Cannabis en Bután – Leyes, Uso y Historia

El cannabis es tan común en Bután que se ve como una mala hierba, en vez de una planta beneficiosa. La ley prohíbe su uso, posesión o venta, pero las autoridades suelen hacer la vista gorda ante su uso. Sin embargo, las incautaciones de cannabis van en aumento y parece que el país podría estar empezando a tomarse el comercio ilegal de cannabis más en serio.

    • Capital
    • Thimphu
    • Habitantes
    • 835,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Bután

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Bután?

La planta crece de forma generalizada por todo el país, y se ha utilizado durante siglos con diversos fines, desde para alimentar a los cerdos hasta para la producción de tejidos.

Antes de la década de 1970, el gobierno de Bután ni siquiera consideraba el cannabis como una droga. El primer arresto del país relacionado con el cannabis no se realizó hasta 1989, cuando un hombre fue procesado por fumarlo.

En los últimos años, las autoridades han reconocido el aumento del consumo de sustancias estupefacientes (aunque pequeño en comparación con los países vecinos, como la India). Es lo que llevó a Bután a entrar a formar parte de la Convención de las Naciones Unidas Contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas, de 1988.

En 2002, el Dr. Rinchen Chopel, que ocupaba el puesto de director adjunto de sanidad de Bután, afirmó que la prioridad del gobierno era comenzar a quemar plantas de cannabis y ofrecer asesoramiento a los jóvenes para disuadirles de que lo fumasen.

En 2011, se modificó el Código Penal de Bután. Antes, establecía que el consumo de cannabis se consideraba una falta administrativa, pero ahora el consumo de cannabis se considera un «delito menor». Eso significa que, si alguien es sorprendido en posesión de cannabis para uso personal, podrían condenarle a una pena de prisión de uno a doce meses. Si se descubre a alguien en posesión de cantidades importantes, la pena podría ampliarse de uno a tres años.

Sin embargo, si el acusado acepta asistir a terapia para tratar su consumo habitual de drogas, no será procesado.

¿Se puede vender cannabis en Bután?

El tráfico de drogas no se considera un problema grave en Bután. La producción de cannabis es limitada en el país, y la mayoría de los delitos relacionados son a pequeña escala. No obstante, el país tiene muchas rutas que lo conectan con la India y el Tíbet, que los traficantes de drogas suelen utilizar.

El cannabis está incluido en la lista del Anexo III de la Ley de Estupefacientes y Drogas, y su venta se clasifica como un delito menor (si la cantidad es superior a 50 gramos). Si se detecta la venta de cannabis, el acusado puede ser condenado a entre cinco y nueve años de cárcel.

¿Se puede cultivar cannabis en Bután?

Es técnicamente ilegal cultivar cannabis en Bután. Cultivar plantas de cannabis se considera un delito grave de cuarto grado y se castiga con penas de cárcel de tres a cinco años.

No obstante, a pesar de las intenciones del gobierno de empezar con la quema de plantas de cannabis, sigue creciendo silvestre de forma amplia en la naturaleza. La mayoría de los butaneses no necesitan cultivarlo, porque probablemente ya crece en algún lugar cerca de su casa.

¿Es legal el CBD en Bután?

La legislación butanesa del cannabis no diferencia entre el CBD y el cannabis. Aunque el CBD no contiene niveles lo bastante elevados de THC como para producir un efecto cerebral o «subida», significa que el CBD es ilegal en Bután, y no se puede comprar, usar, ni vender en el país.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Bután?

La venta o posesión de semillas de cannabis es ilegal. Esto se traduce en que no pueden comprarse en Bután, ni pueden enviarse por correo postal desde otro país.

Cannabis medicinal en Bután

No existe ningún programa de cannabis medicinal en marcha en Bután. Todo uso o consumo de cannabis se considera ilegal, independientemente de si la persona está utilizando la planta para medicarse o no.

Lo mismo se aplica al cultivo de cannabis con fines medicinales.

Cáñamo industrial en Bután

El uso del cáñamo industrial está limitado en Bután. Algunas comunidades rurales lo utilizan para hacer redes, cuerdas y telas, pero no hay plantaciones de cáñamo a gran escala para este propósito.

El motivo es que hay otras plantas que crecen en el país y que son adecuadas para uso industrial. Por ejemplo, los butaneses tienden a preferir la ortiga gigante del Himalaya (Girardinia diversifolia) para fabricar fibra. El papel se hace generalmente a partir de dos especies de árboles autóctonos: de-nar y mitsumata.

A pesar de no ser una planta muy popular para fines prácticos, el gobierno reconoce su valor. Está incluida como una fibra de importancia económica en unos documentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Conviene saber

Si vas a viajar a Bután (o actualmente resides en el país), te puede interesar saber lo siguiente:

  • Aunque se dispone de un número de informes limitado, las estadísticas de la Unidad Nacional de Control de Drogas (Policía Real de Bután) revelan que el 86,7% de los consumidores de drogas entre 2004 y 2008 eran jóvenes. Más del 50% eran estudiantes.
  • A pesar de que el cannabis crece silvestre de forma abundante en la naturaleza, Bután no es un destino popular del «turismo de drogas». La razón principal es que los turistas tienen que pagar entre $ 200 y $ 250 al día para quedarse en el país.
  • Aunque el cannabis es ilegal, la dolma no lo es. Dolma es un estimulante hecho de pasta de lima, hoja de betel y nuez de areca, que se mastica de forma tradicional (a menudo en situaciones sociales). A pesar de su situación legal, suele contener sustancias químicas nocivas.

Historia del cannabis de Bután

El cannabis lleva siglos creciendo silvestre en Bután. Los científicos creen que se estableció en el país después de la última era glacial (hace unos 11.700 años).

Durante la edad de hielo, las capas de hielo desplazaron a todas las plantas más resistentes de las zonas anteriormente templadas, llevándolas en un principio hacia el ecuador. Cuando el planeta volvió a calentarse, el cannabis se extendió hacia el norte, llegando finalmente a Bután.

En este período de tiempo, se cree que se establecieron tres tipos principales de cannabis:

  • El biotipo de cáñamo de hoja ancha (común en China y Rusia)
  • El biotipo psicoactivo de hoja ancha (común en los países de Asia Central como Afganistán)
  • El biotipo psicoactivo de hoja estrecha (común en las regiones del Himalaya)

Durante siglos, los butaneses no le han prestado mucha atención al cannabis. No se menciona en ninguno de sus antiguos textos médicos, y no hay mucha evidencia que sugiera que se haya visto como algo más que una mala hierba. Aunque se utilizaba para hacer arcos para el tiro con arco. Esto es algo inusual para una cultura del Himalaya, ya que la mayoría de los demás países cercanos han usado el cannabis ampliamente durante muchos años.

Esta situación comenzó a cambiar en el siglo XXI. El país abrió sus puertas a la influencia extranjera y a la tecnología, como las televisiones. Así, se introdujo el concepto de que el cannabis que se había usado hasta ahora como alimento para los cerdos, también podía consumirse con fines recreativos.

Como resultado, el consumo de cannabis ha aumentado entre los jóvenes.

¿Cómo es el cannabis de Bután?

Las variedades de cannabis de Bután son variedades de hoja estrechas y, a menudo, son muy potentes. Su aspecto es parecido al de muchas otras plantas sativas del sur de Asia. Sin embargo, los botánicos afirman que en realidad son un subtipo de C. sativa Sp. Indica, que produce un suave efecto cerebral o subida.

El sabor de la variedad de cannabis Timbú, que es la más famosa de Bután, se describe como agridulce, con un toque terroso. Es una variedad de altura, que puede crecer hasta los tres metros. Según los lugareños, también tiende a hacer que los consumidores tengan mucha hambre; por eso, los agricultores suelen dárselo de comer a sus cerdos para que engorden.

El cannabis Timbú se ha comercializado y se vende en otros países (como los Países Bajos y Estados Unidos).

¿Dónde se cultiva el cannabis?

La planta florece en estado silvestre por todo el país, incluso en las ciudades y los pueblos. Con frecuencia se pueden ver plantas creciendo a lo largo de las carreteras, en terrenos baldíos, en jardines e incluso en las grietas del pavimento. El cultivo es particularmente frecuente en el distrito de Timbú, el oeste de Bután, y en el distrito de Bumthang.

¿Se está convirtiendo el cannabis en un problema para Bután?

El gobierno está cada vez más preocupado por el aumento del consumo de cannabis en Bután, sobre todo entre los jóvenes. De momento, las autoridades han intentado solucionar este problema, en concreto mediante la destrucción de plantas de cannabis por todo el país. Sin embargo, crece silvestre en todas partes, lo que hace que la erradicación sea casi imposible.

En 2014, las Autoridades de Control de Estupefacientes de Bután organizaron una campaña de «erradicación masiva», en la que participaron estudiantes, funcionarios y personal policial. Los estudiantes y los niños pequeños suelen incluirse en estos programas de erradicación con el fin de motivarles para que no consuman cannabis en el futuro.

Bután también se encuentra en una ruta de tráfico, y el contrabando ilegal entra al país con bastante regularidad, sobre todo a través de Phuntsholing (que está al lado de la ciudad de Jaigaon, en Bengala Occidental).

¿Se legalizará en el futuro?

El consumo de cannabis con fines recreativos sigue siendo un concepto relativamente moderno en Bután, y el gobierno está realizando esfuerzos para erradicarlo. Por lo tanto, parece poco probable que su actitud cambie en un futuro cercano.

Del mismo modo, el uso de cannabis para fines medicinales no ha sido mencionado por ninguna de las autoridades del país, y no parece probable que vayan a poner en marcha ningún programa de cannabis medicinal a corto plazo.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba