Cannabis y psicosis: ¿qué hay de nuevo?

En el último número de la conceptuada revista British Medical Journal aparece un interesante estudio titulado “Uso continuado de cannabis y riesgo de incidencia y persistencia de síntomas psicóticos: estudio del seguimiento de una cohorte durante 10 años”. Mucho se ha dicho y escrito sobre la relación cannabis-psicosis. En este artículo pretendemos analizar el contenido de este último estudio, así como lo que aporta de nuevo a este controvertido tema.


Cannabis y psicosis - Sensi Seeds blog

En el último número de la conceptuada revista British Medical Journal aparece un interesante estudio titulado “Uso continuado de cannabis y riesgo de incidencia y persistencia de síntomas psicóticos: estudio del seguimiento de una cohorte durante 10 años”. Mucho se ha dicho y escrito sobre la relación cannabis-psicosis. En este artículo pretendemos analizar el contenido de este último estudio, así como lo que aporta de nuevo a este controvertido tema.

Un profundo estudio de 10 años

Lo que hace este estudio muy interesante se deriva del hecho de tratarse de un seguimiento a lo largo de 10 años, lo que lógicamente aporta mucha más credibilidad a los resultados. Esto porque no estamos estudiando la realidad de un grupo de individuos en un momento puntual de sus vidas, sino que realmente analizamos variables a lo largo de varios años de vida de estos individuos, lo que nos da una visión mucho más completa y ajustada a la realidad.

El objetivo principal de este estudio fue, por un lado, determinar si el uso de cannabis en la adolescencia incrementa el riesgo de padecer episodios psicóticos, y por el otro, estudiar la incidencia y persistencia de expresiones subclínicas de psicosis en la población en general. Cuando hablamos de expresiones subclínicas nos referimos a sintomatología psicótica por debajo del nivel necesario para realizar un diagnóstico clínico completo.

Fueron estudiados un total de 1.923 individuos alemanes con edades comprendidas entre los 14 y los 24 años, pertenecientes a la populación general. Inicialmente fueron incluidos 2.210 individuos, pero la pérdida de informaciones sobre consumos y síntomas redujo este número en 287.

El cannabis y los síntomas psicóticos

El uso de cannabis y los síntomas psicóticos fueron analizados al inicio del estudio, a los 1,6 años, a los 3,5 años y a los 8,4 años del inicio del estudio, que en total duró 10 años. Fue aplicada la versión Munich de la entrevista diagnóstica compuesta internacional (M-CIDI). Este tipo de entrevista incluye síntomas, síndromes y diagnósticos de varios desórdenes mentales de acuerdo con las definiciones y los criterios del ICD-10 (clasificación internacional de enfermedades, décima versión) y el DSM-IV (manual diagnóstico de enfermedades mentales, cuarta edición), así como información sobre frecuencia, duración e intensidad de los síntomas, y desarrollo psicosocial.

Entre los síntomas más importantes a rastrear se incluyen, por ejemplo, manía persecutoria, interferencia en el pensamiento, alucinaciones auditivas y fenómenos pasivos.

Los psicólogos colaboradores en el estudio invitaban a los participantes a leer una lista de síntomas y se les preguntaban si ya habían sentido este tipo de experiencias, así como la altura en que éstos aparecieron. Las respuestas eran catalogadas como síntomas presentes o ausentes.

Diversos patrones de consumo

Para establecer la existencia de exposición a los efectos del cannabis se utilizaba la pregunta “¿Has utilizado cannabis cinco o más veces en tu vida?”.

Para establecer el patrón de consumo continuado se utilizaba un barómetro de 1 a 5 puntos donde 1 es “menos de un consumo por mes” y 5 es “casi todos los días”.

Para definir el consumo de cannabis entre el primer y el segundo periodos, se utilizó la pregunta “¿Cuántas veces has consumido cannabis desde la última entrevista?”.

Los resultados del estudio muestran que en individuos que nunca habían padecido síntomas psicóticos, y que nunca habían consumido cannabis, el inicio de su consumo hasta los 3,5 años del inicio del estudio aumentaba el riesgo de padecer síntomas psicóticos en el periodo comprendido entre 3,5 y 8,4 años tras el inicio del estudio. Además, el uso continuado de cannabis durante el primer periodo incrementa el riesgo de sufrir síntomas psicóticos persistentes durante el segundo periodo.

Por otro lado, la aparición de síntomas psicóticos a lo largo del primer periodo fue de 31% en consumidores, frente a un 20% en no consumidores. A lo largo del segundo periodo, estos valores fueron de 14% en consumidores y de 8% en no consumidores.

Esta asociación entre episodios psicóticos y consumo de cannabis resultó ser independiente de factores como la edad, el sexo, el estatus socioeconómico, el uso de otras drogas, el desarrollo urbano o rural y los traumas en la infancia. Un ajuste adicional donde se tuvieron en cuenta la existencia de otras patologías psiquiátricas tampoco modificó los resultados.

Conclusiones

Los autores concluyen que el uso de cannabis es un factor de riesgo para el desarrollo de síntomas psicóticos, y que el uso continuado de cannabis puede incrementar el riesgo de padecer un trastorno psicótico, debido al impacto que este consumo causa en la persistencia de los síntomas que normalmente son transitorios en individuos jóvenes, y que forman parte del desarrollo psicosocial.

Como todos los estudios, éste también presenta algunas limitaciones que creo importante comentar. La primera es el hecho de encontrarnos frente a una población de una nacionalidad determinada. Si en la población alemana parece quedar demostrado la importancia del uso de cannabis para el posterior desarrollo de sintomatología psicótica, lo mismo no parece suceder en países donde el consumo de cannabis no es algo ilegal, como Marruecos o Jamaica, donde los estudios epidemiológicos no consiguieron encontrar una mayor prevalencia de patología psicótica que en otros países del mundo.

Cada país tiene sus leyes, sus costumbres y sus patrones de consumo de substancias. Por ese mismo motivo los resultados no son extrapolables a otros países, al menos de una forma rigurosa. Pongamos como ejemplo la situación que se vive actualmente en España, donde la multiplicación de los clubes sociales de cannabis implicará muy probablemente una reducción de los factores de estrés que podrían potenciar la aparición de estos síntomas psicóticos.

No debemos olvidar, por otro lado, que en la adolescencia es donde se producen mayor número de síntomas psicóticos autolimitados, que por otro lado son importantes y necesarios para un buen desarrollo psicológico del individuo. Este estudio demuestra que el consumo continuado de cannabis en esta etapa de la vida puede “perpetuar” estos síntomas, desencadenando un episodio psicótico que puede derivar en un cuadro psicótico clínicamente bien establecido.

Resumiendo, podemos decir que este estudio aporta nuevas pruebas que desaconsejan el uso de cannabis durante la adolescencia y que aconsejan un uso moderado en contra del impulsivo, más aún cuando ya han existido desórdenes psicológicos anteriormente.

Autor: Javier Pedraza

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More