Cannabis en Túnez: Leyes, Uso y Historia

Las duras leyes de drogas de Túnez están bien documentadas. Hasta 2017, no se distinguía entre posesión y uso, y la pena mínima era de un año de cárcel. Tras recibir las protestas de los activistas de derechos humanos, se cambiaron. Pero la ubicación de Túnez cerca del mayor productor de hachís del mundo significa que el tráfico sigue siendo un problema.

    • Capital
    • Tunis
    • Habitantes
    • 11,903,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Túnez 

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Túnez? 

La posesión y el consumo de cannabis son ilegales en Túnez, de conformidad con la Ley de Estupefacientes de 1992. Antes de 2017, la legislación tunecina de drogas era sumamente dura, con los individuos descubiertos, incluso en posesión de pequeñas cantidades, condenados a un pena obligatoria de uno a un máximo de cinco años de prisión. A esto hay que añadirle una multa de entre 1.000 y 3.000 dinares tunecinos (aproximadamente entre € 300 y € 900). 

La ley era inflexible y no diferenciaba entre situaciones individuales. Por ejemplo, no solo castigaba a quienes consumían o poseían drogas, sino también a quienes intentaban consumirlas o poseerlas. El consumo también podía castigarse, incluso si no había evidencia de posesión. El tribunal también tenía derecho a obligar al acusado a someterse a tratamiento en un hospital público.  

La ley recibió la acalorada protesta tanto de los ciudadanos como de los activistas tunecinos, ya que era la única ley del código penal que no permitía que los jueces dictaran sentencias basadas en las circunstancias individuales. Amna Guellali, directora de Human Rights Watch en Túnez, comentaba: «La draconiana ley antidrogas de Túnez ha tenido un coste desastroso en la vida de miles de ciudadanos (…) Esta política represiva no tiene cabida en un Túnez más consciente de los derechos». 

Como resultado, la ley se modificó en 2017 (principalmente como respuesta al hacinamiento en las cárceles). El gobierno permitía que los jueces absolvieran a los acusados tan pronto como se pronunciara la sentencia, evitando así penas de prisión innecesarias. También se les otorgaba más poderes con respecto a dictar sentencia, y podían tener en cuenta las circunstancias atenuantes. 

En mayo de 2018, un tribunal dictaba la primera sentencia modificada, una pena de cárcel suspendida y una multa. Fue acogida con entusiasmo por los activistas pro derechos humanos, quienes también destacaron la necesidad de una mayor reforma.  

¿Se puede vender cannabis en Túnez? 

En virtud de la Ley de Narcóticos, es ilegal vender o suministrar cannabis. Si se es descubierto, te pueden condenar a penas de prisión de seis a diez años. A los acusados de importación o exportación de drogas, se les impone una pena aún más severa: un mínimo de diez años de cárcel, que se puede ampliar a cadena perpetua. También hay que pagar una multa por estos delitos: de 20.000 a 100.000 dinares tunecinos. 

A pesar de estas duras sentencias, el tráfico de drogas sigue siendo frecuente en el país, en gran parte debido a la importación de hachís desde Marruecos, a través de Argelia.  

¿Se puede cultivar cannabis en Túnez? 

La legislación tunecina también prohíbe el cultivo de cannabis, ya sea con fines personales o medicinales. El cultivo se considera un delito grave (tan grave como la venta o el suministro) y está sujeto a la misma pena. 

En 2005, las autoridades tunecinas afirmaron haber erradicado por completo el cultivo de cannabis. Sin embargo, la evidencia sugiere que todavía se sigue cultivando en la región norte del país, cerca de la frontera con Argelia. 

¿Es legal el CBD en Túnez? 

Las leyes de Túnez no hacen distinción entre el cannabis y el CBD; a pesar de que este último contiene niveles muy bajos de THC (la sustancia responsable del efecto psicoactivo o «subida»). Así pues, es ilegal comprar o vender aceite de CBD en el país, incluso si está destinado a fines medicinales.  

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Túnez? 

Como es ilegal cultivar cannabis en Túnez, podemos suponer que las semillas de cannabis también son ilegales y no deben enviarse por correo al país. 

Cannabis medicinal en Túnez 

En el pasado, el cannabis se consumía ampliamente en todo el país, con fines medicinales y recreativos. No obstante, se ilegalizó en 1953 y, desde entonces, el país no ha introducido ninguna dispensa especial para los pacientes que necesitan cannabis por razones médicas. 

Como resultado, el uso de cannabis con fines medicinales es ilegal, y el gobierno no muestra indicios de cambiar la ley al respecto a corto plazo.  

Cáñamo industrial en Túnez 

Antes de que el cannabis se ilegalizase en 1953, el cannabis y el cáñamo se cultivaban de forma generalizada en Túnez. Así era incluso en 1950, como se puede ver en una carta del Dr. RJ Bouquet al Boletín de la ONU sobre Narcóticos. La carta describe explícitamente el proceso de cosecha

En 2005, el gobierno tunecino afirmaba haber erradicado todos los tipos de cultivo de cannabis en el país, junto con el cáñamo. Sin embargo, la evidencia sugiere que el cáñamo y el cannabis se siguen cultivando en las comunidades rurales y en la frontera con Argelia.  

Conviene saber  

Si vas a viajar Túnez (o actualmente resides en el país), te resultará útil saber lo siguiente:  

  • El cannabis (llamado «zatla» en Túnez) es barato en comparación con otras drogas ilegales como la heroína y la cocaína. En gran parte, se debe a que su uso está muy extendido por todo el país. 
  • A pesar de su asequibilidad, algunos tunecinos utilizan barbitúricos y productos farmacéuticos, ya que son incluso más baratos. Un ciudadano tunecino manifestaba al Instituto de Información de Guerra y Paz: «Los costes del zatla son cinco dinares por una pieza que se usará en dos porros (…) pero una caja de tabletas de Artane (medicamento contra la ansiedad), por ejemplo, tiene un precio de 3,8 dinares en la farmacia (…) Si quisiera venderlos, una sola tableta costaría 1,5 dinares, por lo que la caja completa valdría 75 dinares, una ganancia enorme en muy poco tiempo». 
  • Según un artículo publicado en La Tunisie Medicale, la edad media a la que los tunecinos comienzan a consumir cannabis u otras sustancias estupefacientes es de 17 años.   

Historia del cannabis 

Se cree que el cannabis llegó a Túnez en algún momento entre los siglos IX y XII. No hay duda de que se utilizaba en la década de 1500, ya que la Descripción de África de León el Africano relata detalladamente el consumo de cannabis en Túnez

«Aquí tienen un compuesto llamado Lhasis, del que cualquiera que coma, solo una onza, empezará a reírse, divertirse y entretenerse, como si estuviera medio borracho; y es dicha creación la que provoca un maravillosa lujuria».  

Se cree que el uso de cannabis estuvo ampliamente generalizado en Túnez durante siglos, hasta que fue ilegalizado en la década de 1950.  

Actitudes culturales 

En 2017, The Washington Post analizaba en un artículo las opiniones sobre el cannabis en Túnez. En una encuesta pública, se preguntó a los encuestados qué opinaban sobre una serie de leyes del país. Los resultados sugirieron que el 60% de los encuestados se oponía a la despenalización de los delitos menores de drogas (como el consumo de cannabis). El 45% afirmó que se oponía firmemente.  

Comercio tunecino de cannabis  

A pesar de las duras leyes, el contrabando de cannabis sigue abundando en Túnez. Se debe a su posición geográfica. El hachís se trafica a través del país desde Marruecos (via Argelia), y también desde varios países del África subsahariana. Además, los traficantes europeos ahora también están introduciendo drogas de contrabando en el país. 

La frontera entre Túnez y Argelia es larga, lo que hace que sea difícil de vigilar de manera efectiva. Supuestamente, las autoridades fronterizas también están abiertas al soborno. Así pues, los contrabandistas lo ven como un riesgo que vale la pena correr.  

¿Qué fue la ‘Revolución de los Jazmines’? 

La Revolución de los Jazmines fue un levantamiento ocurrido en 2011, que obligó al presidente Zine al-Abidine Ben Ali a renunciar. El pueblo de Túnez protestó contra la corrupción del gobierno y la pobreza, entre otras cosas. 

Las duras leyes de drogas del país también fueron objeto de críticas durante la Revolución de los Jazmines. Comenzó en 2011, después de que las autoridades del país se enfrentaran a los jóvenes revolucionarios. El incidente más famoso fue el caso del activista de los derechos humanos Azyz Amami, quien fue arrestado por posesión (e intención de consumir) cannabis. Ocurrió pocas semanas después de que expresase su apoyo a un grupo acusado de quemar puestos de la policía. 

El rapero Kafon también fue arrestado por consumo de cannabis, y más tarde sacó una canción de éxito, que describe el malestar social en el país.  

Arrestos relacionados con el cannabis de personajes relevantes  

El hacinamiento en las cárceles sigue siendo un problema grave en Túnez, en gran parte a causa de las condenas impuestas por la comisión de delitos relacionados con las drogas. La mayoría de los reclusos son hombres jóvenes que han sido condenados por consumo de cannabis. El 90% en total están presos por delitos de consumo de drogas. 

Se ha producido el arresto de algunos personajes importantes en el pasado. Zine al-Abidine Ben Ali (el ex presidente) fue condenado por posesión de hachís con la intención de distribuir. Le condenaron en ausencia a 15 años de cárcel, después de huir a Arabia Saudita. Ahmed Laabidi (un artista de rap popular conocido como Kafon) fue otro de esos personajes relevantes. Se le condenó a una pena de un año por encontrarse en posesión de cannabis.  

Algunos casos son más trágicos que otros. En 2013, se encontró a Walid Denguir tras ser golpeado hasta la muerte mientras estaba preso en una cárcel de Túnez. Las fotos gráficas de sus lesiones se compartieron en internet, y la policía alegó después que se habían producido durante la autopsia. Algunos afirmaron que sus lesiones coincidían con el «pollo asado», una forma común de tortura en la época de Ben Ali. 

El Ministerio del Interior de Túnez emitió un comunicado en el que afirmaba que el «uso excesivo de poder» que se había ejercido sobre él durante un interrogatorio le había provocado la muerte. Después, las fuerzas de seguridad contradijeron directamente dicha afirmación, alegando que Denguir había muerto como resultado de consumir ‘zatla‘ (hachís). 

La furia resultante de los activistas de los derechos humanos y de la familia de Denguir consiguió que realizase una investigación interna.  

¿Se legalizará en el futuro?  

La legislación tunecina del cannabis han sufrido una reforma significativa en los últimos años, pero sigue siendo severa en comparación con otros países del mundo. Por ejemplo, parece poco probable que haya un programa medicinal en un futuro próximo, y la probabilidad de que se despenalice el uso recreativo es mínima. 

Sin embargo, desde la perspectiva de los derechos humanos, es una buena noticia que las leyes tunecinas contra el cannabis hayan cambiado, y que los jueces puedan actuar según su criterio caso por caso. Es probable que esto reduzca el hacinamiento en las cárceles y evite que los acusados reciban una sentencia mínima de un año por nada más que consumir una pequeña cantidad de cannabis.  

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba