Curso Básico de Cerveza de Cannabis, y Cómo Hacer Cerveza de Cannabis

El primo botánico más cercano del cannabis, el lúpulo, es un elemento esencial del proceso de elaboración de la cerveza desde hace cientos y miles de años. Se caracteriza por un sabor y aroma fuerte, amargo, y perfumado, que suele compararse con el cannabis. Por eso, hoy algunos fabricantes de cerveza experimentan con el uso de cannabis junto con el lúpulo.

La cerveza de cannabis, o «cannabeer» en inglés, es una fusión moderna de los dos mundos, el del cannabis y el del alcohol. Si sabes algo de botánica y taxonomía, entonces la razón te parecerá obvia. Botánicamente, el cannabis y el lúpulo están estrechamente relacionados, y tanto los botánicos como los taxónomos creen que estas dos plantas comparten un antepasado común.

Esta relación entre ambos ha comenzado a despertar el interés de los entusiastas del cannabis a los que también les gusta la cerveza de elaboración casera. Así, a partir de este interés, ha surgido la cerveza de cannabis, y ya es una tendencia por todo el mundo.

Conceptos básicos: cómo se hace la cerveza

En pocas palabras, el proceso de elaboración de la cerveza consiste en coger una material de origen rico en almidón (normalmente un grano de cereal como la cebada), para convertirlo en una sustancia azucarada conocida como mosto de la cerveza, que luego se fermenta hasta que los azúcares (por lo menos parcialmente) se transforman en alcohol. El proceso de fermentación se lleva a cabo mediante el uso de levadura, que produce las enzimas que convierten los azúcares en etanol.

En la etapa inicial del proceso, los granos de cereal molidos y malteados (conocidos como «molienda») se machacan con agua caliente (lo que los fabricantes de cerveza llaman «licor») en un recipiente grande conocido como cuba de maceración. Los granos malteados son aquellos cuyo proceso de germinación se desencadena por la inmersión en agua, y a los que luego se impide germinar completamente a través de la exposición al aire caliente.

El proceso de malteado desencadena el desarrollo de las enzimas necesarias para transformar los almidones en azúcares. Después de 1 ó 2 horas de maceración, los almidones se convierten, en su mayor parte, en azúcares, y después se filtra el agua (que ahora contiene los azúcares disueltos) para eliminar los restos de los granos. Esta mezcla de agua y azúcares disueltos es el mosto.

A continuación, el mosto se coloca en un caldero (tradicionalmente de cobre) y se hierve durante alrededor de una hora. Esto permite que el agua se evapore y los azúcares se concentren. Esta fase también garantiza que las enzimas residuales que quedaron de la etapa de maceración sean destruidas.

Durante la fase de cocción, se añade el lúpulo al caldero. Se pueden añadir distintos tipos de lúpulo en cualquier momento, y puede repetirse una o más veces en diferentes etapas. El lúpulo confiere amargor, aroma y sabor a la cerveza: cuanto más tiempo hierve, más amargo es el resultado final, pero se sacrifican el sabor y la fragancia. Una vez que se añade el lúpulo a la mezcla, esta se conoce como «mosto lupulado». 

Después de la cocción, hay que dejar enfriar el mosto lupulado, para después meterlo en una cuba o tanque grande conocido como fermentador, donde se introduce la levadura. Así comienza el proceso de fermentación, que puede durar como mínimo una semana, o como máximo varios meses, dependiendo de la variedad de levadura utilizada y del contenido de alcohol del resultado final.

La cerveza suele fermentarse más de una vez, en una serie de dos o más fermentadores. Además de convertir los azúcares presentes en etanol, el proceso permite que las partículas finas de material que se mantiene en suspensión se asienten. Una vez que se completa la fermentación, la levadura también se asienta, de manera que el producto final es claro.

Después de completar el proceso de fermentación, se añade más azúcar a la preparación. La levadura sobrante que queda en la cerveza comienza a reaccionar con el azúcar, liberando burbujas de dióxido de carbono, que son la causa de la carbonatación en las bebidas gaseosas. Esta etapa del proceso de elaboración de la cerveza se conoce como «cebado» (priming) o «condicionado» (conditioning), y son generalmente los procesos finales antes del embotellado.

Después de añadir el azúcar, la cerveza se deja reposar durante alrededor de una semana para permitir que la mayoría de la carbonatación se disipe; de lo contrario, si se embotella antes de tiempo, el exceso de carbonatación puede hacer que se acumule presión y las botellas pueden deformarse o reventar.

Uso del lúpulo en el proceso de elaboración de la cerveza

Antes de la introducción del lúpulo, el principal agente saborizante utilizado en la elaboración de cerveza era una mezcla de hierbas conocida como «gruit». Es importante señalar que el lúpulo se utiliza, sobre todo, para potenciar el sabor y la estabilidad. Su presencia no es esencial para el proceso de fabricación de la cerveza, y muchas cervezas a largo de la historia se han elaborado utilizando saborizantes alternativos.

Además de proporcionar sabor y aroma, se sabe que el lúpulo ejerce un efecto antibacteriano selectivo, que permite que la actividad de la levadura se produzca sin obstáculos, pero inhibe las acciones de las bacterias no deseadas. Cuando se empezó a generalizar el uso del lúpulo en la elaboración de cerveza, enseguida se observó que las cervezas elaboradas con lúpulo se deterioraban menos que las otras cervezas, debido a esta extraordinaria propiedad de la planta.

Las resinas del lúpulo contienen dos formas principales de ácidos naturales, conocidos como ácidos alfa y beta, y el propio lúpulo se clasifica de acuerdo con el porcentaje de ácido alfa que contiene.

Los ácidos alfa tienen un efecto antibacteriano medio, lo que favorece selectivamente la actividad de la levadura en el proceso de fermentación, y contribuye a la amargura de la cerveza. Mientras que los ácidos beta no contribuyen a la amargura o al sabor general de la cerveza, sí contribuyen al aroma, y suele añadirse lúpulo con un alto contenido en ácidos beta al mosto al final de la cocción.

Las semejanzas entre la planta del lúpulo y la planta de cannabis, y entre sus respectivos métodos y características de cultivo son sorprendentes. Tanto el cannabis como el lúpulo son especies de plantas dioicas, lo cual significa que, por lo general, se desarrollan por separado en plantas masculinas y femeninas, aunque en casos raros, las plantas pueden ser monoicas, con flores masculinas y femeninas separadas en la misma planta.

Sólo se utilizan las flores femeninas del lúpulo para aromatizar la cerveza, y al igual que ocurre con el cannabis, la presencia de las semillas no es deseable. Por lo tanto, si el lúpulo se propaga vegetativamente, las plantas machos se sacrifican y no se les permite crecer.

Aromatizantes alternativos en la elaboración de cerveza

El Gruit, la mezcla de hierbas que se usaba tradicionalmente para aromatizar la cerveza, por lo general, incluía hierbas silvestres comunes en el norte de Europa, como el mirto de brabante (Myrica gale), la artemisa (Artemisia vulgaris), el brezo (Calluna vulgaris), la hiedra terrestre (Glechoma hederacea), y la milenrama o aquilea (Achillea millefolium).

Algunas mezclas de «gruit» también incluyen pequeñas cantidades de beleño negro, bayas de enebro, jengibre, semillas de alcaravea, anís, nuez moscada y canela. Además de proporcionar sabor, ahora se sabe que algunos de los ingredientes del «gruit» poseen propiedades antibacterianas propias.

Durante la década de 1990, los EE. UU. y Europa vivieron un renacimiento del entusiasmo por las cervezas artesanales elaboradas en pequeñas cervecerías independientes. Junto con esto, se produjo un renovado interés en la cerveza sin lúpulo y en las cervezas elaboradas con mezclas o ingredientes del «gruit».

Entre algunos ejemplos europeos, se incluyen Gageleer (que también usa mirto de brabante dulce) procedente de The Proef Brewery en Bélgica; Fraoch (aromatizada con mirto de brabante dulce, jengibre y flores de brezo) y Alba (que utiliza ramitas de pino y brotes de abeto) de Williams Bros en Escocia.

A medida que el movimiento de la cerveza artesanal se ha popularizado, también lo ha hecho la tendencia de elaborar la cerveza en casa. Así, los amantes de la cerveza artesanal a los que también les gusta el cannabis enseguida comenzaron a hacer experimentos combinando los dos. Hoy, se pueden encontrar en internet diferentes recetas creadas por estos dedicados aficionados a la cerveza casera.

Ya hay cerveza de cáñamo disponible en el mercado

La cerveza elaborada con cáñamo puede venderse en cualquier lugar de los EE. UU., siempre y cuando dé negativo en las pruebas de THC. En distintos momentos, han estado disponibles diferentes cervezas de cáñamo, entre las que se incluyen O’Fallon Hemp Hop Rye, Lagunitas Waldos’ Special Ale, SweetWater 420 Extra Pale Ale, y Harvest Moon Organic Hemp Ale.

Con el fin de conseguir la aprobación del gobierno federal para la venta a nivel nacional, la comercialización y el diseño de una marca de cerveza de cáñamo no deben hacer referencia ni hacer parecer más atractivo al cannabis. En Washington, una cerveza de elaboración local conocida como Joint Effort, se ha popularizado sin armar revuelo, desde que se vendió por primera vez de barril en julio de 2013. En octubre de ese mismo año, Joint Effort empezó a embotellar su cerveza y hoy está disponible en más de ochenta lugares por todo el estado.

Joint Effort, creada por Redhook Ale Brewery y Hilliard’s Beer, está decorada con el eslogan «una colaboración sospechosa entre dos colegas» (bud, en inglés, significa cogollo y colega). En los bares que tienen la cerveza de barril, los tiradores están hechos de bongs comprados en head shops locales. También se pretende que el sabor y el aroma recuerden al del cannabis, y se dice que lo consigue bastante bien.

Sin embargo, debido a su publicidad sin reparos relacionada con el cannabis, la bebida ha sido rechazada para la venta en todo el país por la Alcohol and Tobacco Tax and Trade Bureau (Agencia de Impuestos y Comercio de Alcohol y Tabaco).

¿Se puede hacer cerveza de cannabis con propiedades psicoactivas?

Los fabricantes de cerveza casera de todo el mundo, sobre todo en EE. UU., Canadá y Europa, han experimentado añadiendo cannabis a la cerveza con diferentes grados de éxito. Es difícil encontrar detalles concretos, ya que muchos foros pueden dar consejos imprecisos y engañosos. La mayoría coincide en que, antes de añadir el cannabis, los cogollos secos deben remojarse en agua fresca filtrada para eliminar la clorofila y los alquitranes solubles en agua, que pueden afectar negativamente al sabor general.

Algunas fuentes indican que el cannabis debe añadirse al mosto en la etapa de cocción (aunque esto puede hacer que la mayor parte de los terpenos desaparezcan), mientras que otros sostienen que añadir el cannabis en el momento del «flameout» apagado (inmediatamente después de extraer el mosto de la fuente de calor) asegura el sabor y la máxima extracción de THC. Otros afirman que añadir los cogollos de cannabis secos después de que el mosto se haya enfriado es más eficaz (de manera similar en la que la cerveza puede ser «lupulada seca«, permitiendo que se desarrolle el máximo sabor y aroma).

La mayoría de los fabricantes de cerveza casera parecen coincidir en que el cannabis debería añadirse una vez ha terminado la fermentación inicial, y los azúcares presentes se han transformado principalmente en etanol. Este parece ser el enfoque más lógico, ya que permite que los cannabinoides presentes sean extraídos más eficazmente y que la cerveza pueda adquirir propiedades psicoactivas. Algunos precisan que el cannabis deben añadirse cuando se pone la cerveza en el segundo fermentador, dejándolo allí una semana o más para que los cannabinoides sean extraídos.

¿Qué tipo de cerveza se elabora mejor con cannabis?

Según varios informes, entre los mejores estilos para dar cabida a la experimentación con el cannabis se encuentran la Imperial IPA, los barley wines (vinos de cebada), la cerveza negra y la pale ale. Estos tipos suelen tener un contenido relativamente alto de alcohol. Lo ideal sería un contenido alcohólico de 6,5% a 8% ABV, que permitirá que el THC y los otros cannabinoides sean extraídos. Algunos fabricantes de cerveza casera aumentarán el contenido de alcohol hasta el 10% ABV, para crear un producto final con un gusto importante.

Los barley wines (vinos de cebada) de cannabis son particularmente populares entre los fabricantes de cerveza casera, y dan resultados finales llenos de sabor, alcohol, y THC. Sin embargo, estos sabores le resultan abrumadores a casi todo el mundo, excepto a los bebedores de cerveza más osados. En general, las IPAs y las pale ales son más tolerantes con el paladar inexperto, y siempre que haya una buena columna vertebral de malta, los sabores del lúpulo y del cannabis no deberían ser demasiado apabullantes.

La mayoría de los fabricantes de cerveza casera realizan varios intentos para desarrollar cervezas infusionadas con cannabis que estén a la altura. El cannabis tiene sabores únicos y complejos que no todos saben apreciar de inmediato, y puede resultar difícil mezclarlos con sutileza. No obstante, cuando se consigue, las cervezas de cannabis pueden tener un excelente sabor y aroma, y proporcionar un efecto distinto tanto del cannabis como del alcohol.

Elaboración de cerveza de cannabis con la extracción «dragón verde»

Si la prioridad es conseguir un resultado final que incluya un toque potente de THC, se puede emplear una técnica diferente. En vez de añadir el cannabis directamente al mosto, en este método se deja reposar en alcohol de alta resistencia, como el vodka, para elaborar una sustancia comúnmente conocida como extracción o tintura «dragón verde». Este concentrado líquido se añade a la cerveza al final del proceso de elaboración, antes de la fase de «cebado» o «condicionado».

La etapa de condicionado generalmente implica el uso de una solución de cebada compuesta de azúcar y agua, que se añade directamente al mosto. Cuando se elaboran cervezas infusionadas con cannabis utilizando este método, según se dice, es posible añadir la extracción a la solución obtenida del cebado o priming antes de añadir la mezcla resultante al mosto.

Cuando se añade la mezcla al mosto, hay que tener cuidado de removerla suavemente y evitar salpicar, ya que si se perturba demasiado la superficie de la bebida una vez que la fermentación se ha completado, puede oxidarse y ponerse rancia. Una vez que la mezcla se ha removido y mezclado lentamente en el mosto, se deja reposar durante más o menos una semana, para permitir que se produzca la carbonatación.

Es preferible hacer la extracción de dragón verde lo más cerca posible del momento de la elaboración de la cerveza, ya que si se guarda o almacena durante mucho tiempo puede perder potencia y adquirir un sabor amargo muy intenso. Muchos creen erróneamente que las tinturas de cannabis con etanol deben dejarse reposar durante un máximo de un mes para extraer totalmente los cannabinoides. Sin embargo, esto sólo permite que se extraigan los alquitranes y la clorofila de la planta.

En su lugar, es mejor un método de lavado rápido, mediante el cual solo se deja el cannabis dentro del alcohol durante un máximo de treinta minutos antes de filtrarlo y separarlo. Entonces, el alcohol se evapora al calentar la mezcla, hasta que alcanza una consistencia almibarada. No se aconseja que se evapore totalmente el alcohol, ya que la extracción dragón verde se mezcla con más facilidad en la cerveza cuando todavía está muy líquida.

Puede resultar complicado determinar la cantidad correcta de la extracción dragón verde que hay que añadir a la cerveza. Si se añade demasiado alcohol al mosto, puede hacer que la levadura pierda su acción, y el proceso de cebado se verá afectado. Algunas especies de levaduras silvestres empiezan a perder su efecto cuando el contenido total de alcohol del mosto es tan bajo como el 5%. Para la Saccharomyces cerevisiae, la especie más comúnmente utilizada en la industria cervecera, el contenido de alcohol puede ser tan alto como el 17%.

Siempre y cuando se preste atención a la potencia de la extracción dragón verde, debe ser fácil evitar llegar a un contenido muy alto de alcohol. Por lo general, parece que una concentración de hasta 0,5 g de cannabis por cada botella final de cerveza es la cantidad óptima para garantizar un efecto completo tanto del cannabis como del alcohol.

Recetas para elaborar cerveza de cannabis casera

Para los principiantes absolutos, y todos aquellos que quieren mantenerse al margen de los caprichos de la elaboración de cerveza casera, la técnica más simple consiste en comprar un kit de cerveza casera básico (como el kit de Mr. Beer) y seguir las instrucciones. Luego, se añaden los cogollos de cannabis secos, una semana antes del embotellado.

Para aquellos que tienen un conocimiento más avanzado sobre cómo elaborar cerveza, hay varias recetas disponibles. La gente que elabora cerveza por primera vez suelen utilizar un proceso conocido como «extracción de cerveza», con este método, puede saltarse la fase de maceración de los granos enteros para producir mosto. En su lugar, se añaden extractos de malta y lúpulo al agua, y se calienta para producir mosto de cerveza. Este proceso es mucho más sencillo, y requiere menos equipo y habilidad.

Cuanto más avanzados son los fabricantes de cerveza, que prefieren mantener un enfoque purista de la preparación, más tienden a utilizar el método de elaboración de la cerveza de todos los granos descrito en la primera sección de este artículo. A continuación, se muestra una receta para producir un poco menos de 20 litros, adaptada tanto para el método de extracción como para el método de todos los granos.

Método de extracción:

  • 1 libra (0,45kg) de caramelo de malta 20l
  • 3 libras de extracto de malta seca extra ligera
  • 4 libras de extracto de malta clara
  • 6 onzas (1 onza=28,34 g) de lúpulo (levadura de cerveza)
  • 1-3 oz de cannabis (1 oz de buena calidad, y un máximo de 3 oz de menor calidad o de restos de la poda)

Método de todos los granos:

  • 10 libras de malta clara belga
  • 1 libra de galleta belgas
  • 1 ó 2 libras de caramelo 20l
  • 1 oz de lúpulo 10-12% AABW
  • 3 oz de lúpulo 4-6% AABW
  • Levadura 1056 Wyeast American Ale
  • 1 oz de cannabis de buena calidad

Según esta receta, el mejor momento para añadir el cannabis es cuando la cerveza se transfiere del primer fermentador al segundo, junto con una onza de lúpulo, esencialmente un método de lúpulo seco. La cerveza también debe acondicionarse durante una o dos semanas antes de embotellarla.

¿Se debe mezclar el cannabis con el alcohol?

Es bastante frecuente que la gente mezcle cannabis y alcohol. Hay muchas personas que disfrutan de una cerveza junto con un porro, y siempre que sea así, puede ser una gran experiencia. Sin embargo, la investigación científica sobre el consumo de las dos sustancias en juntas dice que ambas sustancias potencian los efectos de la otra.

Todo esto significa que es bueno moderar el uso cuando se están consumiendo ambos. Consumir demasiado alcohol y cannabis juntos puede arruinarte la noche, al estar demasiado colocado y demasiado borracho para disfrutar de algo. Por lo tanto, cuando elabores tu propia cerveza de cannabis, tenlo presente.

Si te consideras un aficionado del cannabis o de la cerveza, este puede ser un proyecto entretenido en el que meterte. ¡Sería aún más genial si cultivaras tu propio cannabis y tus propios lúpulos en casa!

¿Has intentado hacer tu propia cannabeer? Si es así, ¿qué métodos te funcionaron mejor y cuál sería tu consejo para aquellos que van a hacer cerveza de cannabis por primera vez? ¡Nos encantaría que nos lo contaras en los comentarios!

Comments

4 comentarios en “Curso Básico de Cerveza de Cannabis, y Cómo Hacer Cerveza de Cannabis”

  1. estoy por hacer birr de cannabis y quiero preuntar si es bueno agregarle licor dragon verde antes del embotellado , y que proporcion de cogollos lleva la maseracion de ellos respecto del alchol ? gracias saludos

    1. Diana - Sensi Seeds

      Hola amigo,

      Para este tipo de cuestiones, no dudes en visitar nuestro Foro:

      http://forum.sensiseeds.com/

      Ahí encontrarás a muchos cultivadores que cada día comparten sus experiencias de cultivo y otras cosas relacionadas con el cannabis. Si planteas tu pregunta, bien seguro que uno de ellos te ayudará con lo que necesites.
      Suerte!

  2. María del Pilar

    Hola, os saludo,soy cultivadora y una de las precursoras del cáñamo en Galicia, digamos la que hice ruido y ahora se expande por toda España, hay que decir en Callosa ya lo hacian 4 años antes que nosotros, pero no hacian ruido!!
    Me encanta la cerveza de cáñamo. Nosotros vendemos para cerverceras e infusiones.
    Un abrazo.
    María del Pilar.

    1. Hola, vivo en el Caribe mexicano y estoy con ganas de hacer mi primera prueba para hacer cerveza de cannabis, ¿tendrás algún consejo o receta para ayudarme?
      saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba