugares del planeta mucho antes de que hubiese leyes que regulasen su cultivo.


El cáñamo industrial vuelve a crecer con fuerza en España, donde se está produciendo un resurgimiento de su cultivo. Esta planta ya crecía silvestre, y se cultivaba, en muchos lugares del planeta mucho antes de que hubiese leyes que regulasen su cultivo.

Durante miles de años, se ha utilizado por sus propiedades nutritivas y beneficios para la salud, y como materia prima en la elaboración de innumerables productos alimenticios, textiles y medicinales.

Situación Actual del Cáñamo Industrial en España

Aumenta el número de agricultores de todo el país interesados en cultivar cáñamo (©CSLP)
Aumenta el número de agricultores de todo el país interesados en cultivar cáñamo (©CSLP)

Actualmente, la Unión Europea (UE) permite la producción de cáñamo industrial y hortícola cuando el contenido en tetrahidrocannabinol (THC), el elemento psicoactivo que contiene, se encuentra por debajo del 0,2% (tradicionalmente el límite estaba fijado en 0,3% pero fue modificado en 2002), ya que hay subespecies y variedades de Cannabis sativa que contienen entre 0,5 y 5%, de las que se obtienen la marihuana y el hachís. En este sentido, el Real Decreto 1729/1999 del 12 de noviembre de 1999 autoriza 25 variedades de cáñamo industrial para el cultivo en España. Las semillas de estas variedades tienen que estar certificadas por la UE para que su cultivo sea legal. El Real Decreto también establece las normas para conceder las subvenciones económicas para el lino y el cáñamo destinados a la producción de fibras.

Cada día aumenta el número de agricultores de todas partes del país interesados en cultivar esta planta. Según Ronald Coquis, experto asesor y comercializador de Cáñamo Industrial que ya lleva varios años trabajando con cáñamo industrial en diferentes países de Europa y América, los apoyos al cultivo de cáñamo también están aumentando actualmente en España. Ya existen instituciones tecnológicas que realizan investigaciones en diferentes campos, como la bioconstrucción, las mezclas de micro fibras con polímeros, etc. desde hace muchos años. Asimismo, se está produciendo una revolución en el campo médico: muchos laboratorios de todas partes del mundo están interesados en este producto y en el estudio de los diferentes derivados medicinales que se obtienen del cáñamo industrial, como el CBD, THCV, CBDV, THCA, CBG, y CBC, que pueden ayudar a tantos enfermos que padecen todo tipo de enfermedades.

Es muy importante que los agricultores conozcan la forma correcta de sembrar, cosechar y transformar las diferentes materias primas obtenidas del cáñamo (©CSLP)
Es muy importante que los agricultores conozcan la forma correcta de sembrar, cosechar y transformar las diferentes materias primas obtenidas del cáñamo (©CSLP)

Todos los agricultores que quieran poner en marcha un cultivo de cáñamo industrial, deben tener en cuenta que el manejo del cultivo varía dependiendo de la variedad, del lugar donde se cultive, de las utilidades y usos que se le quieran dar. Aunque existen unas pautas generales, el producto final (cantidad de resina, nº de hembras, longitud de las fibras, cantidad de semilla…) cambia enormemente según qué pautas de cultivo se sigan. Por lo tanto, es muy importante adquirir los conocimientos sobre las formas correctas de sembrar, cosechar y transformar las diferentes materias primas que se obtienen de esta planta.

En lo que respecta a la maquinaria necesaria a lo largo del proceso, en España se llevan muchos años modificando máquinas de otras industrias, como del yute o del sisal, pero este año ya se han fabricado máquinas desfibradoras o descortezadoras propias que, por el momento, están cubriendo las necesidades de crecimiento en España hasta que exista una industria correcta de trasformación de fibras a celulosa de papel, secaderos de semillas, etc.

En el Estado Español, se cultivaban numerosas variedades locales, como Alicante, Unye, Tarragonae y Pedemontana entre otras. Hoy en día, se cultivan dos variedades adaptadas a las condiciones de Cataluña y certificadas por la UE, la Delta-Llosa y la Delta 405, cultivadas con fines papeleros y con el fin de obtener fibra para pasta de papel.

Los cáñamos más conocidos de España proceden de las provincias de Barcelona, Lérida, Valencia, Alicante y Castellón de la Plana, siendo los más apreciados los de Levante (Valencia y Alicante) y sobre todo los de Orihuela por sus fibras blancas, suaves, flexibles y resistentes, aptas para fabricación de entramados finos. En Aragón y Navarra, también se cultiva cáñamo pero sus fibras son vastas por lo que se sólo utilizan para la fabricación de telas gruesas (sacos) cuerdas y alpargatas. La producción media anual de cáñamo común en España la encabezan las provincias de Teruel, Alicante, Lérida, Castellón, Valencia, Murcia, Barcelona, Segovia, Albacete, Huesca, Zaragoza, Guadalajara, Soria y Baleares.

El clima español es una ventaja

España cuenta con la mayor de todas las ventajas: un clima privilegiado, que le permite conseguir varias cosechas al año. El territorio español recibe una media de 2.500 horas de sol, que es elevada, incluso en invierno, pero también la mayor parte del país sufre frecuentes y acusadas heladas que afectan, a veces de manera catastrófica, a muchos cultivos. El reparto de precipitaciones también es muy irregular, sobre todo en las regiones de clima mediterráneo, en las que casi el total de las precipitaciones anuales caen en un periodo corto de tiempo.

Según los expertos del sector del cáñamo industrial, la diferencia existente entre los climas de la zona norte y los de la zona sur nos permitirá estudiar cómo ser los mayores productores en un futuro.

En el norte de España, se recomienda desarrollar un cultivo de semillas o granos alimentarios (©Evelyn Parham)
En el norte de España, se recomienda desarrollar un cultivo de semillas o granos alimentarios (©Evelyn Parham)

En el norte de la península, el clima atlántico se extiende por todo el norte y noroeste, desde los Pirineos hasta Galicia. Se caracteriza por las precipitaciones abundantes repartidas a lo largo del año y temperaturas suaves tanto en invierno como en verano, por lo que las tierras son muy húmedas y solo se puede conseguir una cosecha anual óptima. Por ese motivo, en estas zonas se recomienda desarrollar un cultivo de semillas o granos alimentarios.

En el caso del sur, nos encontramos con un clima subtropical en Canarias y en la costa oriental de Andalucía (Costa del Sol), que se caracteriza por las temperaturas suaves durante todo el año y la inexistencia de un invierno térmico. Las precipitaciones varían mucho dependiendo de la orografía de la zona. Este clima subtropical permite obtener dos cosechas óptimas, e incluso media más, y por lo general estos cultivos se destinan a la fibra papelera o celulosa para papel además de a los granos alimentarios. Para obtener fibras técnicas, que son de mayor valor en el mercado, se necesitan otras tecnologías o maquinarias.

¿Qué necesita un agricultor para cultivar cáñamo industrial en España?

Existen asociaciones y organizaciones que proporcionan la información y el asesoramiento adquiridos a través de la experiencia a los agricultores interesados en cultivar cáñamo industrial actualmente en España. Por el momento, las recomendaciones generales, que los expertos como Ronald Coquis dan a los agricultores, consisten en empezar centrándose en la fibra papelera o celulosa con el fin de ir conociendo la planta, las variedades de semillas, cómo se comportan en nuestros climas, sus transformaciones a sus distintos derivados de materias primas, y trabajar las semillas alimentarias en un futuro. La razón es que la principal demanda de celulosa es la doméstica. Sea cual sea la alternativa que elija el agricultor requiere de una inversión y un plan de empresa, que se recomienda estudiar con el asesoramiento adecuado.

1- En el caso de las semillas, en España se suelen sembrar como mínimo 50 kilos por hectárea, y se cosechan a los 80 o 90 días cuando comienzan los procesos de recolección. El agricultor dispone de unas horas para llevar las semillas o granos alimentarios a un secadero, donde tiene que procesar o secar los granos. Para el secadero, hay varias opciones, como alquilar secaderos de cereales, de granos o maíz ya existentes, o construir uno artesanalmente (unos 10.000€.) Si hablamos de más de 200 hectáreas, se tiene que construir uno donde se centre toda la transformación de secado de las semillas o granos alimentarios en una sola zona.

Con las fibras procesadas, se pueden elaboran cordeles de cáñamo natural (©Gino)
Con las fibras procesadas, se pueden elaboran cordeles de cáñamo natural (©Gino)

2- En el caso de las fibras, en España se suelen sembrar de 50 a 75 kilos de semillas por hectárea, que se cosechan a los 120 o 130 días, cuando la planta tiene un crecimiento de unos 2,5 metros a 4 metros, y se suele obtener aproximadamente entre 2 a 4 toneladas por hectárea. Para este proceso de transformación se necesita una maquina descortezadora que procese de 2 toneladas por hora a 10 toneladas por hora. Estas máquinas te pueden costar entre 20.000 € a 87.000 €, por el momento no hay maquinas específicamente para esta industria, muchas se han diseñado o modificado de maquinarias de otras industrias, como el yute, esparto, sisal, etc. que antiguamente se trabajaban mucho en España.

El cultivo de cáñamo industrial es una alternativa agrícola segura, cuya rentabilidad consiste en seguir métodos de cosecha que garanticen una germinación óptima. Se puede hacer un cálculo aproximado: por ejemplo, de una hectárea dedicada al grano alimentario, se pueden obtener de 900 a 2000 kilos, dependiendo de la calidad de la campaña, y los precios de los granos varían según su transformación, pero se suele pagar de 0,20 €/kg de grano para alimento de pájaros “hasta” 1 €/kg de grano alimentario humano. En lo que respecta a las fibras, de una hectárea se obtienen unos 2.000-3.000 kilos de fibras y corteza si es un cultivo solo para fibras, si dispones de la tecnología de transformación puedes obtener desde 200 € tonelada a 500 € de fibras técnicas, pero para la transformación de las fibras es necesaria una maquina descortezadora o desfibradora. La garantía final depende del acuerdo comercial alcanzado con la empresa que compra la producción.

Obstáculos para el futuro prometedor del cáñamo industrial en España

El cáñamo industrial tiene un gran futuro por delante en España, aunque de momento se sigue enfrentando tanto a la ignorancia y desconocimiento, general y de las autoridades competentes, como a los intereses de una serie de industrias grandes y potentes, como la textil o la del acero, que no tienen ningún interés por el potencial del cáñamo y que harán todo lo posible por no perder mercado. Los agricultores, productores y comerciantes de cáñamo industrial coinciden en resaltar su enorme potencial, pero también lamentan tener que hacer frente a un posible arresto o a la incautación de mercancías, a pesar de ser un cultivo subvencionado.

Aunque se cumplan todos los requisitos legales, los agricultores pueden sufrir la intervención de las autoridades (©ÁlvaroBa)
Aunque se cumplan todos los requisitos legales, los agricultores pueden sufrir la intervención de las autoridades (©ÁlvaroBa)

El 8 de julio de 2014, la Guardia Civil detenía al propietario de una plantación en Calahorra, un pueblo de la comunidad de La Rioja, por cultivar sin licencia 24.000 plantas de cáñamo industrial. Otros productores han sufrido el decomiso de sus envíos de cáñamo industrial porque las autoridades los han confundido con marihuana con el subsiguiente perjuicio para el negocio y los clientes. También es muy conocido el caso del agricultor de cáñamo granadino Juan Zurita, detenido en varias ocasiones por delitos contra la salud pública, que vio su causa archivada por un juez en 2007. A Juan Zurita se le intervinieron 20 kilos en Málaga y, más tarde, otros 7kg de cáñamo en Albacete, donde pasó 3 días arrestado. Parece que aunque se cumplan rigurosamente todos los requisitos legales, los agricultores siembran con cierto temor a que las autoridades intervengan en algún momento.

El problema es que para la Guardia Civil un paquete de hojas de cáñamo industrial tiene el mismo aspecto y olor que otras variedades, como la marihuana. Si las autoridades detectan, por ejemplo, el envío o recepción de un paquete de hojas de cáñamo, los resultados de sus primeros análisis dan positivo ya que ubican cualquier traza existente de THC, por pequeña que sea. Entonces se activa un protocolo de incautación y posterior remisión de las muestras a las autoridades sanitarias para un segundo análisis en laboratorio. Mientras se comprueba si el cannabis respeta o no los límites legales de sustancia psicoactiva, el producto puede permanecer decomisado durante semanas o meses.

Los obstáculos se acumulan para el sector en España, donde cuesta encontrar hasta peladeros para las semillas, mientras en Francia, Alemania, Austria y otros países se multiplican las hectáreas dedicadas al cultivo. En estos países, no se han producido problemas destacados con la policía porque las regulaciones implementadas son bastante simples: cultivos contratados, un sistema de mapas aéreos de los cultivos (ASCS), control gubernamental sobre la semilla cultivada (siempre con niveles de THC muy bajos), controles antes y después de cosechar los campos y análisis in situ de los niveles de THC de las plantas.

Conclusión

Está claro que a día de hoy nadie ha podido refutar la siguiente afirmación de Jack Herer, valorada en 10.000 dólares, que resume a la perfección todas las ventajas ecológicas y beneficios agrícolas del cáñamo para el mundo, para el hombre, en definitiva, para nuestra sociedad actual:
Jack Herer, famoso activista y autor de libros de referencia sobre el cáñamo y la marihuana (©Wikipedia)
Jack Herer, famoso activista y autor de libros de referencia sobre el cáñamo y la marihuana (©Wikipedia)

«Si con objeto de salvar al planeta y de frenar el efecto invernadero se prohibieran todos los combustibles fósiles y sus derivados, así como la tala de árboles para la agricultura o para la fabricación de papel, sólo quedaría una sola fuente natural renovable anualmente con capacidad para suministrarnos la mayor parte del papel, la tela y los alimentos que consumimos; una única fuente de estas características que asimismo podría adaptarse a las necesidades domésticas, de transporte y de energía industrial que se imponen en nuestro mundo, además de posibilitar, al mismo tiempo, una disminución en los niveles de contaminación, la regeneración del sustrato terrestre, y un saneamiento integral de la atmósfera. Un recurso natural que sería ni más ni menos la misma fuente natural universal de todos los tiempos: el CÁÑAMO, CANNABIS o, dicho de otra forma, la MARIHUANA.»

Hablamos de lo que podría ser una verdadera revolución verde, que ayudaría a disminuir enormemente el desempleo en el mundo rural en estos momentos de crisis económica. El cultivo de cáñamo para obtener su fibra acabaría con la hegemonía de las multinacionales textiles y papeleras para devolvérsela a las comunidades locales. Esto, a su vez, activaría el movimiento de dinero, estimulando una economía sana. Las autoridades de todos los países serían conscientes de las cantidades ingentes que se recaudarían en ingresos por tasas, sin tener que subir los impuestos.

Hablamos de una economía verde real, basada en los recursos agrícolas para suministro de la industria, que haría que surgiera un sistema de producción local diversificado, un mercado libre y democrático. Además, el cultivo del cáñamo es una alternativa real en zonas deprimidas, desde un punto de vista agrícola, ya que es un cultivo muy útil para recuperar zonas de cultivo ahora abandonadas y esquilmadas. En definitiva, hablamos de aumentar y favorecer el desarrollo social, promover la creación de empleo y asegurarnos de la conservación de la flora y la fauna que nos rodean en este mundo en que vivimos, todo gracias a una misma planta, el cáñamo, el cannabis… ¡la marihuana!.

Sección de comentarios

Publica un comentario

Rafa

Ante todo felicitarte por el artículo. Me gustaría que me ayudaras con una duda que tengo, podría tener en casa una planta de Cañamo industrial sin infringir la Ley? En caso de ser posible qué variedad de planta debería adquirir y donde? Podría llegar a obtener cañamo de drasanvi para consumo de semillas? Gracias de antemano

13/07/2017

Jackson

Exelente Articulo, gracias por compartir! Saludos desde Guanajuato México!

29/09/2017

MERY31

Hola !! El artículo es muy interesante y nos ha resuelto bastantes dudas a mis compañeros y a mi :)

Pero nos gustaría saber si en España existe alguna empresa con autorización de la Agencia Española de Medicamentos para el procesado o investigación de THC para uso terapéutico. Sería un gran avance y una muy buena noticia para personas que, como nosotros, creen en los beneficios de la marihuana. Sabemos que al menos hay una pero no cual...Existe mucho misterio en torno a este tema. Seguro que vosotros lo sabéis.

Gracias chicos!!

29/09/2017

raul

hola muy buen articulo ,aquí en Colombia vamos a montar la producción de fibra cualquiera q nos pueda colaborar con aportes en experiencia bienvenido .

04/10/2017

mario

Raul

many thanks for the info

i would like to visit an industrial hemp plantation in iberia and also anyone who transforms the hemp into building materials and other products. any suggestions please? gracias

11/05/2018

Rafael Lugo

Hola, muy buen articulo, me gustaría saber si tienes los precios de semillas para cáñamo ya que somos una federación en sus comienzos y contamos con 18 asociaciones, en marzo del 2019 tenemos previsto comenzar a cultivar, e igual tendríamos que buscar clientes para nuestros cultivos y productos contamos con poca experiencia, cualquier ayuda seria de gran valor, gracias

09/11/2018

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More